Antibióticos

La invención de los antibióticos, un arma poderosa

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 12 de julio de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Actualmente, toda muchas de las infecciones bacterianas se combaten mediante el empleo de antibióticos. En el pasado, las dolencias que eran producidas por bacterias, ocasionaron incontables muertes alrededor del planeta.

La invención de la penicilina, abrió el camino a los investigadores. Ahora la humanidad contaba con un aliado efectivo, que garantizaban la supervivencia del hombre. Igualmente, la fabricación controlada de estos fármacos, revolucionó la industria farmacéutica por completo. Incluso, su invención, es uno de los hallazgos del siglo XX considerado más notables.

Primeras mezclas usadas como antibióticos

Hace 2500 en China se administraba cuajada de soja para tratar enfermedades infecciosas. Este método es la evidencia más antigua, con la que se cuenta sobre el empleo de antibióticos.

Asimismo, existe evidencia del empleo de moho como tratamiento para infecciones. Este método llamado antibiosis, fue usado también por egipcios y griegos. Posteriormente en 1877, R. Koch y L. Pasteur, descubrieron como un bacilo conseguía impedir una bacteria creciera y prosperara.

Investigaciones realizadas antes del descubrimiento de Fleming

Ernest Duchesne médico francés, es considerado el pionero teórico de la penicilina.   En 1897, investiga sobre cómo algunos mohos podían matar bacterias, por sus propiedades se usaban como antibióticos.

Paul Ehrlich bacteriólogo y médico alemán, descubre el Salvarsan (conocido hoy como arsfenamina), en 1908. Este antibiótico era administrado, para tratar la sífilis principalmente, aunque también se usaba para tratar otras enfermedades infecciosas. Luego en Alemania, se empieza a desarrollar la era moderna donde la terapia a base de antibióticos que ya busca imponerse alrededor del año 1909.

Otro médico considerado pionero en el perfeccionamiento de la penicilina es Clodomiro Picado. Durante los años 1915 y 1927, investiga la propiedad de inhibición que ostentan los hongos llamados «penicillium». Estos evitaban la proliferación de varios agentes infecciosos como lo son los estreptococos y también los estafilococos.

Alexander Fleming

Durante un experimento practicado por Flemming, que consistía en cultivar una bacteria, ocurrió un pequeño accidente: el plato se contaminó con hongos. Es entonces cuando Flemming observa como el canal cultivado que rodeaba el moho no contenía bacterias. Prontamente, se dio cuenta de que esto ocurria puesto que el hongo secretaba algún tipo de sustancia que le impedía proliferar a la bacteria.

En 1928, sus hallazgos fueron publicados en el medio científico, aunque fracaso en el intento de purificar el material. Este hongo usado en el experimento correspondía a la familia Penicillium, por lo tanto, nombró a su hallazgo penicilina.

Estudios posteriores al hallazgo de Alexander Fleming

H. Florey junto a E. Chain, mejoraron la fórmula de Fleming creando un producto más purificado. En 1930, Cecil Paine, un alumno de Fleming, aplicó por primera vez penicilina a recién nacidos. Estos sufrían de oftalmía neonatal, pero luego de recibir la medicación, la enfermedad desaparecía. Este tratamiento resultó ser un éxito rotundo. Sin embargo, Paine no llevo a cabo la publicación del éxito de sus investigaciones.

Por otro lado, tanto Chaine, como Florey y también Fleming sí publicaron sus investigaciones, llevándose todo el crédito acerca de la efectividad para combatir organismos perjudiciales de la penicilina. Estos tres científicos fueron galardonados con el premio Nobel de la Medicina dada la importancia del hallazgo en 1945.

Época de oro de los antibióticos, expansión generalizada de su uso

Sin lugar a dudas, la 2do Guerra Mundial, aceleró las investigaciones y aplicaciones de esta medicina. La urgencia de curar las heridas de guerra y evitar las infecciones de estas, hicieron que el perfeccionamiento de la penicilina fuera una verdadera gran necesidad.

Así pues, para esta época vio la luz el 1er antibiótico producido de manera industrial y comercial. Este fue la gramicidina, creada por René Dubos en el año1939, y fue muy usada para dar tratamiento a heridas y úlceras.

Así pues, desde 1940, las farmacéuticas comienzan a producir estas medicinas. Se hacen accesible para todas las personas, incluso la prensa de la época los apodaba como “bala mágica”.

¿Qué son los antibióticos?

Pues bien, estos son compuestos poderosos, elaborados para combatir los males originados por bacterias. La primera premisa de estos es que cuentan con una selectiva toxicidad.


Esta toxicidad selectiva, debe ser mayor que la propia toxicidad de los organismos invasores que en este caso son las bacterias. Así pues, este es un ayudante potente del mecanismo natural de defensa del cuerpo humano. Su función principal es vigilar como se desarrolla la infección, hasta conseguir destruirla. Es decir, el antibiótico puede ser tanto bactericida (eliminando la bacteria), como bacteriostático (inhabilita la proliferación de las bacterias).

Clasificación

Se clasifican en dos categorías: una categoría corresponde a su acción y la otra a su mecanismo de acción. Veamos de qué se tratan cada una de estas.

Clasificados según su acción

Los de este primer grupo, se subdividen a su vez en otras dos categorías.

  • La primera categoría. Los pertenecientes a este grupo, son poderosos contra diferentes organismos y por ello se les denomina «de amplio espectro».
  • El segundo grupo lo forman los de un espectro más reducido, solo actúan contra un determinado conjunto de organismos.

Clasificados según su mecanismo de acción

En lo que respecta a estos, también se subdividen en dos grandes categorías.

  • La primera categoría, se encuentra constituida por los bactericidas. Entre el grupo de estos tenemos: los aminoglucósidos (pertenecientes al grupo estreptomicina) glicopéptidos (es decir, teicoplanina y vancomicina), Beta-lactámicos (cefalosporinas y penicilinas), quinolonas (pertenecientes al grupo norfloxacino) y polimixinas.
  • El segundo grupo lo conforman los bacteriostáticos, usados para inhabilitar el desarrollo en las bacterias. Este grupo lo conforman: sulfamidas, macrólidos (del grupo eritromicina), cloramfenicol, tatraciclinas, clindamicina, y lincomicina.
Antibioticos

Indicaciones para el uso responsable de estos fármacos

El tratamiento con estos debe ser administrado, bajo estricta vigilancia médica. No se debe beber alcohol, mientras se ingiere el fármaco. La ingesta de licor incrementa el riesgo, de reacciones desfavorables al organismo.

Del mismo modo, el alcohol inhibe la acción de las enzimas en el hígado, provocando una concentración inapropiada del fármaco, en la sangre. Algunos de estos son: cefalosporinas, el metronidazol, doxicilina, disulframa y eritromicina.

Otro factor importante, es cumplir con las indicaciones del médico. No interrumpir el tratamiento y tomar la dosis indicada. La interrupción de las terapias antibióticas por parte del paciente, es la principal causa de que muchas bacterias se vuelvan resistentes.

Así pues, la condición final del paciente llega ser mucho peor que antes de que se le administrara el medicamento. Y esto sucede debido a que los microorganismos infecciosos entran en contacto con el antibiótico, pero no son destruidos. Por lo tanto, se resisten, se fortalecen y sobreviven.

Consideraciones del médico, antes de aplicar este fármaco

La efectividad del fármaco dependerá, de las circunstancias particulares que posea cada paciente. En líneas generales, el médico tratante deberá considerar los siguientes aspectos:

  • Identificar el tipo de bacteria (antibiograma).
  • Dosificación, tomando en cuenta tanto el peso como la edad.
  • Determinar el tiempo del tratamiento.
  • Patologías concomitantes.
  • Vía de administración del tratamiento.
  • Condiciones inmunológicas.
  • Alergias.

Secuelas colaterales

Su uso irresponsable, ocasiona incidencias graves. Los efectos colaterales ocasionados al organismo, siempre están indicados en los prospectos.  El doctor está obligado a informar al enfermo sobre ellos, que puedan causar en su organismo. Cada paciente puede experimentar efectos adversos diferentes, entre los más habituales tenemos:

  • Diarrea.
  • Candidiasis vaginales o intestinales.
  • Pérdida de apetito o mala absorción de los alimentos.
  • Estreñimiento y gases.
  • Erupciones en la piel.
  • Neuralgias.
  • Perturbación del sistema nervioso.

Ante cualquier síntoma adverso, se sugiere no suspender la medicación. El paciente deberá primero, consultar con el médico.

Los cinco antibióticos que más se usan en la actualidad

Actualmente, la medicina clínica cuenta con una gama de estos fármacos bastante extensa. La medicina moderna cuenta con fármacos capaces de curar diversas dolencias ocasionadas por bacterias. La siguiente lista, describe los cinco que son más usados por la medicina moderna.

Ampicilina

Esta es de amplio espectro y pertenece a los que son bactericidas. Su función principal es la de suprimir la síntesis en las bacterias. Se suele indicar para diversas infecciones, a saber, las respiratorias, las del oído o boca, las que se presentan en el aparato urinario, las gastrointestinales, así como también en septicemias y en infecciones en el sistema neurológico.

Amoxicilina

Pertenece también al grupo de los de amplio espectro. Se parece mucho al anterior, ya que su función principal es aniquilar los microorganismos que causan la infección. Suele ser comúnmente indicada para tratar bronquitis, neumonía, las dolencias de la garganta, los dientes, el estómago, o incluso del corazón, etc.

Penicilina

Este es igualmente un bactericida con un amplio espectro, efectiva contra una amplia variedad de microorganismos. En la imagen vemos la estructura química del núcleo de penicilina.

Tetraciclina

Este es un bacteriostático, es por ello que funciona impidiendo la reproducción de los microorganismos bacterianos, pero no los mata. Como es de corto espectro. Es utilizado para las combatir la listeria, bacillus, streptococus, y staphylococis. Las dolencias como la otitis, el tifus, infecciones del sistema respiratorio o intestinales, son usualmente medicadas con tetraciclina.

Estreptomicina

Bactericida cuya función principal impedir la sintetización de las proteínas, al romper las paredes celulares. Algunas veces, es administrada para disminuir la flora intestinal de un paciente, antes de que s ele practique alguna intervención quirúrgica. Permite tratar diversas dolencias.

Antibioticos

La resistencia a los antibióticos de algunas bacterias

La mutación de estos microorganismos durante el tratamiento mal aplicado de un antibiótico la hace resistente al fármaco. El acrecentamiento de dolencias como la neumonía, la gonorrea, la septicemia o de trasmisión alimentaria, se debe justamente a ello.

Este es un problema que sigue creciendo alrededor del mundo, de hecho, se hace casi incontrolable en los países con escasos o inexistentes controles en la prescripción de medicamentos.

El consumo en exceso de estas medicinas, potencia la posibilidad del retorno de infecciones con letalidad aumentada. De hecho, males comunes y leves podrían volver a llegar a ser mortales.

Consecuencias del uso irresponsable

La supervivencia de ciertas bacterias a los antibióticos más conocidos y accesibles, implica la creación de otros más caros. Aunado a ello, la duración del tratamiento de la enfermedad, sería más largo. El sistema sanitario público y privado tendría un acrecentamiento de costos importante.

La medicina moderna tendría que enfrentarse a estas infecciones, con un alto porcentaje de llegar a ser incontrolables. Las intervenciones quirúrgicas, los trasplantes y las quimioterapias se tornarían incluso más peligrosas.

Algunos científicos estiman que, en los próximos años, las muertes por infecciones seguirán en aumento. Es por ello que se piensa que causarán más decesos que el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

Sin embargo, es probable que hayamos tomado antibióticos para muchas enfermedades a lo largo de nuestra vida. A menudo, incluso las peores infecciones no tienen ninguna posibilidad frente a los antibióticos. Esa es la buena noticia, aún son efectivos contra muchas enfermedades.

Datos relevantes sobre los antibióticos

Es sorprendente la frecuencia con la que las enfermedades se mantienen a raya o se eliminan simplemente tomando antibióticos. Es fácil pensar que no hay nada que no puedan manejar. Pero veamos algunos datos curiosos acerca de ellos y que nos ayudará a evitar caer en el mal uso de estos grandes aliados.

Los antibióticos no son útiles para los resfriados o la gripe

Aunque son muy poderosos, los antibióticos no funcionan para todo. No ayudarán contra ninguna enfermedad causada por un virus. Esto incluye el resfriado común, la influenza, muchos casos de bronquitis aguda, secreción nasal, la mayoría de las infecciones de oído y dolores de garganta que no son causadas por estreptococos.

Solo deben tomarse para infecciones bacterianas

Los antibióticos matan las bacterias, combatiendo eficazmente solo las infecciones bacterianas. No funcionan contra virus o infecciones virales y en realidad pueden causar más daño que bien. Tomar antibióticos cuando no los necesita lo pone en riesgo de sufrir infecciones resistentes a los antibióticos y efectos secundarios dañinos.

Los efectos secundarios pueden ser graves

Aunque no todo el mundo experimentará todos los efectos secundarios de los antibióticos, son lo suficientemente graves como para tomar nota de ellos. Los efectos secundarios incluyen diarrea intensa, resistencia a los antibióticos y reacciones alérgicas como erupciones cutáneas, ampollas en la piel, hinchazón del cuello y la garganta y dificultad para respirar.

No hay un antibiótico para todo

Con los antibióticos, no existe una talla única para todos. Cada tipo de infección es diferente, está causada por diferentes tipos de bacterias y requiere diferentes antibióticos. Es importante elegir el que mejor se adapte a su infección específica. Tomar el incorrecto no será tan efectivo y podría resultar en efectos secundarios dañinos.

Pueden debilitar su sistema inmunológico

Los antibióticos combaten todo tipo de bacterias y no pueden distinguir entre las bacterias buenas y las malas de su cuerpo. Esto significa que matará algunas bacterias buenas que su cuerpo necesita para combatir las infecciones y mantener un sistema inmunológico fuerte y saludable.

A través del uso indebido y excesivo de antibióticos, una persona se volverá más susceptible a la reinfección y tendrá un mayor riesgo de desarrollar bacterias resistentes.

Aumentan su riesgo de obesidad

Los antibióticos alteran el equilibrio corporal de bacterias buenas y malas en el tracto gastrointestinal. Incluso pueden alterar permanentemente el equilibrio bacteriano de su intestino. De esta manera, también pueden hacer que aumente de peso no deseado. También pueden alterar las hormonas del hambre con señales confusas que aumentan el hambre.

Tomar antibióticos antiguos es una mala idea

Es muy común después de una enfermedad guardar los antibióticos sobrantes, «por si acaso». La idea es que nunca se sabe cuándo volverá a enfermarse y tal vez estos antibióticos podrían ayudar si lo hace. Sin embargo, como ya se mencionó, diferentes enfermedades son causadas por diferentes bacterias. Dado que no existe un antibiótico único para todos, esto significa que puede ser necesario un antibiótico diferente para diferentes enfermedades.

Puede pensar que no le hará daño tomar un antibiótico antiguo, pero corre el riesgo de volverse resistente a ese antibiótico en particular, lo que significa que no funcionará cuando realmente lo necesite. También corre el riesgo de sufrir los efectos secundarios graves mencionados anteriormente.

Conclusiones

Los antibióticos son un medicamento muy poderoso y extremadamente efectivo contra muchas infecciones diferentes. Sin embargo, no existe una solución única para todos, y simplemente no ayudan contra las enfermedades e infecciones relacionadas. En pocas palabras, matan las bacterias. Comprender estos hechos sobre los antibióticos nos ayudará a experimentar su máxima efectividad.

Referencias:

www.healthychildren.org/Spanish/health-issues/conditions/treatments/Paginas/The-History-of-Antibiotics.aspx

www.webconsultas.com/belleza-y-bienestar/habitos-saludables/como-usar-correctamente-los-antibioticos-810

https://medicoplus.com/medicina-general/antibioticos-mas-utilizados


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores