Diseño Urbano

¿Qué es el Diseño Urbano?

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

El diseño urbano es aquel que involucra la creación de pueblos, ciudades, calles y espacios. Es un proceso de colaboración con enfoque multidisciplinario cuyo objetivo es dar forma al entorno físico para la vida: el arte de diseñar lugares. El diseño urbano incluye la construcción de edificios, residencias, paisajes y espacios; y la fundación de marcos y métodos que aseguraran un desarrollo sostenido por parte de diferentes individuos a lo largo del tiempo.

El diseño urbano se refiere a una gran variedad de lugares: ya sean centros urbanos, barrios residenciales, suburbios, campos de hierba en los límites de los pueblos, polígonos industriales o áreas desatendidas y pasadas por alto alrededor de estaciones de tren, ríos y canales. Define la esencia de los edificios, los espacios entre ellos, y cómo se debe estructurar en sí a través de sus procesos y resultados; e inspira, ilustra y define cómo se puede mejorar o proteger un lugar para brindar beneficios a los inversores, los desarrolladores y la sociedad en general.

¿Quiénes son los diseñadores urbanos?

Usualmente son arquitectos, urbanistas o arquitectos paisajistas con el objetivo de unir las ideas de las comunidades locales, desarrolladores, arquitectos, paisajistas, urbanistas, planificadores de transporte, ingenieros de tráfico y otras disciplinas. De esta forma, obtienen una solución multidisciplinaria y original para resolver problemas y mejorar los espacios. A veces, esto dará como resultado la construcción de nuevos lugares o una nueva perspectiva de las áreas urbanas existentes en ciudades y pueblos. Estos profesionales del diseño pueden ser contratados por los encargados de la planificación local, comunidades, desarrolladores, e incluso por aquellos grupos vecinales encargados de la planificación de su comunidad.

¿Qué tan grandes o pequeños son los proyectos de diseño urbano?

El diseño urbano puede ayudar en la elaboración de planos y orientación estructural para áreas grandes, hasta la elaboración de diseños detallados para una calle local o espacio público. Se trata de diseñar para las personas a nivel humano, para mejorar la vida y hacer lugares más atractivos que seguirán siendo valiosos con el tiempo. Como cualquier objeto bien diseñado, un lugar debe funcionar bien, ser atractivo, duradero, y rentable de construir y mantener. Sumar factores de valor económico, social y ambiental a los proyectos no necesariamente aumenta los costos, pero requiere una visión más amplia del panorama que el que adoptan muchas otras profesiones, además de ocurrir en una etapa temprana de cada proyecto. Esto es lo que hace el diseñador urbano.

¿Con qué tipo de proyecto puede colaborar?

El diseño urbano es versátil, por lo que los diseñadores pueden producir ideas y trabajos indicativos o específicos, estratégicos o detallados, y esto se refleja en los tipos de dibujos, informes y formas de trabajo comúnmente utilizados:

  • Es visionario y busca innovar para mostrar los beneficios económicos, sociales y ambientales de la inversión o los cambios a una escala estratégica en una zona extensa y durante una amplia ventana de tiempo. Por lo general, esto se transmite a través de una declaración de visión, proyectando un plazo de 20 a 25 años para explicar las características futuras de un área y cómo la usarán las personas. Esto puede complementarse con un marco de desarrollo, que describe las características físicas clave que materializarán dicha visión.
  • Busca hechos recopilando datos y evidencia sobre lugares para identificar opciones futuras y probar la factibilidad y viabilidad del cambio o desarrollo en contexto, por ejemplo, capacidad de transporte e infraestructura, carácter y densidad de desarrollo, problemas de capacidad ambiental (como inundaciones), además de las necesidades y valores de la comunidad local. Los estudios de viabilidad suelen incluir opciones y una recomendación sobre el escenario que mejor se ajuste.
  • Puede ser ilustrativo utilizando planos, impresiones de artistas, fotomontajes, modelos 3D y fotografías de otros lugares llamativos. Los diseñadores urbanos pueden materializar el aspecto a de un proyecto en desarrollo. Esto incluye resaltar características locales importantes, puntos de referencia y espacios públicos. Los planos ilustrativos a menudo muestran solo una forma de cómo puede ser construida una forma de diseño.
  • Es especifico y planificador empleando planos de un lugar para establecer propuestas precisas donde se requiere consentimiento de planificación, teniendo en cuenta que el uso, tamaño, forma y ubicación de edificios, carreteras y espacios abiertos es fijo. Una autoridad de planificación local puede preparar un resumen de desarrollo específico del sitio, que establece las principales características requeridas y permite a los desarrolladores elaborar un esquema en respuesta. Los planos y los códigos de diseño reúnen los requisitos específicos de la parcela, cuyas propuestas de desarrollo deberán cumplir para ser aprobadas.

Una autoridad de planificación local también puede identificar políticas de diseño características en todo el distrito, que establecen una combinación de ideas de diseño generales, relacionadas con materiales y estilos de techo. Además de requisitos específicos, como distancias mínimas consecutivas para desarrollos residenciales.

Diseño Urbano

¿Por qué contratar a un diseñador urbano?

Los diseñadores elaboran una imagen completa de un área en la actualidad para aprender de ella y presentan propuestas que demuestran cómo se ha respondido a las limitaciones y oportunidades potenciales. Este proceso ayuda a transmitir los beneficios y otros posibles efectos en cadena de algún cambio futuro en áreas aledañas. La cooperación con otros profesionales y disciplinas (como ecologistas, transportistas, arquitectos, etc.), la visión de los accionistas y la comunidad local son esenciales para identificar los problemas clave de diseño que se deben abordar, asegurando que cualquier objeción potencial futura sea tratada al principio del proceso de desarrollo para que todos sientan que el cambio será beneficioso.

El diseño urbano se ha descrito a menudo como un puente entre la planificación urbana y la arquitectura; utiliza el mismo lenguaje que la formulación de políticas de planificación de desarrollo, pero aporta la inspiración de diseño que los inversores y los accionistas valoran. A diferencia de muchas comisiones arquitectónicas, el diseño urbano mira más allá de los límites de un sitio y no necesariamente diseña los edificios finales en detalle, sino que define sus principales atributos, incluidas sus relaciones con los espacios entre ellos.

El diseño urbano es más útil cuando se utiliza al principio del desarrollo de una propuesta o proceso de reconstrucción (y reúne una visión bien fundamentada) para crear un conjunto común de principios con la autoridad de planificación local, y de esta forma garantizar que las opiniones de la comunidad sean tomadas en cuenta y centrarse en los detalles que, en última instancia, serán importantes para el éxito del desarrollo. Los diseñadores miran más allá de los intereses inmediatos de un desarrollador dentro de los límites requeridos en las planificaciones y, al trabajar en colaboración en equipos de diseño, pueden responder de manera creativa, en lugar de defensiva, a los desafíos externos. El tiempo dedicado al diseño urbano en las primeras etapas del proceso de desarrollo puede ahorrar tiempo y dinero más adelante, además de lograr resultados que satisfagan a más accionistas.

Se ha descubierto que un buen diseño urbano agrega valor económico al:

  • Producir una alta rentabilidad en las inversiones (es decir, buenas ganancias de alquiler y aumento del valor del capital).
  • Hacer nuevos lugares más atractivos que la competencia local a bajo costo.
  • Responder a la demanda de los ocupantes.
  • Reducir los costes de gestión, mantenimiento, energía y seguridad.
  • Contribuir a una fuerza laboral más satisfecha y productiva.
  • Apoyar elementos dinámicos de uso mixto en el desarrollo.
  • Crear un dividendo de mercado de regeneración urbana y construcción de lugares.
  • Diferenciar espacios y elevar su prestigio.
  • Abrir oportunidades de inversión, aumentando la confianza en el desarrollo.
  • Brindar oportunidades para la generación de riqueza por parte de los habitantes.
  • Reducir el costo para el erario público de rectificar los errores de diseño urbano.

El diseño urbano en el gobierno local

Dentro de una autoridad de planificación local, un profesional de diseño urbano puede trabajar en colaboración entre departamentos con expertos internos y externos. Al observar críticamente un área y utilizar habilidades analíticas y profesionales para comprender sus limitaciones y necesidades, los diseñadores urbanos identifican el potencial o la capacidad de cambio de un sitio. Al involucrar a los accionistas y los miembros de la comunidad a través de un programa de eventos para escuchar sus ideas e inquietudes, el público habrá dado forma a las recomendaciones posteriores. Los requisitos de desarrollo se establecen en documentos políticos formales y están diseñados para respaldar la gestión y el control del desarrollo en una etapa posterior del proceso de planificación.

Desde la identificación de nuevas políticas específicas del sitio para un plan local, hasta la descripción de un marco de desarrollo de área, el diseño urbano puede mostrar en términos espaciales qué política busca lograr. Las aplicaciones de planificación general suelen ir acompañadas de un plano y una declaración de diseño y acceso. El diseño urbano también tiene un papel clave que desempeñar en la gestión de “asuntos reservados” y en cómo se entregarán y gestionarán el desarrollo y otras inversiones.

Como indicó el informe de planificación del 2020, «Planificación para el futuro», una reforma del sistema de planificación inglés podría implicar la introducción de nuevos planes locales con muchas políticas y consideraciones críticas de diseño urbano, definiendo la naturaleza y ubicación de los nuevos edificios y espacios, o cómo existen lugares que deben ser regenerados. Este cambio pondrá un énfasis mucho mayor en el diseño estratégicos de lugares, además de en sitios específicos, y podría usar códigos de diseño para definir lo que sería aceptable y que no. Las habilidades y la experiencia en diseño urbano serán fundamentales para todos los involucrados en esta nueva visión del sistema de planificación.

Diseño Urbano

Entonces, ¿qué se define como un buen diseño urbano?

El Compendio de diseño urbano de 2013 estableció que los aspectos clave del diseño urbano deberían ser:

  • Lugares para las personas. Para que los lugares sean bien utilizados y apreciados, deben ser seguros, cómodos, variados y atractivos. También deben ser distintivos y ofrecer variedad, elección y diversión. Los lugares vibrantes ofrecen oportunidades para conocer gente, jugar en la calle y ver pasar el mundo.
  • Enriquecer lo existente. El nuevo desarrollo debería enriquecer las cualidades de los lugares urbanos existentes. Esto significa fomentar una respuesta distinta que surge y complementa su entorno. Esto se aplica a todas las escalas: la región, la ciudad, el pueblo, el barrio y la calle.
  • Establecer conexiones.  Los lugares deben ser de fácil acceso y estar integrados física y visualmente con su entorno. Por ende, es imprescindible tomar en cuenta la accesibilidad en bicicleta, a pie, en transporte público, en automóvil, etc.
  • Atención a el paisaje.  Proyectos que logran un equilibrio entre la naturaleza y las construcciones del hombre. Utilizan los elementos únicos de cada sitio (el clima, la forma del relieve, el paisaje y la ecología) para maximizar la conservación de la energía y las comodidades.
  • Usos y formas combinados.  Los lugares estimulantes, agradables y convenientes satisfacen una variedad de demandas de la más amplia gama posible de usuarios, servicios y grupos sociales. También entrelazan diferentes formas de construcción, usos, tenencias y densidades.
  • Gestionar la Inversión.  Para que los proyectos se desarrollen y estén bien cuidados, deben ser económicamente viables, bien gestionados y mantenidos. Esto significa comprender las consideraciones de mercado de los desarrolladores, garantizar el compromiso a largo plazo de la comunidad, así como las autoridades locales y definir los mecanismos de entrega adecuados. Esto es parte del proceso de diseño.
  • Diseño adaptable.  Los nuevos desarrollos deben ser lo suficientemente flexibles para responder a futuros cambios en el uso, el estilo de vida y la demografía. Esto significa diseñar para la eficiencia energética y de los recursos; creando flexibilidad en el uso de la propiedad, los espacios públicos y la infraestructura de servicios e introduciendo nuevos enfoques para el transporte, la gestión del tráfico y el estacionamiento.

Con el Coronavirus, ha habido grandes impactos y cambios en los estilos de vida en todo el mundo: las formas de trabajar, el acceso a bienes y servicios locales, los modos de transporte de corta y larga distancia y el uso de espacios públicos y privados al aire libre, urbanos y naturales. Los principios de crear lugares transitables, de uso mixto y sociables, que siempre han apuntalado la práctica del diseño urbano, han pasado a primer plano como una forma simple pero muy efectiva de hacer lugares para apoyar a personas de todas las edades con sus necesidades de salud física y mental. El diseño urbano consiste en crear lugares para que las personas disfruten en cada etapa de sus vidas.

¿Cuál es la otra alternativa?

La evidencia ha demostrado que los lugares mal diseñados pueden convertirse rápidamente en áreas con comunidades alienadas, recursos naturales escasos o en mal estado y escaza sensación de bienvenida y pertenencia para quienes los visitan o usan. Estas áreas a menudo se deterioran económicamente y con consecuencias que se sienten mucho más allá de sus límites.

La conciencia sobre la importancia del diseño urbano ha aumentado entre otras profesiones y el público en general como resultado de presenciar el fracaso de muchas áreas urbanas para responder a las necesidades de las personas. Las lecciones de cómo funcionan algunos de los lugares urbanos más atractivos y valiosos del mundo todavía se están aprendiendo hoy en día: estos incluyen Bath, Edimburgo, París o Manhattan, y no es casualidad que estos sean a menudo el tipo de lugares a los que aspiramos visitar en vacaciones. Diseñar nuevos espacios para ubicarlos dentro de sus contextos geográficos más amplios significa que los impactos negativos se mitigan y los beneficios económicos, sociales y ambientales se pueden sentir más ampliamente.

El tiempo dedicado al diseño urbano en las primeras etapas del proceso de desarrollo de un proyecto puede ahorrar tiempo y dinero más adelante, además de que logrará resultados que satisfagan a más accionistas.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores