Aprendizaje cooperativo

¿Qué es el Aprendizaje Cooperativo?

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Cada persona tiene la capacidad de desempeñar un trabajo dentro de un grupo, sea laboral o académico, de allí nace el aprendizaje cooperativo.

Este tipo de aprendizaje se especializa en los grupos y la interacción de los miembros, quienes son coordinados por un superior. Al principio es un docente el que lidera a los grupos, pero luego puede ser un jefe o superior.

Los grupos pueden variar en cantidad de miembros, siempre y cuando el docente a cargo pueda agrupar a estudiantes que permitan el crecimiento mutuo. Esto quiere decir que cada integrante debe aportar algo positivo al grupo.

Importancia del aprendizaje cooperativo

La cooperación es un rasgo poco característico de las personas, debido a una falla en la educación temprana. Cuando no se inculca el trabajo en equipo y el respeto a las opiniones de los demás, se producen personas incapaces de cooperar.

El aprendizaje cooperativo desarrolla estas habilidades por medio de la asesoría de un superior o docente, quien interviene en los puntos y momentos que sean necesarios.

Principalmente se escogen los miembros del equipo de forma tal que la diversidad presente en la clase no sea un factor que bloquee su progreso. Esto les demuestra a los estudiantes que todos son iguales en un mismo círculo social.

Luego se le asigna a cada estudiante un rol o tarea, la cual debe ser cumplida de manera individual. El objetivo de ello es fomentar el trabajo individual que luego formará parte del trabajo en equipo.

Los resultados de ello se unirán a los de otros estudiantes mostrando que cada miembro contaba con una pieza fundamental del trabajo. Un ejemplo es en los grupos de investigación donde ellos deben buscar las fuentes de información, los puntos del contenido y aquellos datos de relevancia.

Al final pueden ver que el trabajo no hubiese estado completo sin el aporte de cada miembro, y la asesoría del docente durante el aprendizaje.

Aprendizaje cooperativo

Beneficios del aprendizaje cooperativo

El uso de un buen aprendizaje cooperativo instruye a los estudiantes a muchas habilidades útiles en su desarrollo personal y profesional. Las más destacables son:

  • Incrementan la motivación y el interés por el tema que el equipo esté tratando.
  • Aprenden a cooperar en un ambiente seguro balanceando el avance de cada miembro.
  • Generan un sentimiento de autosuperación, e incluso lo transmiten a sus compañeros.
  • En conjunto con el apoyo del docente, se toman acciones coordinadas que demuestran las mejores aptitudes de cada miembro.
  • Promueve un entorno educativo óptimo para el aprendizaje grupal sin discriminación.

El docente a cargo debe estar presente en cada grupo que conforme el aula para que el aprendizaje cooperativo funcione de la mejor manera. Puede ser una labor muy pesada al inicio, pero si se logra cumplir, los estudiantes entenderán la importancia del trabajo en equipo.

Perjuicios del aprendizaje cooperativo

Ningún aprendizaje es perfecto o ideal para todas las personas, pues cada uno es un ser que piensa y actúa de forma distinta. Eso es algo que los docentes deben tener al tanto antes de conformar los grupos de estudio.

De no hacerlo, el aprendizaje cooperativo se verá seriamente afectado por uno o varios miembros del equipo. Allí se pueden presentar escenarios negativos, tales como:

  • Separación de los miembros dentro del equipo, creando sub-grupos que falsamente se están ayudando.
  • Se produce un “líder” que reemplaza la figura del docente cuando este último no se encuentra presente en la mayor parte del tiempo de estudio.
  • Si la presencia del docente es baja o nula, los estudiantes se desmotivarán haciendo que sientan que pierden el tiempo.
  • Al no tener claros sus objetivos, pueden comenzar a discutir imposibilitando una reconciliación entre los estudiantes.
  • La falta de diálogo entre estudiantes que no se lleven bien crea un espacio de trabajo desagradable

Es necesario que se sanen esas fallas, pues al mantener un equipo de trabajo improductivo, deficiente y conflictivo en clase, se les muestra un aprendizaje negativo sobre la cooperación. Más adelante no podrán trabajar en ningún equipo, sea educativo o laboral.

Similitudes entre el aprendizaje cooperativo y el aprendizaje colaborativo

Cada día se desarrollan equipos de trabajo en empresas y compañías, los cuales son conformados por personas que han pasado por alguno de estos tipos de aprendizaje. Bien sea que tuvieron cercanía con el aprendizaje cooperativo o colaborativo, se espera que hayan adquirido los mejores aspectos de ello.

En el caso del aprendizaje cooperativo, se busca que los integrantes puedan desarrollar habilidades sociales en conjunto. Si estos integrantes no se llevan bien, es recomendable que el docente a cargo los separe.

Sin embargo, cuando se habla de un aprendizaje colaborativo se hace mención del grupo conformado por miembros que ya poseen un vínculo. Esto puede significar que ellos son amigos, compañeros de trabajo o tienen la confianza suficiente para trabajar de forma armónica.

Lo que diferencia a estos dos tipos de aprendizaje es la presencia del docente como parte activa del grupo, lo cual ocurre en el aprendizaje cooperativo. Si se pone ese factor diferenciador a un lado, se pueden ver las similitudes que comparten.

Ambos métodos emplean el trabajo en equipo como herramienta fundamental del desarrollo de los estudiantes. Permiten que ellos manejen la información a su gusto y bajo ciertos parámetros o reglas.

Al mantener una estructura en la investigación de datos y conceptos, los estudiantes pueden interactuar entre ellos y compartir sus opiniones. Los dos métodos optan por el diálogo abierto y sin discriminación para todos.

Muchas veces para lograr un buen diálogo es necesario que los integrantes creen un vínculo. Esto no quiere decir que deben ser buenos amigos, pero si que deben mostrar tolerancia y respeto por las opiniones de los demás.

Ellos pueden aprender mucho más de los puntos de vista de sus compañeros. Cuando reflexionan sobre su trabajo en equipo, bien sea en el aprendizaje colaborativo o cooperativo, notarán las fallas y podrán mejorar en conjunto.

Si el aprendizaje cooperativo es llevado de la mano con la autoreflexión y la sana convivencia, entonces cada estudiante podrá desenvolverse con serenidad en un futuro ámbito laboral.

Referencias:

Panitz, T., y Panitz, P., (1998). Encouraging the Use of Collaborative Learning in Higher Education. En J.J. Forest (ed.) Issues Facing International Education, Junio, 1998, NY, NY: Garland Publishing

Navarro et al. (2013). Revista Electrónica de Didáctica en Educación Superior, Nro. 6. «Uso intensivo de herramientas de colaboración en línea en educación superior».

Kagan, S. (1994). Cooperative learning. San Clemente: Resources for Teachers.

Gómez-Pezuela Gamboa, G. (2007). Desarrollo psicológico y aprendizaje. México: Ed. Trillas.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores