mascotas niños

Beneficios e inconvenientes de tener una mascota en la niñez

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

A muchas personas les encanta cuando se tiene una mascota en la niñez, pues un compañero de juegos con tanta energía como un perro o un gato es muy especial. Estas mascotas pasan a ser parte de la familia desde el primer momento en que llegan a hogar.

Si se tiene uno o varios niños pequeños en el hogar, la llegada de una mascota puede brindar muchas ventajas a su desarrollo. Desde encontrar un compañero de juegos hasta fomentar el cuidado y la responsabilidad sobre otros seres vivos.

Es importante entender que un animal y una mascota no son necesariamente lo mismo. Por un lado, un animal puede ser salvaje o doméstico, y por el otro la mascota es totalmente doméstica y puede vivir en el hogar.

Algunos animales domésticos más comunes son los perros, gatos, peces, conejos, ciertas especies de pájaros y reptiles. Sin embargo, hay personas que optan por tener animales un poco fuera de lo ordinario como serpientes, arañas, o animales de granja.

Estos últimos pueden formar parte de una mascota en la niñez si se vive en un espacio apto para cada uno de los animales. Es decir, en campos abiertos o granjas donde la convivencia con ellos sea seguida y segura. Si se tienen dichas condiciones, es probable que ya exista un vínculo con esas mascotas.

Lo importante es que toda mascota pueda recibir amor y su tiempo dentro de la familia. Su presencia en el hogar puede cambiar el estado de ánimo de todos en poco tiempo, haciendo que los niños tengan más empatía con otros animales.

mascotas niños

Importancia de elegir una mascota en el hogar

Una mascota es un miembro de la familia que fue escogido con amor, cariño y un sentimiento de empatía. Es un ser vivo que tendrá un hogar donde vivir y sentirse tranquilo.

Generalmente son los niños quienes piden una mascota, bien sea porque algún amigo tiene uno o porque se sienten solos. En ese momento los padres deben hablar con el niño para saber qué clase de mascota quisiera, las responsabilidades que ello conlleva, y otros temas.

Algunos padres se sorprenden cuando sus hijos les dicen que quieren una mascota, especialmente si es una mascota no habitual. No es lo mismo tener un perro en un edificio que un caballo o un loro, pues cada uno requiere un espacio y cuidados muy específicos.

Esa elección de la mascota será crucial para el hogar, ya que se debe escoger una que pueda adaptarse mejor a los espacios y las dinámicas familiares. También hay que hacer entender al infante que hay mascotas que no pueden quedarse en una casa, debido a que ese no es su hábitat natural.

Un claro ejemplo son los perros, ya que existen muchas razas con tamaños, pelajes y necesidades diferentes. Un perro grande y con poco pelo no tendrá los mismos cuidados que uno pequeño con mucho pelo.

La llegada de una mascota en la niñez supone un gran cambio en las dinámicas de la casa. Ahora es necesario cuidar del nuevo miembro y enseñarle las normas del hogar, tales como no correr, no rasgar, hacer sus necesidades en su zona, y demás normas.

Los niños pueden aprender a ser responsables de sus actos al cuidar de una mascota. Aunque dependiendo del tipo de mascota, esas responsabilidades pueden ser mayores o menores.

Si se tiene un animal que necesitan paseos constantes, limpieza del pelaje con un líquido de enjuague específico, cortar o limar las garras, e incluso con una dieta balanceada, será momento de que todos colaboren en su cuidado.

Por otra parte, aquellas mascotas en la niñez que son más sencillas como los peces en un acuario no requieren mucho cuidado. A estos animales se les alimenta seguido, se mantiene su hábitat limpio y con los cuidados necesarios dentro de la pecera.

mascotas niños

Beneficios de compartir con una mascota en la niñez

Hay muchas personas que ven contraproducente que un niño pequeño tenga una mascota en la casa. Esto se debe a la creencia de que las mascotas son un problema y no una ayuda.

Las mascotas en la niñez pueden ser el descanso y el entretenimiento ideal para todos en la casa. No solo los niños se ven beneficiados por estos compañeros animales, sino también los padres e incluso los visitantes.

Entre las grandes ventajas que se obtienen al tener una mascota se encuentran las siguientes:

  • El convivir con una mascota fortalece la seguridad personal del niño y su sentido de responsabilidad ante el cuidado de otra vida.
  • Permite a los niños comprender que las necesidades de las mascotas son igual de importantes que las suyas.
  • Cada actividad y deber que se tenga con la mascota crea una rutina para que el niño tenga organización.
  • La recreación entre el infante y el niño será muy dinámica donde ambos crearán un lazo de amistad.
  • El cuidado de la salud de la mascota, su alimentación, el bañarlo, tomar paseos, limpiar sus desperdicios e incluso responder por sus acciones son tareas que inculcan la responsabilidad como dueño.
  • Permite que los niños tengan un mejor entendimiento del proceso de la vida, esto incluye el nacimiento, el tiempo de vida y la muerte. Son puntos delicados que una mascota ayuda a comprender.
  • Aprenden a tener una comunicación no verbal con la mascota, llegando incluso a entenderse mejor que con otros humanos.
  • En un sentido médico, se sabe que una mascota en la niñez refuerza el sistema inmunológico. El infante puede evitar alergias o algún virus si tiene una mascota bien aseada.
  • Mejora el estado de ánimo de niños que han sido rechazados socialmente o tienen pocas habilidades sociales.

Se entiende que el día a día con la mascota no solo da felicidad a quienes lo rodean, sino que desarrolla la personalidad del infante en más de un sentido.

Ellos aprenden a lidiar con otro ser vivo que tiene sus propias necesidades y cuidados, como si fuese un bebé. Muchas personas que tienen mascotas y las cuidan bien llegan a ser padres y madres asombrosos.

De igual forma pueden comprender la separación que ocurre cuando la mascota fallece, bien sea por vejez o una enfermedad. Esto es muy común, ya que los animales tienen un tiempo de vida distinto a los humanos, siendo algunos más cortos que otros.

Gracias a ese cuidado de una mascota en la niñez, esos niños pueden simpatizar con otras personas cuando hay una pérdida y verlo como algo natural.

mascotas niños

Inconvenientes al tener una mascota en la niñez

Si bien muchas personas desearían tener una mascota o disfrutan sus días con la que ya tienen, hay quienes no pueden o no deben tenerlas por representar un riesgo.

Un ejemplo son las personas que tienen alergias a cierto tipo de animales, por ejemplo, al pelaje de ellos. Cuando alguien es alérgico al pelaje de un perro o un gato, no es bueno que se tenga esa especie en la casa por su salud.

Esto suele presentar problemas con los niños, especialmente si son ellos quienes tienen dicha alergia. Al principio pueden desear tener la mascota y no les importará su alergia, pero los padres siempre pensarán primero en la salud del hijo.

Cuando el caso es contrario y es alguno de los padres quien tiene la alergia, es muy común que, si se tenga a la mascota, pero con cierto distanciamiento del adulto. El infante puede verlo como un rechazo, pero es importante explicarle las condiciones de salud presentes.

Otros riesgos o inconvenientes de tener una mascota en la niñez son las mordeduras o arañazos por parte de la mascota. Hay que recordar que no todos los animales son domesticables, e incluso entre los que sí lo son hay algunos que mantienen sus instintos salvajes.

Cualquier herida producida por un animal puede ser potencialmente peligrosa, aun siendo una mascota. Esto se debe a que las heridas se contaminan muy rápido, y si fue producida por una garra o mordida, entonces hay gérmenes que solo el animal tiene.

La saliva animal y las heces tienen bacterias que son muy comunes entre las infecciones por herida, las cuales pueden ser evitadas con visitas regulares al veterinario. Esto es muy importante desde el primer día en que se tiene a la mascota.

Un veterinario está capacitado para dar las vacunas pertinentes a cada animal doméstico, de forma que no represente un riesgo para sus dueños y la mascota en sí. Así se le brinda una vida plena al animal para compartir con sus dueños.

Obviamente eso no significa que el animal en sí sea malo o peligroso, simplemente debe ser entrenado con cariño, amor y mucha paciencia para que entienda lo que puede y no puede hacer.

El proceso de adaptación variará dependiendo del tipo de mascota y la libertad que tenga. Si son animales con espacios cerrados, como aves en jaula, peces, o reptiles encerrados, tendrá distintas normas que un perro o gato.

La jerarquía en el hogar debe estar muy presente si hay una mascota en la niñez, de forma que se entienda que el infante no puede ser agredido.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

El Doctor Mourad es un apasionado de las ciencias y muy especialmente de la que conduce al descubrimiento de nuevos medicamentos para curar enfermedades relacionadas con el sistema nervioso central (la esquizofrenia y el Parkinson) y con la oncología, tratando varios tipos de cánceres tales como el cáncer de páncreas o el cáncer estomacal. Mourad dirige el trabajo de 30 investigadores en la empresa Eurofins-Villapharma desde el año 2008. Junto con su equipo da constante apoyo a las grandes multinacionales farmacéuticas para encontrar nuevos fármacos del siglo XXI. Cualquier persona puede contactar con él a través del formulario de contacto en este sitio web o a través de su perfil profesional de Linkedin.

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores

¿Quién es Max Planck?

¿Quién es Max Planck?

Max Planck se destacó entre muchos otros por ser artífice de grandes aportes a la física. Cada uno de sus estudios tuvo respaldo a lo largo del tiempo por otros científicos.