energía eléctrica

La magia de la energía eléctrica

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Desconozco como sería el mundo sin la Energía Eléctrica. Lo único que se es cuando nos hemos quedado sin corriente eléctrica alguna vez en nuestras vidas, nos sentimos muy incómodos ¡verdad!.

De hecho, resulta muy simple poder observar la cantidad de cosas que pueden ocurrir cuando se enciende un interruptor o al usar electrodomésticos. Como si se tratara de magia, empieza a circular la corriente y todo funciona sin problema alguno. Todo esto sucede gracias a lo que se conoce como energía eléctrica.

En la actualidad y desde hace muchísimos años toda la humanidad depende de la electricidad para tener una calidad de vida óptima. Sin embargo, existen muchas comunidades que aún no tienen un acceso idóneo a este recurso.

Historia de la energía eléctrica

Fue en el año 1646 cuando se empleó por primera vez el término “energía eléctrica”, en un texto que fue publicado por el escritor Thomas Browne en una sección dentro de la obra Pseudodoxia Epidémica. No obstante, desde mucho antes ya la humanidad sabía de la existencia de la energía eléctrica gracias a las descargas que se generaban por los peces.

De hecho, en escritos muy antiguos procedentes del Antiguo Egipto, los autores hacían mención a este fenómeno como los “tronadores del río Nilo”. Muchos otros autores más adelante, se refirieron a la sensación de palpar a estos peces que generaban adormecimiento causado por las pequeñas descargas de corriente eléctrica que generaban.

La energía eléctrica y el magnetismo siempre han sido ampliamente estudiados como dos fenómenos individuales. No fue sino hasta 1865 que se fusionaron en un solo en las ecuaciones que postuló Maxwell.

Estas ecuaciones unificaban tanto el magnetismo como la electricidad en un término que en la actualidad se conoce como electromagnetismo y de este modo se dio paso a la definición de la electricidad.

energía eléctrica

La era masiva de la electricidad

La revolución eléctrica se inició a finales del siglo XIX. En este período de tiempo fue posible promover la instalación de iluminación mediante energía eléctrica de las viviendas y las calles.

Debido a su gran cantidad de beneficios y sus múltiples usos, la energía eléctrica fue uno de los pilares esenciales en la conocida Segunda Revolución Industrial. Fue en este momento de la historia cuando los más importantes científicos e investigadores impulsaron muchos otros experimentos para convertir la electricidad en una actividad indispensable en la industria y en la vida diaria.

¿Qué es la energía eléctrica?

Básicamente la energía eléctrica se trata de la movilización de electrones. En palabras más simples, es posible definir la electricidad o energía eléctrica como el tipo de energía que se obtiene como resultado de la presencia de una disimilitud de potencial entre dos puntos específicos.

Una vez que dichos puntos son puestos en contacto entre sí, usando para ello un canal conductor de electricidad, se genera la corriente eléctrica.

La energía eléctrica en la era actual cuenta con una gran cantidad de utilidades. Muchos de los sucesos vinculados con la electricidad pueden ser medidos y calculados anticipadamente con gran exactitud.

Características de la electricidad

De manera común, los electrones o también llamados cargas eléctricas con corriente negativa, se suelen desplazar mediante un canal conductor de energía. Por lo general, este conductor se encuentra constituido por un material de metal a causa de que poseen mucha más cantidad de electrones liberados.

Las cargas de electricidad que se mueven por medio del canal conforman los átomos de los componentes del conductor en sí.

En líneas generales, un átomo posee un tipo de carga neutra. Es decir, que cuenta con la misma cantidad de protones (carga positiva) que neutrones (cara negativa). No obstante, en algunos casos, existen átomos que disponen de una carga eléctrica y se les define como iones.

Tipos de corriente que posee la energía eléctrica

De acuerdo con el tipo de desplazamiento de las cargas, se pueden establecer dos tipos de corriente existentes en un mismo circuito de electricidad.

Corriente continúa

La corriente directa (CD) o corriente continúa (CC) consiste en una forma de electricidad. Se puede definir de forma simple como el tránsito de una carga de electricidad mediante un material que actúa como conductor. Esto sucede a partir del movimiento de una cantidad específica de cargas eléctricas de corriente negativa a través de su estructura atómica.

En el escenario de la corriente directa, el desplazamiento de los electrones se destaca por contar siempre con una misma ruta de tráfico.

Dicho de otro modo, la corriente continúa involucra el paso permanente de una carga de electricidad entre dos polos a través de un mismo canal de energía que poseen distinto potencial y cargas eléctricas. En tal sentido, nunca se modifica este ciclo con el tiempo.

Esto se dirige mayormente a la polaridad de carga, no se enfoca en la intensidad de la misma. Una fuente de electricidad agotable como una pila con baja carga sigue manteniendo su continuidad si no se modifica el sentido del tránsito. Es decir, siempre yendo desde el punto positivo al punto negativo.

Todo circuito de electricidad cuenta con dichos puntos positivos y negativos y se suelen diferenciar mediante colores siendo el rojo para el polo positivo y negro para el negativo.

Esto se realiza con la finalidad de evitar que la fuente de energía eléctrica se coloque de manera inversa y ocurra un intercambio en la polaridad, lo que causaría un daño irreversible en el circuito.

energía eléctrica

Corriente alterna

La corriente alterna (CA) se trata del tipo de corriente que se emplea con mayor recurrencia en los hogares y con fines domésticos en general. Se puede definir como la oscilación de forma regular y constante en su dirección e intensidad.

El modo más común de representar este tipo de corriente es por medio de una gráfica en forma de ondas sinusoidales usando un eje x/y.

Todo paso de corriente eléctrica es el paso de electrones a través de la estructura molecular de un compuesto que actúa como canal. Siempre ocurre del mismo modo, desde el polo positivo al polo negativo.

El fenómeno de corriente alterna fue descubierto por parte de un inventor, físico e ingeniero serbio llamado Nikola Tesla en el año 1882. En ese mismo año, se creó el primer motor con la finalidad de poder emplearla para poder maniobrarlo.

Ejemplos de corriente alterna

La corriente alterna es mucho más común en la cotidianeidad que la corriente directa. Se puede producir de distintas maneras, en algunas centrales de electricidad y con la utilización de alternadores que poseen los coches.

En este caso, la electricidad es aprovechada de la corriente que se obtiene de pilas y cualquier otro tipo de acumulador, para poder producir corriente alterna a través de la inducción magnética.

Diferencias entre la corriente directa y la corriente alterna

La diferencia más importante entre estos dos tipos de corriente guarda relación con las propiedades del tránsito de electricidad. En un escenario de corriente directa el tráfico es invariable y ocurre en un solo sentido. En cambio, la corriente alterna es oscilante en su polaridad e intensidad de modo cíclico.

Esto, además, genera otra cantidad de aspectos que diferencian ambos tipos de corriente. La corriente alterna se transforma de un modo mucho más simple que la directa.

Para hacer posible que la tensión de la corriente continúa se eleve, es necesario que existan una serie de generadores enlazados en simultáneo, lo cual no es tan práctico.

En el caso de la corriente alterna, se puede transformar de forma simple usando un transformador.

Cómo se produce la electricidad

La electricidad no se puede encontrar de manera libre en el medio ambiente de un modo en el cual se pueda aprovechar. Se puede mirar en fenómenos naturales como tormentas eléctricas. Sin embargo, al llevarla a la práctica no tiene las condiciones idóneas para su almacenamiento y control de la cantidad de energía.

En este sentido, las centrales eléctricas son las principales encargadas de la producción de energía eléctrica usando diversas fuentes para ello. El tipo de central eléctrica depende totalmente de la fuente de energía que usen. Dichas fuentes de energía se pueden subdividir en:

·         Fuentes de energía renovables.

·         Fuentes de energía no renovables.

Fuentes de energía renovables

Se pueden definir como fuentes de energía renovables aquellas que provienen de recursos infinitos e inagotables. En este caso, para obtener energía renovable, no se requiere de la extracción de combustibles fósiles. Algunas muestras de la energía renovable son:

·         Energía solar fotovoltaica: Se usan paneles solares con el objetivo de transformar la radiación solar en electricidad.

·         Energía eólica: Los conocidos parques eólicos sacan provecho de la potencia del viento. Posteriormente, la convierten en energía mecánica y luego en electricidad.

·         Energía hidroeléctrica: Las centrales hidroeléctricas tienen como función principal convertir la energía procedente del agua en electricidad. Para hacer esto posible, se hace uso de turbinas.

·         Energía geotérmica: Usa como fuente principal de energía, aquella que se encuentra en el núcleo calórico de la Tierra.

Fuentes de energía no renovables

Para poder obtener energías no renovables se requiere de la utilización de combustibles fósiles que son finitos. Algunas representaciones de este tipo de energía son:

·         Energía nuclear: Para poder desarrollar este tipo de energía se emplea el uranio en las centrales nucleares. Esto, ya que no se puede fabricar más uranio del que se obtiene en las minas.

·         Energía térmica: Para generar este tipo de energía, se aprovecha el calor que contienen los diversos combustibles fósiles como el gas natural, el carbón y el petróleo.

Ventajas de la energía eléctrica

Seguramente, nadie se ha preguntado hasta ahora cómo sería posible vivir sin energía eléctrica. Realmente, en estos tiempos sería prácticamente imposible volver a la época de tener que iluminar las casas con velas.

Sin embargo, el peor daño radica en la importancia que tiene la electricidad en la industria y en casi todo.

Los beneficios del uso de la energía eléctrica son muchos y entre los más importantes se pueden mencionar:

Se puede transportar fácilmente

Gracias al uso de cables se puede distribuir la energía eléctrica a todas las poblaciones del mundo. Adicionalmente, es posible alcanzar largos tramos, lo que hace mucho más simple su acceso en sectores alejados.

Mejora la calidad de vida

Sin duda alguna, la calidad de vida en el mundo ha mejorado a partir de la incorporación de la electricidad. Gracias a la energía eléctrica se ha podido avanzar con respecto a la economía y a nivel social.

Por otro lado, existen otros aspectos en los que también ha sido útil la energía eléctrica como la comunicación y la oportunidad de acceder al agua potable.

Acceso a la luz artificial

En todo el proceso histórico existieron una gran cantidad de investigadores que se dedicaron a estudiar la energía eléctrica. Gracias a muchos de ellos, en la actualidad existe la bombilla de luz que es habitual en los hogares.

Desarrollo tecnológico

Sin la existencia de energía eléctrica sería imposible que los avances en tecnología que hasta el momento se han logrado, se hubiesen llevado a cabo.

Aparición de coches eléctricos

La electricidad ha sido relevante en la creación de nuevos autos que funcionan de forma eléctrica. Con un modo de contribuir con el medio ambiente, se creó esta opción de coches ecológicos que no necesitan combustible.

Accesibilidad

A pesar de no ser en todas las comunidades del mundo, la energía eléctrica se destaca por tener un precio muy barato. Sin embargo, aún hay países que no disponen de un servicio eléctrico adecuado.

Una posible solución que permita el acceso a todos los países a la electricidad es el uso de las energías renovables.

Conclusión

La electricidad consiste básicamente en el desplazamiento de cargas eléctricas por medio de un canal que actúa como conductor de energía eléctrica. De acuerdo al modo en que se desplace puede definirse como corriente continúa o corriente alterna.

Para poder producir la electricidad es necesario que una central eléctrica realice la conversión de otro tipo de fuentes de energía. Según el origen procedente de la energía se clasifica en renovable y no renovable.

La electricidad es fundamental para la humanidad y gracias a todos los estudios que se han realizado hasta ahora, es posible contar con una bombilla de luz en el hogar.

Referencias

https://www.fundacionendesa.org/es/educacion/endesa-educa/recursos/historia-de-la-electricidad

https://energia-nuclear.net/energia/energia-electrica

www.concepto.de/corriente-continua/

www.concepto.de/corriente-alterna/


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

El Doctor Mourad es un apasionado de las ciencias y muy especialmente de la que conduce al descubrimiento de nuevos medicamentos para curar enfermedades relacionadas con el sistema nervioso central (la esquizofrenia y el Parkinson) y con la oncología, tratando varios tipos de cánceres tales como el cáncer de páncreas o el cáncer estomacal. Mourad dirige el trabajo de 30 investigadores en la empresa Eurofins-Villapharma desde el año 2008. Junto con su equipo da constante apoyo a las grandes multinacionales farmacéuticas para encontrar nuevos fármacos del siglo XXI. Cualquier persona puede contactar con él a través del formulario de contacto en este sitio web o a través de su perfil profesional de Linkedin.

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores