Aves miratorias

Aves migratorias: ¿Aves sin fronteras?

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 16 de febrero de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Durante siglos, las aves migratorias han maravillado a científicos, observadores y particularmente ornitólogos. Si hay algo que ha causado interés entre ellos es tratar de entender el origen del fenómeno que las lleva a desplazarse de un lugar a otro. En este artículo te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre estas viajeras de la naturaleza.

Así que, si quieres saber más sobre las especies de aves migratorias que recorren nuestro planeta sin visas ni pasaportes, ¡Sigue leyendo!

¿A qué llamamos aves migratorias?

Las aves migratorias son aquellas que se desplazan de su lugar de origen por motivos relacionados con las fuentes de alimento, el clima, los depredadores, entre otras causas. Este proceso de migración es conocido como: viajes estacionales regulares.

El patrón del proceso de movimiento de las aves migratorias puede ser irregular o regular (movimiento en una sola dirección). Sin importar el tipo de patrón, el movimiento responderá a elementos particulares como el cambio entre estaciones climáticas.

Ahora bien, esta no es una característica general de todas las aves, hay un grupo conocido como aves residentes o sedentarias. Este tipo de aves no migran por la sencilla razón de que tienen un ambiente favorable relacionadas con la disponibilidad de alimentos, por ejemplo.

¿Por qué las aves migratorias se toman vacaciones?

Lo primero que hay que entender es que las aves son una especie animal que evolucionó de los reptiles. Como bien sabes, su cuerpo está cubierto de plumas y tienen la capacidad volar. Esto les permite recorrer grandes distancias cuando las condiciones no son favorables para su supervivencia y desarrollo.

Aunque, como dato curioso, hay especies que pueden migrar cuando sus alas aún no se han desarrollado. Ahora bien, sería erróneo pensar que la migración es un fenómeno propio de las aves únicamente. Y es que, los mamíferos, los peces e incluso el plancton también se trasladan de un lugar a otro.

Por este motivo, es importante entender a profundidad el proceso de migración para centrar nuestra atención en lo relativo a las aves migratorias. De manera general, se trata de un movimiento en masa de una especie animal. El cual responde a factores que imposibilitan el cumplimiento de las necesidades del grupo animal para poder mantener su territorio.

Este es un proceso que está fundamentado por el reloj biológico de la especie, al enfrentarse a cambios en las horas de luz y, por supuesto, la temperatura. Lo fascinante del proceso de migración de los animales es que es una respuesta que los lleva a superar grandes problemáticas. Incluidas las condiciones adversas del ambiente.

Básicamente, el proceso de migración de las aves significa la búsqueda de un ambiente más amigable en el que les sea más fácil sobrevivir.

Lo que sabemos sobre las aves migratorias

Ya hemos mencionado que el proceso de migración es fascinante puesto que intervienen factores como el clima y la disposición de fuentes de alimentación. Es decir, no es un proceso aleatorio y ahí está la razón por la cual muchos biólogos se han interesado en entender este proceso.

Hasta el momento, han logrado determinar las siguientes características generales del proceso de migración de las aves:

  • La migración involucra al grupo entero, se trata de animales que pertenecen a la misma especie. Estos movimientos pueden ser dispersos cuando se trata del grupo juvenil que hace vuelos en búsqueda de alimentos o para defender el territorio.
  • Este es un proceso que tiene una meta, el grupo sabe hacia dónde se dirige.
  • Hay una característica que es por sumo, interesantísima. Aunque las condiciones del lugar sean ideales, las respuestas individuales o particulares se inhiben para responder a las necesidades del grupo. Así que, si se debe iniciar el proceso de migración, no hay forma de detenerlo.
  • Hay algunas especies de aves migratorias cuyo comportamiento biológico puede llegar a cambiar durante el viaje. Por ejemplo, las aves que vuelan en la mañana pueden empezar a volar en las noches para evitar la presencia de depredadores. En caso de que sean aves solitarias, pueden incluso agruparse durante el proceso de migración.
  • También puede ocurrir el fenómeno conocido como inquietud migratoria. Esto significa que un grupo de aves pueden empezar a sentirse muy ansiosas, nerviosas o intranquilas, los días previos al comienzo del proceso.
  • La siguiente es quizás una de las características más increíbles. Las aves comienzan a acumular energía por medio de la grasa para evitar “paradas” durante la migración para comer.

Patrones de desplazamiento de las aves migratorias

Ya sabemos que el proceso de migración de nuestras amigas emplumadas está relacionado con la búsqueda de un ambiente mucho más amable. Por eso, tienen una especie de indicador biológico que les avisa cuando es hora de viajar. Generando así algunos patrones generales de desplazamiento que bien vale la pena analizar.

Por un lado, las aves migratorias tienen la capacidad de atravesar grandes distancias. Lo que esto implica, es que los patrones de desplazamiento más comunes son el vuelo hacia el norte.

Esto sucede porque es más sencillo reproducirse durante las épocas de verano en las zonas templadas o árticas. Para posteriormente regresar durante el invierno a las regiones o zonas más cálidas del sur. Sí, ya sabemos lo que estás pensando, las aves tienen vacaciones de verano y son prácticamente gratuitas.

Sin embargo, hay otras ventajas de migrar hacia el norte buscando el verano. Ya que, durante esa estación, en el norte los días son más largos. Esto les brinda a las aves migratorias más tiempo para encontrar el alimento que posteriormente le darán a sus polluelos.

Por esta razón es que, las aves diurnas tienen la posibilidad de producir una mayor cantidad de huevos. Pero, fíjate en una cosa genial, cuando llega el otoño en esas zonas templadas o árticas, los días se acortan. Ese es un aviso para las aves, el cual significa que es hora de regresar a las regiones cálidas.

Rutas de vuelo de las aves migratorias

Esta es la dirección que generalmente utilizan las aves migratorias. Gracias a los avances en el avistamiento de aves, se ha podido descubrir que siguen líneas costeras y rutas montañosas. Hacerlo así les permite aprovechar los beneficios que brindan las corrientes de aire.

Hay algo bastante curioso sobre las rutas que suelen tomar las aves a la hora de iniciar el proceso de migración. Se trata de que están genéticamente programadas o estas son aprendidas en distintos grados de adecuación del polluelo al grupo al que pertenece.

Ahora bien, habitualmente las rutas de ida son diferentes a las rutas que toman las aves de regreso. Lo que es interesante, ya que se ha demostrado que los pájaros que se dispersan durante las migraciones que involucran grandes distancias son jóvenes del grupo.

¡Pero hay más! Estos “adolescentes” se acoplan a los sitios potenciales en los que pueden tener crías sin ningún tipo de peligro. Lo mismo sucede con los sitios para invernar, pero, una vez se apegan al lugar, regresan todos los años.

Llegó el invierno ¡Es hora de viajar!

Para que tengamos una idea de la dimensión del tema de las aves migratorias, es necesario señalar que existen por lo menos 20.000 millones de aves de las cuales el 50% migra anualmente.

Lo interesante es que este en un fenómeno que ocurre en el Ártico cuando llega el invierno. Ya que en el hemisferio sur (Antártico) la migración de carácter estacional es mucho menor dada las condiciones climáticas.

Desde lo cual, las aves migran desde el Ártico hasta los distintos continentes de la Tierra, buscando el trópico. Lo que lleva a estas aves a volar para distribuirse por todo el mundo, brindando un festín de color por todo el planeta.

Tipos de migración

Este fenómeno de origen biológico responde a una serie de características que permiten categorizar el proceso de migración de las aves.

  • Migración vertical: se trata de un desplazamiento de carácter altitudinal dentro de los límites de una misma región. Surge como respuesta a la inhibición de recursos durante el invierno.
  • Migración horizontal: este es un tipo de migración muy interesante. Ocurre  en el momento en que las aves descubren disponibilidad de hábitat y la presencia abundante de recursos. Por lo que se mantienen dentro de un parche latitudinal.
  • Migración latitudinal: durante el cambio estacional, las aves se desplazan entre continentes explorando en diferentes cambios latitudinales.

¿Cómo se orientan las aves migratorias?

Esta es una de las preguntas que ha generado más especulaciones y apuestas a lo largo de la historia. Gracias al avance de la ciencia en la biología, se ha podido comprender que el sentido de orientación de las aves responde a distintos factores.

En primer lugar, en muchas de las especies de aves migratorias que existen, se ha demostrado que poseen una suerte de brújula solar. Este es un elemento común con otros animales que les permite utilizar el sol como referencia para compensar su cambio de posición durante el vuelo.

Sin embargo, también hay otros factores involucrados en las habilidades de los pájaros para orientarse. Por ejemplo, se ha demostrado que tienen la capacidad de detectar el campo magnético de la tierra.

Como te puedes imaginar, cualquier cosa que involucre el término “magnético” y “aves” en la misma oración es interesante. Por lo que es obligatorio profundizar en lo que esto significa.

¿Cómo detectan el campo magnético de la tierra?

Resulta que las aves migratorias tienen la habilidad de utilizar dos instrumentos electromagnéticos para encontrar su destino. Los cuales son:

  • Magnetorrecepción: se trata de una habilidad innata (impulso biológico). Pues un ave en plena juventud puede retomar la ruta de vuelo gracias al campo geomagnético de la tierra. Pero no tiene la capacidad de saber la distancia que va a recorrer.

Para eso, el ave posee una habilidad de detectar lo que se conoce como “mecanismo radical dual” que depende tanto de la luz como del magnetismo. Esto significa que, las aves para orientarse utilizan los fotopigmentos, que reaccionan con la luz de onda larga y que son afectados por el campo magnético. Acá no interviene la posición del sol.

  • La experiencia: el mecanismo anterior es útil mientras el ave desarrolla otras habilidades que nada más obtendrá gracias a la experiencia. Pues, mientras se acostumbra a las largas travesías, aprende ciertos puntos de referencia que le servirán para hacer una cartografía del espacio.

Lo que significa que el ave realiza una suerte de mapa. Para ello, utiliza magnetita en el sistema trigeminal que sirve para que el ave detecte la intensidad del campo magnético.

Recordemos que, durante el proceso de migración, la intensidad del campo magnético varía por las distintas latitudes de la tierra. Por lo que, es así como el ave puede saber si la dirección que tomó es la correcta. También le permite interpretar las señales que le indican que ha llegado a su destino.

  • Conexión neuronal que les permite ver el campo magnético de la tierra: estudios recientes han confirmado la existencia de una conexión neuronal entre el ojo y una parte del cerebro del ave conocida como “agrupamiento N”. Esta les permitiría, tal y como hemos destacado, ver el campo magnético de la tierra.

Básicamente, se trata de un GPS biológico que se activa en los momentos claves del proceso de migración. Esto, son duda hace de las aves migratorias una especie realmente fascinante.

Especies de aves migratorias

Entre las especies de aves migratorias más comunes destacan las siguientes.

Golondrina común

Perteneciente a la especie Hirundo rustica. Se trata de un ave migratoria que se puede encontrar en diversos climas y diversas altitudes. Desde lo cual es posible encontrarla en Europa y Estados Unidos, aunque puede llegar a invernar en territorios del África Subsahariana.

En la actualidad, su población está disminuyendo por lo que se considera una especie que genera preocupación.

Aves migratorias

Gaviota reidora

Perteneciente a la especie Chroicocephalus ridibundus. Localizada principalmente en Europa y Asia, pero es posible encontrarla en África y el continente americano durante las épocas de cría.

No se conoce el crecimiento poblacional de la gaviota reidora. Pero es importante recalcar que esta especie es vulnerable frente a la gripe aviar, botulismo y derrames de petróleo, entre otros agentes.

Aves miratorias

Cisne cantor

Conocido también como Cygnus cygnus, es una especie que se encuentra en peligro debido a los embates de la desforestación.

Esta especie puede migrar grandes distancias como, por ejemplo: Islandia hasta Reino Unidos, desde Suecia hasta Dinamarca e incluso, puede ir desde Corea hasta Japón.

Aves miratorias

Flamenco común

El Phoenicopterus roseus tiene la posibilidad de realizar tanto movimientos migratorios grandes como parciales buscando alimentos. De hecho, hay viajes registrados desde el África Occidental hasta el Mediterráneo.

Esta es una especie gregaria que se desplaza en colonias que pueden alcanzar hasta los 200.000 individuos.

Cigüeña negra

La Ciconia nigra es una de las aves migratorias que constituye una verdadera rareza. Puesto que, por un lado, hay poblaciones totalmente migratorias y, por el otro, hay grupos poblacionales sedentarios como las que se encuentran en España.

Además, tienen rutas de vuelo muy definidas, también pueden viajar en grupos pequeños de 30 miembros y hay casos en los que vuelan en solitario. Increíble ¿no?

Aves miratorias

Las aves migratorias más aventureras del mundo

Como dato interesante, el ave que ha recorrido más kilómetros durante un proceso migratorio ha sido el Charrán ártico. Estamos hablando de más de 70.000 kilómetros de vuelo.

Este es un animal interesantísimo puesto que en los veranos del Polo Norte es su período de cría. Y, posteriormente, al llegar el invierno, migra hacia el Polo Sur. Pero, es importante tener en cuenta que esta ave puede pesar apenas 100 gramos y mide entre 70 y 90 centímetros.

Otra de las aves migratorias que tienen la habilidad –literalmente- de recorrer el mundo, es la Pardela sombría. Conocida también como Puffinus griseus, es tan genial como el Charrán ártico, ya que, puede llegar a recorrer distancias que pueden alcanzar los 64.000 kilómetros.

No podemos dejar de hablar de una especie conocida como Aguja café. Anualmente viaja desde la isla de Chiloé (sur de Chile) hasta el norte de Kansas en los Estados Unidos. Gracias a un dispositivo satelital que un grupo de científicos le instaló a una de ellas, se descubrió que puede recorrer hasta unos 9350 kilómetros sin parar.

En este sentido, la Aguja Café es el ave migratoria que más kilómetros puede recorrer sin escalas de ningún tipo. Mientras las demás especies mencionadas pueden cruzar el mundo sin ningún tipo de contratiempos.

 ¿Todas las aves migran?

Como te adelantamos en la introducción de este artículo, hay especies de aves que son sedentarias. No pienses mal, las aves sedentarias no son perezosas Generalmente este tipo de aves están ubicadas en zonas cercanas a los trópicos, lo que significa fuentes inagotables de comida y un clima agradable.

Por lo que, podríamos decir que biológicamente realizan un proceso de consideración de pros y contras en relación con la migración. Ya que, en los trópicos las fuentes de alimento no varían conforme pasan las estaciones.

Recordemos, además que el proceso de migración es complejo. Implica un riesgo elevado de estrés y mayor vulnerabilidad frente a la presencia de depredadores.

Datos alarmantes sobre las aves migratorias en América Latina

Estos datos no buscan asustarte, solo sabemos la importancia de tomar en consideración varios hechos. Uno de ellos salió a relucir en el monitoreo realizado a las aves migratorias que cruzan el continente, desde 1970 hasta el 2020. En dicho periodo han desaparecido más del 40% de las especies de aves playeras que surcaban el cielo del continente americano.

Sin embargo, no todo es oscuro en este panorama tan triste. De hecho, científicos de más de 13 países, han unido esfuerzos con la finalidad de monitorear la ruta de migración que cruza el Océano Pacífico.

La idea de esto es crear estrategias de conservación para poder proteger las especies en peligro. Según lo expresado por varios medios de comunicación digital que cubren la línea conservacionista en los medios de comunicación.

Esta iniciativa parte del empeño por comprender las distintas características de las aves migratorias. Lo que impulsó a un gran número de científicos a crear el Programa de Monitoreo de Aves Playeras.

Protegiendo la Ruta Migratoria del Pacífico

Dicho programa ha recabado información desde el 2013, lo que le ha llevado a centrar su mirada en la Ruta Migratoria del Pacífico de las Américas. Incluso han llegado a estudiar los distintos hábitats que frecuentan. Pues, la meta es investigar y reunir datos que permitan entender las formas en las que sea posible crear estrategias de preservación y conservación eficientes.

Recientemente, a esta iniciativa que ya cuenta con el apoyo de 12 países que tienen salida al Pacífico, se unió Guatemala. Con la presencia de Guatemala, queda totalmente cubierta la supervisión de la ruta migratoria del Pacífico.

Como mencionamos en alguna parte del presente artículo, las aves migratorias no conocen de pasaportes ni visas, no hay ningún tipo de límites. Por lo que aplicar estrategias de conservación y preservación en un país de la ruta nada más, no surtiría efecto alguno.

Desde lo cual, la clave para mantener y proteger las especies que aún quedan en la naturaleza, es el monitoreo de las rutas que siguen durante el trayecto. Hasta ahora se sabe que hay por lo menos 49 especies determinadas que viajan a través de la Ruta Migratoria del Pacífico.

Estas aves han sido clasificadas en tres grupos:

  • Aves que migran largas distancias: éstas son las aves que pueden recorrer hasta 30.000 kilómetros.
  • Aves que migran distancias medias: estas especies pueden llegar a recorrer entre 8.000 kilómetros hasta 15.000 kilómetros.
  • Aves que migran cortas distancias: estas aves migran cortas distancias. Como establecimos anteriormente, su ambiente es amigable por lo que el ave no ve la necesidad de migrar.

Entendiendo entonces que, algunas aves realizan algunas paradas, es importante la colaboración entre países para poder protegerlas durante las escalas. Ya que, los números son realmente alarmantes.

Las poblaciones de aves migratorias en cifras

Las poblaciones migratorias han menguado en un 40% -tal y como mencionamos anteriormente- desde 1970. Es más, de 49 especies identificadas a lo largo de este estudio, más de 25 especies han mostrado un descenso importante.

Sin embargo, algunas especies han mostrado un aumento considerable de su población y la población de otras seis especies se mantienen relativamente estables. Aunque, hay que mencionar que, de 11 de esas 49 especies determinadas, no se tienen datos puntuales.

Por ejemplo, en el 2014 fueron monitoreados 526 mil integrantes del género Calidris. Pero, para el 2020 solo se avistaron 210 mil ejemplares. La razón lógica para el descenso drástico de la población tiene que ver con la deforestación que inhabilita sus ecosistemas. Además, produce una falta de alimento considerable con el que colabora el cambio climático.

Estrategias de conservación para las aves migratorias en América Latina

No todos son datos alarmantes. Es un tanto esperanzador leer sobre la cooperación entre países en aras de la protección de las especies playeras que conforman las aves migratorias.

De hecho, en más de 17 países del continente americano se creó un organismo regional conocido por sus siglas RHRAP. Dicho grupo busca amalgamar las estrategias de protección y conservación para las aves.

Esta red ha logrado concretar unos 117 sitios desperdigados por todas las esquinas del continente, de los cuales 59 están ubicados en América Latina. Estos sitios son claves, se ha podido establecer que son lugares de escala en los que pueden llegar hasta 20.000 ejemplares de una sola especie.

La cooperación entre el Estado, privados y la comunidad en general es un elemento que puede determinar el éxito de estas estrategias de preservación.

Protegiendo al chorlito nevado

Como campaña exitosa en el ámbito de la conservación y protección de las aves migratorias encontramos nuevamente a la RHRPA. Con la iniciativa llevada a cabo por un grupo de investigadores que surgió en la playa Ciprés [Baja California, Norte de México].

Ahí, lograron establecer más 12.000 metros de cuadros para proteger al Chorlito nevado. Se trata de una especie que se mueve entre los Estados Unidos y el norte de México.

Lo más interesante del Chorlito nevado es que puede anidar en la arena. Pero debido a las actividades humanas [depredadores, cuadrimotos o la inconciencia de los bañistas] los pone en peligro. Dificultando el proceso de reproducción del grupo de aves.

Los resultados de esta campaña fueron increíbles, para el 2018 apenas se encontraron seis nidos de los cuales tres pudieron llegar a feliz término. Pero, para 2019 de los 51 nidos monitoreados por el equipo de investigadores, pudieron proteger más de 25 nidos.

Lo que implica que es posible esperar un aumento poblacional considerable para el 2020, lo cual es un resultado bastante esperanzador.

En busca de preservar a la especie Aguja café

Otra iniciativa que fue mencionada anteriormente es la que surge en la isla de Chiloé ubicada al sur de Chile. La cual tiene una importancia estratégica, ya que una parte conocida como Los humedales, fue declarada en el 2011 como sitio de importancia hemisférica por la RHRAP.

Esta isla es clave porque es parte de las escalas que realiza la especie conocida como Aguja café proveniente de Alaska. Pero, parte de las actividades económicas de los residentes interrumpen el proceso de alimentación de esta especie. Una de ellas consiste en recoger la archiconocida alga pelillo, ingrediente importante para la industria farmacéutica y la industria cosmetológica.

Por lo que, el equipo de la RHRAP creó estrategias para organizar la presencia humana en esos lodazales. Esto con la finalidad de crear un equilibrio entre las necesidades de la especie y las actividades económicas de la isla.

Protegiendo otras 14 especies

Otra estrategia que ha logrado implementar la RHRAP fue en Centroamérica. Ahí lograron establecer de manera regular salineras y camaroneras como lugares de alimentación y descanso de 14 especies de aves migratorias.

Así que, pareciera que poco a poco el mundo está tomando conciencia de que hay que tomar medidas para preservar los ecosistemas. Tal y como dijo Mufasa en El rey león: “El círculo de la vida se mantiene por un delicado equilibrio entre las especies”.

Tomando estas palabras como referencia, es fácil suponer que cualquier cosa que atente contras las aves y otras especies en peligro, afecta la vida humana.

Un momento para reflexionar

La actividad humana ha puesto en peligro la vida natural del planeta y esto, sin duda, ha afectado a las aves migratorias. De hecho, esta es una de las razones por la cual, el proceso de migración implica un mayor grado de vulnerabilidad para las aves.

Es más, algunas especies ya se han extinguido. Entre ellas podemos nombrar, la espectacular Paloma viajera. Este ejemplar, migraba en grupos que podían alcanzar hasta 1.6 kilómetros de ancho y 500 kilómetros de largo. ¡Imagínense el espectáculo!

La principal actividad humana que pone en riesgo a las aves es la caza. Generando un alto índice de mortalidad en el grupo, del cual no es posible recuperarse. Lo mismo sucede con el cableado eléctrico, molinos y demás estructuras.

Sin embargo, la mayor amenaza de las aves migratorias es el cambio climático, el cual es un fenómeno que altera el clima. Disminuyendo, en consecuencia, las fuentes de alimentos, produciendo cambios en los comportamientos migratorios, obligando a las aves a desplazarse, adaptarse o, sencillamente, desaparecer.

Así que, es de suma importancia que todos tomemos un momento para reflexionar en cómo cada uno puede colaborar en la preservación del planeta. Aunque no lo creas, hay pequeñas estrategias que podemos aplicar en nuestra cotidianidad para contribuir y luchar contra el cambio climático.

De esta manera, estaremos ayudando a que muchas de las especies de aves migratorias se conserven. Permitiendo así, que estas sigan formando parte del ecosistema de nuestro maravilloso planeta y nos sigan sorprendiendo con sus increíbles viajes.

Referencias:

www.avicultura.info/aves-migratorias-rumbo-todos-los-continentes

www.naturalista.mx/posts/3687-las-aves-migratorias-en-mexico

www.es.mongabay.com/2020/07/oceanos-aves-playeras-red-continental-conservacion/

www.expertoanimal.com/aves-migratorias-24438.html


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores