Constelaciones

Constelaciones, regiones celestes

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

En astronomía, cuando hablamos de las constelaciones estamos hablando de espacios imaginarios en los que se encuentra dividido el cielo nocturno. Un poco más específicamente, nos referimos a conjuntos de estrellas que han sido bautizadas con diferentes nombres durante el transcurso de la historia. Y cuyos orígenes se han perdido por el extenso transcurso del tiempo.

De hecho, las que son más antiguas no tienen ninguna referencia específica de alguna fecha o era. La Osa Mayor, por ejemplo, se considera entre las regiones celestes más primitivas. Y se encuentra relacionada a las culturas nativas que habitaron el norte durante la Era de Glacial. Una de las civilizaciones primitivas, la cultura egipcia, también nombró sus propias estrellas. Durante el imperio babilónico, fueron detalladas para determinar eventos celestes, como eclipses y trayectorias de estrellas.

Las constelaciones a lo largo de la historia

El origen de las constelaciones aún se desconoce, quizá, por su remota aparición y la ausencia de registros. Pero definitivamente sirvió como guía a muchas culturas primitivas. Las cuales servían de orientación para los viajes, como referencia para cultivos y estimaciones religiosas.

A los babilónicos se les consideran como los primeros que lograron estructurar y detallar los acontecimientos del cielo. Basándose en algunas de las constelaciones nombradas en épocas anteriores. Han sido uno de las civilizaciones pioneras en estudiar con objetividad y organizar los fenómenos astrales. A quienes también se le atribuye diseñar el Zodiaco.

Los griegos, por su parte, adoptaron muchos de los saberes babilónicos de la materia. A partir de ello, crearon sus historias e hicieron sus nombramientos. Estas, en su mayoría, aún se mantienen en vigencia en la actualidad.

Ptolomeo estableció un conjunto de 48 constelaciones que las hallamos en un trabajo publicado durante el segundo siglo a. C. Entonces, con los viajes exploratorios de los europeos se conocieron y añadieron las constelaciones de la región sur. Finalmente, para el año 1920, la Unión Astronómica Internacional estableció lo aún hoy se denomina como las 88 constelaciones actuales.

Características de las constelaciones

Las constelaciones son como una referencia imaginaria para el firmamento. Han servido para dividir el espacio nocturno en diversas regiones. Para de este modo poder identificar no solo las estrellas, sino también los diferentes cuerpos astrales. Y finalmente clasificarlas según su ubicación.

Entre las primeras particularidades a destacar encontramos que estas regiones se dividen en dos grandes grupos. El primero de ellos concentra las constelaciones perceptibles desde el norte del ecuador astronómico. En él se encuentran las más antiguas, y son conocidas como septentrionales. El segundo hace referencia a las que son perceptibles desde el sur, y que se les denomina australes.

Aunque el propósito principal de la existencia de las constelaciones es agrupar astros, a nivel práctico no suelen tener ninguna relación. Esto ocurre debido a que muchas guardan distancias de años luz. Otras características a destacar son las siguientes:

  • Sus nombres tienen origen de antiguas culturas, los cuales derivan del griego, latín o árabe.
  • Para su nombramiento se tuvo en cuenta imágenes figurativas representadas en el cielo.
  • Sirven como referencia para la navegación, estaciones, cultivos e identificación de cuerpos astrales.
  • En la actualidad existen un total de 88 zonas de astros o constelaciones.

Su presencia en las culturas

El conocimiento en una necesidad intrínseca y característica de los seres humanos. Este ha manifestado un fuerte deseo por entender los misterios de la naturaleza desde los más remotos orígenes. La creación de constelaciones se puede considerar una de las tantas manifestaciones de esa conducta, al pretender darle sentido a las incógnitas del universo natural.

El cielo ha sido uno de los misterios más interesantes para el hombre a lo largo de la historia. Es por ello que cada cultura desarrolló, muchas veces de manera paralela, su propio sistema de constelaciones. Otras culturas más recientes, adoptaron y optimizaron las ya existentes. A continuación, desarrollaremos la influencia de la bóveda celeste sobre las civilizaciones más relevantes.

Antigua China

En esta se encuentran las constelaciones más remotas de las cuales se tiene registro. Estas fueron descubiertas durante el siglo VII d. C. En ella, el cielo está dividido en 31 entidades diferentes. Las cuales se subdividen en dos pequeños grupos.

El primero se le denomina recintos y está constituido por tres regiones. Estas corresponden a las zonas ubicadas al extremo norte. Las mismas se caracterizan por ser visibles durante todo el año en estas latitudes.

El segundo grupo recoge las 28 regiones restantes, y estas fueron denominadas mansiones. Están ubicadas en el espacio del zodiaco, por lo que se consideran un equivalente a las constelaciones del mundo occidental.

Constelaciones zodiacales

Estas son las constelaciones desarrolladas en la babilonia del siglo VI a. C. Esta cultura estableció una línea imaginaria por donde transita el sol, el cual fue llamado Zodiaco. Esto dio origen a 12 regiones equivalentes a cada mes del año, que posteriormente se consideró constelaciones. Un sistema que fue acogido por la cultura griega.

Constelaciones hindúes

Para los hindúes, las constelaciones eran conocidas como “nakshatra”. Esta cultura fraccionó el espacio celestial en 27 regiones. Cada región representaba una división de la elíptica lunar. Es decir, cada una de las fases de la luna durante su ciclo. Tomando en cuenta que el ciclo lunar dura 27 días.

Constelaciones Incas

Igualmente eran llamadas andinas, fueron desarrollas por algunas culturas precolombinas. Para esta población americana primitiva, las constelaciones eran denominadas Estelares o Brillantes. En las que se agrupaban los astros más radiantes de cielo nocturno. Pero en su mayoría consideradas de manera individual.

Por otro lado, se tienen las Oscuras o Negras. En este grupo descansaban aquellas manchas de polvo y astros tenues, siendo así, esta la única cultura con dos constelaciones diferentes en el mismo sistema. Cuya información sirvió de base para el desarrollo de su propio calendario, que era utilizado para la religión y los cultivos.

Ptolomeo

Este personaje fue un destacado astrónomo del siglo segundo después de Cristo. Es reconocido por su tratado de astronomía bautizado como Almagesto. En este trabajo, se agrupa toda la bóveda celestial en unas 48 regiones. El cual hereda las 12 del Zodiaco, pero agrega 21 de la región norte y 15 del sur.

Bayer

Bayer, un conocido astrónomo de Alemania, fue un pionero en publicar un trabajo el cual abarcaba toda la bóveda celeste. Este consiste en un atlas muy destacado para la época, el mismo se llama Uranometría. El mencionado trabajo incluyó las 48 constelaciones de Ptolomeo, pero además, se expandió con 12 regiones ubicadas en el sur celeste.

Los nombres de las constelaciones

Los nombres de las constelaciones están relacionados e influenciados por cada una de las culturas en las que se desarrollaron. De los cuales hay una elevada presencia de mitologías, leyendas, historias y desarrollo tecnológico contemporáneo. Además de ilustraciones creadas durante las exploraciones hacia el sur.

Lo cierto es que las constelaciones se consideran una particular conglomeración de la ciencia, los mitos y las creencias. Las cuales dieron como resultado a la astronomía tal cual como la conocemos hoy día.

Los nombres de cada una de las que se encuentran vigentes tienen diversos orígenes según su creación o descubrimiento. Entre los más predominantes se encuentran las mitologías griegas. El resto se divide entre los primeros viajes que partieron al sur, en el cual se relacionaron con nuevos descubrimientos naturales. Así como las nombradas durante el renacimiento, con instrumentos técnico-científicos.

Osa Mayor

Es una de las más remotas y con más fama de toda la bóveda celeste. Esto por, quizá, su gran magnitud y su fácil visualización desde el norte. Aunque su nombre puede variar según el territorio del mundo.

Su nombre encierra una de las historias más resaltantes de la mitología griega. En esta se recalca la presencia de Zeus, el más relevante personaje de los dioses y el cual compartía casamiento con la diosa del matrimonio, Hera.

La leyenda se desarrolla con las aventuras de Zeus con una ninfa llamada Calisto que dio a luz a Arcade. Hera, al enterarse, transformó a Calisto en un oso, el cual se relaciona con la constelación Osa Mayor. Zeus, por su parte, hizo lo mismo con el nacido, para que estuviera con su madre, siendo este la llamada Osa Menor.

La Osa Mayor pertenece a las constelaciones que se ubican en la región norte. Y la Osa Menor es posible visualizar entre la latitud + 90 ° y – 10 ° con una región de unos 256 grados al cuadrado.

Perseo

Pertenece a las constelaciones que se caracteriza por su destacada lluvia de meteoritos que ocurre en el mes de agosto. Y su nombre lo debe a otro de los personajes destacados de las historias griegas. Un héroe que está rodeado de grandiosas luchas, el destino y augurios.

Perseo en hijo de Danae y Zeus, además de ser característico por su valentía y por sus luchas. De las cuales se destaca la lucha contra Medusa, un monstruo que lograba convertir en piedra a quién la mirara a los ojos.

Andrómeda

Esta se distingue por ser de las cuales se puede divisar toda una galaxia. Y se destaca por contener a uno de los objetos más lejanos que se puede divisar a simple vista. El cual se le estima una lejanía de 2.500.000 de años luz.

Su nombre pertenece a la hija de los reyes Cefeo y Casiopea. La misma se ve envuelta en un cuento de ira, agravios y sacrificios. En ella, la reina cometió una ofensa contra Poseidón.

El mismo exigió a cambio de su perdón el sacrificio de Andrómeda hacia una bestia del mar. No obstante, Perseo socorrió a la joven y además se enamoró de la misma. Y finalmente, pidió que le fuera dada en matrimonio si conseguía asesinar a la bestia marina.

Esta constelación es un espacio cuadrado de 722 grados que se puede encontrar entre las latitudes + 90 ° y – 40 ° y pertenecen al cuadrante uno en la región del norte.

Centauro

Este debe su apodo a una de las mitologías griegas, un personaje mitad hombre y mitad caballo. En esta región se pueden encontrar dos grandes estrellas, como lo son la famosa Alpha Centauri y también a Beta Centauri. De igual forma, contiene Centaurus A y Omega Centauri. Esta es otra de las constelaciones que se encuentran ubicadas en la región del sur, visible en las latitudes + 25° y – 90°. Finalmente, está relacionada con las lluvias de estrellas:

  • Alpha Centáuridas.
  • Omicrón Centáuridas.
  • Theta Centáuridas.

Acuario

Esta pertenece las constelaciones heredadas del Zodiaco. Se ubica en la región celestial del sur y cuenta con la gran estrella Beta Aquarii. La misma se puede ubicar entre la latitud + 65 ° y – 90 °. Siendo parte de cuadrante cuatro del mencionado hemisferio.

Pegaso

Es otro personaje de las historias griegas. En esta puede encontrarse un gran número de estrellas radiantes y galaxias como Stephan, Einstein, así como NGC 7742. Su ubicación está en el cuadrante cuatro de la región norte, con + 90 ° y – 60 ° como latitudes.

Hércules

Otra de las constelaciones de Ptolomeo es Hércules, cuyo nombre está asociado a la leyenda de Heracles. En este espacio del cielo se encuentran dos conjuntos globulares, Messier 13 y Messier 92. Dos nebulosas, NGC 6210 y Abell 39, así como dos conjuntos galácticos, Hércules y Abell 2199.

También posee Kornephoros y Beta Herculis. Cubre una región de 1225 grados al cuadrado. Y es posible ubicarla en el cuadrante tres de la región norte, en las latitudes + 90 ° y – 50 °.

El mundo moderno

En los años 30, la Unión Astronómica Internacional (IAU), estandarizó los trazos idealizados de las constelaciones. Basados en muchos de los trabajos desarrollados hasta la época. Un trabajo ejecutado por el astrónomo Eugene Delaporte. Que básicamente, adaptó las antiguas representaciones al cielo moderno.

Esto debido, a que gran parte de las constelaciones representativas del Zodiaco estaban en desuso. Y no eran más que una referencia histórica del conocimiento de remotas civilizaciones. En este sentido, en el siglo XX se establecieron 88 constelaciones reconocidas por la mencionada entidad.

Función actual de las constelaciones

Como hemos visto a lo largo del artículo, las constelaciones formaron parte importante de los conocimientos de nuestros antepasados. Permitiéndoles entender diversos fenómenos de la naturaleza. Como controlar la actividad agrícola, la variación de las estaciones. Además de comprender fenómenos tan complicados como el tiempo, para desarrollar modelos como el calendario.

Del mismo modo, benefició a la expansión de muchas culturas a través de los viajes. Debido a que a través de las estrellas los navegantes y mercantes establecían rutas y puntos de orientación.

En la actualidad, las constelaciones ya no poseen el protagonismo que la historia le cedió. Debido a que la astronomía moderna cuenta con metodologías de referencia más optimizadas. En el cual se pueden ubicar las estrellas a través del sistema de coordenadas. Por considerarse más objetivo y sencillo de utilizar.

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Constelaci%C3%B3n

www.semana.com/vida-moderna/articulo/estrellas-y-constelaciones-que-significan-sus-nombres-segun-la-mitologia-griega/202124/

www.lavanguardia.com/vida/junior-report/20200415/48543247678/astronomia-mitologia-griega-estrellas-constelaciones.html

www.planetario.net/constelaciones/


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores