el horno de microondas cientifiko

El horno de microondas de cocina y sus increíbles usos

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 6 de abril de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Hoy en día podemos encontrar un horno de microondas prácticamente en cualquier cocina, pero ¿conoces su origen? Si te gustan las curiosidades y las historias interesantes, sin duda esta atrapará tu atención. Además, podrás conocer acerca del funcionamiento, los usos y algunos otros datos acerca de este artefacto tan ampliamente utilizado.

¿Qué es un horno de microondas?

El horno de microondas, simplemente conocido por «el microondas», está clasificado como un electrodoméstico. (Aparato o dispositivo que funciona con electricidad y está diseñado para realizar y aligerar las tareas domésticas).

Dicho electrodoméstico hace posible que cocines o calientes tus alimentos sin necesidad de una estufa y todo el proceso que esto conlleva.

Muchas personas lo prefieren por encima de los hornos convencionales, sobre todo aquellos que aprecian la inmediatez porque llevan un estilo de vida un poco más ocupado y acelerado. Existen estudios que demuestran que en más del 80% de los hogares se utiliza esta herramienta.

La historia detrás del horno de microondas

¿Creerías que un invento tan útil haya podido ser accidental? Precisamente eso fue lo que sucedió con el horno de microondas. El principio de funcionamiento de este maravilloso artefacto fue descubierto en 1946 por el ingeniero Percy Spencer mientras intentaba hacer algo completamente diferente.

Spencer se encontraba desarrollando un proyecto especial de investigación, en el que trabajaba con un generador de altas frecuencias conocido como magnetrón. Esto con la intención de construir un radar para usos militares en la guerra.

El magnetrón es un dispositivo que contiene un filamento metálico de titanio por el que se hace circular corriente eléctrica, provocando que se caliente y produzca una nube de electrones a su alrededor. Este proceso se hace para transformar energía eléctrica en energía electromagnética en forma de microonda.

Al terminar uno de los experimentos, Spencer se dio cuenta de que una barra de chocolate que llevaba en su bolsillo se había derretido. Fue entonces cuando desarrolló su teoría de que las microondas electromagnéticas habían afectado al chocolate debido a la cercanía con el tubo. Por tanto, decidió realizar más experimentos.

En este otro artículo, hablamos de otros inventos que se descubrieron por accidente.

¿Qué son las microondas?

Las microondas, como su nombre lo indica, son ondas electromagnéticas muy pequeñas, es decir, tienen una longitud de onda bastante reducida (entre 1mm y 10cm). Esto se debe a que su frecuencia es muy alta. Se encuentran en el espectro electromagnético que contiene las frecuencias entre 3GHz y 300GHz.

Actualmente son ampliamente utilizadas en la radiodifusión, por lo que están presentes básicamente en cualquier sistema de comunicaciones que podamos encontrar. Esto se debe a que, gracias a su pequeña longitud de onda, atraviesan la atmosfera más fácilmente y sin tantas interferencias.

Tienen muchas otras propiedades, pero en este caso, se aprovechó su capacidad de hacer vibrar las moléculas de agua y generar un movimiento de electrones que provoca un aumento en la temperatura.

Ya que casi todos los alimentos tienen altos porcentajes de agua en su composición, se llegó a la conclusión de que pueden ser calentados y hasta cocinados por medio de este método.

Evolución en el desarrollo del horno de microondas

Es completamente fascinante la manera en que el ingeniero Percy Spencer se dio cuenta de que las microondas podían afectar los alimentos con los que entraban en contacto.

Sin perder tiempo, se dedicó a realizar otros experimentos. Estos confirmaron su teoría y se convirtieron en los principios de lo que hoy conocemos como horno de microondas.

Después del incidente con la barra de chocolate, el siguiente experimento se realizó con granos de maíz, los cuales estallaron, obteniendo palomitas de maíz. Luego, colocó un huevo en un cuenco de metal que contaba con un orificio a través del cual se irradiaron las ondas del magnetrón. El huevo explotó, y sirvió para corroborar el efecto de las microondas.

Fue a finales del año 1946 cuando se hizo la solicitud de la patente, para comenzar a comercializar esta nueva forma de cocinar. Ya en 1947 se probó el primer horno de microondas en un restaurant de Boston. Cabe destacar que era grandísimo y bastante costoso (5000$). Necesitaba todo un sistema de tuberías para ser enfriado por medio de agua

En el año 1954 se lanzó el primer horno de microondas comercial. Pero por su gran tamaño (más de 2 metros) y excesivo costo (2000$ – 3000$) eran utilizados sólo en restaurantes o grandes comedores. No fue sino hasta 1967 cuando comenzó a ser utilizado dentro de los hogares.

El horno de microondas como electrodoméstico

El primer horno de microondas para usos domésticos fue introducido en el año 1967, bajo el nombre de RadaRange. Su tamaño había disminuido bastante, por lo que era más cómodo y sencillo de usar. Lo mismo sucedió con el precio, que llegó a ser menor a 500$.

Todo esto se hizo porque la Raytheon Corporation (corporación para la cual trabajaba Percy Spencer) compró la compañía Amana Refrigeration, y a través de ella, se realizaron las gestiones pertinentes para poder comercializarlo.

A partir de este momento, las ventas comenzaron a subir y su uso se comenzó a popularizar mucho. A pesar de que algunos no estaban de acuerdo con utilizar métodos tan «modernos» para cocinar, la practicidad de este artefacto le abrió camino en el mercado.

Hoy en día ya contamos con hornos de microondas más comerciales, fabricados por infinidad de empresas y marcas. Cada una de ellas le pone un toque especial para adaptarlo a diferentes necesidades.

El costo, el tamaño y el diseño son factores que han ido perfeccionándose con el paso del tiempo. Dando como resultado uno de los electrodomésticos más utilizados en las cocinas del mundo entero.

¿Cómo funciona el horno de microondas?

El horno de microondas doméstico trabaja a frecuencias altas (2450MHz), con un consumo energético de entre 500 y 1100watts. El magnetrón produce las microondas dentro de la cavidad del horno, y estás se dispersan por la misma.

Esta cavidad está especialmente diseñada y equipada con elementos que reflejan dichas ondas haciendo que vayan en todas direcciones. Asimismo, este diseño garantiza que las ondas solo se produzcan al estar cerrada la puerta del horno.

Las microondas son absorbidas por las grasas y el agua que contienen los alimentos, y es así como se genera el proceso de calentamiento. Todo esto ocurre a nivel molecular, donde se generan rozamientos y choques que son los responsables de que la temperatura aumente.

magnetrón microondas doméstico

Frecuencia y longitud de las ondas

Dependiendo de la estructura, de cómo están compuestos los alimentos y de la frecuencia, las microondas tendrán mayor o menor penetración. A menor frecuencia, mayor es la longitud de onda, lo cual se traduce en una mayor penetración.

De igual manera, aunque estos factores produzcan ciertas diferencias, el rango de penetración de las microondas está entre 2cm y 4cm. Cuando se coloca una porción grande dentro de un horno de microondas, las partes que están más hacia el centro no serán alcanzadas por las microondas.

En este caso, serán cocinadas o calentadas por la transferencia del calor de la superficie, o por el calor que se genera dentro del horno.

Usos del horno de microondas

Claramente, este electrodoméstico se emplea para calentar o cocinar rápida y efectivamente diferentes alimentos. Sin embargo, se han descubierto algunos usos que sin duda te dejarán maravillado. Veamos algunos:

  • Ablandar las legumbres: debes colocar tus legumbres en un recipiente con agua (tres partes de agua por cada legumbre) y calentar al máximo por 10 o 15 minutos. Al sacarlas, las dejas reposar en esa misma agua por una hora ¡y listo!
  • Sacar todo el jugo a tus limones: para exprimir un limón hasta lo último que da, ponlo en el horno de microondas durante 20 segundos después de partirlo. Verás cómo obtienes el mejor provecho.
  • Cortar cebolla sin llorar: debes cortar los extremos de la cebolla y ponerla en el horno de microondas por 30 segundos. Esto evitará que el azufre que contiene la cebolla haga estragos con tus ojos y termines llorando.
  • Desinfectar tus esponjas: coloca tu esponja en un recipiente con agua y vinagre, y lo pones en el horno de microondas durante 1 minuto a máxima potencia. Así tu esponja quedará como nueva.
  • Devolverle la vida a tu vieja máscara de pestañas: cuando las máscaras de pestañas se ponen viejas y grumosas, puedes ponerlas en el horno de microondas por 30 segundos. El calor hará que puedas volver a usarlas sin ningún problema.
  • Usar la miel cristalizada: La miel en ocasiones pierde su fluidez y se cristaliza. En ese caso basta con colocarla en el horno de microondas el tiempo suficiente para que el calor la devuelva a su estado líquido.
  • Crear una almohadilla térmica: para esto, debes rellenar con arroz o lentejas un viejo calcetín o cualquier funda que desees usar. Luego de cerrarlo, usa el horno de microondas para calentarlo y crear tu propia almohadilla.
horno de microondas

¿Cuántos tipos existen?

A pesar de la gran cantidad de fabricantes y modelos que hay disponibles, podemos identificar básicamente tres tipos:

  • Horno de microondas sin grill: es el más básico y sencillo de todos. Contiene solo las funciones esenciales, por lo tanto, es más económico. Es la mejor opción si no se necesita darle un uso demasiado especial. Se puede utilizar para calentar, cocinar y descongelar.
  • Horno de microondas con grill: el grill es una resistencia que se coloca en la parte superior interna, y funciona para dorar los alimentos que cocinemos en él. Ya que es un poco más completo también es más costoso. Permite asar y gratinar los alimentos. Son los más vendidos porque representan un equilibrio entre lo esencial y lo sofisticado.
  • Horno de microondas con convección o combinado: la convección se refiere a cocinar la comida a través de corrientes de aire caliente. Generalmente, los hornos de microondas que incorporan la convección también incorporan el grill, por lo cual son más completos y costosos. Permiten cocinar de la misma manera que un horno convencional, pero haciendo uso de la electricidad.

Aclaremos algunas dudas

Muchas personas a lo largo de la historia han tenido sus dudas acerca de cuán seguro es utilizar el horno microondas. Rumores acerca de desarrollar cáncer u otras enfermedades degenerativas por la cercanía a las microondas provocan que a veces exista cierto rechazo. Conociendo unos cuantos conceptos básicos podemos liberarnos de todas esas inquietudes.

Es completamente falso pensar que el contacto con las microondas hace que la comida sea peligrosa o dañina. Como explicamos anteriormente, el calentamiento sucede por el simple movimiento de las partículas, así que en ningún momento se modifica la composición química del alimento.

Numerosas investigaciones se han llevado a cabo al respecto. Se ha concluido que las ondas emitidas por este electrodoméstico no provocan radiaciones ionizantes ni afectan el ADN. Es decir, no ocasionan mutaciones ni aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades ni tumores.

Además, estos aparatos cuentan con sistemas de seguridad que impiden que estas microondas sean emitidas mientras la compuerta esté abierta. Del mismo modo, tienen sistemas de aislamiento eficientes que evitan que las ondas se escapen mientras el horno está en funcionamiento. De esta forma, mientras esté en buenas condiciones es completamente seguro utilizarlo.

Medidas de seguridad

A pesar de que el horno de microondas sea totalmente seguro, hay que estar muy pendiente de darle un uso adecuado para utilizarlo sin correr ningún riesgo. Los fabricantes siempre incluyen un manual de funcionamiento que debes seguir al pie de la letra.

Por ejemplo, una de las cosas que no se debe hacer es ponerlo a funcionar vacío, ya que las microondas sólo rebotarían en su interior. Esto daña los sistemas internos.

Otra cosa que hay que evitar es introducir utensilios de metal, incluyendo el papel aluminio. Hacer esto ocasiona que se generen chispas y se dañe el artefacto, ya que las microondas rebotan al entrar en contacto con el metal.

De igual manera es peligroso introducir recipientes sellados al vacío porque el aumento de presión en el material puede provocar que exploten. Es importante recordar que la temperatura dentro del horno aumenta bastante cuando se pone en funcionamiento.

Por esto, se recomienda mantenerse a una distancia mínima de medio metro para abrir la puerta luego de haberlo usado. Debido a que el aire caliente y el vapor pueden generar quemaduras. El número de personas que se queman las manos por sacar los recipientes muy calientes es mayor de lo que te imaginarías.

Teniendo estas sencillas medidas de seguridad presentes podrás hacer un correcto uso de este práctico artefacto. Y, disfrutar de los beneficios como la rapidez e inmediatez al cocinar o calentar tus alimentos con el horno de microondas.

Bibliografía:

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Electrodom%C3%A9stico#:~:text=Un%20electrodom%C3%A9stico%20es%20una%20m%C3%A1quina,industrias%20y%20negocios%2C%20entre%20otros.

www.consumoteca.com/electrodomesticoss/horno-microondas/

https://es.wikipedia.org/wiki/Microondas

https://historiadel.com/microondas/

www.etsist.upm.es/estaticos/ingeniatic/index.php/tecnologias/item/504-magnetr%C3%B3n%3Ftmpl=component&print=1.html

www.google.com/amp/s/curiosfera-historia.com/quien-invento-el-microondas/amp/

www.who.int/peh-emf/publications/facts/info_microwaves/es/

www.laplazadedia.es/el-microondas-y-sus-numerosos-usos

www.lavanguardia.com/comer/tendencias/20190311/46965094000/microondas-mitos-verdades-cocina.html


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores