silla de montar

La silla de montar, facilitando un medio de transporte

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 6 de marzo de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

La silla de montar es de gran importancia cuando se trata de movilidad. Es un instrumento que a lo largo de la historia se ha ido perfeccionando. Así ha formado parte de varios episodios de la historia por su uso en caballos.

Estos han servido como método de transporte de personas, y las sillas de montar han funcionado como una herramienta para facilitar y hacer más cómodo este transporte. Además, ofrece estabilidad y firmeza para estar sobre los caballos.

Veamos la historia de este gran invento, cómo avanzó a lo largo de los años y cuáles han sido sus modificaciones.

Silla de montar

La silla de montar: paso por la historia

Hace unos 6.000 mil años ocurrió el factor determinante para la creación de la silla de montar: el ser humano domesticaba caballos. Y este pudo ser el comienzo de la historia del hombre para utilizar estos animales como medio de transporte. Por supuesto, en ese momento montaban los caballos sin sillas ni instrumentos.

Los primeros registros de una silla de montar se remontan a más de 2.000 mil años atrás. Esta era de cuero y fue inventada en las estepas asiáticas, por guerreros de esas zonas. Este fue un gran avance y revolucionó el uso del caballo como medio de transporte y en el campo de batalla.

Sus primeros usos supusieron una mayor estabilidad, lo que evitaba caídas del caballo. Además, significaba una mayor movilidad encima del caballo, lo que significaba que era mucho más efectivo a la hora de pelear encima del animal. Para los largos paseos se alivió el cansancio de los jinetes.

Con los años, el sillín se convirtió en una herramienta casi obligatoria para montar. La silla de montar más antigua que se conserva, que data del siglo XIII, tiene portada de pergamino. Las sillas que datan de esta época son de guerra, ya que era el uso más común para ellas.

La primera silla de montar de la caballería asiria

En la antigua Grecia todavía se montaba sin usar sillas de montar ni ninguna herramienta. En el ‘700 a. C. Hay registros de que la caballería asiria comenzó a usar telas o almohadillas como un tipo de silla de montar. Estos estaban abrochados con un cinturón, y este tenía correas para sujetarlo.

Esta creación se expandía fácilmente, si una persona tenía una, era sinónimo de estatus y riqueza. Solo las personas más ricas podían permitirse comprar este accesorio. A estos elegantes adornos se sumaron telas grabadas, piedras preciosas, entre otros adornos.

Los nómadas euroasiáticos que se movían por el norte de Irán eran conocidos en Europa con el nombre de escitas y en el continente asiático como Saka. Desarrollaron su propia silla de montar con una estructura rudimentaria que contenía cojines hechos de cuero, estos se colocaron en paralelo.

Este estaba abrochado con un cinturón, tenía un borde de hueso, además de un pomo y tenía adornos en un shabrack. Este modelo de silla de montar se encontró en UkokPlateau. Y se remonta al 500. C., fue un gran hallazgo para ver el progreso de esta invención según los años y las diferentes regiones.

Silla de montar

Sillines de madera

Hay registros históricos de que los antiguos armenios, nómadas steppary, asirios y otros habitantes de Eurasia usaban la silla de montar. Se sabe gracias a sus representaciones en piedras que la mayoría tenían los mismos diseños decorativos. Pero ninguno de estos modelos fue fabricado en madera, ni llegó a tener estribos para mayor estabilidad.

Las primeras sillas de montar de madera maciza datan del 200 a. C. y se fabricaron durante la dinastía Han. Estos tenían un fieltro que cubría la estructura de madera. Luego en el 100 a.C. apareció el primer diseño de silla de montar hecho por los romanos. Este tenía 4 cuernos, cubiertos con cuero para mayor comodidad.

Ninguno de estos modelos contaba con estribos que son una herramienta importante para un mayor control. Esencial a la hora de utilizar el caballo como medio de transporte y mucho más a la hora de pelear sobre él. La silla de madera trajo varias ventajas, y los beneficiarios son principalmente para el animal y el jinete.

La silla tiene muchas ventajas, ya que revolucionó la forma de montar a caballo. Una de esas ventajas fue cómo cambiaba la disposición del jinete y la altura con la que se cambiaba. Otro factor importante y determinante es cómo la silla distribuye el peso sobre el lomo del caballo, esto prolonga la vida de este majestuoso animal.

La silla de montar y el estribo

Una de los beneficios que trajo la creación de la silla de montar de madera, fue el invento del estribo. Ya que sin esta importante herramienta y teniendo una silla de madera, solía suceder que tras largas jornadas el jinete sufría de dolores de espalda. Esto sucedía por tener puntos de presión anormales.

El primer registro de un estribo fue en la India y data del siglo II a. C. Pero este solo era una correa de cuero y el jinete la colocaba en la punta del pie. Este tipo de estribo no otorgaba casi ninguna estabilidad ni apoyo. Algunos datos históricos sugieren que el estribo moderno se desarrolló en el norte de China, pero no se ha logrado llegar a una conclusión exacta.

Por tanto, la primera aparición del estribo sucedió en el año 302 d. C. El registro de este hecho parte de que se encontró este artefacto en una tumba de un jinete, que pertenecía a la dinastía Jin. Ya para el 477 d. C. el uso de la silla de montar de madera y el estribo era común entre todos los jinetes de China.

Estos dos inventos tuvieron mucha importancia para las guerras venideras. Ya que, con la combinación de ambos, la lucha desde el caballo se convirtió en algo más versátil. El jinete gozaba de más control y estabilidad mientras estaba en el lomo del caballo y era más difícil que este se cayera del mismo.

La silla de montar en la África occidental posclásica

La silla de montar se expandió rápidamente por toda Europa y en partes de África. Así fue como el imperio de Mali, en sus registros históricos, relatan la importancia de la silla de montar y los estribos en su caballería.

En sus relatos alabaron estos inventos, ya que les permitían realizar estrategias y tácticas de guerra.

La silla de montar en la edad media

Con el paso de los años, no solo las sillas de montar sufrían cambios, también lo hacían así las herramientas de los jinetes. Con la llegada de la edad media los guerreros tenían grandes armaduras y armas pesadas. Esto hacía que la silla de montar tuviera que ser más resistente y con un mayor apoyo.

Esto llevó a que los pomos fuesen más altos para una mayor estabilidad y evitar ser tumbado del caballo en el campo de batalla. Esta estaba hecha de la madera más resistente, pero sin dejar de ser ligera. Así el caballo no sufriría una fatiga por el exceso de peso.

Esta misma silla de montar sufrió modificaciones a través de los años para realizar diferentes tareas que no eran las batallas. Se modificó para poder cumplir con las necesidades de la ganadería, y también para los que realizaban la tauromaquia. Todo esto sin dejar de mejorarse para el que aún era su mayor uso: la guerra.

Se crearon modelos de sillas de montar sin madera, como los primeros, que solo usaban la madera para los estribos. Estas sillas de montar eran casi de uso exclusivo por los mensajeros o por los jinetes de carreras de caballos.

La modernización de la silla de montar

Existen muchos tipos de sillas de montar, las más importantes se dividen entre las inglesas y las occidentales. La era moderna trajo nuevos usos para la silla de montar, esto conllevó a modificaciones. Ya no solo se cabalgaba para enviar mensajes o para la guerra, se diversificó el uso de los caballos.

Una de estas modificaciones la hizo el francés François Robinchon de la Guérinière. Que agregó una importante modificación que se le conoce como la doma clásica, aún se utiliza la equitación clásica.

En los años 1800 en Inglaterra se popularizo “la caza del zorro”. Y esto requería que la silla de montar no tuviera un pomo tan alto, ya que esto suponía un estorbo y lastimaban al jinete. Así que se empezó a utilizar el diseño que François Robinchon de la Guérinière había creado, ya que su pomo era más bajo y cómodo.

Este diseño se popularizó por todo el norte de Europa ya que le otorgaba más movimiento y agilidad al jinete y al caballo. Una utilidad muy diferente al primer uso que tuvo la silla de montar.

La revolución de la silla de montar en el siglo XX llegó de la mano de Frederico Caprilli. Este colocó una aleta en un mejor ángulo, creando algo llamado el “asiento de caza o delantero” perfecto para realizar saltos.

La llegada de la silla de montar a occidente

El comienzo de la historia de la silla de montar en occidente es diferente que en Asia, África o Europa. Ya que esta llegó al continente americano de la mano de los españoles que llegaron a finales del siglo XIV.

Fueron fundamentales para las batallas de independencia de los países de sur América. Mientras que, con el pasar de los años se fueron adecuando más para los usos de la ganadería, estas incluían un cuerno para poder atar con una cuerda el ganado.

Partes de una silla de montar

Las sillas de montar tienen varias partes por la que está conformada, veamos cuáles son y la función de cada una de ellas.

Silla de montar

Árbol

Así se le conoce a la base donde se colocarán todos los demás componentes de la silla de montar. Este árbol está hecho comúnmente de madera, pero también existen algunos de algún tipo de material sintético similar a la madera. Este árbol es cubierto con cuero o, de igual forma, de un material sintético que simule al cuero.

El tamaño del árbol estará determinado por el ajuste que tendrá al lomo del caballo, también se toma en consideración el tamaño del jinete. Esto con el fin de proporcionar la mejor estabilidad y comodidad al sentarse y una buena distribución para garantizar la protección del caballo.

Esta parte de la silla de montar es muy importante, ya que es la estructura principal. Por ello, su fabricación debe ser de gran calidad para que el peso se distribuya de manera correcta. Esto prolongará la vida del caballo y evitará que sufra de fatiga en exceso.

Asiento

En el asiento va la almohadilla que hará más cómodo para el jinete ir sobre el caballo. Este puede estar hecho de materiales diferentes y es fundamental que quede por debajo del pomo y el cantone o cantle. Esto con el fin de ofrecer una mayor seguridad al jinete.

Pomo o hincha

Esta es la parte frontal de la silla, puede llegar a ser la más elevada de la silla y ofrece estabilidad al jinete.

Cantone o cantle

La contraparte del pomo o hincha es la parte trasera de la silla de montar. También un poco elevada para asegurar que el jinete no pierda el control del caballo.

Estribo

Una de las partes más importantes de la silla de montar, su creación fue el complemento perfecto al aparejo completo de la silla. Esta parte se encuentra sujeta al sillín a través de amarres de cuero y va en los pies del jinete. La finalidad es otorgarle apoyo, estabilidad y un tipo de apalancamiento para poder tener mayor control sobre el caballo.

Cueros y solapas o guardabarros

Estos son los instrumentos que sujetan a la silla de montar con las correas hechas de cuero. Además, también incluyen las solapas que le dan mayor seguridad al jinete.

Anillo en D

Este anillo se ubica en la parte frontal de la silla. Sirve como sujetador de varias partes que se le pueden incorporar a la silla de montar o al caballo, como un peto.

Cincha

La cincha es una correa, que rodea todo el caballo y que tiene como función sostener y mantener a en su lugar a la silla.

Paneles o acolchado

Esta parte alivia el peso del jinete sobre el caballo y mantiene la silla en su lugar, como así al jinete.

Complementos de la silla de montar

Existen otros componentes que se le pueden agregar a una silla de montar, aunque no son indispensables para su correcto funcionamiento, son más como accesorios. Estos serían los siguientes.

  • Surcingle.
  • Empuñadura de mono.
  • Cuerno.
  • Rodilleras.

Tipos de silla de montar 

Hay mucha variedad en los tipos de silla de montar, las diferencias geográficas, culturales y los distintos usos hacen que exista una gran gama. Son muchos los factores que influyen en una, veamos cuales son estos tipos de silla de montar.

Silla de montar albardas

Este es el modelo más simple, ya que solo consiste en un cojín de cuero, y este está hecho de un material suave y esponjoso. Este modelo es económico, así que se suele usar mucho en lugares rurales de países en vías de desarrollo. Solo cuenta con este cojín y cinchas para la sujeción, sus materiales son simples.

Silla de doma

Estas sillas también se le pueden llegar a conocer como potreras, sirven para el primer contacto entre un jinete y el caballo. Además, que, como su nombre lo indica, también se utiliza para la doma.

Estas sillas pueden contar con amarras adicionales y de mayor agarre para facilitar estas tareas al jinete, cabe mencionar que tienen varios pesos.

Silla de paseo

Este tipo de silla sigue los modelos ingleses que tienen un peso regular. Cuentan con pocos accesorios, y unos estribos simples, sin tener un pomo y un cantle muy pronunciados. Esta silla se utiliza en múltiples ocasiones, tiene varias versiones algunas más ligeras para la equitación o paseos.

Silla de vaquera

Quizás la silla de montar más popular y, por ende, con más variantes. Los materiales, su peso, tamaño y usos varían según el país de origen de la silla. Las dos versiones más populares son la cowboy de Estados Unidos y la silla charra proveniente de México.

A pesar de la cantidad de variantes por su origen geográfico, hay varios aspectos que se mantienen iguales. Uno de ellos es la resistencia, ya que están fabricadas para aguantar las condiciones de trabajo más difíciles.

Deben ser cómodas para las largas jordanas de trabajo y evitar la fatiga del jinete y del caballo. El sillón suele ser más grande que el habitual, de igual forma, el estribo es más grande y cuenta con una protección para evitar accidentes. Estas sillas vaqueras tienen una serie de variantes, veamos cuales son.

  • Silla vaquera española.
  • Silla de cowboy.
  • Silla chilena.
  • Silla de bardella de buttero italiano.
  • Silla de gardia de la camarga francesa.
  • Silla charra.
  • Silla de montar de alta escuela.

Estos son los tipos de sillas de montar más populares y usados. Siempre existirán muchas variantes, ya que esto depende mucho de su uso y de su ubicación geográfica.

Un invento histórico que cambió la forma de montar a caballo

Desde la domesticación del caballo, el ser humano ha usado a este admirable animal como medio de transporte. Como herramienta de lucha en las guerras, para el trabajo duro y hasta en los deportes de equitación, la silla de montar permitió que todo esto fuese posible.

Su peso en la historia es incalculable. Sin contar con un inventor de gran renombre ni un origen especifico, la silla de montar fue y sigue siendo un invento de gran relevancia en la historia de la humanidad.

Bibliografía:

www.en.wikipedia.org/wiki/Saddle

www.es.wikipedia.org/wiki/Silla_de_montar

www.territoriocaballo.com/tipos-sillas-montar/


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores