Enzimas en los detegentes

La importante actuación de las enzimas en los detergentes

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

A todos nos ha tocado la tarea de lavar nuestras prendas de vestir. Gracias al agregado de enzimas en los detergentes, esta labor es más sencilla; pues con ellas es más fácil eliminar la suciedad, manchas e imperfecciones. La adición de enzimas es, sin duda, uno de los grandes alcances en la industria química de detergentes.

Para nadie es sencillo eliminar el resto de pringues difíciles en la ropa. Asimismo, remover películas de grasa en algún utensilio de la cocina. En estos escenarios las enzimas cuentan con gran efectividad. Y eso, ha favorecido el empleo de ellas en detergentes y artículos de limpieza en general.

Hoy, los preparados de detergentes incluyen enzimas obtenidas mediante procesos biotecnológicos desde hongos y bacterias. Veamos a continuación, los beneficios vinculados al provecho de detergentes con aditivos enzimáticos, favoreciendo el logro de una mayor limpieza y menor impacto ambiental.

Las enzimas en los detergentes te ayudan a eliminar la suciedad de tus prendas

Gracias a los avances en la ciencia, se ha podido manipular el material genético de microorganismos, para ampliar la obtención de enzimas con múltiples usos. Siendo el más habitual el agregado de enzimas en los detergentes.

Los detergentes son productos con una combinación de sustancias cuyo único objetivo es la eliminación del sucio de los tejidos. Se emplean, porque el solo uso de agua no garantiza la erradicación de partículas de sucio, puesto que este no permite que el tejido la absorba.

Al emplear el producto la tensión superficial del agua se reduce, permitiendo absorberla y de esta manera iniciar la fase de limpieza. Esta se logra a través de “micelas”, que son microcápsulas que envuelven la suciedad, para luego liberarlas hacia la superficie.

Enzimas en los detegentes

Los primeros usos de enzimas en productos desinfectantes

Existen varios tipos de enzimas, las cuales son específicas a su sustrato y presentan diversidad de actividad enzimática. Las precursoras en la industria de detergentes fueron aquellas con actividad proteolítica.

Ellas se empleaban sobre manchas con naturaleza proteica, por ejemplo, sangre, leche, comida, pasto, etc. Se tienen datos de que la primera patente solicitada, de detergentes enzimáticos, nos traslada al año 1913. Pero fue en la década de los 60s que se generalizó su uso.

El escenario cambia para finales de esa misma década, cuando se vieron reducidas las ventas de este producto. Puesto que se observaron reacciones alérgicas en los empleados de las industrias químicas de detergentes, a causa de las enzimas en polvo.

Surgen las enzimas granuladas

Esta situación tomó un giro al accionar rápidamente creando preparaciones granuladas de las enzimas. En estos gránulos las enzimas se hallan rodeadas de una capa inerte, que por lo general está teñida con algún pigmento.

Y desde entonces hasta la actualidad, aún se emplean enzimas en los detergentes. Las mismas constituyen cerca del 30% de la fabricación mundial de enzimas; representando de esta manera uno de los usos de enzimas más trascendentales de la moderna industria biotecnológica.

Nueva categoría de detergentes

El destino de enzimas en los detergentes, abrió una nueva categoría comercial de este producto, a disposición de quien desee emplearlos: son los llamados detergentes enzimáticos. Como hemos venido comentando, estos detergentes incluyen enzimas soberanamente específicas para determinadas manchas y textiles.

De acuerdo a esto, en la industria se emplean cuatro tipos de enzimas, siendo las proteasas las que representan el 60% del comercio industrial. Veamos en la tabla cada una de las enzimas que se emplean, su sustrato y la reacción que catalizan.

Enzimas en los detegentes

Beneficios del empleo de enzimas como agregados en los detergentes

En el transcurrir de los años, el empleo de estos elementos como aditivos en los detergentes ha ido en aumento. Muchas razones las acompañan, entre ellas el bajo costo de la materia prima empleada, pues no dependen del vacilante precio del petróleo.

Pero, su mayor provecho no se relaciona a los menudos costos de producción; sino la ganancia final de los usuarios, al emplear este tipo de detergente, entre ellos se puede mencionar:

  • El requerimiento de bajas temperaturas para la efectividad del detergente.
  • Se emplean en pocas cantidades, y requieren reducidos tiempos de lavado, pues aceleran la degradación de sucio.
  • Reemplazan el empleo de sustancias sintéticas, por elementos biodegradables.
  • Reducen el empleo de agua y de electricidad.
  • Minimiza el impacto ambiental, pues no generan residuos tóxicos.
  • Como punto adicional, favorece en la preservación de la integridad de las fibras de algodón. Esto beneficia grandemente a los usuarios, pues pueden alargar la vida útil de sus prendas de algodón.

Todo esto comparándolo con los antiguos métodos de eliminación de manchas, que empleaban blanqueadores altamente tóxicos y elevadas temperaturas. Estos métodos admitían importantes gastos energéticos y un mayor impacto ambiental.

Enzimas en los detegentes

Algunas precisiones a tomar en cuenta cuando se agregan enzimas en los detergentes

La industria biotecnológica comprende que factores como temperatura, mezcla del detergente, pH, fuerza iónica y lapso de lavado; influyen en la acción de las enzimas.

Otro aspecto muy importante es la especificidad y poder de esta hacia un sustrato; que sea lo bastantemente amplia para abarcar las múltiples condiciones en las que han de presentarse las manchas y la mugre. Entendiendo que la exclusión total de la suciedad y las marcas, exige una acción combinada de los agregados químicos, las enzimas y la agitación mecánica.

Comentamos anteriormente los tipos de enzimas que habitualmente se emplean como aditivos. Las mismas pueden incluirse aisladas o combinadas. Pero para beneficiarse a plenitud de su acción enzimática; se debe proveer de condiciones particulares de pH, cantidad específica, temperatura y afinidad con los componentes de la fórmula limpiadora.

Bajo esta premisa, las enzimas que son empleadas en los detergentes son seleccionadas entre aquellas con una elevada actividad y estabilidad en:

  • Temperaturas medianamente altas oscilando entre 20 a 60°C.
  • pH entre 9.0 y 12.0

Esto se debe a que, en estos escenarios de lavado, actúan los limpiadores en la actualidad; donde deben mantenerse invariables, frente a componentes como agentes quelantes, oxidantes, surfactanctes, etc.

Por esta razón, la selección debe ser cautelosa, para garantizar la efectividad del aditivo en el detergente y la satisfacción del usuario. Esta situación en conjunto a la demanda industrial, ha impulsado investigaciones para el alcance de enzimas con mayor estabilidad y especificidad. Asimismo, de métodos tecnológicos que refuercen su obtención y aplicación.

Referencias:

www.ingenieriaquimica.net/articulos/299-el-papel-de-las-enzimas-en-los-detergentes

https://etseib.upc.edu/ca/futurs-estudiants/vine-a-coneixer-nos/tallers/documents/dossier-enzims.pdf

www.deja.com.ec/lavar-ropa/lavado-de-ropa/guia-de-lavado/el-detergente-adecuado.html


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores