virus y bacterias cientifiko

Descubre las diferencias entre virus y bacterias

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Diariamente nuestro organismo convive con virus y bacterias que pueden producir efectos secundarios, convirtiéndose en enfermedades leves o graves. Todo dependerá del tipo de virus al que se exponga la persona. Por eso, en este artículo conocerás las diferencias que existen entre ellos y las estrategias desarrolladas para luchar contra los patógenos más devastadores.

Principales diferencias entre virus y bacterias

Las virus y bacterias,para algunas personas, pueden significar lo mismo al enfrentarse a una enfermedad. Pero, lo cierto es que cada uno cuenta con estructuras y resistencias diferentes al otro. Por eso, es esencial conocer las principales diferencias que caracterizan a estas células. Entre ellas están:

virus y bacterias cientifiko

1.    Dimensión

La bacteria es mucho más grande que el virus. A pesar de que ambos se pueden visualizar microscópicamente, cada uno se detecta con un microscopio diferente. Por ejemplo, para las bacterias es esencial el uso del microscopio óptico para poder visualizarlas correctamente. En el caso del virus, se utiliza el microscopio electrónico que utiliza un lente más visible y electromagnético.

2.    Contextura

La estructura del virus es mucho más simple que la de las bacterias. Está formada por partículas que poseen genomas ARN y ADN, las cuales se encuentran encerradas en cubiertas de proteínas. Caso contrario a la bacteria que son más complejas, cuentan con paredes celulares donde se encuentran ubicados los citoplasmas, ribosomas y los genomas bacterianos.

3.    Crecimiento

Este aspecto es otro que no es compatible entre las virus y bacterias ya que la bacteria, a diferencia del virus, puede reproducirse por sí sola. Incluso, de esas células reproducidas pueden salir más. En cambio, el virus no se divide por sí solo, sino que ataca a otro organismo para transferir su información genética. Es decir, crean sus copias e infectan al huésped y lo enferman.

4.    Durabilidad

La bacteria puede sobrevivir a cualquier temperatura extrema y aunque no se encuentre cerca de otro organismo puede perdurar por un largo periodo de tiempo. Además, su capacidad de supervivencia aumenta a diario porque pueden obtenerse de diversos tipos de alimentos orgánicos e inorgánicos.

Esto se debe a que las bacterias se encuentran en la mayoría de los hábitats del mundo. Lo que las convierte en una célula con mecanismos más resistentes que el virus, capaces de sobrevivir por mucho tiempo.

Con el virus pasa todo lo contrario. Solo sobreviven por varias horas o días, pero únicamente si se encuentran ubicadas en superficies plásticas o firmes hechas con acero inoxidable. Mientras más pasa el tiempo, el metabolismo del virus para infectar un organismo se va reduciendo, ya que si no se multiplica se va descomponiendo.

5.    Formas de tratarlos

Este aspecto es de suma importancia para saber si todas las enfermedades se tratan de la misma forma. Por ejemplo, los antibióticos no resultan efectivos para tratar enfermedades virales ya que no matan el virus y puede ocasionar otros efectos riesgosos para el paciente. Por ello, para combatir este tipo de enfermedades se han desarrollado medicamentos antivirales.

Para tratar enfermedades bacterianas el uso del antibiótico correcto puede ser muy efectivo en el paciente, siempre y cuando cumpla con la dosis adecuada. De ser así, en pocos días la enfermedad comienza a desvanecerse y la persona vuelve a su estado natural. En este aspecto el sistema inmunitario del paciente cumple un papel importante.

virus y bacterias cientifiko

¿A qué se le llama virus?

El virus es una partícula infecciosa muy pequeña que solo se puede visualizar a través de un microscopio electrónico. Sobreviven por poco tiempo si no se encuentran cerca de células vivas, porque ellos viven de infectar células de otros organismos. Pueden provenir de animales, humanos, vegetales, bacterias, parásitos u hongos.

Su reproducción se da mediante los mecanismos de réplica que permiten la multiplicación rápida de la célula invadida. Cuando penetran el organismo, logran adueñarse de la célula que permite la funcionalidad y orientación para producir más copias del virus principal. Con la entrada del 1% del virus pueden producirse 100.000 copias de las cuales el 10% de ellas son malignas.

El tamaño del virus es pequeño porque está compuesto por células incompletas. Sus células son materiales genéticos que están empaquetados dentro de cubiertas proteicas. Por ello, necesitan otros organismos vivos para reproducirse y poder sobrevivir por más tiempo, ya que por sí solos no duran mucho.

Estas células presentan un índice alto de contagios que pueden producir hasta pandemias. Y aunque se miran fácilmente eso no los hace más agresivos, sino que cambian las estructuras de su genoma viral. Pero, no todo es malo, los virus cuentan con propiedades que sirven de herramienta para la creación de diversas estrategias terapéuticas.

Propiedades presentes en la vida del virus

El virus se asemeja a un organismo vivo, por ende posee genes que pueden duplicarse y multiplicarse a estructuras complejas. Pueden evolucionar naturalmente al alojarse en otros organismos vivientes. Algo de gran importancia es que al no contener una célula no logra que el virus cumpla su función vital de definir la vida.

Son entidades simples que se componen de ácidos nucleicos, como el ADN y el ARN, además de proteínas que se encuentran en estados inertes. Suelen aparecer dentro de otros organismos vivos para aumentar su crecimiento autónomo. Al entrar en la célula huésped se desintegra y se divide en otros ácidos nucleicos.

Pueden evolucionar simplemente en células vivas por eso no viven por mucho tiempo sin tener contacto con otros organismos. Son agentes subvirales que transmiten células mayormente infecciosas hasta células sanas, pueden dañar, eliminar o infectar el organismo en buen estado.

Algunos científicos piensan que el virus puede realizar dos funciones:

  • Mantener regulada la población de este tipo de especies dentro del ámbito natural.
  • Transmitir diversos genes a cualquier tipo de organismo vivo.

Cabe destacar que algunos virus no son infecciosos, se encargan únicamente de transferir genéticas horizontales. Están alojados en bacterias e incluso hongos.

Contextura de los virus

El virus cuenta con diversas formas, su tamaño es muy pequeño. En su gran mayoría tienen un diámetro de 10 a 300 nanómetros. En el caso del filovirus su medida es de 1400 nm, aunque solo mide 80 mm en diámetro. Para poder detectarlos se debe usar la ayuda de un microscopio electrónico de barrido y transmisión.

Las partículas víricas completas están hechas de ácido nucleico y se encuentran rodeadas por capas de protecciones proteicas iguales. Pueden ser de forma circular, o lineal. Algunos de ellos, tienen envoltorios lipídicos que se adquieren del huésped. Generalmente existen cuatro morfologías víricas, son las siguientes:

1.    Cápsides helicoidales

Compuestas por capsómeros apilados que rodean el eje central para dar forma a la estructura helicoidal. Puede producir viriles con formas de hilos o barras, bien sean cortos, rígidos, largos o flexibles. Su longitud dependerá del tamaño en que se distribuyan los capsómeros.

2.    Simetrías icosaédricas

Este virus es el que infecta a los animales. Sus carcasas cerradas se obtienen de un icosaedro frecuente con subunidades idénticas. Para ello, deberá contar con doce capsómeros iguales, cada uno tiene que estar compuesto por una unidad idéntica. Por ejemplo, el rotavirus posee este tipo de compuesto.

3.    Envoltura de membrana celular

Otra estructura característica del virus es su envoltura. Pueden estar presentes en las membranas externas o internas que rodean al huésped o a la membrana nuclear. Adquiriendo así, una especie de envoltura vírica, que se rellena con proteínas de los genomas víricos y también del organismo invadido.

Los virus que poseen este tipo de envoltura, la necesitan para causar infecciones en los animales.

4.    Cápsides complejas

El virus cuenta con cápsides que poseen otras estructuras adicionales, así como la cola proteica y las paredes exteriores complejas. Por ejemplo, el fago T4 es de una estructura muy compleja, dispone de cuerpos icosaédricos unidos a una cola que sirve de jeringa molecular, se llaman colas helicoidales. Se usa para atacar o inyectar los genomas de los virus invadidos.

5.    Genomas celulares

Existe una gran diversidad de estructuras genómicas situadas en los distintos tipos de virus. Tan solo 5000 de los miles de millones de virus existentes a nivel mundial, se han logrado describir detalladamente. Su genoma puede estar compuesto de ADN y ARN, como es el caso de los virus que se alojan en las plantas.

​El tamaño de los genomas dependerá de la especie de virus en la que se encuentre alojado. Los más pequeños solo pueden codificar cuatro proteínas, llegando a pesar 106 daltons. Mientras que el más grande pudiera pesar 108 daltons codificando centenares de proteínas.

Ahora bien, el virus compuesto por ARN produce genomas de menor tamaño que los del ADN. Esto se debe a la gran probabilidad de error que pudiera ocurrir al tratar de reproducirse. Caso contrario al ADN, que tiene una elevada replicación de enzimas.

6.    Ácido nucleico

Una de las principales estructuras de los virus es el ácido nucleico. Esto se debe a que contienen informaciones específicas y la capacidad de modificar cualquier operación en la célula invadida. Cuando se habla de ácido nucleico se refiere a macromoléculas que están conformadas por varias cadenas de nucleótidos.

Estas cadenas se constituyen de bases nitrogenadas que van asociadas a azúcares del conjunto de las pentosas. Los tipos de ácidos nucleicos son los siguientes:

  • Cadenas sencillas de ADN.
  • Cadenas dobles de ADN.
  • Cadenas sencillas de ARN.
  • Cadenas dobles de ARN.

Estos tipos de virus son fáciles de encontrar en el hábitat. En plantas, hongos o animales. Cada uno se ve infectado al convivir con uno de esos virus y pueden seguir circulando en otros organismos vivos. Actualmente se han creado diversas metodologías y técnicas que pueden determinar la continuidad de los nucleótidos en todos los ácidos nucleicos.

Tipos de virus

Dependiendo de la composición que tenga el virus, se pueden observar diversos tipos. A continuación, dos de ellos.

1.    Con material genético (ADN)

Los virus con este tipo de material se replican desde el interior del núcleo. Y se clasifican en varios subtipos:

●       Bicatenarios del grupo I, II y VII

Son de doble cadena parecidas a las células eucariotas. En estos grupos se produce la varicela, papiloma humano y el herpes. Dependen en gran manera de las polimerasas celulares y las células infecciosas de replicaciones celulares. Son capaces de inducir divisiones celulares de otras células hospedadoras.

Estos grupos incluso pueden producir cáncer. Los del grupo VII son los portadores de la hepatitis B. Se caracterizan por la transcriptasa con la polimerasa que trabaja de forma invertida. Es decir, que obtienen las moléculas bicatenarias mediante otra molécula ARN monocatenario.

●       Monocatenarios del grupo I y II

Los monocatenarios se organizan por moléculas encadenadas de forma sencilla. Para su replicación necesitan una infección para transformarse en doble cadena. Producen enfermedades como el parvovirus humano, bacteriófago microviridae y el inoviridae.

2.    Material genético (ARN)

El virus que utiliza materiales genéticos ARN se clasifica de la siguiente manera:

●       Bicatenarios del grupo III

Organizan sus materiales genéticos en doble cadena para replicar su citoplasma celular. Por ello, son independientes de la replicación ADN. Mediante este virus se produce el rotavirus que genera diarrea, inflamación de las vértebras y otros síntomas adicionales.

●       Monocatenarios del grupo IV, V, VI

El grupo IV genera su producción genética por moléculas ARN de forma positiva. En este aspecto es necesaria la polaridad ARN para que tenga el mismo efecto del ARNm celular y se traduzcan directamente. Este tipo de virus produce la hepatitis A, fiebre amarilla, resfriados, Covid-19 o el virus del mosaico.

El V corresponde al monocatenario negativo, produciendo su polaridad de forma negativa. Mientras su ARN es negativo el sentido contrario es positivo para replicar otras células. Aportan infecciones mediante su ARN-polimerasa que producen el ébola, la gripe, sarampión, y el virus de rabia.

De la clasificación VI ARN usan acciones de retrotranscriptasa que generan enfermedades graves, como el VIH.

¿Qué se conoce como bacterias?

La bacteria es un organismo unicelular encargado de adquirir sus nutrientes según el ambiente en el que se encuentren. Algunos de ellos producen enfermedades tales como: caries, infecciones, faringitis y más. Se encuentran en todo el hábitat del planeta, y no todo el tiempo son causantes de enfermedades, ya que también aportan grandes beneficios.

Una de las ventajas de la bacteria, es que contribuye a mantener en buen estado el sistema digestivo. Esto permite que procese y se adquieran las proteínas nutritivas de los alimentos que son necesarios para impedir que la bacteria nociva entre en el organismo. Otros incluso, se utilizan para la fabricación de medicamentos y vacunas, para así salvar la vida de una persona.

La bacteria no posee núcleo, sino que cuenta con paredes celulares que lo envuelven para protegerlos y aportarles rigidez. Son de un tamaño no tan pequeño como el virus, aunque de igual forma para detectarlos se debe usar un microscopio óptico. Regularmente se reconocen de forma fácil al estar agrupados formando colonias.

Esta célula puede reproducirse en fusiones binarias, en pocas palabras, de las células originales únicamente se producen dos copias iguales. Sin embargo, son capaces de reproducirse por sí solas y sobreviven por largos periodos de tiempo sin tener contacto con otro organismo. Por eso, su mecanismo es muy resistente y sobreviven a cualquier temperatura.

virus y bacterias cientifiko

Estructura de las bacterias

La bacteria es un organismo celular relativamente sencillo. Está estructurado de la siguiente forma:

Propiedades de la célula bacteriana

Al ser pequeñas o de tamaño reducido pueden medir 2 μm (micrómetros) de anchura por 7-8 μm longitudinal. Su forma es alargada y cilíndrica, con un tamaño promedio, algunas especies que se han podido observar han tenido un tamaño de 0,5-1,5 μm. Algunas de ellas cuentan con compartimentos procariotas, una estructura intracelular que la rodea.

Como son un organismo procariota, poseen características que corresponden a núcleos delimitados por membranas que producen un nucleoide. Su estructura cuenta con grandes moléculas circulares de ADN, a su vez estas conviven con el núcleo para obtener genes que son usados en su unión.

Las paredes celulares de la bacteria se encuentran rodeadas por una membrana citoplasmática que posee gránulos con sustancias usadas para la síntesis de la proteína. También, cuentan con otra membrana externa que las rodea; lo que permite un mejor desarrollo de la bacteria en otros organismos para sobrevivir por más tiempo.

Mediante los ribosomas que contiene se obtienen proteínas. Así como también pudiera ser el caso de almacenar diferentes sustancias, entre ellas glucógeno, polifosfato, azufre y más. La parte donde se encuentra el nucleoide es la que posee los cromosomas junto a las proteínas y el ARN.

Estructura extracelular

Toda bacteria cuenta con paredes celulares que rodean la membrana citoplasmática. Está hecha con peptidoglicano, una sustancia compuesta de polisacárido enlazada en forma de cadena, la cual contiene aminoácidos. Se encargan de proteger las paredes de las peptidasas. Pueden ser distintas, varían según el tipo de organismo.

Actualmente se conocen dos tipos:

  • Pared celular Gram-positiva. Su pared es gruesa, hecha con muchas capas de peptidoglicano con ácido teicoico.
  • Pared celular Gram-negativa. La pared es más delgada, posee pocas capas y está rodeada por otras membranas con lipopolisacáridos y lipoproteínas.

Al existir estos dos tipos de paredes celulares la susceptibilidad antibiótica puede variar. Es decir, no todos los antibióticos atacan la misma enfermedad bacteriana; cada uno está desarrollado para eliminar o controlar una bacteria dependiendo de su pared celular o resistencia.

En su mayoría, la bacteria acumula materiales externos que sirven para cubrir su superficie. Claro, dependerá de la rigidez y también de la relación que tenga con la célula encapsulada. La cápsula funciona como medida de protección para la bacteria de la célula eucariota. Por eso, la formación de su estructura extracelular dependerá de los sistemas de secreción bacterianos.

Tipos de bacterias

Conocer algunas bacterias existentes puede ser muy provechoso. Por eso, a continuación, te mostraremos algunas de ellas.

1.    Estreptococos

Están divididas en dos grupos. El grupo A que es conocido como Streptococcus pyogenes; es una especie muy frecuente que sobre todo afecta la piel en las personas. También produce faringitis y cualquier otra afección en el cuerpo. Y, los del grupo B que son los Streptococcus agalactiae. Dentro de este grupo también se encuentran las siguientes bacterias:

  • Streptococcus viridans.
  • Streptococcus neumococo.

Pueden producir miles de enfermedades como: caries dental, infección respiratoria, infección sanguínea, en la piel u cardíacas. Otras de estas enfermedades son: neumonía, meningitis, sinusitis, otitis y otras más.

2.    Estafilococo

Es bastante común, y sobre todo se encuentran presentes en enfermedades que provienen de la nariz y la piel. Pueden causar abscesos cutáneos, intoxicación alimenticia y neumonía. Incluso, recorren el torrente sanguíneo ocasionando infecciones en la parte del organismo donde se aloja. Esto causa afecciones cardíacas, endocarditis, osteomielitis, u otras.

3.    Escherichia coli

Esta bacteria se encuentra ubicada en el intestino. Aunque es inofensiva siempre y cuando no se vea alterada, de lo contrario producen problemas estomacales y digestivos. Ocasionando diarrea, vómito, cólico y fiebre. Algunas de estas cepas se presentan en el agua o los alimentos.

4.    Salmonella

Al igual que la anterior se encuentra alojada en el intestino de humanos y animales. Esta bacteria puede activarse a través de los alimentos que estén contaminados con heces. Algunos de estos alimentos son de uso más frecuente como las carnes crudas de res, el pollo u otra ave y también el pescado.

5.    Helicobacter pylori

Una bacteria muy peligrosa, puede generar enfermedades leves o graves según sea el caso. Se encuentra alojada en el estómago. Puede provocar inflamaciones estomacales, así como gastritis, úlcera, cáncer o linfoma MALT.

Métodos de propagación de virus y bacterias

La propagación de virus y bacterias se da de diversas maneras. Principalmente existen cuatro vías de contagios impredecibles. Estas son:

1.    Contacto

El contacto puede darse de forma directa, al tocarse, besarse, intercambiar sudor, o tener relaciones sexuales con alguien que contenga un virus o bacteria nociva. Puede transmitirse también a través de las vías respiratorias, hablando, estornudando y tosiendo. Ya que cuando se hace esto, el cuerpo expulsa gotas pequeñas con partículas víricas.

Estas partículas son inhaladas por cualquier persona que se encuentre alrededor de alguien con infecciones virales. Otra forma de contagio es de manera indirecta. Puede darse por algún objeto compartido que se encuentre contaminado, como: sábana, utensilios de comida, artículos personales, juguetes, fecalmente, u otros.

2.    Aire

Este aspecto es común e incluso el más riesgoso. Son aquellas partículas transmitidas en forma de suspensión, es decir el polvo, ambiente o alguna gota de cualquier líquido. Los virus o bacterias son transmitidos a distancias cortas.

3.    Alimentos y agua

La bacteria y el virus se producen incluso en los alimentos. Por eso, si ingerimos algunos que posea una de estas células podemos contagiarnos. Es uno de los métodos de transmisión más comunes en el mundo. Es capaz de contagiar a varias personas con la misma fuente infecciosa.

4.    Artrópodos y parásito

Esta es otra fuente de contagio que no debe pasarse por alto; ya que frecuentemente estamos rodeados de mosquitos, moscas u otro animal de la misma especie. Estos pueden transportar miles de virus, gérmenes y bacterias, capaces de infectar a varias personas.

Conoce las medidas preventivas más importantes

Las medidas preventivas de higiene son esenciales para ayudar a evitar la expansión de virus y bacterias infecciosos. Dentro de ellas se encuentran las siguientes:

Lavar las manos de forma continua

Este proceso debe durar al menos unos 15 segundos. Se debe enjabonar muy bien las manos. Sobre todo, hay que poner más atención en la zona con menos acceso, debajo de la uña y en medio de los dedos. Se debe realizar al estar expuestos a estornudos y tos. También, antes de tener contacto con la comida, al usar el baño, al tocar un animal o estar rodeado de algún enfermo.

Cubrirse la boca

Al toser hay que cubrirse la zona de la boca y la nariz para no expandir el virus o las bacterias en el ambiente. Puesto que el ambiente es una vía de contagio muy común. Al cubrir esa zona se puede hacer de diversas formas: con las manos, el antebrazo, con trapos, pañuelos o papel.

También, es importante que no pase con frecuencia sus manos por la cara sin antes lavarlas luego de estornudar o toser. Las partículas alojadas en las manos podrían contaminar otras zonas del cuerpo, por eso es importante mantener una buena higiene.

Limpiar todas aquellas superficies a la que se tiene acceso frecuente

Cualquier germen, bacteria o virus puede alojarse en cualquier superficie y al tener contacto con ellos podemos contagiarnos. Es esencial que se limpie con cautela todas las superficies domésticas sobre todo si hay niños en casa. Esto se debe, a que ellos se llevan todo a la boca y suelen infectarse con más facilidad.

Recomendaciones finales

Cuando hablamos de virus y bacteriasnos referimos a todas las enfermedades causadas por ellos. Un dato importante es que no se pueden tratar sin un consentimiento médico, ya que como indicamos, cada tratamiento es distinto. Además, los antibióticos no funcionan con enfermedades virales y pueden provocar resistencia bacteriana en la persona.

Para evitar llegar a enfermarse debemos cuidar y mantener limpio el entorno que nos rodea. Así como tener una higiene personal constante, para evitar la expansión de los virus y bacterias por diversas vías de contagio.

Referencias:

www.caeme.org.ar/virus-y-bacterias-que-son-y-en-que-se-diferencian/

https://es.wikipedia.org/wiki/Virus


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores