cepillo dental cientifiko.com

El cepillo dental, un invento sencillo, pero con un gran aporte

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

El cepillo dental es una herramienta imprescindible para la conservación de la higiene bucodental. Se usa para lavar los dientes, asear las mejillas, las encías, el paladar, y la lengua.

Generalmente un cepillo dental consta de un mango anti resbalante, relativamente recto, hecho de plástico. En un extremo, posee un tupido grupo de cerdas sintéticas (mayormente de nylon) perpendiculares al mango, posicionadas en un ángulo de 90° con respecto a este.

Las cerdas se encargan, junto con una buena pasta dental a base de flúor, de remover los restos alimenticios y la placa dental. Usar de manera correcta el cepillo dental previene la aparición de caries y otras enfermedades inherentes a la cavidad bucal.

cepillo dental cientifiko.com

Primeros pasos del cepillo dental

Los primeros intentos de elaboración del cepillo dental han podido constatarse gracias a los distintos descubrimientos arqueológicos que se han hecho alrededor del mundo.

Entre los diferentes objetos que encontraron tenemos: tallos de árboles, palos de masticar, púas de puercoespín, esqueletos de animales y plumas de aves.

Vale la pena mencionar que algunos de estos instrumentos hicieron su aparición en la higiene bucodental aproximadamente en el año 3.000 a. C. Algunos de ellos se siguen utilizando hoy día, pero no es hasta 1.498 o 1.500 que hace su aparición como cepillo de dientes en China.

Para el año 1.600 llega a Europa gracias a los mercaderes ingleses que lo trajeron desde China. Por el año 1.930 se inventa el nylon y en 1.938 aparece el cepillo dental como lo conocemos hoy. Con el tiempo este se ha ido mejorando para adaptarse a nuestras necesidades.    

Clasificación del cepillo dental

Podemos mencionar tres tipos de cepillos de dientes:

  • Convencional
  • Infantil
  • Eléctrico

Convencional

Es el cepillo más usado, el que normalmente emplean todas las personas porque es económico, accesible y fácil de transportar.

Infantil

Los cepillos para niños tienen las hebras suaves y apiladas, no presentan espacios entre ellas. Tienen la cabeza más pequeña y los mangos más largos.

Eléctrico

Es aquel que mediante un motor hace mover sus cerdas de forma horizontal, vertical y alternada, permitiendo una mejor limpieza. Gracias a sus dispositivos de presión y al temporizador que posee, disminuye el riesgo de desgaste en los dientes producto de un cepillado excesivo.

Los cepillos también se dividen según la dureza de sus hebras de la siguiente manera:

  • Extrasuaves
  • Suaves
  • Medios
  • Duros

Extrasuaves

Son indicados en aquellos casos donde la sensibilidad dental y en encías es extrema. También se utilizan después de haberse realizado alguna intervención quirúrgica o extracción.

Suaves

Son apropiados para las personas cuya higiene bucal no es buena. Ya sea porque tienen un problema de inflamación en las encías o alguna enfermedad temporal que les impida usar uno de cerdas más fuertes. Entre ellas la gingivitis o la periodontitis.

Medios

Son para aquellos que, teniendo buena higiene bucodental, no aguantan la presión ejercida por un cepillo duro, ya que su boca no es suficientemente fuerte. Son los más recomendados por los odontólogos, por lo tanto, son los más utilizados.

Duros

Estos cepillos se caracterizan por tener hebras muy rígidas. Son recomendados para aquellos que tienen su boca muy bien cuidada, y no tienen sensibilidad en dientes y encías. Hay que tener cuidado y no ejercer mucha presión porque causaría daños en la boca.

También hay cepillos que tienen un uso especial

  • Interproximal o interdental
  • Unipenacho (cresta única) o Sulcabrush (sulca)
  • Periodontal o cervicular
  • Ortodóntico
  • Masticable
  • Ecológico

Interproximal o interdental

Este cepillo dental tiene forma de espiral, apropiado para limpiar espacios muy pequeños o ajustados. Son adecuados para espacios entre un diente y otro, y en medio del alambre de los frenillos y los dientes. Se utiliza luego del cepillo convencional, retira más placa dental que la seda dental y el enjuague bucal.

Unipenacho (cresta única) o Sulcabrush (sulca)

Este cepillo posee una pequeña cabeza llena de hebras de nylon, apretadas y recortadas que llegan a espacios de difícil acceso. Sirve para limpiar las áreas próximas a las encías, piezas dentales amontonadas, puentes dentales, frenillos y alrededor de las cordales.

Periodontal o cervicular

Cepillo de dientes para usar exclusivamente en personas que presentan o han presentado periodontitis. Es un cepillo muy suave con dos o tres hileras de hebras separadas, que por su disposición permiten eliminar con mayor facilidad la placa bacteriana.

Ortodóntico

Su diseño especial permite a aquellas personas que tienen frenillos, obtener una mejor limpieza. Sus cerdas centrales son más cortas, esto facilita que se puedan adaptar a los frenillos y se dañe lo menos posible el cepillo dental.

Masticable

Cepillo dental desechable que se asemeja y se mastica como un chicle. De allí su nombre, es perfecto para viajeros. Consiste en una esfera de plástico rellena de dentífrico sobre las cerdas. Al morderla se rompe y no es necesario usar agua, se mastica tres minutos y se bota.

Ecológico

Es una alternativa para reducir la contaminación ambiental que se produce por el uso de plástico. Por eso, algunos fabricantes han decidido utilizar en su diseño material biodegradable. Han usado bambú en su mango y así reducen el impacto al medio ambiente.

Qué clase de cepillo dental elegir

En el mercado existe una gran diversidad de cepillos, por lo que podría resultar abrumador comprar uno en específico. Lo que sí es cierto es que es muy importante tomar en cuenta las necesidades personales de cada quien.

Muchos profesionales en materia de higiene bucal coinciden que el cepillo a escoger debe ajustarse a la boca. Y algo muy importante es que debe llegar a todas las zonas, para así poder remover la placa dental y los restos alimenticios.

Qué características se deben tomar en cuenta

  • Sus cerdas deben ser de nylon.
  • Es recomendable que las hebras sean de consistencia media o suave, y de la misma longitud, en condiciones normales.
  • La cabeza del cepillo dental ha de ser redondeada con la finalidad de llegar a todas las áreas con facilidad. Esta característica evita que se maltraten los tejidos blandos y se dañe el esmalte dental.
  • Para realizar una limpieza efectiva, la cabeza del cepillo debe tener una longitud similar a la de tres (3) dientes continuos.
  • Es fundamental que el mango posea un diseño ergonómico, que sea flexible y no se resbale.

Cómo cuidar el cepillo dental

Para cuidar adecuadamente del cepillo, se deben poner en práctica una serie de medidas que permitirán que se conserve limpio y en buen estado.

  • Nunca compartas el cepillo dental. Esta medida evitará la reproducción de enfermedades, ya que el cepillo es capaz de albergar microbios, bacterias y hongos. De hecho, si está resfriado, al compartir el cepillo también comparte el virus.
  • Cerciórate que su cepillo se seque entre un uso y otro. Después de utilizarlo, elimine todo residuo de pasta dental o cualquier otro remanente debajo del chorro de agua. Sacúdalo y colócalo verticalmente para que se escurra y ventile.
  • Evita colocar el cepillo en un recipiente cerrado. La ventilación es de vital importancia para que no se potencie el crecimiento de microorganismos que causan infecciones.
  • Si viajas constantemente puedes utilizar un protector plástico para evitar que las hebras se aplanen dentro del equipaje. Pero tan pronto lo uses, deja que se ventile y se seque para evitar la formación de gérmenes.
  • Evita el contacto directo con otros cepillos. Si guardas tu cepillo junto a otros, mantenlos separados así no se transmiten los gérmenes entre ellos. 

Cada cuánto debe reemplazarse el cepillo dental

La mayor parte de los profesionales de la salud dental, coinciden que es imperativo sustituir el cepillo cada tres (3) meses. Incluso si las hebras se desgastan o se doblan antes de los tres (3) meses, ha de cambiarse porque su efectividad disminuye.

Es vital que después de haber padecido resfriado, gripe, infección bucal o en la garganta, hepatitis C, se cambie el cepillo. Los gérmenes o sangre de encías, suelen alojarse entre las hebras y reactivar la enfermedad al usarse después de haber sanado.

cepillo dental cientifiko.com

Efecto adverso en el uso de cepillo dental

Un método de cepillado incorrecto puede causar daños en el esmalte dental y encías, especialmente si se tienen dientes sensibles. Es cierto que un cepillo de hebras duras puede resultar más efectivo para remover placa dental, pero son perjudiciales para dientes y encías.

Para tener buena salud dental y encías que no sangren al cepillarse, es recomendable usar un cepillo de hebras medias o suaves. También aplicar una apropiada técnica de cepillado reporta buenos resultados en tu higiene bucal.

Ahora bien, es indispensable tomar en cuenta que para tener una buena higiene bucodental no basta con sólo un buen cepillado dental. Para garantizar la higiene, hay que complementarla usando enjuague bucal, seda dental y hacer visitas regulares al odontólogo.

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Cepillo_de_dientes

www.revestomatologia.sld.cu/index.php/est/article/view/289/149

www.colgate.com/es-co/oral-health/basics/selecting-dental-products/choosing-the-right-toothbrush


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores