industria quimica resumen 2020

La industria química 2020 – Breve resumen

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Este año, la industria química y las cadenas mundiales de suministro de productos químicos se sometieron  a una brutal prueba de estrés, causada por las guerras comerciales en curso, el proteccionismo mundial y la pandemia por la Covid-19. Las restricciones fronterizas, las prohibiciones de viaje y los cierres de plantas de fabricación exponían puntos débiles en muchas cadenas de valor complejas, lo que a menudo conducía a perturbaciones y escasez.

Las plantas químicas en China cerraron en febrero. Cosa que no es muy frecuente ya que domina el suministro mundial de ingredientes farmacéuticos activos (APIs) y sus materias primas químicas. A titulo de información, más de 200 empresas del Fortune Global 500 tienen presencia en Wuhan, una provincia altamente industrializada donde se originó el primer brote por Coronavirus.

A nivel mundial, la cadena de suministro de productos químicos registró una fuerte disminución de los productos que llevó a la escasez de muchas materias primas y productos terminados. Al mismo tiempo, la industria se enfrentó a situaciones de exceso de oferta, ya que la demanda de productos químicos disminuyó hasta un 30 % en los mercados más afectados, como los sectores de la automoción, el transporte y los productos de alto consumo.

Diversificando el Suministro … Podemos Llegar a Ser Más Resilientes y Sostenibles

La crisis sanitaria por la Covid-19 bien podría llevar a la industria química a repensar su modelo de cadena de suministro global para amortiguar tal impacto en el futuro. En los círculos políticos, cada vez hay más llamadas a reequilibrar las cadenas de suministro hacia una mayor producción nacional.

Decisiones y acciones sobre la industria química

En septiembre, la Comisión Europea ha descrito un plan de acción para reducir la dependencia de Europa a terceros países (fuera de la UE) en cuanto a las materias primas críticas. También y por primera vez, la UE añadió el Litio a su lista de materias primas críticas.

«No podemos permitirnos confiar totalmente en terceros países, ya que algunas minerales (tierras raras) provienen de un solo país», dijo Thierry Breton, comisario de mercado interior. «Al diversificar el suministro de terceros países y desarrollar la propia capacidad de la UE para la extracción, el procesamiento, el reciclaje, el refinado y la separación de las tierras raras, podemos ser más resistentes y sostenibles».

En Estados Unidos, el presidente saliente Donald Trump ha firmado una orden ejecutiva para ampliar y fortalecer la capacidad nacional de minería y procesamiento de minerales críticos.

Las empresas, por su parte, «tendrán que repensar sus cadenas de suministro integradas globales y desarrollar ecosistemas más ágiles y regionales», según PricewaterhouseCoopers’ (PwC) 2020 en su informe sobre las tendencias de los productos químicos. Esto significa trasladar al menos parte de la creación de valor al hemisferio occidental, especialmente en suministros críticos como las APIs. «El futuro requerirá menos inversiones respaldadas por activos y más nuevos productos y servicios orientados a las cadenas de valor habilitadas para digitales», predice PwC

Este año, hay un ganador claro en la industria química

Si haya habido un ganador este año, sería el mercado de desinfectantes. La demanda de desinfectantes de manos y limpiadores de superficies disparó con la expansión de la pandemia, tanto que la industria luchó por mantenerse al día. La Asociación Internacional de Jabones, Detergentes y Productos de Mantenimiento registró escasez de ingredientes activos, materiales de embalaje. Sufrió desafíos logísticos sin precedentes en el traslado de suministros y productos a través de las fronteras» a partir del mes de marzo.

industria quimica 2020

A medida que la crisis se atenía, las empresas químicas se enfrentaron a la producción de desinfectantes para satisfacer la demanda mundial. Dow Chemical, por ejemplo, adapto la producción en cinco de sus plantas en todo el mundo para producir unas 200 toneladas de desinfectante a la semana. DSM comenzó a producir desinfectante en su planta de fabricación en Waalwijk, Países Bajos, que normalmente se dedica a producir resinas. Y Shell desvió sus plantas de fabricación en Pernis, en los Países Bajos, y Sarnia en Canadá para producir alcohol isopropílico. Otros candidatos menos probables con acceso a alcoholes, como destilerías y empresas de cosméticos, se unieron al esfuerzo de desinfección.

Las empresas tendrán que repensar sus cadenas de suministro integradas globales y desarrollar ecosistemas más ágiles y regionales

Para aquellos que ya se dedicaban al mercado de los desinfectantes, las ventas aumentaron. Reckitt Benckiser, fabricante de desinfectantes Dettol y Lysol, el crecimiento de los ingresos netos fue del 12,4% para el año hasta la fecha. Las ventas de Clorox aumentaron un 27%, el crecimiento más rápido jamás visto en dos décadas. En total, el American Cleaning Institute informó de un aumento promedio del 23% en el volumen de producción por parte de los fabricantes de productos de limpieza y desinfección, este año.

Pérdidas y recortes de empleo en la industria química

A pesar de la demanda sin precedentes de desinfectantes, medicamentos y jabones, la industria química no pudo escapar del tirón a la baja en el 2020.

El Consejo Europeo de la Industria Química (Cefic), en su informe del mes de noviembre comunicó que la producción química en los 27 estados miembros de la UE disminuyó un 4,4% de enero a septiembre del 2020, en comparación con los números del año anterior. A nivel mundial, la producción química disminuyó un 1,8% en los tres primeros trimestres de 2020 en comparación con el mismo período del 2019. Las exportaciones de productos químicos a países no pertenecientes a la UE ascendieron a 6.600 millones de euros pero siguen siendo por debajo del nivel del año anterior.

Como consecuencia de esto y de la caída concurrente de la demanda de petróleo, el sector experimentó recortes de empleo dramáticos. Dow recortó 2000 puestos de trabajo en julio; BP recortó 10.000 puestos de trabajo en todo el mundo; y Johnson Matthey recortará 2500 posiciones en los próximos tres años.

La segunda oleada de Covid-19 es seria e igualmente afectará al negocio químico en los próximos meses

No obstante, las empresas químicas «pasaron por la crisis mundial mucho mejor que otras industrias», dijo Christian Kullmann, presidente de la Asociación Alemana de la Industria Química (VCI). Y las expectativas son altas todavía ya que una encuesta del VCI muestra que las perturbaciones están disminuyendo. Pocas empresas están luchando por su liquidez, y la demanda nacional e internacional está repuntando ligeramente.

Sin embargo, la superación de la crisis por Covid-19 todavía llevará algún tiempo: alrededor de la mitad de las empresas, miembros de la VCI, encuestadas esperan volver a alcanzar el nivel anterior a la crisis a finales de 2021. Alrededor del 20% supone que necesitará otro año, y el 13% espera superar la crisis incluso un poco más tarde.

«Aunque se nos animó a ver signos de recuperación tras el brote de Covid-19 en mayo, los primeros indicios indican que esta recuperación se está desacelerando», dijo el director general de Cefic, Marco Mensink.

La recuperación de la industria química tiene un tono verde

En su opinión sobre la recuperación, Mensink señaló que la lucha económica sustenta la necesidad de una rápida aprobación y Plan de recuperación económica de la UE, que debe integrarse firmemente en la agenda del Green Deal. «Sólo esto garantizará que la financiación de la recuperación logre una transformación industrial sostenible y que contribuya a una economía resiliente en el tiempo», dijo.

El Acuerdo Verde de la UE exige que las empresas salgan de la pandemia de forma sostenible. La estrategia química sostenible resultó ser la mayor agitación regulatoria durante años, prometiendo cambios fundamentales en leyes clave como el registro, la evaluación, la autorización y la restricciones del régimen de productos químicos en la UE.

industria quimica sotenible 2020

El hidrógeno forma parte del movimiento de sostenibilidad en el 2020. El Green Deal prevé un aumento de la capacidad de producir hidrógeno verde de hasta de seis veces mayor, hecho con energía renovable a través del agua usando la electrólisis, para 2024. Esto se utilizaría para descarbonizar el proceso de fabricación de hidrógeno que existe hoy en día. Sobre el terreno, los electrolizadores producen sólo el 4% de la demanda de hidrógeno.

Para muchos actores de la industria, esto presenta una oportunidad de crecimiento con un fuerte respaldo político. Alemania, por ejemplo, se ha comprometido a invertir 7.000 millones de euros en empresas relacionadas con el hidrógeno. Siemens se ha comprometido en septiembre para construir lo que dice será una de las plantas de hidrógeno más grandes del país. Cuando se pone en marcha a finales de 2021, la unidad de electrólisis de Wunsiedel, basada en membranas de intercambio de proteínas, producirá 6MW de electricidad enteramente de fuentes renovables y producirá hasta 2000 toneladas de hidrógeno al año, a plena capacidad. En noviembre, Ineos y el fabricante de automóviles Hyundai Motor empezaron un colaboración en proyectos de hidrógeno tanto para el sector público como para el privado.

A nivel político, las ambiciones son altas. Vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans repitió su alegría durante un discurso de apertura en el Foro Europeo del Hidrógeno en noviembre sobre el auge de la industria del hidrogeno. En sectores como el químico, donde nuevas reducciones de emisiones son difíciles, «el hidrógeno será clave, y no sólo en Europa», dijo Timmermans. «Creo que esto tiene un enorme potencial para ayudarnos a darnos cuenta de neutralidad climática para 2050.

El petróleo es una clara fuente de incertidumbre para la industria química

Por otra parte la caída de los precios del petróleo en el 2020 presentó un marcado contraste con el impulso de la sostenibilidad. Bajo el peso de la Covid-19, el índice de crudo Brent se estrelló de alrededor de 60 dólares el barril a menos de 20 dólares por barril en abril, ya que la demanda, en particular de combustible, se desplomó con los bloqueos de la sociedad. Los precios se estabilizaron un poco sobre el mes de noviembre ya que se empezaron a oír noticias positivas sobre la vacuna anti-Covid. Eso conllevó la subida del precio del crudo a 50 dólares el barril. A pesar de esa subido, el año termina con cierta incertidumbre por la demanda de petróleo en el futuro. En septiembre, la petrolera BP se convirtió en el primer gigante de la industria en declarar el fin de la era de la creciente demanda de petróleo. El consumo nunca puede volver al nivel que había alcanzado antes de la pandemia, según el Energy Outlook 2020.

El consumo de petróleo nunca puede volver al nivel que había alcanzado antes de la pandemia

Según la compañía BP, en el mejor escenario para las próximas dos décadas, se espera una demanda estancada ya que estamos viviendo una clara transición de los suministros energéticos mundiales lejos de los combustibles fósiles. En agosto, el director ejecutivo de BP, Bernard Looney, había esbozado una inversión anual de 5.000 millones de dólares  a favor de las energías renovables de la compañía. Esto fue acompañado de una reducción de la producción de petróleo y gas en un 40% para los próximos diez años. La nueva estrategia del grupo también prevé reducir las emisiones operativas netas de dióxido de carbono a cero para 2050, a más tardar.

Muchos en la industria petrolera respondieron escépticamente, sugiriendo que el pronóstico de BP está destinado en parte a justificar su propia estrategia de acelerar sus reducciones de las emisiones. Organización de países exportadores de petróleo (OPEC) pronostica que la demanda de petróleo continuará expandiéndose hasta 2040. El gigante petrolero ruso Rosneft se burló de Las predicciones de BP, diciendo que la compañía está ansiosa por conseguir cualquier cuota de mercado que las grandes petroleras europeas puedan poner a disposición cambiando sus inversiones de petróleo y gas a energías renovables.

De cualquier manera, el mercado del petróleo es otra fuente de incertidumbre para la industria química que tendrá que ser vigilada de cerca.

¿Y qué ha sido de la fusiones para la industria química

2020 no ha sido un año para las mega-fusiones. Sin embargo, hubo algunas excepciones notables. BP vendió sus negocios petroquímicos independientes restantes a Ineos por 5.000 millones de dólares (4.000 millones de euros), como parte de una reorganización destinada a hacer frente al desafío de una transición energética más limpia. Evonik compró el Grupo Porocel por $210 millones para acelerar el crecimiento de su negocio de catalizadores. Y Covestro ha acordado la adquisición del negocio de resinas y materiales funcionales de Royal DSM, sumando alrededor de 1.000 millones de euros en ventas anuales.

Sin embargo, este año relativamente lento podría ir seguido de un auge de las fusiones y adquisiciones, impulsado por las oportunidades de acuerdos baratos. Una encuesta llevada a cabo por la empresa consultora Ernst & Young concluyó que el 39% de las empresas en todo el mundo están esperando calificaciones más bajas de posibles candidatos a la adquisición.

Esto sería similar a lo que sucedió después de la última crisis financiera, dijo Constantin Gall, socio y jefe de servicios de asesoramiento de transacciones de Ernst & Young en Alemania, Austria y Suiza: «Las empresas de todo el mundo están observando el mercado con un ojo particularmente agudo. En la fase aguda de la crisis del coronavirus, los compradores interesados se detendrán inicialmente. Sin embargo, esperamos que, en vista de la caída de las valoraciones de los candidatos a la adquisición, haya un aumento significativo», dijo.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores