navaja suiza

La navaja suiza: mucho más que encanto y precisión de bolsillo

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Existe un país de primer mundo ubicado en Europa: un paraíso fiscal, la nación con una enorme presencia de entidades bancarias, lagos y relojes. Es capaz de registrar consumos de hasta doce kilos de dulce chocolate por habitante al año, producir deliciosos quesos y exportar la famosa navaja suiza al mundo. 

Esta nación ostenta el término de neutralidad perpetua desde 1815 y ello le ha valido mantener la integridad de su territorio, aún en conflictos mundiales. También, es el país de Europa con el menor índice de criminalidad y al mismo tiempo, con el mayor número de armas entre su población civil.

Su gentilicio es asociado a la palabra «alabarderos», con la misión de defender el Papado desde el 21 de enero de 1506. Año a año se conforma el Ejército Soberano del Vaticano con cien hombres de origen suizo, honor concedido en reconocimiento por sus incursiones y defensas.

La navaja suiza: defensa de lo autóctono

Karl Elsener es el hombre que inició cambios que garantizaron al ejército suizo dotación de cuchillos producidos en su país. Él entre 1891 y 1897 creó la que hoy es conocida en el mundo como la navaja suiza al descubrir que las navajas de bolsillo del ejército de entonces, provenían de Alemania. 

Inspira su creación partiendo del cuchillo que usaban los soldados y que empleaban para distintas funciones en las misiones militares. Así Elsener, buscando versatilidad y practicidad, crea un objeto con cuchillo, destornillador de fusil, abrelatas de alimentos, abre huecos para sillas y arreos de cuero. 

El mismo funda la Asociación Suiza de Cuchilleros con dos propósitos, fabricar dentro del país para abastecer a los soldados suizos y hacerlo de forma conjunta. En 1896 y con la incorporación de un resorte específico, coloca cuchillas a ambos lados del producto, lo cual provoca adiciones; segunda cuchilla y sacacorchos.

navaja suiza

Pistas del proceso de fabricación y denominación de la navaja suiza

Podría decirse que antes de Elsener era simplemente un cuchillo y gracias a él, entonces y hoy es Victorinox, la navaja suiza. No solo por la integración de funcionalidades al producto ni por el método de fabricación, sino porque logró transformar un sector productivo en beneficio de todo un país.

El 12 de junio de 1897 registra su invento para nombrarlo definitivamente como hoy lo conocemos, combina dos vocablos: Victoria (el nombre de su madre) e «inox» de acero inoxidable. Este acero inoxidable es parte de las materias primas de fabricación y se conforma fundamentalmente de molibdeno y cromo.

Como consecuencia, se obtiene un producto de alta aleación y con alta resistencia a la corrosión, representando así otra característica de la evolución que desde entonces se iniciaba.  Y esto es, porque anteriormente los cuchillos se fabricaban con acero de carbono, el cual no era resistente a la oxidación.

Técnicas, evolución en la fabricación y mercado

Para que la aleación resulte totalmente efectiva y de altísima calidad, el proceso cumple tres fases adicionales: templado, revenido y pulido. La primera, se calienta entre 1020 a 1060ºC en atmósfera de gas protector. La segunda, aumenta a 160ºC por tres horas y deja enfriar lentamente y la tercera, el afilado.

Y es que el funcionamiento integral de cada uno de sus dispositivos es esencial. Es la razón de ser de la navaja. Con el tiempo, en ella también ha cambiado su agarre, pasando de la madera al plástico y metal, mejorando de cinco a al menos diez funciones básicas.

Esta característica de multiuso la forja como la herramienta manual por excelencia, con alta aprobación por el atributo de portabilidad al ser de bolsillo. Asimismo, por lo versátil de sus usos en diferentes presentaciones, la hace digna de variados mercados objetivos: mujeres, hombres, bomberos, pescadores, exploradores, entre otros.

Inteligencia competitiva de la navaja suiza

Si bien es cierto que el mercado (amplio por principio) hoy es abastecido en este rubro por Victorinox, vale decir que no siempre fue así. En sus primeros tiempos Wenger era la segunda industria de cuchillos en Suiza. Ofrecía un producto muy similar, autodenominado auténtica navaja suiza, como diferencia comparativa.

Un país con alto sentido por el patriotismo, gana espacio y el valor por lo propio, de allí el contrapunteo entre autenticidad (Wenger) y originalidad (Victorinox).  No obstante, inteligentes políticas gubernamentales otorgaron a ambos la mitad del mercado interno para 1908. Noventa y siete años más tarde (2005), Victorinox adquiere Wenger.

Pese a la adquisición, ambas líneas de producción siguen coexistiendo al presente. Los números refieren al año cincuenta mil unidades vendidas solo al ejército suizo y más de veintitrés millones al mundo. Hay una producción diaria de hasta cien mil unidades y más de cuatrocientos cincuenta etapas de trabajo.

navaja suiza

Diversidad de modelos y funcionalidades

Hoy existen más de quinientos modelos diferentes de navaja suiza y entre ellos están las ediciones especiales. El modelo mejor equipado es la Victorinox Swiss Champ, integrado por sesenta y cuatro piezas. Este ofrece treinta y tres funciones a sus manos, pero ¿cuáles son las funciones básicas en cada modelo? Aquí las mostramos.

  • Cuchillo. Un básico que varía de tamaño según el modelo. Por constante posee un borde filoso, capaz de cortar con precisión alimentos, telas, papeles, entre otros.
  • Destornillador. Sea de paleta o de cruz. Principalmente para los tornillos pequeños, aunque hay modelos que van dirigidos a trabajar con los de mediano tamaño.
  • Tijeras. Pequeña y útil. Cortes en sobres, cabellos, paquetes, bolsas.
  • Destapador. Para botellas cuyas tapas no posean rosca.
  • Lima. Para lijar y corregir superficies como uñas, madera y hasta algunos metales.
  • Abrelatas. Aplicando la punta filosa sobre el envase y por la firmeza en el agarre que proporciona el mango, resulta muy sencillo de abrir.
  • Alicate. No habrá cable o alambre que se resistan al preciso corte de este dispositivo dentro de la navaja.

Navaja suiza: la multiherramienta científica y sustentable

Esta posee funcionalidades como altímetro, termómetro, barómetro, despertador, luces led, instrumentos de rescate y puertos USB para archivos MP3 de hasta 2GB, la convierten en multiherramienta científica. Entendemos que la evolución tecnológica continuará día a día y traerá aún más innovación de su mano, porque así lo proyecta su historia y evolución.

La navaja suiza hoy es una de las herramientas oficiales de los astronautas de la NASA (modelo Master Craftsman/Astronaut) el deseo por abastecer su mercado, superó toda expectativa. No en vano forman parte de una de las más sólidas economías del mundo, por su pragmatismo inteligente para establecer técnicas sostenibles.

Victorinox fomenta en su proceso productivo la sustentabilidad responsable para proteger el medio ambiente y promover el reciclaje. Para el primero, la adecuación de tiros de ventilación, filtros de calefacción y enfriamiento (reduciendo el consumo de energía de 150 a 70 kWh) y para el segundo, el reciclado del lodo de lijado.

Victorinox entonces es, y sin dudarlo, la mejor navaja suiza del mundo. Un referente de visión, constancia, evolución, calidad, responsabilidad y coherencia. Es un producto hecho para perdurar y resistir, no solo exclusivamente por la calidad, sino por las conexiones de utilidad y devoción que logra crear con méritos.

Referencias:

www.demaquinasyherramientas.com/herramientas-manuales/navaja-suiza-tipos-funcionamiento

https://es.wikipedia.org/wiki/Victorinox

www.tuherramienta.net/navaja-suiza/

www.victorinox.com/global/es/Navajas-Suizas/Servicio/Preguntas-frecuentes-sobre-navajas-suizas/cms/service-swiss-army-knives-faq


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores