Jabon

Todo lo que tienes que saber sobre el jabón

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Sin duda alguna, todos usamos jabón diariamente. El jabón pasó de ser un simple artículo a convertirse en un producto infaltable en todas las casas.

¿Qué es el jabón?

El jabón es un tipo de composición química que surge a partir de la reacción de un elemento de ácido graso (lípido) con un álcali (hidróxido de sodio o de potasio). Se puede crear de un modo bastante simple pues no requiere de gran cantidad de elementos y tampoco es muy complejo de elaborar.

Historia del jabón

Según algunos relatos, se menciona que el descubrimiento del jabón data de la antigua Roma y que este, fue inventado por error. Se presume que mientras un grupo de damas se encontraban lavando su ropa, se percataron que en el agua del río Tíber, empezó a circular una de agua con otro elemento que hizo posible que su ropa y manos quedaran impecables.

En lo más alto del monte Sapo se llevaban a cabo inmolaciones de especies animales como ofrenda a los Dioses. Entonces, la grasa animal combinada con los restos hechos polvo de los animales era llevada corriente abajo por el agua y se combinaban con otros elementos que formaban la superficie.

Este material constituido por la grasa de los animales y combinado con el agua y restos de cenizas, hacen posible que se cree el jabón por primera vez.

El procedimiento mediante el cual surge el jabón se conoce como saponificación. Con relación al origen de este término, es bastante probable que se deba al monte en el cual se formó la primera composición jabonosa de la historia. No obstante, en italiano, jabón se dice “sapone”.

Los primeros jabones del mundo

Como ya hemos venido mencionando hasta ahora, el jabón data de hace muchísimos años. En tal sentido, a continuación, vamos a describir algunos escenarios importantes de la historia que se relacionan con la evolución de este producto.

Jabon

Mesopotamia 2.500 A.C

Muchas investigaciones afirman, que la invención accidental del jabón, ocurrió hace alrededor de 4000 años. Esto se deduce, ya que en la antigua Mesopotamia se han hallado tablas elaboradas a base de arcillas que conservan información del uso de componentes de sal, potasio y resinas con utilidad curativa.

Siria 1.500 A.C

Un aspecto particular acerca de este jabón de origen sirio, es que aún es elaborado por sus habitantes respetando el proceso. Este producto tuvo origen por primera vez en la arcaica región fenicia, específicamente en la ciudad conocida como Alepo.

Su proceso de elaboración, sigue siendo sencillo. En tal sentido, se emplea para la creación de este jabón aceite de laurel y también aceite de oliva.

Egipto 1.500 A.C

En esta época, los habitantes de este país solían friccionarse en el cuerpo el resultado de la combinación de natrón, altramuces y tierra de batán. Todos estos componentes eran previamente sumergidos en agua de lluvia para su posterior uso.

Fenicios 1.200 A.C

Los originales de Fenicia se dedicaban a elaborar jabón con base en carbonato de sodio y aceite de oliva. Es importante mencionar que la sosa cáustica era elaborada con los restos de cenizas que dejaba la incineración de algunas plantas propias de las salinas. Algunos ejemplos de estas plantas son la especie salsosa y la especie salicornia.

Celtas 900 A.C

Siendo un poco irreverentes, las personas oriundas de esta región usaban para elaborar sus jabones cenizas de abedul combinado con la grasa de las cabras.

Grecia 500 A.C

Los griegos solían emplear el jabón para restregarse el cuerpo y luego lo retiraban haciendo uso de un estrígil. Sus jabones eran creados a partir de cenizas y aceites aromatizantes. No obstante, en algunos casos solían sustituir el uso de cenizas por arena obteniendo exactamente el mismo resultado.

Pueblos galos y germanos 300 A.C

En esta etapa de la historia, surge una gran discusión. De acuerdo con lo que defendía el gran historiador de Roma, Plinio, el jabón fue elaborado por primera vez por los galos. En este sentido, mencionaba que la fabricación de este producto se llevaba a cabo con grasa de jabalí o sebo en combinación con cenizas de haya.

De igual modo, Plinio señala que el jabón era empleado para obtener coloración pelirroja o rubia en las cabelleras. Los romanos consideraban bárbara la fragancia que resultaba de la grasa una vez que se ranciaba.

Arabia 200 A.C

Para el siglo III antes de Cristo se elaboraba en esta región del mundo un tipo de jabón hecho a base de limón, aceite de sésamo, potasa y álcali (este último componente era extraído de las cenizas). Una vez que se tenían todos los ingredientes, se hacían hervir hasta obtener una mezcla homogénea.

Evolución del jabón en Europa

Algunos eruditos del tema, señalan que el uso del jabón fue incorporado desde la ciudad de Alepo en Europa Central durante el siglo XI. En tal sentido, se afirma que fueron los fenicios quienes iniciaron las primeras negociaciones con Europa mucho antes de la época romana.

En consecuencia, es muy posible que el jabón haya ingresado a ciudades de la costa mucho antes. De acuerdo con esta teoría, para entonces, el jabón ya debió haberse encontrado en Marsella, Cádiz, Nápoles o Cartagena.

Otro dato importante es que hay indicios de que durante la Edad Media no se utilizaba el jabón frecuentemente. Por consiguiente, se generó una gran cantidad de epidemias a causa de la poca higiene.

Al Ándalus Siglo VIII

La primera empresa fabricante de jabones en Europa fue construida a finales del siglo X. Este producto era fabricado por los árabes que en aquel entonces hacían vida en Al Ándalus. La materia prima se podía obtener de una manera bastante simple, ya que la región gozaba de la existencia de olivares.

Este jabón tuvo tanta trascendencia que tras pasar cuatro siglos se llegó a conocer como el jabón de Castilla.

Castilla Siglo XIV

Esta fecha marca un hito importante para la evolución de la elaboración del jabón. Para este momento dejó de emplearse el método a base de grasas animales. En este sentido, todos los jabones eran creados utilizando aceites de origen vegetal.

Sin duda alguna, esto representó un gran avance ya que hacía posible que el jabón fuese implementado en la higiene personal.

Marsella Siglo XIV

Las primeras empresas fabricantes de jabón ubicadas en Marsella, abrieron sus puertas en el Siglo XIV. Para ese momento, el jabón era elaborado a partir de cenizas de laurel, aceite de oliva y el agua del Mediterráneo.

La llegada del jabón a América

La producción de jabón, se convirtió de un proceso artesanal a un verdadero negocio. Por ello, los marqueses de Tarifa durante el siglo XVI, ampliaron las tradiciones de la utilidad del jabón hasta América.

México 1.575

Se creó una fábrica de jabones en la Ciudad de México. Todo el jabón que se elaboraba en este lugar era de uso exclusivo de los mexicanos. En cuanto a su elaboración se refiere, es importante mencionar que se creaba empleando tequesquite lo cual era un compuesto de plantas y altamente rico en sosa.

Guayaquil Siglo XVII

En Guayaquil se retoma nuevamente el uso de grasa de animales para la elaboración del jabón. Se conoce que, para entonces, hubo una fábrica en la cual elaboraban jabones usando como ingrediente cenizas de yerbas y grasa de vaca.

Evolución del jabón en el Siglo XIX

A partir del siglo XIX, muchos químicos de origen francés se interesaron por la composición y utilidad del jabón. Durante todas sus investigaciones lograron realizar innumerables aportes a las principales fábricas de este producto.

En primer lugar, diseñador fórmulas con las cuales era posible obtener sosa empleando sal convencional. Por otra parte, dieron a conocer también mayores detalles con relación al proceso de producción de jabón. Gracias a todo esto, fue posible que el jabón alcanzara muchísimos avances y su comercialización y distribución se convirtiera en algo mucho más profesional.

Jabon

El jabón como producto de primera necesidad

Los grandes aportes de investigadores combinados con el surgimiento de la energía para agilizar la función en las fábricas, trajo consigo que la industria del jabón alzara el vuelo. La extensa disponibilidad de este producto permitió que se convirtiera de un artículo exclusivo y de acceso restringido a una necesidad básica

La aparición de los primeros detergentes tuvo lugar durante el año 1916. Esto ocurrió propiamente en Alemania. No obstante, no tuvo tanta repercusión sino hasta que inició la Segunda Guerra Mundial.

Durante esta etapa de penurias en la que era bastante difícil poder acceder a grasas vegetales y animales, que eran evidentemente esenciales para la elaboración del jabón, se optó por usar otros ingredientes. En primera instancia, esto trajo grandes beneficios, ya que, al utilizar componentes químicos distintos a los tradicionales, resultaba mucho más sencillo de manipular y sobre todo menos costoso.

Mientras transcurría la Segunda Guerra Mundial, en América Latina surge un nuevo tipo de jabón. Este producto fue usado por los militares de guerra que se encontraban en el Pacífico. Gracias a esto, surge el jabón dermatológico.

La aparición del jabón sintético

Los jabones sintéticos llegaron en el año 1950 para reemplazar al jabón convencional. En líneas generales, estos jabones consisten en artículos que no generan espuma. Esto último los hace ideales para lavar la ropa. Este tipo de jabones se elaboran a base de gran cantidad de materia prima que luego se mezcla mediante un proceso químico.

Esta combinación resultó bastante positiva pues, el nuevo jabón sintético era capaz de eliminar manchas en la ropa. En consecuencia, los detergentes pasaron a formar parte fundamental de las familias.

¿Cómo se fabrica el jabón?

Como hemos visto con anterioridad, el jabón a lo largo de la historia, ha ido evolucionando hasta convertirse en lo que es hoy. Sin duda alguna se trata de un artículo de primera necesidad que no puede faltar en los hogares.

La fabricación del jabón suele llevarse a cabo empleando una combinación de grasas vegetales y animales con aceites como materia prima. Estos ingredientes, se someten a un proceso de cocción en el cual se funden. Para poder elaborar el jabón, deben unificarse dos sustancias. La primera de ellas debe ser grasa y la segunda debe ser alcalina (hidróxido de sodio o de potasio). Una vez que se produce esta unión, se obtiene un producto capaz de limpiar.

Proceso de elaboración del jabón

Un jabón surge como consecuencia de la respuesta ante la unión de un compuesto graso con otro compuesto alcalino. Un ejemplo de sustancia alcalina es el hidróxido de sodio o también conocido como sosa cáustica (NaOH). El resultado de la combinación de ambos elementos es lo que se conoce como saponificación.

En el jabón existe una porción mínima de grasa que no sufre ninguna reacción. Esta parte es la que se define como insaponificable. No obstante, sí reacciona la gran mayoría de la grasa.

Con respecto a la grasa natural son acilgliceroles, ácidos grasos con glicerina. En esta grasa es preponderante la presencia de triglicéridos. En ellos cada corpúsculo constituido por glicerol se encuentra combinado con tres ácidos grasos. Esto último ocurre por la presencia de cantidades mínimas de ácidos grasos, diglicéridos y monoglicéridos.

En el caso del aceite de oliva el triglicérido con mayor preponderancia es la trioleína. Esta, se encuentra formada por ácido oleico y glicerol exclusivamente.

La respuesta ante la mezcla de hidróxido de sodio con trioleína dan paso a la creación del jabón.

Pasos para la elaboración del jabón

1. Saponificación

En el primer paso, el álcali debe ser dosificado encima de la grasa diluida en el agua. Este proceso tiene que llevarse a cabo a una concentración equivalente al 22% y el 24%. Este aspecto es muy importante, ya que de usar una proporción mayor se crearán grumos. En cambio, si se usan una proporción menor se tendrá como resultado una mezcla pegajosa.

La respuesta, que demora alrededor de 30 minutos, se realiza a temperatura alta. Adicionalmente, es importante mover constantemente la mezcla. En todo momento, se debe evitar que se genere espuma, de requerirlo se puede retirar la fuente de calor.

Del mismo modo, en el caso de que la mezcla se ponga un poco espesa, se puede incorporar un poco más de agua.

Jabon

2. Salado

El paso anterior incluye el jabón razón por la cual puede contener restos de álcali como restos de aceite. Estas sobras tienen que ser drenadas. Para cumplir esta función, es necesario incorporar disolvente saturado de cloruro de sodio en una proporción equivalente al 25%.

Este paso permitirá que la mezcla sea más compacta. Adicionalmente, incrementa la distinción de consistencias entre las etapas. Seguidamente, se utiliza una porción de unas 10 veces más de salmuera que grasa en fase inicial y se remueve con mucha fuerza.

La fase caldosa se desplaza al final y se desecha. La parte de arriba se debe dejar en reposo durante toda la noche. La demás parte densa que se haya generado se divide.

3. Lavado

Una vez superado el paso anterior, se debe lavar el jabón que se haya obtenido nuevamente. Este debe ser lavado con salmuera, removiendo con fuerza y separando las etapas hasta donde sea pueda.

4. Moldeo

Finalmente, se procede con el modelado del jabón para darle la forma que se desea y se deja secar.

Tipos de jabón

Seguramente, más de una vez hemos oído hablar de la gran cantidad de jabones que existen. Sin embargo, desconocemos la diferencia entre uno y otro. En el siguiente apartado hablaremos un poco acerca de algunos tipos de jabón y las diferencias entre ellos.

Jabón de Marsella

Se trata de un tipo de jabón convencional cuyo origen se ubica en Francia. Para su elaboración, se emplea de manera exclusiva aceite vegetal y su calidad es incomparable. Se encuentra constituido en total por tres tipos diferentes de aceites que suman en total un 72% de toda la composición.

El jabón Marsella original viene en presentación de 600 gramos. Adicionalmente, otra característica particular es que solo se fabrica en dos colores, blanco o verde. Por último, pero no menos importante, incluye un indicativo con el porcentaje de pureza de 72%. Se trata de un jabón sin coloración artificial. Tampoco, posee fragancia, conservantes o grasa de origen animal.

Jabon

Jabón de Castilla

Su composición es un poco diferente del anterior pues se elabora a partir de agua, aceite de oliva y sosa. Debe su nombre por haberse fabricado durante años en regiones exclusivas del reinado de Castilla.

Por otra parte, es importante no confundir este jabón con el de Marsella puesto que los aceites empleados en la elaboración del jabón de Marsella son de diversos orígenes. En cambio, el jabón de Castilla, se fabrica con aceite de oliva de forma exclusiva.

Una de las razones principales por las cuales se dio inicio al uso del aceite de oliva en la elaboración de jabón en Castilla, se debe a la gran cantidad de cultivos de oliva que existen en esta región.

Este tipo de jabón representó un artículo de gran interés no únicamente por sus aportes para el cuidado de la piel sino porque en medicina también adquirió muchísima utilidad a lo largo del tiempo.

El jabón que se obtiene de la mezcla de aceite de oliva, es realmente beneficioso. El aceite de oliva cuenta con componentes que brindan beneficios para la recuperación y el mantenimiento de la piel. Además, se ha podido comprobar también que ayuda en gran medida para la cicatrización de heridas.

Jabón de Alepo

Este jabón también se encuentra elaborado en base al aceite de oliva. No obstante, integra otro tipo de aceite a su fórmula y es el aceite de laurel.

Este producto se ha fabricado de modo convencional en la región de Alepo. Muchos lo definen como el jabón que antecede al de Marsella. El jabón Alepo tiene una característica que lo hace diferente a otros y es que, al colocarlo sobre el agua, tiene la capacidad de flotar.

Jabón azul

Este producto es increíblemente popular en el mundo. Tiene cierta similitud con el jabón de Marsella, aunque su coloración es distinta. Una peculiaridad sobre el uso del jabón azul (también conocido como jabón portugués), es que muchos atribuyen a este producto el crecimiento del cabello.

Tipos de jabones según su uso

Jabón de azufre

Este tipo de jabón es ideal para tratar las manchas en la piel. Cuenta con atributos capaces de aclarar las manchas que puedan generarse en la piel como consecuencia de la exposición al sol u otros factores. Por otra parte, es de utilidad para retirar impurezas que pueden acumularse en la piel del rostro durante la rutina diaria.

De igual modo, muchas personas suelen emplear este tipo de jabones para tratar el acné en cualquier etapa de la vida.

Jabón de glicerina

El jabón de glicerina es recomendado para aquellas personas que poseen piel grasa. Ayuda a tratar acné, granos en el rostro y también es funcional en los casos de psoriasis. Este tipo de jabón, por lo general no cuenta con fragancia y su color puede ser variado. Cuenta con un pH natural y es posible adquirirlo tanto en modalidad sólido como en forma líquida.

Jabón negro

Este jabón también aparece para sumarse a la lista de los jabones usados para la piel del rostro. Gracias a su composición, es usado como preparador de la piel antes de realizar una exfoliación. No obstante, su utilidad no termina aquí pues también es empleado para el cuidado del cabello. Este tipo de jabón, permite tener un cabello mucho más suave, brillante y sin frizz.

Jabón antibacterial

Como su nombre lo indica, este jabón se usa con el fin de eliminar las bacterias. Con la llegada de la pandemia, este tipo de jabones se ha convertido en un artículo necesario en todos los hogares. Se puede obtener tanto en modo sólido como en modo líquido.

Jabón de aloe vera

Este es quizás uno de los jabones más interesantes que existen. Es muy popular entre las gestantes ya que es de gran utilidad para prevenir y tratar las estrías causadas por el estiramiento de la piel durante la gestación. Este producto tiene cualidades antioxidantes que ayudan a la regeneración. Adicionalmente, brinda aportes nutricionales a la piel.

Jabón neutro

Aunque parezca extraño, el jabón neutro tiene utilidad tanto para el uso personal como para el hogar. Una de las principales características de este jabón, es que su pH es casi idéntico al del ser humano. Por esta razón, es ideal para la protección de la piel.

Por otra parte, también tiene funciones en el hogar. Puede contribuir con la limpieza de objetos como, por ejemplo, vidrios.

Jabón chimbo

Este jabón ya tiene algunos años en el mercado. Su origen data del año 1863. La base de su elaboración es limoneno y aceite de coco. Una característica importante de este tipo de jabón, es que posee una fragancia natural bastante agradable. Por otra parte, su utilidad es variada. Puede emplearse tanto para el cuidado de la piel como para lavar prendas de vestir. Esto último, ya que no es abrasivo.

Impacto en el ambiente de la fabricación industrial de jabón

Si bien es cierto que la elaboración del jabón trajo consigo grandes aportes, también despertó la preocupación por su posible repercusión en el ambiente. Por esta razón, algunas plantas para poder llevar a cabo el tratamiento del agua y así garantizar un mayor nivel de raciocinio ambiental.

No obstante, esto generó gran polémica pues muchas personas juzgaron el uso de componentes nocivos para la salud en la fabricación del jabón. Esto último, trajo como consecuencia la oportunidad de reemplazar algunos de estos compuestos por otros biodegradables.

Hasta la fecha aún existen muchas organizaciones ambientalistas que abordan el tema de la contaminación causada por la elaboración de jabón. Con respecto al impacto ambiental del jabón, es importante tener en consideración algunos otros aspectos como:

Jabon

Biodegradabilidad

Solo aquellos jabones que ocasionan daños a especies marinas que disipen el 90% de su cualidad de reducir la presión en la superficie del agua a los 28 días de haber sido incorporado puede definirse como biodegradable.

Eutrofización

Muchos jabones tradicionales emplean fosfonatos, percarboxilatos y fosfatos como potenciadores. Estos componentes cumplen una función de fertilización en algas lo cual hace que se multipliquen masivamente. Esto trae como consecuencia una reducción en los niveles de oxigenación de las aguas. Por lo tanto, el oxígeno deja de estar presente para los peces y microbios.

No obstante, esto genera olores desagradables y niveles alarmantes de desequilibrio en ríos y también en lagos.

Blanqueadores

A pesar de que, ya dejado de emplearse blanqueador en la elaboración de jabón, estos productos pueden tener oxígeno o cloro. Uno de los mayores problemas del cloro es que produce componentes organoclorados. Este tipo de sustancias son altamente perjudiciales para la salud. Entre algunas de las afecciones que se pueden destacar por uso de cloro están:

Difusión hormonal.

Malformaciones congénitas.

Cáncer.

Antibacteriales

Actualmente, se encuentra muy de moda emplear antibacteriales en la fabricación de jabones. En primer lugar, es importante mencionar que este componente no ofrece ningún beneficio comprobado. En cambio, sí tiene consecuencias en la vida acuática pues afecta a las bacterias que habitan en mares, ríos y lagos.

Empaquetado

Aunque hay modalidades de jabones y detergentes que vienen envasados en cajas de cartón, la mayoría de estos productos suelen verterse en envases de plástico. Lo más común es utilizar diversos plásticos que posteriormente no puedan dividirse. En tal sentido, tampoco es posible usar estos envases para el reciclaje. Esto último representa un gran problema para el medio ambiente.

Otras curiosidades acerca del jabón

El jabón más costoso del mundo

Una empresa que ha fabricado jabón desde hace varias décadas decidió comenzar a vender una barra de jabón de oro. Este extraño y novedoso producto tiene un costo de aproximadamente 3200 euros (2800 dólares). En este sentido, dicho jabón se ha convertido en el más caro de todo el mundo.

Esta módica fábrica se encuentra ubicada en el Líbano. Generalmente, se destaca por dedicarse a la elaboración de jabones con características lujosas. Sus productos no son distribuidos por cualquier lugar del mundo. Su venta es solo autorizada en Dubai.

El jabón de oro fue una creación única. Fue elaborado en el 2013 por primera vez como obsequio para la reina de Qatar.

La composición de esta barra de jabón es única. Ha sido fabricado con 17 gramos de oro de 24 quilates, miel orgánica, dátiles, aceite de oud añejo y algunos gramos de diamante.

Barras de jabón con pinturas famosas

Aunque es muy probable que nunca hayas pensado en bañarte con una obra como La Gioconda, si existen en el mundo pastillas de jabón con diseños basados en famosas pinturas.  

Mayormente, se pueden encontrar barras de jabón con imitaciones bastante realistas de pinturas de artistas reconocidos como Vincent van Gogh o también el pintor modernista Henri Matisse.

Jabones a base de leche materna

Sin duda alguna, la lactancia materna es capaz de proveernos de beneficios interminables. Para sumar una utilidad más a este alimento esencial en la vida de los bebés, una madre decidió elaborar jabones a partir de la leche que se extraía.

Este tipo de jabones aportan beneficios al cuidado de la piel debido a sus componentes naturales. Esta mujer asegura que ha sido de gran ayuda para tratar la dermatitis ocasionada por el uso del pañal. Por otra parte, este producto destaca también por tener diversas formas como peces, peluches, tortugas y conejos.

Jabones con imán

Como bien hemos visto con antelación, existe una amplia cantidad de jabones alrededor del mundo. Para ampliar un poco más este grupo, tenemos el jabón magnético. Este producto, como su nombre lo indica, destaca por ser magnético.

Su fabricación estuvo a cargo de un grupo de estudiantes pertenecientes a la Universidad de Bristol ubicada en Reino Unido. El proyecto consistió en crear un artículo que pudiese ser controlado mediante el uso de imanes.

Para lograr este atributo en un jabón común, se disolvió el compuesto común del jabón convencional en sales de hierro.

Su aplicación es bastante diversa. Muchos químicos aseguran que puede emplearse en la limpieza de objetos en el hogar. Sin embargo, su mayor uso estaría relacionado con la industria.

Por otra parte, se ha sustentado también que puede emplearse para desaparecer las manchas de petróleo que pueden existir en los mares. Finalmente, funciona para tratar las aguas que se encuentran contaminadas.

El jabón artesanal más grande del mundo

La creación de este jabón de nueve metros de largo, tuvo origen en un museo de Burgos, España. Este producto tuvo una gran finalidad. La idea de crear un jabón tan grande, tenía como objetivo repartir pequeñas barras entre las personas con menos recursos económicos.

Para dar origen a esta enorme pastilla de jabón se empleó una combinación de azúcar, sosa cáustica y agua.

Jabón creado con grasa de liposucción

Por si aún no era sorprendente la variedad de jabones que existen, nos encontramos con este último. Se trata de un jabón elaborado a partir de la grasa que fue extraída en una liposucción. Este tipo de jabón, se encuentra considerado en la actualidad como una obra artística y es distribuido por costos asombrosos.

El creador del jabón, asegura que se trata de una obra de arte. En cuanto a su composición se refiere, está fabricado a partir de margarina vegetal, coco, manteca de karité y grasa humana.

Jabón para lavar prendas de astronautas

La estancia en el espacio requiere de un tipo de higiene distinta a la tierra. Pensando en ello, la NASA, elaboró un jabón (detergente) con características que permiten a los astronautas realizar el lavado de sus trajes espaciales.

En la actualidad, los astronautas viajan con alrededor de 72 kg de prendas espaciales. Esto ocurre ya que deben desechar constantemente los trajes por la imposibilidad de realizar lavado.

En tal sentido, se ha dado paso a esta nueva modalidad que incluye un jabón especial para que los astronautas que realicen viajes prolongados, puedan realizar la higiene de sus trajes.

Jabón reciclado

Este jabón conocido también como ecológico surge con el objetivo de evitar y disminuir la contaminación ambiental. En este sentido, la propuesta consiste en emplear aceite de cocina reciclado para elaborar jabón.

Generalmente, una vez que el aceite es utilizado, se vierte por las alcantarillas. Esta acción genera que los restos vayan en dirección al océano. A partir de esto, se forma una capa superficial que impide el paso de oxígeno de forma adecuada a las aguas. En consecuencia, las especies acuáticas se ven realmente afectadas.

Las cifras de contaminación causada por desechos de aceite vegetal son alarmantes. Según diversos estudios de las aguas, se ha concluido que por cada litro de aceite vegetal que es desechado, se produce la contaminación de por lo menos 1000 litros de agua.

¿Por qué el aceite reciclado es menos contaminante al convertirlo en jabón?

La respuesta es bastante simple. Una vez que el aceite se combina con glicerina, se convierte en un producto menos dañino que el jabón común. Esto se debe a que, al llegar los residuos al océano, se pueden disolver con más facilidad sin dañar a las especies ni afectar en el proceso de oxigenación.

Por otra parte, este jabón no posee compuestos tensoactivos. Estos últimos son habituales en los jabones tradicionales y representan una de las principales fuentes de contaminación tanto para el medio ambiente como para los humanos.

Adicionalmente, a los jabones ecológicos no se les incorpora fragancias sintéticas ni colorantes.

¿Cómo hacer un jabón ecológico?

El proceso resulta bastante sencillo y puede llevarse a cabo en casa. Para dar inicio a la elaboración de un jabón reciclado, se deben tener en cuenta los siguientes materiales:

Vinagre.

Balanza.

Anteojos.

Contenedor que pueda soportar 90ºC (Preferiblemente acero inoxidable).

Batidor eléctrico o de mano.

Moldes.

Papel de filtro usado para preparar café.

Una cuchara de acero inoxidable.

Un embudo.

Repasador.

Tiras para medir el nivel de pH.

Previsiones

Antes de proceder con la elaboración del jabón ecológico, es indispensable tener clara la peligrosidad de la soda cáustica al entrar en contacto con la dermis. Mientras se realiza el procedimiento, se debe usar anteojos de protección y guantes.

En el caso de que alguna fracción de estos componentes caiga sobre la piel, se debe aplicar el vinagre de inmediato. Finalmente, es fundamental hacer este jabón en un espacio con suficiente entrada de aire. No obstante, en el caso de estar en un espacio cerrado, se debe utilizar una máscara de gas.

Fórmula

16,6 gramos de agua destilada.

4 gramos de aceite esencial natural.

100 gramos de aceite vegetal reciclado (debe ser filtrado).

13,6 gramos de soda cáustica.

En el supuesto que se desee añadir aroma al jabón, debe reducirse el porcentaje de agua utilizada. Los pasos a seguir para el proceso de saponificación son:

1. En primer lugar, se filtra el aceite empleando para esto el papel del filtro de café y el embudo. Este proceso se realiza para retirar todos los restos de comida que pueda tener.

2. Posteriormente, en un frasco que pueda soportar altas temperaturas, se incorpora el agua pausadamente. Este proceso no puede realizarse de forma opuesta pues podría causar un incidente. Luego de esto, se remueve con la cuchara hasta que la mezcla se integre y la soda se diluya en su totalidad.

3. A continuación, se añade el aceite. Todo esto se bate hasta conseguir la traza. Al llegar a esta etapa conocida como “punto letra”, se puede observar una línea trazada en la composición. En este punto, es fundamental mover la mezcla siempre en la misma dirección. De lo contrario, se pueden cortar.

4. Luego, se incorpora el aceite esencial. Se debe mover hasta obtener una composición uniforme. Seguidamente, se debe verter la mezcla en los moldes y cubrir con una frazada para evitar la pérdida de calor.

5. Para desmoldar, se debe esperar aproximadamente seis o siete días. Esto dependerá en gran medida del clima.

6. Los jabones deben secarse por un tiempo de cuatro semanas. Luego de este tiempo, se puede desmoldar en un espacio libre de humedad y con suficiente aire.

7. Finalmente, una vez transcurridas las cuatro semanas, se verifica que el jabón ya sea apto para su utilización. Para esto, se emplean las tiras medidoras para determinar el pH. Si se encuentra apto, su pH será de 8 o 9.

Cómo realizar el filtrado de aceite usado

Al momento en que se decide elaborar jabón ecológico, es importante seleccionar el aceite adecuado. En este sentido, se puede utilizar cualquier aceite que se compre para freír alimentos. Los aceites más comunes en estos casos son: vegetal, de maíz, de soya o de oliva.

Para proceder se requiere de:

Una botella de plástico picada o un embudo.

Recipiente para depositar el aceite.

Algún filtro. Puede ser papel de baño, servilleta, filtro de café, entre otros.

Procedimiento

1. En primer lugar, se debe esperar a que la temperatura del aceite descienda. Es crucial, no llevar a cabo el filtrado con el aceite caliente.

2. Luego, se coloca el filtro dentro de la botella o del embudo.

3. Lentamente, se añade el aceite.

4. En caso de que no se vaya a usar el aceite inmediatamente, se debe almacenar en un espacio libre de humedad, con temperatura ambiente y bajo la sombra.

Conclusiones

Como hemos visto con anterioridad, el jabón representa un producto usado desde los orígenes de la humanidad y las primeras civilizaciones. Ha evolucionado desde su primera aparición en el Monte Sapo hasta la actualidad.

En líneas generales, se puede definir al jabón como una reacción de la combinación de dos compuestos químicos. Siendo el primero de ellos graso y el segundo alcalino.

Por otra parte, la elaboración de este artículo se ha convertido en algo esencial para la humanidad, ya que su uso es habitual en todas las familias. No obstante, su fabricación y distribución afecta en gran medida al medio ambiente. En este sentido, en la actualidad se manejan opciones ecológicas y menos contaminantes para fabricar jabones sin afectar la vida de otras especies y alterar los ecosistemas.

Referencias

https://diario.madrid.es/cieacasadecampo/wp-content/uploads/sites/61/2020/03/Anexo-1-Historia-del-Jab%C3%B3n.pdf

www.jabones.info

www.nytimes.com/es/2020/03/16/espanol/ciencia-y-tecnologia/jabon-mata-coronavirus-lavado-manos.html

https://www.trespm.mx/curiosidades/la-impresionante-barra-de-jabon-mas-cara-del-mundo#:~:text=Seg%C3%BAn%20Al%2DAin%2C%20la%20pastilla,de%20oud%20envejecido%20y%20d%C3%A1tiles.

www.greenvita.com/2019/09/09/que-impacto-ambiental-tiene-detergentes/

https://www.nosabesnada.com/cultura/las-pastillas-de-jabon-que-recrean-las-pinturas-mas-famosas/

www.mercadopuntoverde.com/taller-elaboracion-de-jabon-con-aceite-reciclado/


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

El Doctor Mourad es un apasionado de las ciencias y muy especialmente de la que conduce al descubrimiento de nuevos medicamentos para curar enfermedades relacionadas con el sistema nervioso central (la esquizofrenia y el Parkinson) y con la oncología, tratando varios tipos de cánceres tales como el cáncer de páncreas o el cáncer estomacal. Mourad dirige el trabajo de 30 investigadores en la empresa Eurofins-Villapharma desde el año 2008. Junto con su equipo da constante apoyo a las grandes multinacionales farmacéuticas para encontrar nuevos fármacos del siglo XXI. Cualquier persona puede contactar con él a través del formulario de contacto en este sitio web o a través de su perfil profesional de Linkedin.

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores

La magia de la energía eléctrica

La magia de la energía eléctrica

Desconozco como sería el mundo sin la Energía Eléctrica. Lo único que se es cuando nos hemos quedado sin corriente eléctrica alguna vez en nuestras vidas, nos sentimos muy incómodos ¡verdad!.