Signos de pubertad

Signos de pubertad en niños y niñas preadolescentes

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Los niños y niñas preadolescentes presentan ciertos signos de pubertad a una determinada edad, en las niñas suele ser entre los 8 y 13 años mientras que en los varones comienzan a presentarse estos síntomas alrededor de los 9 y 14 años. Es importante aprender a identificar este periodo de crecimiento en los preadolescentes, porque se van a desarrollar sexualmente y constituye una fase importante en la vida; se generan múltiples cambios físicos para que evolucionen hacia su fase adolescente y adulta.

Aunque todas las personas manifiestan los signos de pubertad, siempre existirán algunos preadolescentes que entren a la pubertad más rápido o lento que otros. Por lo que existe la pubertad precoz y la pubertad tardía, ambas se pueden manifestar tanto en las niñas como en los niños. En la pubertad precoz los signos de desarrollo se muestran en edades muy tempranas, 8 años para las niñas y 9 para los varones. Lo opuesto sucede con la tardía, los signos o síntomas de crecimiento empiezan a revelarse en edades más avanzadas de la adolescencia.

La pubertad en niñas preadolescentes

Los principales signos de pubertad en las niñas preadolescentes son: crecimiento del vello púbico y corporal, ensanchamiento de las caderas, desarrollo de las mamás, cambio en el aspecto del cutis; este tiende a ser más grasoso y se puede presentar acné y, uno de los signos más trascendentales en esta etapa: la llegada del periodo menstrual.

El cuerpo de las jóvenes padece grandes cambios, sobre todo aumentan de peso, porque es necesario que el organismo se prepare para desarrollar ciclos menstruales saludables. Por lo que los signos de pubertad son más notables en la apariencia de las chicas.

Por lo que esta es una época complicada en las niñas preadolescentes, ya que empiezan a sentir y experimentar cambios bruscos en las proporciones de su cuerpo que pueden generar ciertas actitudes negativas o inseguras hacia él. Lo importante es que los padres orienten correctamente a sus hijas durante el desarrollo de crecimiento y les permitan entender con responsabilidad que los cambios que suceden en su físico son necesarios para que el organismo se equilibre.

Signos de pubertad

El desarrollo progresivo de cambios físicos

Los signos de pubertad transcurren de manera progresiva, por ejemplo, primero se agrandan los pezones, la areola se oscurece y aparecen algunos vellos a su alrededor. El pecho crece de forma simétrica y deben transcurrir varios años para que este alcance su total desarrollo. Lo mismo sucede con el vello púbico, comienza a crecer lacio y fino hasta adquirir una forma más rizada y gruesa. El vello corporal se empieza a manifestar en las axilas, piernas y brazos, por lo que las niñas comienzan a sudar más, aún si no realizan actividades físicas.

En cuanto a los periodos menstruales, que son los signos de pubertad más transcendentales en las mujeres, estos pueden presentarse de manera irregular en el transcurso de 1 año luego del primer sangrado, y algunas veces se manifiestan con dolores abdominales, de cabeza y cambios de humor que se relacionan con las transformaciones hormonales que ocurren en el ciclo menstrual.

Es importante que las niñas aprendan a identificar las partes de su cuerpo, sobre todo su sistema reproductivo y sexual, ya que el clítoris y los labios menores crecen durante esta etapa, por lo que son otros signos de pubertad que indican un gran cambio.

¿Cómo funciona el ciclo menstrual?

El ciclo menstrual es importante para toda mujer, por lo que es uno de los signos de pubertad más destacados, ya que el sistema reproductivo femenino se desarrolla completamente y se prepara el útero para que este sea capaz de fecundar. Es necesario empezar a educar a las niñas sexualmente y motivarlas a la prevención y a la utilización de métodos anticonceptivos, pues algunas chicas se sienten preparadas para iniciar la actividad sexual y es importante aconsejarlas para que eviten embarazos no deseados.

La primera menstruación o sangrado es conocida como menarquia, es una señal del cuerpo para anunciar que es fértil y los óvulos de la niña preadolescente están totalmente capacitados para ser fecundados. A partir del primer sangrado, comenzarán los otros ciclos menstruales, aunque estos serán irregulares los primeros meses mientras se desarrollan otros signos de pubertad en la niña preadolescente.

Fases del ciclo menstrual:

  • Preovulación: el ovario produce estrógenos, unas hormonas que se encargan del crecimiento de los folículos ováricos, es decir, en esta etapa se maduran los óvulos antes de su liberación.
  • Ovulación: el óvulo completa su maduración por lo quees trasladadodesde el ovario hasta la trompa de Falopio.
  • Postovulación: el óvulo no ha sido fecundado, por lo que se inicia el ciclo menstrual.
  • Menstruación: ocurre el sangrado vaginal por la exfoliación del endometrio. Esta etapa tiene una duración de 3 a 7 días, depende el organismo de cada mujer.

La pubertad a nivel psicológico en las niñas

Aunque la mayoría de los signos de pubertad se destacan a nivel físico, ya que el cuerpo está en una fase de crecimiento importante y ocurren muchas transformaciones en el organismo, hay también patrones emocionales y psicológicos que inician en esta etapa, sobre todo porque se desarrollan nuevas dinámicas sociales en el entorno donde los jóvenes se desenvuelven.

El interés profundo por la sexualidad es uno de los signos de pubertad a nivel emocional que más destaca. Las chicas empiezan a sentir atracción física por otras personas, generándoles curiosidad y diversión. Especialmente adquieren sentimientos de pertenencia hacia un determinado grupo o tribu urbana para ir construyendo su identidad, por lo que las jóvenes preadolescentes comienzan a proyectarse en un estilo de vestimenta o música particular.

La pubertad en los varones

Los signos de pubertad en los chicos trascurren entre los 9 y 14 años de edad, y se manifiestan en diversas etapas o episodios de crecimiento, todos pueden ir sucediendo de manera progresiva o simultáneamente. Aunque cada niño tiene su ritmo particular de desarrollo.

Las principales transformaciones físicas en los varones son: crecimiento del vello púbico, facial y corporal; agrandamiento de los testículos y el pene, aumento del peso corporal y la estatura, además del engrosamiento de la voz. Asimismo, empieza una de las señales más significativas para el desarrollo sexual de los varones: las erecciones y los sueños mojados, los signos de pubertad más destacados.

Principales cambios físicos:

  • El vello corporal empieza a crecer aceleradamente en el rostro, primordialmente en el mentón, mejillas y áreas superiores a los labios. También se manifiesta en otras áreas del cuerpo como axilas, pecho, espalda y zona púbica. Son vellos oscuros, gruesos y rizados.
  • El cuerpo libera la hormona de la testosterona, por lo que los signos de pubertad se desarrollan aceleradamente.
  • Los jóvenes transpiran más, por lo que inician nuevos olores desagradables en el cuerpo.
  • Las erecciones empiezan a ocurrir frecuentemente.
  • La piel se torna más grasosa e inicia el aparecimiento del acné.
  • La piel del escroto se oscurece.
  • Las proporciones del cuerpo comienzan a cambiar, aumentando la masa muscular.
  • Incrementa la longitud y anchura del pene.
  • Ocurre la primera eyaculación, normalmente esta sucede luego de un año de que los testículos se agrandan.

El deseo sexual y la curiosidad

Los signos de pubertad son los indicadores del desarrollo y la identificación sexual en los preadolescentes, ya que empiezan a experimentar con más intensidad sus áreas genitales y sentir atracción por otras personas de su misma edad. Sin embargo, esta sexualidad emergente no se vincula únicamente a transformaciones biológicas, como podría ser una erección inesperada, sino a factores psicológicos y emocionales.

La pubertad en sí misma les permite a los jóvenes entender su cuerpo y al mismo tiempo comprender los nuevos patrones de comportamiento social de acuerdo a su género. La figura corporal y la curiosidad que se desencadena con todas las nuevas transformaciones, lleva a muchos chicos a atreverse a buscar información y hablar con sus amigos de algo muy común: el enamoramiento y el atractivo sexual que sienten hacia las chicas.

El deseo y la atracción por personas del sexo opuesto es uno de los signos de pubertad principales en los varones, más que todo a nivel emocional y sentimental. Ambas sensaciones, deseo y atracción, son originadas por la búsqueda de satisfacción sexual. Sin embargo existen muchas variables para que suceda este juego de atracción con otros adolescentes, como las preferencias personales, la cultura, los gustos, entre otras.

Paulatinamente los jóvenes van evolucionando sexualmente a nivel físico, con todas las transformaciones de su cuerpo, y también emocionalmente. Esto ocurre especialmente porque los niños y niñas preadolescentes emprenden a definir su identidad y por lo tanto tienen un comportamiento más sexual. La fase de la autoexploración de su cuerpo y la consciencia de su rol son otros de los signos de pubertad.

Signos de pubertad

La importancia de la educación sexual para niños y niñas preadolescentes

La pubertad es una etapa transcendental y difícil en la vida de toda persona, empiezan grandes cambios físicos y mentales, se desarrollan impulsos sexuales que irán en aumento a medida de que el joven adquiera la total madurez. Es importante que los padres o profesores informen de todos estos nuevos procesos apenas empiecen a notar los primeros signos de pubertad.

Para los niños preadolescentes puede ser difícil asumir esta nueva etapa de crecimiento, sobre todo si empiezan a compararse con compañeros de clases o chicos que tengan su misma edad. Algunos logran sentirse temerosos de afrontar estos nuevos cambios y llegan a estar en total negación de crecimiento, mientras que otros consiguen sentirte presionados por no cumplir con los parámetros de desarrollo físico que perciben de otros niños, sobre todo si presentan una pubertad tardía. Por lo tanto es fundamental enseñarles a los futuros adolescentes que cada individuo manifiesta y vive los signos de pubertad de diferentes maneras.

Los mensajes y la comunicación con los niños y niñas preadolescentes deben ser positivos, empáticos y claros. Es importante que los padres y representantes motiven a los jóvenes y los ayuden a entender que los nuevos cambios físicos de su cuerpo son señales de salud y que son procesos inevitables para todo ser humano.

La presión social que sufren en esta etapa es uno de los factores que más puede afectar el comportamiento de los chicos, especialmente cuando los cambios corporales empiezan a ser notorios en el entorno y son elementos de discusión en los grupos de interacción. Por ejemplo, las niñas comienzan a destacar la importancia del físico y la apariencia, por lo que algunas chicas pueden sentirse inseguras con su peso; y los hombres en cómo evaluar su verdadera masculinidad al evitar actitudes consideradas femeninas.

 Los signos de pubertad deben ser percibidos por los padres a tiempo para garantizar la educación y el apoyo necesario que sus hijos podrían necesitar, especialmente porque son señales del comienzo de una etapa complicada para los niños que deben ahora empezar a concebir su propio cuerpo como el de un adulto y analizar los nuevos funcionamientos y exigencias del mismo.

Lo que recomiendan los especialistas

La pubertad es una etapa complicada, ya que es un gran proceso de cambio, donde los niños y niñas se convierten en adultos y ocurren diversas transformaciones físicas y emocionales para desarrollar un total crecimiento. Por lo que es necesario que la relación entre padres e hijos sea la mejor posible, ya que se necesita reforzar el vínculo emocional familiar y mitigar la ansiedad ante los signos de pubertad.

Diversos psicólogos alrededor del mundo hacen hincapié en la importancia de fomentar la comunicación, la confianza y los elogios entre niños y adultos durante el transcurso de esta etapa. Entre las principales recomendaciones se encuentran:

  • Explicar adecuadamente y sencillamente a los jóvenes sobre cada signo físico que presenta su organismo.
  • Ayudarlos a razonar sobre su comportamiento, ya que los cambios cognitivos son uno de los signos de pubertad que más afectan a la conducta.
  • Orientarlos en la búsqueda de su identidad, sobre todo al afianzarles sus valores familiares.
  • Permitirles acceder a toda la información, siempre y cuando esta sea correcta y objetiva, para que los pueda asistir en el desarrollo de la pubertad.

Controlar las emociones que surgen en la etapa de la pubertad puede ser un trabajo difícil para los jóvenes preadolescentes, por lo que necesitan toda la orientación posible. Asimismo, el cuerpo no es lo único que se desarrolla y transforma, la mente y los nuevos conceptos emocionales de identidad empiezan a surgir y por pena algunos chicos evitan expresar sus emociones, por lo que el aislamiento y la irritabilidad pueden ser otros signos de pubertad.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores