Eugene Wigner

Eugene Wigner y su papel en la bomba atómica

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 10 de junio de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

A principios del siglo XX nace Eugene Wigner quien sería de gran importancia científica y tendría destacada participación durante la Segunda Guerra Mundial. Nació en noviembre 17 del año 1902 en la localidad de Budapest, en un hogar de linaje austrohúngaro de carácter prominente y ascendencia judía.

A tan solo escasos meses de su décimo segundo cumpleaños estalla la Primera Guerra Mundial, un suceso que marcaría la existencia de Eugene Wigner. El segundo acontecimiento que dejaría profunda huella, sería la instauración de la República Soviética Húngara a manos de Béla Kun en 1919.

La instauración del referido régimen amenazaba la estabilidad y seguridad familiar, pues su progenitor Erzsébet Einhorn fuere participe de la clase dirigente derrocada. Debido a esto sus padres huyeron llevando a Eugene y sus hermanas a territorio austriaco. Pocos meses después, luego del derrocamiento de Kun regresaron a Hungría.

De regreso en la capital húngara continúa con sus estudios en la Academia Secundaria Luterana (Luterano Fasori Gimnázium) una de las más prestigiosas. Allí desarrolla gran simpatía hacia el notable catedrático Rátz quien advierte su destacada destreza con los números, y es una de sus mayores influencias.

Debatiéndose entre la física y la ingeniería

Eugene Wigner mostró durante sus estudios secundarios gran habilidad para las matemáticas. Ya egresado mostraba gran fascinación por el estudio de elementos como el espacio-tiempo, la materia y la energía. Sus intereses no determinarían sus estudios, pues se instruiría como ingeniero químico, ya que para su padre resultaba mejor opción para el campo laboral.

Para 1920 Eugene Wigner cursaba estudios en dicha carrera en la antigua y destacada Universidad de Berlín. Sin embargo, dedicarse a esta carrera no le impidió acercarse a la física, pues constantemente asistía a debates o seminarios sobre esta materia. Gracias a estas actividades se fue acrecentando su interés por esta ciencia.

Fue en este ciclo, cuando entre él y el catedrático Michael Polanyi nace una amistad entrañable. Incluyó en su círculo cercano diferentes estudiosos de la colectividad húngara en Berlín. Luego de titularse, ejerció como docente en el Politécnico de Berlín, posteriormente viaja a Estados Unidos donde permanece hasta su muerte.

Sus inicios en la física

Sus inicios en esta rama datan desde su llegada a Norteamérica, desde allí fue alcanzado varios logros. A continuación, se describen sus primeros pasos en la materia que le permitió desarrollar sus virtudes:

  • Llega a Estados Unidos en 1930 como estudiante en Princeton hasta 1936 cuando se traslada a Winsconsin, en este lugar permanece por dos años. Posteriormente, Eugene Wigner regresó a Princeton en 1938 siendo ahora ciudadano americano.
  • Realiza valiosos aportes por descubrimientos referidos a materiales sólidos y sus cualidades a través del electromagnetismo, mecánica cuántica, como otras disciplinas afines. Abrió puertas en cuanto ensayos en física nuclear y los múltiples avances afines a ella.
  • En colaboración con el físico Frederick Seitz desarrollaron una función de onda apropiada para metal sólido. Aunque no fue el descubridor del neutrón, si consiguió medir sus propiedades, al igual que el espaciamiento entre estos y los protones. Consiguió también además de esto definir las cualidades subyacentes en simetría y fuerza.
  • Hacia 1930 trabajo para representa estados nucleares y el rol de la simetría espacial. Esta vez conjuntamente a G. Breit, E. Feenberg y otros científicos destacados. A esta hipótesis la llamaron teoría supermúltiple.
  • Para 1936 se traslada a la universidad de Winsconsin. Realizó conjuntamente con Breit una distribución probabilística continua, para describir una resonancia conocida como la distribución de Breit-Wigner.
  • En Winsconsin hizo muy buenas amistades y sintió que su trabajo era valorado. También, en ese lugar realizó otros importantes estudios relacionados a la física nuclear y las matemáticas. Así mismo conoció allí a Amelia Frank, joven estudiante a quien desposaría en diciembre de 1936. Lamentable, esta unión no duraría mucho, el cáncer le arrebatará la vida a Amelia en muy poco tiempo.

Un papel en la Segunda Guerra Mundial

Frente a la inminencia de este segundo gran conflicto bélico de nuestra historia contemporánea Eugene Wigner decide lleva a sus padres con él. Inducidos por el mismo temor que Wigner, Leo Szilard y Enrico Fermi, se mudan a Nueva York huyendo del conflicto que estaba por desatarse.

Cuando la noticia del hallazgo concerniente a la fisión nuclear se corre, estos científicos junto a Wigner inician labores con un objetivo claro. Su meta se alineó en establecer la posibilidad de producir una reacción progresiva producida por fisión inducida. Los resultados arrojaron la mayor probabilidad de logro.

Envían en julio de 1939 una comunicación al entonces presidente Roosevelt, explicando la posibilidad de crear un explosivo nuclear, así como las dimisiones de su efecto. A la vez, informan el riesgo de que pueda ser creada antes por los alemanes; debido a que estos ya habían desarrollado la fisión nuclear.

El planteamiento no tuvo muy buena acogida por el gobierno, pero un tiempo después cambiarían de opinión. Al estar involucrados en la Segunda Guerra Mundial, además de otros sucesos, se crea el primer programa nuclear de la nación.

El denominado proyecto Manhattan se inició en el año 1942 bajo la dirección del ejército norteamericano. Incluyo además la colaboración conjunta de otras potencias entre estas Canadá y Reino Unido.

Otros logros de Wigner

Hacia 1960 publicó un ensayo titulado “La irrazonable eficacia de la Matemática en las Ciencias Naturales” obra donde subraya “la fórmula matemática de una teoría física, frecuentemente marca el rumbo hacia posteriores adelantos en dicha teoría e inclusive en pronósticos empíricos.”

Con esto Eugene Wigner establece un criterio innovador de acuerdo vivencias propias, en este la matemática no se limita a su contexto original. Por el contrario, esta presenta una gran variabilidad de contextos, por ende, implica la misma variabilidad de aplicación. Para ello toma como ejemplos las ecuaciones de Maxwell y la ley fundamental de gravitación.

Wigner Obtuvo el Premio Nobel de Física al lado de dos grandes científicos como M. Goeppert-Maye y su colega J. Hans Jensen en 1963. Destaca en este galardón:

 “Por su aportación a la hipótesis del núcleo atómico y de las partículas elementales, en especial por la exploración y empleo de sus transcendentales principios de simetría”

Eugene Wigner creó el postulado de matrices R, siendo este uno de los postulados de más relevancia en la física nuclear. En 1971 se retira de Princeton, con lo cual queda libre de continuar realizando estudios de manera independiente, dedicándose principalmente a la física cuántica.

En enero del año 1995 fallece Eugene Wigner, notable físico quién deja tras de sí un memorable legado, que ha permitido realizar excepcionales avances en el siglo XX; y que, hoy en día se mantienen vigentes en esta centuria.

Lectura Recomendada: ¿Qué sabemos de la bomba atómica?

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Eugene_Paul_Wigner#/media/Archivo:Wigner.jpg

https://es.wikipedia.org/wiki/La_irrazonable_eficacia_de_la_Matem%C3%A1tica_en_las_Ciencias_Naturales

www.biografiasyvidas.com/biografia/w/wigner.htm


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores