el origen de la vida en la Tierra

Origen de la vida en la tierra

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 28 de marzo de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

¿Cómo fueron nuestros orígenes?, ¿Cómo se dio el origen de la vida en la Tierra? ¿De dónde se formó todo lo que conocemos como entorno? Son interrogantes que nos hemos planteado en algún momento.

El hombre siempre ha sentido curiosidad por entender de dónde proviene; y eso ha propiciado el surgimiento de ideologías científicas y espirituales, que justifiquen su origen. En este interesante artículo, develaremos muchos de estos grandes misterios, que sugieren diversas hipótesis sobre los inicios de la vida en la Tierra. Acompáñanos.

La aparición de la vida en el planeta Tierra: ¿De dónde surge?

Los alimentos son esenciales para que los seres vivos y otros especímenes puedan vivir. Por lo que se van desarrollando y reproduciendo, a través de un proceso genético. Sin embargo, nos preguntamos, ¿cómo fue el surgimiento y la aparición de la vida en nuestro planeta?  

Al menos, existen 3 hipótesis diferentes sobre cómo empezó la vida en la Tierra:

1.   Creación de un ser espiritual

Una de las teorías más antiguas que existen, trata de que la vida fue creada a partir de un ser supremo. Diversas religiones y culturas tienen sus propios argumentos sobre el origen de la vida; las cuales han pasado por varias generaciones, a lo largo del tiempo.

Ya que estos argumentos no tienen basamento científico o no pueden ser probados; debemos considerar que están fuera del campo de la ciencia. Aunque, es bueno hacer mención de ella y que cada quien tenga la libertad de tomarla en cuenta.

2.   Producto de una eventualidad

Esta segunda teoría sostiene que la vida inició en otro segmento del cosmos y apareció en nuestro planeta, producto del azar. Por lo que podríamos mencionar que se trató de la colisión de un cuerpo celeste o un meteoro.

el origen de la vida en la Tierra

3.   Complicado proceso de reactivación química

Esta es la conjetura más aceptada en el mundo científico; que establece que la vida inició hace más de 4.000 millones de años, en el segmento del nivel temporal geológico, conocido como Eón Hadeano; el cual se manifiesta durante la fase de transformación de nuestro planeta.

Las rocas: piezas clave para comprender la aparición de la vida en el planeta

La formación de nuestro planeta y, posteriormente, la aparición de la vida; ocurrió hace millones de años. En el transcurso de todo ese tiempo, nuestro planeta sufrió una serie de transformaciones, las cuales quedaron registradas en las rocas. Estos registros (denominados estratos) son cubiertas que se crearon en la corteza de las rocas terrestres.

Al estudiar las cubiertas de rocas y restos fosilizados en ellas, que han sido encontrados en diversos países; los expertos han elaborado una especie de almanaque de todos los sucesos que ocurrieron en el planeta.

Estos sucesos, se dividen en eones, edades, etapas, tiempos y años; donde los eones son fases temporales más prolongadas, a los que le siguen las edades, etapas; y así hasta que transcurren otros períodos.     

Por ello, el almanaque geológico comienza desde el Eón Hadeano (más de 4.000 millones de años atrás); hasta la actualidad. Hoy día, nos ubicamos en la era Cuaternaria, que comenzó hace más de dos millones de años atrás.

La formación de la Tierra y la aparición de la vida

Según datos de la NASA, nuestro planeta comenzó su formación cuando la fuerza de gravedad juntó polvo y gases del universo. Aunque, todavía no se ha resuelto cómo se produjo este curso de la historia.

De acuerdo a la astrofísica, Nola T. Redd; los científicos manejan dos teorías que explican cómo fue la formación de los planetas. El aumento de núcleo es la primera de ellas y es la hipótesis que apoyan muchos expertos; ya que explica de manera convincente cómo se formaron planetas, como el nuestro.

Sin embargo, esta teoría presenta ciertos inconvenientes al momento de ofrecer un argumento sólido sobre el nacimiento de colosos planetarios, como Júpiter. La hipótesis que mejor se ajusta para este caso es la segunda, conocida como “desequilibrio de disco”.

Pero, dado que la teoría de aumento de núcleo es la predilecta de muchos investigadores para explicar cómo se creó la Tierra, veamos de qué trata.  

Aumento de núcleo

Hace más de cuatro mil millones de años, la estructura solar sólo se componía de cúmulos de polvo y gases (nebulosas solares). La gravitación de dicho cúmulo produjo un colapso en si misma, comenzando a dar giros. De ahí fue que nació el Sol, en medio de esa nebulosa solar.

Cuando se forma el Sol, este amasó casi el 100% de toda la materia de la estructura solar. El componente que quedó de esa nebulosa, aglomeró pequeños restos de polvo y gases, gracias a la fuerza de gravitación. De allí, estos restos crecieron y se ubicaron en diversos sitios.

La brisa solar, despachó del área en donde se encontraba el Sol, componentes ligeros como el helio e hidrógeno, quedando sólo materias pesadas y rocosas; para que se fueran creando cuerpos celestes, como: Marte, Mercurio, Venus y, por supuesto, la Tierra.

En lugares más distantes, donde la brisa solar no ejercía influencia, llegarían a formarse colosos compuestos de gas: Júpiter, Urano, Saturno y Neptuno. Según Redd, la Tierra formaría, en primer lugar, su núcleo; al tiempo que diversas propiedades comenzaron a chocar, para luego juntarse.

En el transcurso de este ciclo, materias más pesadas cayeron al centro y los más ligeros subieron; para que se fuera creando la cubierta. Fue en el primer Eón, donde llegaría a formarse el área magnética de nuestro planeta, para resguardar la atmósfera de la brisa solar.

Eón Hadeano, ¿de dónde proviene el nombre?

El nombre de Eón Hadeano proviene de la deidad griega del Purgatorio, Hades; por el estado en el que se encontraba la Tierra en ese momento. Para ese entonces, en nuestro planeta se vivía una vigorosa acción volcánica y era frecuente el azote de cometas y asteroides. Toda una representación del infierno.

Incluso, también es posible que un astro, denominado Theia; haya impactado con la Tierra. La colisión fue de tal magnitud, que un trozo de nuestro planeta pudo haberse desprendido y haya comenzado a girar sobre este; dando lugar al nacimiento de nuestro satélite: la Luna.

Luego de este acontecimiento, la Tierra quedaría como una esfera de lava caliente; donde la intensa acción volcánica desprendería ciertos gases que contribuirían a formar la atmósfera original de nuestro planeta. La cantidad de agua condensada en nuestra atmósfera fue incrementándose, debido a los cometas que chocaban con la Tierra.

Pero, ¿por qué el impacto de los cometas aumentaría el contenido de agua condensada? Debido a que la principal propiedad de dichos cometas; es agua congelada, estos al chocar con nuestro planeta, traerían este componente fundamental a la Tierra. Siendo clave para la aparición de la vida sobre ella.   

A pesar de que en el Eón Hadeano ya se habían formado la atmósfera, el suelo y los océanos; la Tierra todavía no estaba preparada para la aparición de la vida, en especial humana. Era necesario un componente fundamental como el oxígeno, elemento que se iría formando en el transcurso de los próximos eones.

¿Cuándo ocurre la aparición de la vida en el planeta Tierra?

Al culminar el Eón Hadeano (al menos unos 4.000 millones de años atrás), daría paso a otro eón, denominado Arcaico (vocablo griego cuyo significado es “origen”, “inicio”). En este período, nuestro planeta lograría enfriarse lo necesario para que los primeros organismos vivos pudieran formarse y desarrollarse.

En esa etapa, en nuestro planeta todavía no se formarían ni el oxígeno en la atmósfera, ni la capa de ozono; por lo que nuestros primeros ancestros o los dinosaurios no habrían podido vivir y evolucionar.

De acuerdo a la Encyclopedia Britannica y el Smithsonian American Art Museum; en el Arcaico comenzaron a desarrollarse las primeras células (no requerían de oxígeno para vivir); siendo las primeras muestras de aparición de vida en el Planeta Tierra.

Según Jaqueline Mitton y John Chambers, en su texto “El Origen y la Evolución de nuestro Sistema Solar”; indican que, a pesar de que no se tiene precisión de cuándo surgiría el primer ser viviente sobre la Tierra; hay pruebas sustanciales de que vida primigenia ya había podido establecerse durante el Arcaico.

Más hallazgos del eón Arcaico

Otro antecedente que aportan estos autores, es que, curiosamente; todos los seres vivos que habitan nuestro planeta presentan ciertos rasgos habituales. Por citar una de esas características, tenemos que todos presentamos la misma composición de proteínas de veinte aminoácidos.

Esto quiere decir que, desde los insectos hasta los seres humanos; los cetáceos, el ya desaparecido mamut, los microbios y los vegetales; tenemos el mismo antecesor, el cual, probablemente, apareció en el eón Arcaico.

Si bien en esta etapa, todavía los volcanes se manifestaban con gran intensidad; lagos, ríos y océanos ya se encontraban presentes. De igual forma, en el Arcaico, aparecerían las primeras placas tectónicas. Incluso, los continentes que ya conocemos, se crearon a partir de estas cortezas tectónicas.

Es importante destacar que en el transcurso del tiempo; la estructura terrestre se ha ido modificando, contribuyendo con la formación y fractura de los continentes. Se piensa que todos ellos llegaron a formar un supercontinente, denominado Pangea. Pero la certeza que tenemos, es que la apariencia de los continentes ha evolucionado con el transcurrir del tiempo.

La geóloga, Becky Oskin, comenta que hace más de 3.000 millones de años, a mitad del Arcaico; el oxígeno aparecería por primera vez, gracias al proceso de fotosíntesis. Aunque la atmósfera aún habría tenido concentraciones muy bajas de oxígeno, hace más de 2.000 millones de años, finalizando el Arcaico.

¿Cómo se formó el oxígeno, vital para la aparición de la vida?

Otra de las propiedades fundamentales para la aparición de la vida en el planeta Tierra, es sin duda la atmósfera.Aunque sus compuestos han ido cambiando en el transcurso del tiempo. Incluso, cuando la Tierra empezó a formarse, su atmósfera original habría desaparecido por la acción de las brisas solares; de acuerdo a la opinión de varios expertos. 

Luego de un tiempo, se volvería a crear otra atmósfera; gracias a la manifestación y protección de los campos magnéticos, en algún momento del eón Arcaico.  De acuerdo a la Encyclopedia Britannica, esta segunda atmósfera (que quizás se habría creado por la acción de los volcanes); no era nada parecida a la de hoy día.

La atmósfera actual se compone primordialmente de nitrógeno, oxígeno y argón. De igual manera, posee otras propiedades como neón, monóxido y dióxido de carbono, pero a concentraciones muy bajas. En cambio, el agua se concentra en nuestra atmósfera, desde el 0 al 4%; variación que depende de la ubicación.

Por el contrario, la segunda atmósfera de la Tierra contenía esencialmente dióxido y monóxido de carbono, metano y vapor acuoso. Según la Encyclopedia Britannica, en dicha atmósfera no había presencia de oxígeno; debido a que los gases que emanaban los volcanes no poseían esta propiedad.

Un código genético primitivo: La pista para comprender el origen y aparición de la vida

Recientes investigaciones de un grupo de científicos de la Universidad de Carolina del Norte; los llevaron a descubrir nuevos rastros sobre el surgimiento de la vida hace más de 3.000 millones de años. A través de un código genético primitivo de una enzima específica, que habría dado paso a formas de vida complejas.

Estos estudios, que fueron publicados en la revista “Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias”; indican que, cuando las propiedades químicas de la Tierra se combinaron, aparecieron unas partículas orgánicas, que se conocen como aminoácidos. Estos aminoácidos produjeron proteínas que fueron fundamentales para la formación de células particulares.

Aminoácidos, proteínas y células vivas

A partir de estas células, nacieron otras de mayor complejidad; hasta que llegarían las primeras formas vegetales y animales. Sin embargo, surge una interrogante: ¿Cómo los aminoácidos lograron producir las proteínas que darían paso a la aparición de la vida?

De acuerdo al novedoso estudio, la teoría de que el ácido ribonucleico “se creó a sí mismo” no es exacta. Por ello, el ácido ribonucleico pudo haber requerido el apoyo de un “código genético original”; que existió mucho antes del que conocemos actualmente. Este resultado se obtuvo, al analizar compuestos físicos de veinte aminoácidos diferentes.

La solución reveló que la absorción y el volumen de estos compuestos podrían aclarar la manera en que el enlace de aminoácidos se acoplase; por medio de sistemas tridimensionales para que luego las formaran.   

De esta manera, “la interpretación del código genético; podría haber servido de conexión para facilitar los prebióticos químicos (fibras vegetales especiales que funcionan como nutrientes para las bacterias) a la biología”. Es lo que expresan Charles Carter y Richard Wolfenden, quienes fueron los artífices de la investigación.

Gracias a ese “código genético primitivo”, se iniciaría una fase de elección natural que contribuiría con la evolución de los seres vivos; desde especies monocelulares, hasta llegar a todo lo que conocemos actualmente.   

La aparición de la vida: Resultado de procesos evolutivos y cambios trascendentales

Estudios e investigaciones científicas han revelado que las propiedades químicas principales de la vida pueden crearse en el universo o en nuestro planeta. Probablemente, la mayoría pudo tener contacto con la Tierra, tras el impacto de cometas y meteoritos.

De alguna manera, estos materiales orgánicos químicos de simple estructura, se fusionaron para crear moléculas más complejas. Transcurrido el tiempo, habrían empezado a reproducirse a si mismas, para luego iniciar su crecimiento.

Lo que hemos podido comprender, es que la vida puede ser asombrosamente fuerte, ya cuando se forma. Se han encontrado microbios vivos en ambientes de temperatura extremadamente fría, agua hirviendo o en formaciones rocosas que se localizan a grandes profundidades bajo tierra.

También estas especies pueden subsistir fácilmente por muchos años en un ambiente tan inhóspito, como el cosmos. Luego de que las plantas y bosques se extendieran por toda la Tierra, esta recibió enormes cantidades de oxígeno.

Por lo que, nuestro planeta se convertiría en el único de la estructura solar con una atmósfera que goza de oxígeno. Probablemente, al explorar otros planetas en busca de oxígeno; podamos hallar pruebas de vida alienígena, como en algún momento se dio el origen de la vida en la tierra.

Referencias:

www.windows2universe.org/earth/Life/origins.html&lang=sp

www.enterarse.com/20200803_0001-la-tierra-como-se-formo-nuestro-hogar-y-cuando-aparecio-la-vida

www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/surgio-asi-la-vida-en-la-tierra-941433254959

www.esa.int/kids/es/Aprende/Nuestro_Universo/Planetas_y_lunas/La_vida_en_la_Tierra#:~:text=Los%20estudios%20de%20los%20f%C3%B3siles,origin%C3%B3%20en%20el%20agua%20l%C3%ADquida.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores