Segunda Revolución Industrial

Lo que debes saber acerca de la Segunda Revolución Industrial

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 17 de abril de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Este período pasaría por un proceso más rápido, productivo y notable que el vivido en la Primera Revolución. Gracias a los avances de la ciencia; la humanidad experimentaría con la Segunda Revolución Industrial una serie de cambios a nivel social, económico, científico y cultural; que alterarían su vida cotidiana y su percepción del mundo en los próximos años. En este artículo, conoceremos más sobre esta trascendental segunda etapa de la Revolución Industrial que lo cambió todo.

¿Qué fue exactamente de la Segunda Revolución Industrial?

La Segunda Revolución Industrial o Revolución Electrónica trata del acontecimiento notable que se produjo, entre 1870 y 1914; para contribuir con la transformación de un mundo cada vez más mecanizado y tecnológico; gracias al desarrollo de nuevos campos de la ciencia; la globalización, un nuevo crecimiento económico, la apertura de nuevos mercados y el descubrimiento de nuevas fuentes de energía.

El avance de la tecnología generó cambios tan importantes; que acabarían extendiéndose en países como Bélgica, Alemania, Francia, Estados Unidos y Japón. Luego el fenómeno seguiría traspasando fronteras, llegando a Italia, Rusia y España. Con el tiempo, estas naciones se convertirían en potencias mundiales.

Como resultado de estos cambios; las potencias se pusieron a la vanguardia en cuanto al diseño, ensamblaje y construcción de artefactos tecnológicos para multiplicar la producción de sus industrias. Posteriormente, con el descubrimiento de nuevas fuentes de energía, se fundaron las primeras industrias petroleras y químicas; así como la aparición de las primeras plantas metalúrgicas y fundición de acero.

Fue así como el auge de estos países, derivó en una competencia enfocada en la industria y el libre mercado; dando origen a nuevos modelos económicos que iniciaron un proceso de expansión y transformación económica a nivel mundial.

¿Cómo se originó la Segunda Revolución Industrial?

No podemos hablar de la Segunda Revolución Industrial, sin antes mencionar cuáles fueron sus orígenes. Y es allí donde aparece su antecesora, la Primera Revolución Industrial; siendo esta la fase que marcaría el paso de transformación económica, social y tecnológica en la historia de la humanidad; desde los tiempos del Neolítico.

El hombre finalmente evolucionaría desde un entorno completamente rural, cuya economía dependía directamente de la agricultura y la cría de animales; a un estilo de vida urbanizado y una economía cimentada en la industrialización. Gran Bretaña sería el centro de tan importante acontecimiento mundial, en gran parte, por una serie de factores que lo propiciaron:

La revolución de la burguesía

Los burgueses se estaban asentando como una clase social bien constituida en Europa, quienes estaban en contra de las clases privilegiadas (nobles y la Iglesia); y el sistema feudal (organización social que establecía un contrato entre los señores feudales, dueños de la tierra; con los vasallos, campesinos que trabajaban para ellos).

Esto causó el estallido de varios movimientos revolucionarios en las principales ciudades europeas y diera lugar a cambios políticos, económicos y sociales; como el nacimiento del capitalismo, la independencia de muchos estados, la reforma de leyes y muchas libertades civiles que favorecieron al Reino Unido.

Materia prima inglesa

El descubrimiento de nuevas materias primas, minerales como el carbón y el hierro; el aporte de las máquinas y otras innovaciones tecnológicas de la época permitió el auge de la Primera Revolución Industrial en Gran Bretaña. Además, al tratarse de una isla que está separada del continente europeo; favoreció el comercio internacional de sus productos con otros países, a través del transporte marítimo.

La próspera economía británica

El control del comercio era ejercido por los empresarios; quienes lograron amasar una gran fortuna, gracias a la venta de tabaco, té y otros productos. Con la llegada de la máquina de vapor y otros medios de transporte; los empresarios decidieron apostar por la creación de industrias.

La tecnología hizo que también aumentara la producción en los campos, que a su vez incrementó las ganancias de los empresarios y abundaran los alimentos. Al enterarse de esto; muchos campesinos dejaron el campo por la ciudad, en busca de mejores oportunidades. Así pasarían a convertirse en mano de obra para las fábricas, multiplicando las ganancias y el nivel de producción.

La clase obrera

La expansión de las grandes industrias hizo que otros sectores fueran desplazados, como el artesanal. De esta manera, muchos talleres fueron cerrando; mientras que esos espacios eran ocupados por fábricas. Así fue como industrias, como la textil; fueron ganando terreno para aumentar su producción.

Pero de la misma forma como la industria crecía, también su mano de obra. Estos trabajadores se adaptaban a cualquier espacio, labor u horario por un salario; y así es como nace la clase obrera. Con el tiempo, estos asalariados sentían que eran tratados como si fueran esclavos, al obligarlos a trabajar en condiciones extremas. Así surgieron los grupos sindicales y también nuevas ideologías, como el socialismo.    

El salto de calidad: De la máquina de vapor a los medios de transporte

En resumen, la Primera Revolución Industrial llegaría para romper con viejos esquemas socioeconómicos, estancamiento cultural y siglos de atraso; de la mano de nuevos descubrimientos científicos, el diseño de innovadores artefactos tecnológicos y la introducción de los medios de transporte; hasta cambiar las estructuras de la sociedad.

La humanidad se benefició enormemente de ese período de prosperidad para poder obtener la dirección que necesitaba y así poder generar un cambio; un punto de inflexión que le llevara al ciclo de transformación que necesitaba: La Segunda Revolución Industrial. Si el Reino Unido no hubiera sido capaz de gestar la Primera Revolución, el mundo sería muy distinto al que conocemos hoy día.

Características de la Segunda Revolución Industrial

En esta segunda parte de la Revolución Industrial; se dieron una serie de transformaciones de carácter social, industrial y económica que lograron extenderse de forma acelerada en todo el mundo. Transformaciones que desarrollaron características propias, como son las siguientes:

  • Los avances tecnológicos y las nuevas disciplinas científicas empezaron a aplicarse en las industrias
  • El desarrollo de sectores como la comunicación y automotriz fue ascendente
  • Tuvieron lugar importantes descubrimientos científicos y avances en el campo de la medicina
  • Comenzaron a aprovecharse las propiedades del gas, los minerales, el petróleo y sus derivados para crear nuevas fuentes de energía
  • Las industrias iniciaron un proceso de transformación de recursos como el acero, el carbón y el aluminio para diversas aplicaciones
  • Se desarrollaron máquinas y artefactos que empezaron a instalarse, para producciones en serie, en las fábricas y plantas industriales
  • Se registraron altos índices de desempleo
  • Nuevos modelos económicos empezaron a crearse
  • El mercado mundial se fortaleció y se extendió rápidamente en todos los países
  • La aparición de las nuevas potencias mundiales (Estados Unidos, Japón, Rusia, Alemania); propició una dura competencia para hacerse del control del comercio y los mercados a nivel mundial

En este punto de las características de la Segunda Revolución Industrial es conveniente acotar algunos aspectos elementales que sirvieron de base para el éxito de este período.

La aparición y el ascenso de las industrias

Estas deben su aparición al avance científico que produjo grandes innovaciones; como fue la introducción de las maquinarias para la elaboración de piezas o vehículos en serie. Esto impulsó la competencia entre mercados; enfocados en el incremento de producción, en menos tiempo y una baja inversión en mano de obra.

Esto hizo que el mercado mundial se dividiera en dos clases; las potencias mundiales y los países que dependían de estas potencias para venderles su materia prima; resultando más cara la mano de obra que la misma materia prima, por lo que resultaba ventajoso para las naciones industriales.

Así surge la explotación. Tanto adultos como niños, eran sometidos a extenuantes e inhumanas jornadas laborales de 12 horas; devengando un salario sumamente bajo, en comparación al duro trabajo que realizaban en las fábricas.

Los novedosos sistemas de producción

Con el fin de asegurar la efectividad del trabajo, distribuir mejor los tiempos y evitar la sobrecarga de trabajo en los obreros; las industrias empezaron a utilizar un sistema que buscaba establecer la relación de las capacidades del obrero y la producción de las máquinas.

De esta manera, el objetivo era sacar todo el potencial de la mano de obra; los materiales de trabajo y las maquinarias para incrementar la producción; a través de la distribución de las labores entre los trabajadores y cronometrar de dichas tareas. Así, se incentivaba el rendimiento y buen desempeño del obrero, con un pago extra.

Este sistema científico (que fue bautizado como Taylorismo o Método de Taylor) fue creado por Frederick Taylor; un administrador de empresas y consultor estadounidense; considerado el Padre de la Administración Científica.

La prestigiosa empresa automotriz, Ford Motors Company; fue una de las compañías que empezó a utilizar este modelo. Incluso, fue de los primeros en implementar la idea de que cada trabajador debía ganar lo suficiente; como para comprar uno de los automóviles que elaboraba; ya que un buen pago garantiza un incremento en el consumo. Esto hizo que el sistema capitalista se fortaleciera.  

El transporte: Al servicio de las industrias

El impulso que el transporte obtuvo en esa época fue, en gran parte, gracias al nacimiento del ferrocarril. Con la instalación de las vías férreas se pudo establecer la comunicación entre ciudades; el desplazamiento de una gran cantidad de personas y favorecer la movilización de cualquier tipo de material o mercancía, sea liviana o pesada.  

En este aspecto, Gran Bretaña fue pionera al aplicarse en la construcción de ferrocarriles y exportarlos a todo el mundo. De esta forma, muchos compradores se veían obligados a mantener lazos comerciales con los ingleses para localizar insumos y servicio especializado.

Con el aporte del petróleo, el carbón y la electricidad; se pudieron crear nuevas formas de transporte que funcionaban con motores; como fue el caso de los barcos y automóviles, quienes ayudaron al ferrocarril a expandir aún más el comercio entre países.  

El nacimiento de las fuentes de energía

Con los avances tecnológicos, también llegó el descubrimiento de nuevas fuentes de energía. Elemento que siempre ha estado ligado a cualquier proceso evolutivo o impacto técnico de trascendencia. Dichas fuentes permitieron el perfeccionamiento de nuevas técnicas y artefactos ya conocidos anteriormente.

Ejemplo de ello podemos citar la máquina de vapor, la locomotora y el automóvil. O el uso del kerosene que se destinó en el alumbrado; hasta llegar la bombilla de Edison y derivar en la energía eléctrica.

Tecnología y comunicaciones

El avance científico y tecnológico también hizo que el hombre perfeccionara las técnicas que empleaba para comunicarse. Entre algunas de esas grandes innovaciones podemos citar:

  • El telégrafo: Creado por Samuel Morse, en 1837. Este aparato permitía la comunicación a distancia, a través de un tipo de lenguaje basado en puntos y rayas. Muchas ciudades instalaron grandes extensiones de cables con la finalidad de aprovechar los beneficios de este ingenioso mecanismo.
  • El teléfono: Si bien A. Graham Bell lo patentó; en 1876, fue Antonio Meucci el que sentó las bases para crear el teléfono; a partir de un aparato que podía emitir voces por medio de ondas eléctricas.
  • El cine: Obra de Auguste y Louis Lumiere; quienes diseñaron el cinema, que reflejaba imágenes sin audio. Este invento resultó, con el tiempo, en uno de los aparatos comunicacionales más influyentes del siglo XX, hasta nuestros días.   

Los grandes logros de la ciencia

Enorme fue el desarrollo que otorgó la ciencia a muchas disciplinas, aporte de la que siempre estará agradecida la humanidad. Gracias a las innovaciones que tuvieron lugar en esa época; la medicina trató innumerables patologías que, en épocas anteriores, aún no tenían cura.

De igual manera, la química nos dejó la invención de la dinamita y el abono artificial. Estos inventos sirvieron de base para la fabricación de armamento que fue empleado durante la Segunda Guerra Mundial. Entre los hallazgos científicos más resaltantes de la Segunda Revolución Industrial, encontramos:

  • El proceso de pasteurización: Método de conservación de alimentos, que desintegraba las bacterias y microbios; sin alterar las propiedades de los alimentos. Fue descubierto por el químico francés, Louis Pasteur, en 1864.
  • La bacteria que produce la tuberculosis y el cólera: Descubiertos por el médico alemán, Robert Koch, en 1882. Sus estudios y métodos fueron una valiosa contribución a la ciencia; ya que gracias a ellos se dio con la cura para otras enfermedades como el tifus, la neumonía, la lepra o sífilis.
  • La aspirina: Descubrimiento realizado a partir del ácido acetilsalicílico; por el farmaceuta alemán, Felix Hoffmann; en 1897.

Causas que motivaron la llegada de la Segunda Revolución Industrial

Si bien la Segunda Revolución Industrial surgió como una necesidad para dar siguiente paso hacia un proceso evolutivo de mayor trascendencia; esta se originó por una serie de causas que citaremos a continuación:

El crecimiento de la población

Durante esa época, el crecimiento demográfico sufrió una impresionante aceleración; por diversos factores: La aplicación de herramientas y nuevos artefactos a los campos agrícolas; lo que permitió el crecimiento de la población proporcional a la cantidad de alimentos producidos.

Los nuevos avances en el campo de la medicina que produjeron medicamentos y tratamientos para combatir enfermedades y epidemias; aumentando la tasa de natalidad.

Los movimientos migratorios de la población excedente de europeos hacia países en vías de desarrollo; gracias a medios de transporte marítimo que facilitaron dichas movilizaciones.  

El éxodo del campesinado a las ciudades

Una gran cantidad de campesinos se trasladaron a las grandes metrópolis con la esperanza de mejorar su calidad de vida y optar por mejores empleos. Esto sucedía, a pesar del gran aumento de la producción agrícola en los campos.

La Revolución de las industrias

El descubrimiento de fuentes de energía como el petróleo, carbón, gas natural, plutonio y sus alternativas; fue fundamental para el desarrollo de nuevas industrias como la petrolera, eléctrica, metalúrgica o plantas de energía nuclear.

La creciente economía mundial

El progreso del sector industrial impulsó la creación de nuevas formas de empleo; modelos económicos y el establecimiento de novedosos mercados con el objetivo de controlar el comercio y generar grandes riquezas.

Sin embargo, a raíz de esta monopolización comercial y la entrada del capitalismo en escena; generó el malestar de los obreros y el enfrentamiento entre clases sociales y laborales.

El establecimiento de la burguesía como clase social

En ese período, la burguesía se fue extendiendo, lo que le permitiría ocupar puestos de gran importancia dentro de la sociedad. Su voz, para que nuevas leyes y reglas de carácter económico entraran en vigencia; fue clave para el aumento de la producción en las industrias. 

Consecuencias de la Segunda Revolución Industrial

La introducción de máquinas que realizaban producciones de piezas y otros elementos en serie; generó un aumento en la producción, que se tradujeron en grandes ganancias para el sector industrial y empresarial; así como una intensa competencia de mercado entre potencias mundiales.

Sin embargo, esto también incrementó el desempleo, donde muchos obreros fueron sustituidos en sus puestos por máquinas; lo que les garantizó a los empresarios disminuir costos en mano de obra, menos tiempo de trabajo y un mejor rendimiento.

Como una respuesta a las enormes tasas de desempleo y los crecientes casos de explotación laboral, se formaron los movimientos sindicales. Dichas organizaciones buscaban amparar al obrero; con el fin de asegurarles mejores beneficios laborales, un trato más justo dentro de las fábricas y una mejoría en su nivel de vida; lo que derivó en luchas constantes entre la clase capitalista y la masa obrera.

También se produjeron grandes innovaciones, por parte de la ciencia y la tecnología que beneficiaron a muchos sectores.

El surgimiento de las potencias mundiales

Aunque el Reino Unido gozó de una gran influencia por ser la primera potencia económica en la Primera Revolución Industrial; todo cambió con la llegada de la Segunda Revolución Industrial, donde el rápido proceso evolutivo de este período exigía nuevas naciones predominantes.

Con la creación del Imperio Alemán, en 1871; la nación germana logró un importante desarrollo económico e industrial, a los que le siguieron Japón y los Estados Unidos. Por su parte, la nación nipona; gestaría un proceso de renovación que tuvo lugar a mediados del siglo XIX; con una serie de reformas políticas y sociales que buscaban salir del aislamiento en el que estaban sumidos.

Para ello, se enfocaron en el resurgimiento de su economía; tomando como base los modelos económicos de los países occidentales; entre ellos Estados Unidos. De esa manera, el gobierno de esa época, instauró la creación de industrias, con maquinaria y tecnología europea. Además de renovar y fortalecer su poderío armamentístico.

Para principios del siglo XX, Japón incrementó notablemente su economía para empezar a ser reconocida como una potencia mundial. Estados Unidos impulsó su economía; gracias a la explotación de recursos minerales y materia prima como el petróleo, el algodón, oro, cuero, entre otros; que fueron aprovechados por las industrias.

Los americanos, al igual que Japón y Alemania, apostaron por la introducción de nuevas tecnologías y las últimas innovaciones de la época a las industrias. Gracias a las migraciones europeas y de otros países, su población fue creciendo paulatinamente; lo que también incentivo a que más personas trabajaran en sus industrias y erigirse como potencia.   

El Capitalismo

El capitalismo moderno es otra de las consecuencias que surgieron en la Segunda Revolución Industrial. Este sistema económico se vio favorecido por las ideologías políticas propias de las potencias mundiales; que se encaminaban hacia las libertades individuales; con el principal objetivo de impulsar su crecimiento económico.

De esta manera, estas potencias competían entre ellas para hacerse con el control de los mercados mundiales. Para lograrlo, las industrias se apalancaron en el sector obrero y la optimización de las máquinas para aumentar sus producciones.  

Características del Capitalismo

Para lograr una definición más amplia de lo que es el capitalismo, veamos cuáles son sus características más notorias:

  • Se fundamenta en el capital y el empleo
  • Incrementar la competencia sobre la oferta y la demanda de servicios y bienes
  • Juega en el terreno del libre mercado, con poca participación del Estado
  • Contempla los derechos de la empresa como los derechos individuales
  • De esta forma, si un individuo cuenta con los recursos, puede establecer su empresa y contratar un personal
  • El capitalismo solo puede existir cuando se dan las condiciones sociales y tecnológicos que aseguren el consumo y así pueda generar capital
  • Puede contribuir con una disparidad social, debido a las pocas oportunidades laborales y salariales

El Capitalismo y sus tipos

Capitalismo industrial: Este surgió en medio de grandes cambios políticos y avances tecnológicos, a mediados del siglo XVIII; al sustituir las labores manufactureras y artesanales por la fabricación a través de las máquinas.

Capitalismo Financiero: Tipo de economía que funciona cuando los grandes emporios industriales y comerciales; son controlados por el poder financiero de las entidades bancarias comerciales y otras instituciones financieras.

Capitalismo vs. Socialismo

En contra de todo lo que representa al capitalismo, nos encontramos con el socialismo. Surgido a raíz del nacimiento de los sindicatos laborales; este sistema busca apropiarse de los medios de producción, para que pasen a manos de la masa obrera o participe el Estado.

El socialismo busca reducir el margen de acción del capitalismo; al eliminar el libre mercado y la propiedad privada, a través del control que ejerce el Estado.

La globalización a partir del Capitalismo

La globalización surgió como una respuesta propia del capitalismo; que buscaba incrementar la comunicación entre las naciones más poderosas del mundo; con el fin de formar mercados más amplios. Esto fue posible, gracias a la introducción del transporte; el avance de la tecnología y las innovaciones que se produjeron en el sector de las comunicaciones.

Diseccionando la Segunda Revolución Industrial

En definitiva; la huella que dejó la Segunda Revolución Industrial aún permanece imborrable y más vigente que nunca. Actualmente, cuando nos encontramos atravesando otra etapa transitoria, como lo es la Cuarta Revolución Industrial.

La Segunda Revolución estableció ese curso evolutivo que generaría cambios notorios; en base a las investigaciones científicas y el avance tecnológico; entrando en un ciclo próspero que permitió los siguientes aspectos:

telefono Segunda Revolución Industrial
  • Incrementar la producción de las nuevas industrias.
  • El descubrimiento de vacunas y tratamientos que erradicaron enfermedades que antes no tenían cura.
  • La aparición de nuevas industrias y plantas que aprovecharon los beneficios de materiales como el acero, el aluminio, la bauxita, entre otros.
  • El descubrimiento de nuevas fuentes de energía; a partir del petróleo y sus derivados, el carbón, elementos radiactivos y químicos, etc. 
  • Crear nuevas fuentes de empleo e implementar nuevos métodos de organización; para establecer una relación productiva entre el obrero y las máquinas; asegurando un mayor índice de producción.
  • Conectarnos con otros países por medio del telégrafo, el teléfono y los medios de transporte; dando paso a la globalización.
  • Impulsar un crecimiento económico sin precedentes; para establecer nuevos mercados. 
  • El establecimiento de nuevas leyes que buscaban la igualdad y la protección de todos los individuos; mejorar las condiciones de vida de los obreros y estimular a los nuevos empresarios a apostar por la creación de industrias; con el fin de crear nuevos empleos y mejorar la economía de las naciones.
  • El nacimiento de nuevas potencias mundiales que impulsaron la competitividad en el mercado.     
  • La aparición del Capitalismo Moderno; sistema económico que impulsaba el libre mercado, el desarrollo económico de las naciones poderosas y la generación de más puestos de trabajo.
telegrafo Segunda Revolución Industrial

Consecuencias negativas

Sin embargo, la consagración de la Segunda Revolución Industrial también traería consecuencias negativas que repercutirían en la sociedad de ese tiempo:

  • Índices elevados de desempleo.
  • Altos niveles de contaminación ambiental generados por los desechos que producían los materiales utilizados por fábricas e industrias.
  • La explotación laboral que sufrían los obreros, desde niños hasta mujeres y hombres.
  • La sobrepoblación de las principales ciudades europeas; lo que generó el colapso de las urbes, condiciones de insalubridad que dieron origen a enfermedades infecciosas; actos delictivos y las migraciones hacia otros países.
  • Numerosas huelgas y conflictos sociales que se originaron por la lucha de clases entre la clase obrera y las grandes empresas.
  • La aparición de nuevos modelos ideológicos, como: El socialismo, el comunismo y el fascismo.
  • La feroz competencia entre potencias; para hacerse con el control del mercado mundial; sería la chispa para detonar grandes conflictos geopolíticos que resultaría en el estallido de la Primera y Segunda Guerra Mundial.

A pesar de lo que acabamos de mencionar, todo cambio drástico implica consecuencias tanto positivas como negativas; que permiten dar el paso hacia una transformación.

Gracias a este extraordinario proceso de transición que generó la Segunda Revolución Industrial; hemos llegado a esta nueva etapa evolutiva que es la Revolución 4.0 o Cuarta Revolución que vivimos actualmente. ¿Se producirá en algún momento o estaremos cerca de una Quinta Revolución? Sólo el tiempo nos lo dirá.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores