Enfermedades de los huesos

Enfermedades de los huesos, una mirada hacia las afecciones del cuerpo humano

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 23 de junio de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Las enfermedades de los huesos son un tema de gran interés para la medicina. Muchos son los expertos que se han especializado en el estudio del sistema óseo, ya que es una de las estructuras más importantes del cuerpo. Sin olvidar que sus múltiples afecciones perjudican en gran medida el bienestar del organismo.

Gracias a los avances científicos y tecnológicos, el abordaje de las enfermedades de los huesos ha tenido un mayor desarrollo. Otorgando un amplio conocimiento con respecto a este ámbito y descubriendo mejores formas de prevenir y afrontar estas patologías.

El tema de las afecciones en el sistema óseo suele ser amplio, pero hasta cierto punto, no complejo de comprender. Además de ser crucial para conocer de qué forma se puede evitar, identificar o tratar algún tipo de enfermedad en los huesos.

¿Qué son las enfermedades de los huesos?

Las enfermedades de los huesos pueden definirse como una alteración de las propiedades y condiciones normales del tejido óseo. Lo cual lleva consigo padecimientos que afectan el funcionamiento regular del cuerpo humano y la calidad de vida de la persona quien padece la enfermedad.

Se caracterizan por sensaciones de dolor, desgaste en determinada ubicación del sistema óseo o, en algunos casos, en todo el sistema óseo. También pueden generar debilidad en los huesos, lo que provoca mayores probabilidades de fracturas.

Estos problemas óseos suelen presentarse con mayor frecuencia después de determinada edad. Debido a los cambios que el cuerpo humano, tanto a nivel estructural como fisiológico, va generando al transcurrir los años. Al menos 81% de personas mayores de 65 años sufren de enfermedades de los huesos.

El sistema óseo del cuerpo humano es extenso y mantiene un funcionamiento particular, al igual que los otros sistemas del organismo. Es por ello que, conociendo de manera general sobre este importante sistema, es posible comprender de manera más amplia las enfermedades de los huesos.

El sistema óseo, donde tienen lugar las enfermedades de los huesos

Antes de hablar propiamente de las enfermedades de los huesos es importante conocer la estructura donde se producen dichas enfermedades. Llamado sistema óseo, o esqueleto humano, es conocido como 1 de los 3 sistemas del aparato locomotor que poseen los seres humanos.

Consta de 206 huesos, ligamentos y cartílagos. Los cuales están distribuidos a lo largo de todo el cuerpo. Los huesos son órganos duros y resistentes. Le permiten al cuerpo tener soporte, organizar su estructura, brindar protección a determinados órganos y llevar a cabo el proceso homeostático de los minerales.

De igual manera, estas duras estructuras generan una función llamada hematopoyesis, encargada de la producción de sangre en la médula ósea. Por otra parte, los ligamentos se encargan de la unión de un hueso con otro, mientras que los cartílagos generan conexión, soporte y resistencia.

Los huesos se dividen en la agrupación esquelética axial, que ejerce una función protectora, y la agrupación esquelética apendicular, que permite una mejor ejecución de los movimientos. También existe una clasificación de 5 tipos de huesos, conocidos como: largos, cortos, planos, sesamoideos e irregulares.

Enfermedades de los huesos

Principales causas de las enfermedades de los huesos

Ya que es sistema óseo es muy variado, las enfermedades de los huesos se pueden dar a causa de diferentes factores. Sin embargo, los estudios han constatado que estadísticamente existen elementos comunes que intervienen en el desarrollo de estas afecciones.

Entre los factores más destacados se encuentran los siguientes.

Predisposición genética

La genética siempre ha sido un elemento de estudio en las diversas enfermedades que sufren los seres humanos. Por lo tanto, las enfermedades de los huesos no son la excepción.

Algunos estudios han indicado que diversas afecciones óseas pueden contener una carga hereditaria.

La masa ósea puede tener un porcentaje de heredabilidad entre 50% y 70%. Por lo tanto, hay personas más propensas a desarrollar algunas enfermedades que otras.

Lectura Recomendada: Las Enfermedades Genéticas Más Frecuentes

Déficit alimentario y nutricional

Los alimentos son elementos fundamentales para el buen desarrollo y mantenimiento de los huesos. Por ende, si una persona se encuentra sometida a condiciones de desnutrición o tiene una baja calidad alimenticia es poco probable que pueda darse la reestructuración ósea de la forma adecuada.

Mientras el cuerpo no reciba un componente nutricional adecuado, los huesos no podrán absorber las propiedades necesarias. Lo que genera como resultado una debilidad ósea hasta el punto de hacerlos más propensos a las enfermedades.

Patologías hormonales

El buen funcionamiento del sistema óseo depende en gran medida de las funciones de muchas hormonas que hay en el cuerpo humano. Para que los huesos puedan crecer, integrarse y contar con una densidad adecuada, necesitan del buen funcionamiento de cierto grupo de hormonas.

Desde los primeros años de vida, las hormonas trabajan junto al tejido óseo para brindarle los recursos que este necesita para su desarrollo. Es decir que, si una persona sufre de un trastorno hormonal, este trabajo en conjunto se verá directamente afectado, aumentando las probabilidades de padecer enfermedades.

Envejecimiento

Sin duda alguna la formación del sistema óseo mantiene un mejor y más eficaz desarrollo en la infancia de un individuo. Se considera que hasta los 20 años una persona puede regenerar sus huesos de manera más rápida, ya que las células óseas poseen un mejor funcionamiento.

Por lo contrario, una persona adulta cuenta con más probabilidades de sufrir enfermedades de los huesos y fracturas. Al pasar los años, y aún más a partir de los 50 años, la masa ósea disminuye con mayor frecuencia.

Consumo de sustancias ilícitas o medicamentos

El consumo excesivo de alcohol, tabaco, o de sustancias ilícitas, puede generar en las personas complicaciones graves para la salud. En relación a las enfermedades de los huesos, pueden provocar debilidad en el sistema óseo y hacerlo más propensos a sufrir de fracturas.

Con respecto a los medicamentos, existen algunos de ellos que pueden generar debilidad en los huesos. Entre ellos se encuentran los glucocorticoides, los cuales alteran la estructura de los huesos y reducen la recuperación de los mismos.

¿Cómo se diagnostica una enfermedad en los huesos?

Para poder llegar al diagnóstico de las enfermedades en los huesos las personas siempre deben pasar por un proceso médico previo. Generalmente suelen presentarse dolencias a nivel corporal o cambios en el funcionamiento regular del cuerpo. En otras palabras, el organismo comienza a emitir señales de alerta.

Las señales más comunes suelen ser dolores en el cuerpo o articulaciones, enrojecimiento articular, dificultad en la movilidad, deterioro óseo, entre muchas otras.

Una vez que la persona presenta intensa y recurrentemente las dificultades antes mencionadas, debe acudir al médico para obtener un diagnóstico. El especialista llevará a cabo la apertura de la historia médica, el chequeo físico, y remitirá a la realización de los exámenes médicos pertinentes.

Parte de los estudios que deben realizarse son pruebas de laboratorio, pruebas por imágenes y biopsias. De acuerdo a los resultados, el médico podrá emitir el diagnóstico exacto de la enfermedad que pueda estar padeciendo la persona.

Tipos de enfermedades de los huesos

A lo largo de los años se ha conocido más sobre enfermedades en los huesos. Muchos han sido los investigadores que han dedicado su vida a entender y tratar la estructura ósea y sus diversas afecciones.

Gracias a ello, es que hoy en día se sabe de muchas enfermedades que afectan el sistema óseo del ser humano. A continuación, será expuesta una lista de todas ellas.

Acromegalia

La acromegalia está caracterizada por el crecimiento excesivo de los huesos, lo cual también genera un aumento de tamaño irregular en diferentes partes del cuerpo.

Se considera que tiene sus causas debido a problemas hormonales, donde la glándula responsable es la pituitaria. La gran producción de hormonas que esta glándula genera, aún en la etapa adulta, es la que provoca el fenómeno de crecimiento en los huesos.

Displasia fibrosa

Esta enfermedad se presenta cuando en vez ocurrir la formación normal de un hueso, se constituye un tejido fibroso. Este cambio genera que el hueso se debilite y pueda llegar a fracturarse o presentar algunas deformaciones.

Se considera que tal enfermedad se produce por una mutación genética que tiene lugar en células que los huesos producen. Sin embargo, no se considera que sea hereditaria. En caso de padecer displasia fibrosa leve o moderada la persona puede presentar poco o ningún síntoma.

Espolones óseos

Se considera como espolones óseos a las protuberancias que se presenta a lo largo del borde en un órgano óseo. Se pueden observar mayormente ubicados en la parte donde se unen dos huesos o también en la columna vertebral.

Esta enfermedad suele no causar síntomas que perjudiquen significativamente la rutina ni la salud de la persona. Sin embargo, si se presenta de forma grave afectan frecuentemente el área de la rodilla, la columna vertebral o la cadera.

Osteítis fibrosa

Es un trastorno en el sistema óseo que debilita en gran medida los huesos y puede llegar a deformarlos. Se le acredita su aparición a causa de las hormonas paratiroideas, quienes se encargan de regular el calcio, fósforo y vitamina D en el cuerpo.

Si la segregación de estas hormonas es excesiva, puede influir en la composición normal del hueso, provocando como resultado el padecimiento de osteítis fibrosa.

Osteopetrosis

Es común que dentro del funcionamiento del organismo se recicle las células óseas que ya son viejas. Sin embargo, los que padecen de osteopetrosis no cumplen con este proceso. Esto provoca que el hueso se forme de manera más densa y crezca de forma irregular; lo que lleva a tener huesos débiles.

Enfermedad de Paget

En esta enfermedad se presenta un aumento anormal en el tamaño de los huesos, por lo tanto, tienen menos densidad y presentan pérdida de la masa ósea de forma progresiva.

En este caso el sistema óseo se esfuerza por recuperar este tejido de forma acelerada, razón que provoca dolor, deformaciones y debilidad en los huesos.

Fibrodisplasia Progresiva Osificante

Esta enfermedad ha causado gran interés en muchos investigadores del sistema óseo y se considera como todo un reto. La razón se debe a que crea tejido óseo en lugares fuera de lo normal. En este caso se ven malformaciones debido a la formación de huesos en lugares con tejido conjuntivo, como los músculos.

Los casos que se han registrado de esta anomalía demuestran que es una patología congénita. Donde el rasgo común y más evidente se observa en el hallux de los dos pies, en el que se perciben malformaciones.

Melorreostosis

Se trata de una enfermedad en los huesos que genera un fuerte dolor. Se caracteriza por la aparición de un segmento de pedazo de materia ósea encima de otro hueso. Este nuevo segmento suele ser más duro que el anterior y se pueda visualizar como un pequeño vuelto por debajo de la piel.

Osteogénesis imperfecta

Una persona que sufre de ontogénesis imperfecta está propensa a que sus huesos tengan menor resistencia y sean mucho más débiles. Esta condición perjudica la producción de colágeno, por lo que la fragilidad en los huesos es excesiva. También es muy conocida por el nombre “huesos de cristal”.

Osteomalacia

La falta de nutrientes y vitaminas en los huesos son la principal causa de la osteomalacia. Esta enfermedad reduce la dureza de los huesos ya que no existen los elementos necesarios para fortalecer estos organismos.

Esta enfermedad se presenta comúnmente luego de edades avanzadas. Pueden ser de carácter genético o por la poca ingesta de vitaminas que el cuerpo está recibiendo, sobre todo después de determinada edad.

Osteomielitis

Esta enfermedad se da debido a la infección de una bacteria llamada “Staphylococcus aureus”, en la mayor parte de los casos. Este tipo de bacterias entran de forma directa, en caso de que estén las condiciones, o por medio de la sangre hasta el hueso.

Puede ocasionar fiebre, dolor, fatiga; y hasta la debilitación de las células óseas. Cabe destacar que otro tipo de enfermedades infecciosas pueden propiciar el padecimiento de esta enfermedad.

Osteoporosis

La osteoporosis se considera como una de las enfermedades óseas más comunes. En ella, la masa ósea se pierde de una forma rápida, a tal punto que esto supera el proceso regenerativo de la misma. Debilita los huesos y causa grandes malestares a quienes la padecen.

Osteólisis Masiva Idiopática 

Conocido también como enfermedad del hueso fantasma. Esta patología se caracteriza por la pérdida de masa ósea en un hueso específico y no en áreas más amplias, como otras enfermedades de este sistema. Se considera como una afección extraña de la cual aún se están haciendo diversos estudios.

Tumores Óseos

Existen diferentes tipos de tumores que se pueden manifestar en el sistema óseo. Algunos de ellos, en su mayoría, suelen ser benignos, pero también se puede presentar el caso de tumores malignos.

Los dos tipos de tumores generan dolor y afección en el hueso. Sin embargo, el tumor maligno puede desarrollar cáncer de hueso. Pese a que no es común este tipo de cáncer, es importante que, al ser diagnosticado, se lleve a cabo el tratamiento de forma rápida y precisa.

Enfermedades de los huesos

Enfermedades de los huesos con mayor presencia en los niños

Los niños también se encuentran propensos a sufrir de enfermedades óseas, aunque es de forma poco recurrente o debido a afecciones congénitas o genéticas. Entre estas se han documentado las siguientes:

Enfermedad de Caffey

Esta enfermedad se presenta mayormente en los bebés. Se caracteriza por la constante y excesiva creación de huesos nuevos. Con mayor frecuencia en partes como los brazos, piernas, hombros, mandíbulas, entre otros.

En este caso los huesos aumentan en gran medida su anchura, hasta el punto de unirse uno con otro y formar un solo hueso. A medida que el bebé va creciendo puede mejorar dicha condición. Sin embargo, algunas personas sufren ciertas consecuencias en la edad adulta.

Enfermedad de Blount

Esta enfermedad se presenta específicamente en la tibia, lo cual produce que la pierna se vea arqueada. Esto debido a que, en su parte inferior, toma una orientación hacia dentro.

Se produce mayormente en niños y adolescentes. Lo característico de esta enfermedad es que con el transcurrir de los años, las personas pueden presentar anormalidades en las dos piernas; impidiendo así la movilidad adecuada.

Enfermedad de perthes

Se produce debido a la poca, o casi nula, producción del flujo sanguíneo. Esto genera que ocurra una destrucción en el fémur de la persona. Se presenta normalmente en niños con un rango de edad entre los 3 y 12 años.

Pese a que algunos se pueden recuperar debido a la regeneración ósea, otros sufren de secuelas a lo largo de los años.

Raquitismo

Se presenta primeramente debido a la insuficiencia vitamínica en el organismo de los niños. De igual forma, aquellos factores genéticos que provocan debilidad en los huesos pueden generar esta enfermedad.

Puede influir de forma considerable en el desarrollo de la persona, tanto física como psicológicamente.

Craneotabes

Esto se da en bebés normalmente prematuros. Está relacionado con el ablandamiento de los huesos del cráneo en el bebé. Suele ser inofensivo en la salud de neonato. No obstante, si está asociado a otro tipo de enfermedades de los huesos puede ser en gran medida perjudicial.

Osteocondritis

Está relacionada directamente con las afecciones que se generan en la placa de crecimiento del infante. Este tipo de alteraciones producen que los huesos crezcan de manera anormal.

Estas placas están situadas en los extremos de los huesos y permiten que el niño crezca de forma normal. Por lo tanto, la persona que padece de esta enfermedad puede tener problemas en su crecimiento y el desarrollo adecuado de las habilidades motoras.

Tratamientos para las enfermedades de los huesos

Al igual que cualquier otro tipo de condición, las enfermedades de los huesos no tienen un tratamiento estándar para todas. Ciertamente existen signos y síntomas comunes entre algunas afecciones óseas. No obstante, existen tratamientos que actúan de mejor manera bajo ciertas condiciones.

En términos generales se puede acotar que los tratamientos más eficaces para tratar este tipo de enfermedades son:

  • Administración de tratamientos y antibióticos.
  • Intervenciones quirúrgicas.
  • Aplicación de terapias físicas y ejercicios.
  • Consumo de vitaminas
  • Mantenimiento de un patrón alimentario saludable.
  • Terapias de rehabilitación.
  • Inmovilización temporaria.
  • Radioterapia o quimioterapia.

Enfermedades de los huesos, con mayor índice de afección

De las patologías relacionadas a sistema óseo algunas se destacan en la población, a nivel mundial las siguientes:

  • Osteoporosis. Al menos 1 de cada 4 mujeres, y 1 de cada 8 hombres, pasado los 50 años.
  • Enfermedad de Paget. Se considera como la segunda enfermedad más frecuente a nivel mundial después de la osteoporosis.
  • Osteomalacia. 60% de la población, en su mayoría adultos de más de 50 años.
  • Osteomielitis. 1 de cada 5000 personas, mayormente en menores de 13 años.

Las afecciones de los huesos menos frecuentes

Por su parte, también existen enfermedades atípicas, las cuales se presentan en menor medida a nivel mundial, estas son las cifras que lo demuestran:

  • Melorreostosis. 1 de cada 1.000.000 de personas.
  • Osteogénesis Imperfecta. 1 a 5 de cada 20.000 personas.
  • Fibrodisplasia Osificante Progresiva. 1 de cada 2.000.000 de personas.
  • Osteólisis Masiva Idiopática. En la historia de esta enfermedad se han identificado nada más que aproximadamente unos 300 casos.
  • Acromegalia. 3-4 casos por cada 1.000.000 de personas.

Cómo prevenir las enfermedades de los huesos

A pesar de que existen algunas afecciones óseas que son congénitas, hay otras que se pueden prevenir o evitar su gravedad. Entre los métodos de prevención más apropiados y eficaces se encuentran.

Mantener una dieta saludable

Los alimentos son la principal fuente de vitaminas y minerales, elementos indicados para fortalecer y cuidar de los huesos. Es por ello que es importante mantener una alimentación que pueda brindar al sistema óseo los recursos necesarios para preservar su salud.

Uno de los alimentos principales que no se deben dejar de consumir son aquellos que proporcionan calcio para el cuerpo. Ya que este es un mineral indispensable para el mantenimiento de los huesos.

Realizar actividad física

La ejecución de actividades físicas de forma regular permite obtener mayor fuerza y firmeza en los huesos, además de crear resistencia en el cuerpo.

 A través de esta práctica, la persona puede mantener una condición corporal activa, la cual permite mejorar sus habilidades motoras, reflejos y equilibrio. Lo que puede impedir caídas y fracturas comprometedoras para los huesos.

Atención a las señales que emite el cuerpo

Las dolencias consecutivas en el cuerpo, sensación de pesadez, desvanecimiento, temblor muscular; fracturas de formas fáciles, son señales de que puede estar ocurriendo algún problema en el organismo.

Ante ello es elemental darle la importancia necesaria y acudir a los especialistas indicados.

Mantener un control médico

Algunos problemas en el sistema esquelético no se detectan fácilmente. Es por ello que el mantener un control médico, al menos de forma anual, puede ayudar a conocer cómo está el organismo de la persona.

En caso de detectar alguna enfermedad, esta se pudiera atender a tiempo y evitar complicaciones. Al igual que si se es propenso a tener una patología ósea, el especialista dará las indicaciones correctas para ayudar a prevenir la situación.

Evitar el consumo de sustancias estupefacientes

Las sustancias estupefacientes son un factor que puede generar grandes repercusiones a nivel óseo.

Tanto el tabaco, el excesivo consumo de alcohol o la ingesta de drogas, debilitan el organismo y lo hace propenso a padecer de enfermedades. Además, que le quita los nutrientes y minerales que puede recibir el organismo a través de otros medios.

Aumentar el consumo de vitamina D

La vitamina D tiene como función aumentar la absorción del calcio que recibe el organismo. Influye en la formación de los huesos y les brinda fortaleza.

Por medio de alimentos, suplementos y a través de los rayos solares, se puede obtener esta vitamina. Es esencial para el cuerpo y ayuda en gran medida a las deficiencias del sistema óseo.

Los últimos avances en las enfermedades de los huesos

Dentro de las enfermedades de los huesos se han obtenido una gran cantidad de avances. Empezando por el diagnóstico, las causas, tratamientos y métodos de prevención de muchas de ellas.

Gracias al avance científico y médico existen una cantidad de herramientas que permiten dar con el estudio especializado de estas enfermedades. De igual forma, a nivel mundial los científicos se han dedicado cada vez más a realizar estudios para afrontar las diversas enfermedades óseas.

Huesos artificiales

Las universidades de Granada, en España, en conjunto con el CSIC, han trabajado en la creación de huesos artificiales. Gracias a la creación de un biomaterial, con células madres del cordón umbilical, que busca generar la reestructuración ósea.

Actualmente en espera de ser probado, para asegurar su funcionamiento y que en un futuro permita utilizarse para generar crecimiento en los cartílagos y los huesos.

Crecimiento óseo fuera del cuerpo humano

El trabajo de un grupo de británicos ha generado un líquido que contiene calcio, fósforo, silicona y células óseas. Esta mezcla es capaz de regenerar los huesos de una forma rápida y producir mayor resistencia en ellos.

Denominado como cristal cerámica, ya se está implementando en el trabajo dental y ortopédico. Con el fin de poder mejorar la sustancia para combatir enfermedades como la osteoporosis o fracturas.

Nuevas herramientas para el diagnóstico

Investigadores de la Universidad Nacional de Rosario han llevado a cabo estudios tomográficos que permiten un estudio más completo y profundo sobre los huesos. Permite ver su nivel de fragilidad y estudiar de una forma más exhaustiva las propiedades, funciones, determinantes biológicos y solidez de estos órganos.

El conocimiento como método para manejar o prevenir las enfermedades en el sistema óseo

Constantemente las personas desconocen en gran medida la información necesaria que las pueden ayudar a prevenir o manejar una enfermedad en el sistema óseo.

Existen factores como el poco acceso a la información, el temor, o los escasos recursos; los cuales influyen en que alguien pueda saber más sobre este tema tan importante. Ante ello es crucial mencionar que mientras más se sepa sobre estas enfermedades mayores recursos se tendrán para afrontarlas.

Si bien se ha podido observar que hay algunas enfermedades de los huesos que no se pueden evitar, sí se puede controlar su nivel de afección. Los avances en estos últimos tiempos apuntan cada vez más a mejorar tales afecciones.

Se puede considerar que, con la ayuda de la ciencia y la disposición de cada persona por cuidar de su salud, es posible sobrellevar estas patologías.

Referencias:

www.medicoplus.com/traumatologia/enfermedades-oseas-mas-comunes 

www.visiblebody.com/es/learn/skeleton/overview-of-skeleton

www.orpha.net/consor/cgi-bin/index.php?lng=ES

www.tumayoramigo.com/blog/cuidado-de-los-huesos/


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores