kijker de Hans Lippershey

Hans Lippershey, su influencia en la Edad Moderna y en la astronomía

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Un importante hombre llamado Hans Lippershey de origen alemán, es de gran interés en el mundo de la astronomía; pues sus investigaciones y aportes en la creación de instrumentación óptica fueron transcendentales en esta rama.

Hans Lippershey kijker

Se discierne que nació en el año 1570, aunque se desconoce el día o el mes específico de su nacimiento. Lippershey llegó a este mundo en la ciudad de Wesel. Una pequeña ciudad ubicada en Alemania a pocos kilómetros de los Países Bajos, fue el primer hogar de este inventor de la Edad Moderna.

A continuación, conoceremos un poco más sobre el origen de este importante investigador; quien fue pieza clave en el desarrollo de aparatos que actualmente se emplean en la astronomía.

Hans Lippershey, un poco de su biografía

Debido a la falta de información acerca de este personaje se especula que sus primeros años de vida los pasó en la ciudad de Wesel. Se sabe por medio de diferentes documentos, que se le conocía por otros nombres, además de Hans, como Johan y Jan. Su apellido se llegó a escribir como Lippershelm en lugar de Lippershey.

En 1602 se trasladó a la capital de la provincia de Zelanda Middelburg, perteneciente a los Países Bajos, adoptando posteriormente esta nacionalidad. Esa fue una época muy provechosa, gracias a la prosperidad económica científica y cultural, producto de la mercantilización que se experimentaba en la nación, y que hiciera de Países Bajos una potencia.

Con respecto a su vida privada, se conoce muy poco, únicamente que contrajo nupcias en 1594 con una mujer de quien se desconoce nombre y origen. En cuanto a su descendencia, se cree que tuvo un par de hijos; sin embargo, no existe ningún documento o fuente que lo sostenga. Su vida personal es un enigma.

Oficio de optometrista de Hans Lippershey

En Middelburg Hans Lippershey se interesó y preparó para ejercer el oficio que estudia la relación entre la luz y la visión, siendo un aprendiz dedicado. Su dedicación en la optometría le dio maravillosos frutos; realizando trabajos para lograr un sistema visual más eficiente y convirtiéndose en un renombrado maestro en el área.

Gracias a sus constantes estudios y el titulo de magister en el ramo de la óptica, logró abrir, en la misma Milddeburg, su propia tienda; lo cual significó un gran avance para él. En este lugar se dedicó a perfeccionar sus conocimientos experimentando constantemente.

Por un largo período su atención estuvo puesta en realizar diversos ensayos que le llevaron a la invención de mejores lentes. Con esto contribuyó a la mejora de los anteojos usados para la época, y por lo tanto logró grandes reconocimientos en el oficio.

Con el tiempo comenzó a interesarse por conseguir un lente que permitiera el acercamiento de objetos a distancias notables. Es por ello que finalizando el siglo XVI, comienza a intentar con diferentes tipos de lentes que lograran alcanzar este objetivo.

Un acercamiento a lo distante

Gracias a su ingenio, Hans Lippershey consiguió, al sobreponer un par de lentes, la idea que necesitaba para obtener su aparato de acercamiento. Algunos creen que obtuvo la idea para su diseño, al observar a unos niños entretenerse con un par de lentes que se habían desechado.

El surgimiento del primer telescopio

El funcionamiento de este primer telescopio consistió en la colocación de dos lentes, uno cóncavo y otro convexo alineados a una distancia determinada. Estos lentes fueron dispuestos en un cilindro de una forma determinada

A un extremo se colocó el lente ocular que consiste en una lentilla estrecha en su centro y más amplia en sus bordes llamada cóncava. Esta parte recibió el nombre de lente ocular y es el que se ubica cerca del ojo. Del otro extremo del cilindro se ubica una lentilla más fina en sus bordes y más gruesa en su centro, semejante a una lupa; a esta parte se le llamó lente objeto.

Al disponer las lentes de esta forma Hans Lippershey consiguió que los objetos que se encontraban a grandes distancias se pudieran observar a más detalle. Su primer objeto fue bautizado por el inventor como” kijker” lo que se traduce como “el mirador” o “el veedor”. Este invento se reconoce como la primera referencia de un telescopio en la historia.

kijker de Hans Lippershey

La creación de Lippershey, a pesar de haber logrado su objetivo de acercar la visión de objetos terrestres lejanos, tenía una calidad deficiente. A pesar de esto el “kijker” se popularizó, y con el tiempo logro mejoras importantes, incluso para una función no considerada por su inventor.

Presentación del “mirador” ante el gobierno holandés

Con su invención en mano, y seguro de lo que significaba este aparato; Hans Lippershey se prepara para solicitar la obtención de la patente. Se presenta en 1608, específicamente el dos de octubre, ante el gobierno holandés; sin embargo este gobierno objeta su petición de patentar el invento.

El aparato presentado es considerado muy sencillo por las autoridades neerlandesas como para ser patentado, aunque si le consideran un objeto interesante para ser adquirido.Inmediatamente se dieron cuenta de la utilidad que tendría en el campo de batalla, la observación a distancia daría una ventaja considerable contra cualquier enemigo.

Las autoridades encargan varias copias del artefacto y solicitan algunas mejoras al mismo, como resultado de estos cambios realizados al “kijker” nace el binocular. Por el cumplimiento de este encargo el inventor es recompensado con la cantidad de 900 florines, que equivalía a unos seis años de salario apropiadamente.

Seguidamente, el inventor comenzó a rondar por las altas esferas sociales europeas promocionando su invento, y este llamo la atención incluso de la realeza. El rey de Francia, Enrique IV, fue uno de los más notables interesados en la adquisición del invento que comenzó a llamarse vidrio reflectante holandés.

Para el año 1609 ya el vidrio reflectante holandés había ganado popularidad, proveyendo a Lippershey de buenos ingresos, no solo en el territorio holandés. Otros inventores también trataron de adjudicarse el invento, sin embargo, Hans Lippershey tiene el primer registro histórico gracias a su solicitud de patente realizada.

Del vidrio reflectante holandés al telescopio de Copérnico

El objetivo de Lippershey era conseguir un aparato que permitiera observar con detalle objetos pequeños o distantes. Este aparato fue valorado por el estado mayor de Países Bajos como un elemento bélico de gran utilidad, pues daba una ventaja sobre el enemigo.

La popularidad del vidrio reflectante holandés llamó la atención en un campo muy diferente para el cual había sido diseñado. Con la llegada de este artefacto en 1609 a Francia, el astrónomo francés Jacques Bovedere comprendió la importancia de este instrumento en el campo de la astronomía.

Inmediatamente se contacta con su maestro Galileo Galilei, quien se encuentra en la Universidad de Padua, y procedió a describirle el novedoso artefacto y su funcionamiento.

En la misiva explica que el invento neerlandés deja observar objetos a grandes distancias e incluso como si estuvieran muy cerca. Incluso eran observables algunas estrellas hasta el momento desconocidas por su invisibilidad. Esta confirmación fue suficiente para que Galileo volcara su atención en este artefacto.

Galileo comenzó ensayos logrando un instrumento con un acercamiento mayor, del doble que el de Lippershey y de una mejor calidad, al no deformar los objetos observados. En 1611 Galileo presenta su artefacto en la Accademia dei Lincei con el nombre de telescopio, llamado así por Giovanni Demisiani.

Newton y el telescopio reflector

Para 1669 Sir Isaac Newton se propone resolver un problema para la astronomía, este era la imposibilidad de estudiar los planetas del sistema solar. Los telescopios existentes hasta el momento no tenían la potencia de acercamiento necesaria para tal fin; ya que requerirían lentes de un tamaño mayor.

El problema radica en que a mayor tamaño del lente la imagen suele ser menos nítida. Esto se debe, porque al pasar la luz por la lente, orienta cada color en un punto diferente; pero Newton encontraría la solución.

Hans Lippershey telescopio

Para ello sustituyó las lentes originales por espejos metálicos de una aleación de cobre y estaño. Un espejo cóncavo que refleja la luz de los objetos en otro de menor tamaño que a su vez refleja la luz en una lente. De esta manera los puntos de color no se dispersan, logrando una imagen mucho más nítida que no se había obtenido hasta entonces.

La creación del telescopio reflectante de Newton significó un gran avance para la época, evitando el fraccionamiento de colores de los telescopios refractantes. Este avance significó un nuevo punto de partida en el perfeccionamiento de los telescopios, sustituyendo los lentes por espejos que a mayor tamaño mejor imagen ofrecían.

Este modelo presentó como ventajas, además de la eliminación de la aberración cromática; simplificó el proceso de fabricación y reducción de costo. Además de que su esquema compacto le permite ser de fácil traslado, lo que resulta muy útil.

Controversia de autenticación

Además de Lippershey, otro inventor y óptico neerlandés quiso adjudicarse la invención del telescopio y presentó la solicitud de patente. Se trató de Jacob Metius, quien en octubre de 1608 quiso patentar un aparato para ver cosas a distancias como si estuviera cercanas. Esta solicitud al igual que la de Lippershey fue negada.

Años después Johannes Zachariassen el hijo de Zacharias Janssen, reclamó la invención del telescopio por parte de su padre en 1590. Esto nunca se ha demostrado, particularmente por la contradicción de este en diferentes alegatos.

Es posible que existieran otros inventores que hayan realizado ensayos previos con éxito, para obtener este instrumento novedoso. Lo cierto es que Hans Lippershey posee el primer registro documentado.

Consideraciones finales

Sus estudios y experimentos siempre estuvieron enfocados hacia la óptica, posiblemente haya influido en la invención del microscopio compuesto, aunque este dato no es comprobable. Sin embargo, el mundo de la astronomía le debe gran parte de sus avances.

A pesar de las diferentes mejoras realizadas al telescopio y los avances científicos, los telescopios actuales conservan los principios básicos del telescopio de Lippershey. Este inventor cerro sus ojos a la vida en septiembre de 1619 en Midelburgo.

En reconocimiento a su labor un cráter lunar recibió su nombre, al igual que el asteroide 31338. Más recientemente, en el año 2002, el planeta 55 Cancri e, fuera de nuestro sistema solar fue bautizado con su nombre.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores