el verano cientifiko

El verano: una estación más que cálida

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

El verano, aunque es una estación donde las temperaturas aumentan de manera exponencial, es una de las más anheladas. Su atractivo no es nuevo en esta era «post industrial». Con el crecimiento del fenómeno urbano en todo el mundo y los humanos subsumidos en largas jornadas laborales, la estación devino en época de descanso.

Pasó de ser esa estación que nos obligaba a refugiarnos de la abundante radiación solar, a convertirse en el tiempo para encontrarse con el sol. Bien para tomar vacaciones, practicar deportes de verano o sencillamente visitar un parque cercano.

Pero no sólo eso, además el verano es un tiempo de crecimiento de cultivos y cosechas. El hecho de tener días de mayor duración es el aporte fundamental para que las plantas tomen más energía radiante. Lo que significa un proceso fotosintético mejor realizado.

¿Qué es el verano?

El verano es la estación más calurosa del año, que, en el hemisferio norte, comienza en junio y finaliza en septiembre. Por otro lado, en el hemisferio sur empieza en diciembre para finalizar en marzo.

El término verano proviene del bajo latín o latín vulgar, veranum (tempus). Como las otras estaciones, obedece a un orden cíclico que sucede a la primavera y antecede al otoño. En las regiones ecuatoriales, donde categóricamente no existen las estaciones, es el tiempo de sequía (verano). De una duración aproximada de seis meses, entre alteraciones e intermitencias.

Si observamos el diagrama que nos muestra los solsticios y equinoccios. Percibiremos que en la órbita elíptica de nuestro planeta alrededor del Sol, está plasmado lo siguiente:

  • Que el verano en el hemisferio norte (junio-septiembre) ocurre entre el solsticio de verano y el equinoccio de otoño.
  • Que el verano en el hemisferio sur (diciembre-marzo) acontece entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera.

Por solsticio entendemos cada uno de los dos puntos de la eclíptica más alejados del ecuador celeste.

El solsticio de verano en junio

En este solsticio, debido a la posición del eje de rotación axial de la tierra, el polo norte queda expuesto a la acción solar. Pero, el polo sur queda exento de la radiación solar. Este acontecimiento produce entonces lo que conocemos como «sol de medianoche» en el polo norte y en el polo sur «noche polar».

Tenemos entonces que en zonas templadas del norte ocurre el día más largo del año, donde el sol alcanza su mayor altura en el cielo. Y también la noche más breve del año. Estos fenómenos indican que el verano ha comenzado.

Contrariamente en las zonas australes se da el día más corto del año, donde el sol alcanza su menor altura en el cielo. Pero, acontece también que en la noche más larga del año «la noche polar», es el comienzo del invierno austral.

las estaciones del año

Características del verano

El verano tiene una particularidad única respecto a las demás estaciones del año: es la estación más caliente del año. Esto pudiera ser interpretado como una cualidad negativa, pero no es así. Pensemos que, en las latitudes con cuatro estaciones bien diferenciadas, ya el ascenso de la temperatura en primavera, nos va preparando para ello.

Y algo de suma importancia, el verano es una estación anhelada porque permite un pleno disfrute al aire libre. Veamos pues sus características más relevantes:

  • Aumento considerable de la temperatura.
  • Días de mayor duración.
  • Noches de menor número de horas.
  • Cielos despejados.
  • Nubosidad escasa.
  • Muy pocas precipitaciones.

Clima de verano

La expresión coloquial «clima de verano» denota principalmente del calor que experimentamos en esta temporada en cada lugar desde donde es enunciada la frase. Pero esencialmente refiere el conjunto de fenómenos meteorológicos que tipifican el estado medio de la atmósfera, es decir el clima.

El verano visto desde la climatología, es estudiado como cualquier otro clima. Y es preciso acotar que, aunque el verano lo vemos como un fenómeno único, no es así. En cada región del planeta tiene sus particularidades específicas que hacen que sea ese verano y no otro. Pero una anotación importante, esas particularidades no son fijas, son variables.

Variables del clima de verano

Entre sus variables más notables se pueden evidenciar:

  TemperaturaCambios de intensidad de calor, medible con 3 clases de escalas: Celsius (°C), Kelvin (°K), Fahrenheit (°F).
Humedad atmosféricaCantidad contenida en el aire de vapor de agua proveniente de las masas de agua.
  Presión atmosféricaFuerza ejercida por el aire sobre la superficie Terrestre cuya intensidad está en relación con la altitud y la temperatura.
  VientoMasa de aire influida por la temperatura y presión atmosférica que inciden sobre su velocidad e intensidad.
PrecipitaciónMasa de agua sólida o líquida que está en la atmósfera.

Cerramos este segmento señalando que estas variables son de gran movilidad de año en año. Se pueden hacer proyecciones y de hecho existen modelos computarizados con datos recogidos en el decurso del tiempo para vaticinar el comportamiento estacional. Algo muy previsor que permite trazar estrategias para contrarrestar efectos no deseados o aprovechar los deseados.

El verano en la mitología griega

Helios, el dios del sol según la mitología griega, es quien representa el verano. Con su carro tirado por potentes corceles que generaban fuego, circundaba la tierra para calentarla hasta llegada la noche.

Una vez a solicitud insistente de su hijo le prestó su carro. No sin advertir la fuerza requerida para no perder la rienda de tan briosos corceles. Pero la obnubilación por la belleza del paisaje visto desde lo alto, hizo perder la atención en la conducción del carro perdiendo su control. Así se alejó de la tierra y esta se enfrió y también se aproximó demasiado y la quemó, se perdieron cultivos y cosechas.

Según la mitología griega, la intervención de Zeus, dios del cielo y señor de los dioses, fue requerida para detener el carro sin conducción. Y éste lo detuvo con su atributo principal, un rayo. El hijo de Helios cae del cielo ahogándose en un río.

Deidades relacionadas con el verano

El verano ha estado siempre relacionado con el sol. Y existieron civilizaciones y sociedades secretas que le rendían culto alrededor de todo el mundo. Y no es para menos, el sol es el astro que aporta al planeta la energía que da vida. Veamos algunas deidades asociadas al sol y al verano:

  • Freyr. Deidad nórdica del verano
  • Ra. Es es dios solar del antiguo Egipto. Solía ser representado en forma humana con cabeza de halcón, con un disco de tocado. Su culto tuvo una importante influencia en todo Egipto.
  • Áine. Es la deidad femenina de Irlanda, asociada al culto solar.
  • Helios. Es el dios griego del sol y de la luz.
  • El Gebal. Es el dios solar de Emesa (Roma), proclamado por Marco Aurelio Antonino, dios supremo del imperio.
  • Miochin. Es una deidad solar del verano de los indios de norte américa.
  • Aestas. Es la personificación del verano en la antigua Roma.
  • Inti. Representa al dios del sol del antiguo Perú. Presidía el panteón incaico, era considerado como el progenitor de la dinastía real.
  • Ba Jia Jiang. Es una gran deidad de la primavera y el verano, antigua China.
  • Hine Raumati. Es la deidad solar maorí.

Ideas comunes relacionadas al verano

En el imaginario colectivo por parte de la sociedad, el verano es asociado a:

  • Vacaciones.
  • Fiestas.
  • Descanso.
  • Vida al aire libre.
  • Libertad de movimiento.
  • Tiempo de ocio.
  • Tiempo para divertirse.

La agricultura en el verano

Con la llegada de la estación seca aparecen también los problemas para la agricultura industrial y para el agricultor artesanal. Se trata de las plagas que hacen presencia en el verano. Las arañas y los insectos son los principales. Pero también la aparición de hongos, virus y bacterias que causan grandes daños a los cultivos.

Las elevadas temperaturas generan cambios drásticos en el metabolismo de estas plagas. Lo que trae como consecuencia que las poblaciones de insectos y arácnidos aumenten de manera exponencial. Pero no solo ellos, también proliferan la mosca y el pulgón.

Los más dañinos son el pulgón y la mosca blanca. Esta última segrega una sustancia sobre las hojas que degrada su color y permite que se desarrolle un hongo conocido con el nombre de negrilla. Una verdadera pesadilla para el agro.

Otro huésped indeseable que el verano trae son las hormigas con una proliferación extrema. Muchas de las cuales causan daños de envergadura en los cultivos tras atacar la floración y el fruto en ciernes. Y si te parece poco, suma la aparición de caracoles y de babosas. En fin, todo un dolor de cabeza para cualquier agricultor, sea artesanal o industrial.

Verano, agricultura y factor agua

La fenología estudia la vida de las plantas en sus diversas fases de desarrollo en relación al tiempo estacional y atmosférico. La aparición de hojas, floración, y frutos está en relación directa con la temperatura y el suministro de agua.

Suministro de agua y temperatura son dos factores críticos en el verano. El aumento de la temperatura inhibe algunas de las fases fenológicas de determinadas especies propiciando un desarrollo anómalo que incide negativamente en la producción.

También la condición de sequía que se presenta en el verano afecta el desarrollo de biomasa de los cultivos y por tanto también su producción o rendimiento.

De este modo el verano también afecta sensiblemente a los cultivos. Los ciclos estacionales han sufrido cambios alarmantes debido al cambio climático, constituido por la acción humana sobre el planeta.

Los deportes para el verano

El ejercicio físico es fundamental para el organismo. Y el verano no es sólo para vacaciones, fiestas y diversión. Existen muchos deportes que se practican en esta estación. Entre ellos se encuentran los deportes olímpicos de verano.

Aunque el cuerpo sufre gran pérdida de líquido, es muy conveniente mantenerse bien hidratado en esta época estival para el correcto funcionamiento del metabolismo. Algunos de los deportes que más se practican son los siguientes:

  • Correr o caminar, la primera de mayor impacto corporal y la segunda una opción que se practica en cualquier lugar. Treinta minutos de estas actividades permiten mantenerse activos.
  • Como es una actividad aeróbica es la opción que más se practica en los parques destinados para ello en las grandes ciudades.
  • Volibol de playa muy practicado por los visitantes del mar en esta temporada.
  • Futbol de playa.
  • Natación
  • Ping pong o tenis de mesa.
el verano

Diez deportes olímpicos de verano

Los deportes olímpicos de verano son unas categorías de competencia muy practicadas. Veamos algunas:

  • Ciclismo.
  • Atletismo.
  • Baloncesto.
  • Esgrima.
  • Lucha libre.
  • Piragüismo.
  • Triatlón.
  • Equitación.
  • Ruta.
  • Judo.

La lista es extensa, pero te entregamos esta pequeña muestra de estos deportes olímpicos practicados en verano.

El verano y la alimentación

El cuerpo está sometido en el verano a una constante deshidratación ocasionada por las altas temperaturas. Por lo tanto, es de suma importancia ingerir alimentos ligeros e hidratantes.

Una dieta rica en agua, vitaminas, frutas y fibras es recomendable para ayudar al organismo a combatir el creciente aumento de la temperatura. Las ensaladas hechas a base de frutas y verduras de temporada seguramente será un buen comienzo.

¿Cómo conseguir el aporte de proteínas? El sustento proteico lo encontraremos en el pescado de la temporada, los diversos cortes de carne que el mercado ofrece, los huevos, frutos secos, cereales y legumbres.

Todos estos días del verano con su calor intenso condicionan el cuerpo a realizar una fatigante labor para mantener su temperatura. Es por ello que si no estás bien hidratado tiendes a sentirte débil. Para estos días la clave está en la hidratación.

El verano cientifiko.com

Colofón

Hemos transitado varios espacios con los que hemos pretendido dar luces sobre el apasionante tema del verano.

Lo definimos en sus acepciones astronómicas y climáticas. Pero hemos tratado también su significación en la mitología y enunciado algunas deidades solares, no para completar el tema sino para enriquecerlo.

También nos topamos con la alimentación y señalamos uno de los aspectos que debe ser tomado muy en cuenta: la hidratación.

Hemos hablado del deporte en verano y un aspecto muy importante que no quisimos omitir es el punto relacionado a la agricultura y la proliferación de plagas que castiga durante el verano a este sector productivo de alimentos.

Hemos podido presenciar que el verano, aparte de ser una de las estaciones más cálidas de año; es una temporada donde se presentan diversos beneficios y desventajas dependiendo de la ubicación geográfica donde esta se manifieste. Por ello es vital profundizar todo lo referente a ella y mucho más si deseamos visitar algún lugar.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores