Etapas de la personalidad

Etapas en el desarrollo de la personalidad

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

El desarrollo de la personalidad ha sido estudiado profundamente desde diferentes puntos de vista relacionados a la psicología. Muchos autores han dedicado su vida al estudio de tan importante y trascendental tema. Entre ellos destacan los trabajos de Erickson y Sigmund Freud.

Asimismo, se entiende por personalidad todos los rasgos y cualidades que posee una persona y que le hacen completamente diferente a las demás. Otros autores le han definido como el conjunto de características genéticas, físicas y sociales de un individuo para diferenciarse de los demás.

Las etapas vitales en el desarrollo de la personalidad

Para entender las etapas del desarrollo de la personalidad es importante conocer los períodos por los que atraviesa el ser humano durante su existencia. Estos ciclos muestran el proceso evolutivo del individuo desde su nacimiento hasta llegar a la vejez. Podemos resumirlas de la manera siguiente:

1.   Los primeros momentos

Etapas de la personalidad bebes

El niño al nacer no posee una personalidad definida debido al hecho de no tener una experiencia previa. Ahora bien, transcurridos los días desde su nacimiento puede notarse que comienza a comportarse de una manera diferente. Esta forma de actuar es la que ha sido llamada temperamento.

Algunos autores coinciden en que los padres deben proceder a moldear y configurar ese temperamento a través del aprendizaje. Esta actuación tiene una carga genética y viene dada por los antepasados o generaciones anteriores del niño.

2.   La infancia

Etapas de la personalidad niños

En esta etapa el niño va consolidando sus creencias religiosas, valores y ciertas normas de conducta. La estima del niño se eleva porque, sin duda alguna, es el centro de atención de la familia. Ya comienza en la escuela y va aumentando su entorno social.

Aquí el temperamento va cambiando poco a poco, pues inicia el desarrollo de la personalidad.A medida de que el niño crece va adquiriendo conocimientos y capacidades físicas que le permiten tener una mejor percepción de la realidad. Aquí se va formando el carácter.

3.   La pubertad y la adolescencia

Etapas de la personalidad adolescente

Es el tránsito que experimenta todo ser humano de niño a adulto. Se ha determinado que es un período crucial que determina el desarrollo de la personalidad.En este momento el individuo está atravesando cambios importantes a nivel físico.

El joven comienza a diferenciarse de todos los miembros de la familia. No aceptará recibir el trato de un niño, sino de un adulto. En algunos casos el individuo tendrá comportamientos totalmente distintos a los enseñados en el hogar.

Se presentan los cambios hormonales y el joven comienza a interactuar con amigos y personas fuera de su entorno. Esta etapa debe ser de mucho cuidado para evitar que el púbero cometa errores en su comportamiento. En esta etapa aparecen las primeras relaciones sentimentales.

El joven busca una identidad propia y quiere ser diferente a los demás. Es contestatario y se enfrenta con facilidad a sus padres. No quiere sobreprotección, solo desea vivir su vida sin limitaciones. En la escuela quiere sorprender y sobresalir entre sus compañeros.

4.   El adulto

La adultez llega una vez ha concluido la adolescencia. Aquí el concepto de personalidad ya se ha entendido por parte del joven. Podría decirse que ya existe un patrón de conducta claramente establecido. Las emociones toman fuerza en el individuo y ya se comienzan a hacer planes para la vida futura.

La relación de pareja es sumamente importante. Los seres humanos viven en común y próximamente se casarán y tendrán sus hijos. La familia llega para quedarse y las personas se unen en relaciones estables. En este período el desarrollo de la personalidad se acentúa en el individuo.

Etapas de la personalidad abuelos

5.   La ancianidad

Con el correr de los años el cuerpo humano va perdiendo habilidades y capacidades. En este periodo la personalidad es estable. El ser humano ha vivido muchas experiencias y ha experimentado la pérdida de seres queridos, de su trabajo y en algunos casos, de su autoestima.

Erikson y las 8 etapas del desarrollo de la personalidad

El psicoanalista alemán Erik Erikson llegó a la conclusión que las etapas del desarrollo de la personalidad eran 8; y que dichos períodos comprendían desde el nacimiento del individuo hasta su muerte. El ser humano se va habituando a cada una de las etapas por las que atraviesa. Estas etapas son:

1.   Confianza versus desconfianza

Abarca desde el nacimiento del bebé hasta los 18 meses. En este ciclo los niños reciben todos los cuidados necesarios de parte de sus padres. Les brindan alimentación, vestido y afecto. Los niños se identifican con sus progenitores y retribuyen amor por la protección brindada.

El conflicto de esta etapa estriba en conseguir un punto medio estable entre confianza y desconfianza. El niño progresivamente va ajustándose a su entorno y teniendo más autonomía. Comienza a caminar y a movilizarse. Entiende que sus padres le dejan solo para que aprenda a desenvolverse.

2.   Autonomía versus vergüenza

Esta etapa del desarrollo de la personalidad comprende desde los 18 meses hasta los 3 años. Aquí los niños van dominando sus movimientos y su defecación. Este último logro se lo deben al aprendizaje dado por sus padres. El periodo de la autonomía lo asocian a vivir en libertad, pues no son dependientes para ir al baño.

El niño, de acuerdo a las enseñanzas dadas por sus padres, comienza a tomar conciencia de sus responsabilidades; y a comprender qué debe y qué no debe hacer. Sabe las consecuencias que vendrán si hace lo incorrecto. Y seguro será reprendido por su representante.

3.   Autonomía versus inferioridad

Este período se enmarca dentro de los 5 y los 13 años. El niño sigue evolucionando y asumiendo responsabilidades. Cuando no logra lo que se ha propuesto se siente inferior y con un grado de frustración. El compromiso es que el niño asuma que al fracasar debe comenzar de nuevo y hacerlo mejor.

Puede entenderse que esta etapa es de ensayo y error. Poco a poco el niño va comprendiendo que tras las fallas de sus actuaciones, está la recuperación, el levantarse y continuar. Ya casi llega a la pubertad y allí tendrá nuevos y marcados retos que asumir.

4.   Búsqueda de identidad vs difusión de identidad

El ciclo comienza a los 13 y finaliza a los 21 años. El joven en esta etapa del desarrollo de la personalidad tiene como fin encontrar su identidad. Aparecen la inseguridad y a veces la inestabilidad emocional. Pueden incluso dudar de su preferencia sexual, ideológica, religiosa y hasta moral.

En este momento es precisa la comprensión y el consejo acendrado de sus padres para evitar que el individuo cometa errores que no pueda remediar posteriormente. Continúa experimentando relaciones sentimentales y de pareja que pueden ser estables.

5.   Intimidad versus aislamiento

Va desde los 21 hasta los 40 años. Las personas continúan relacionándose emocionalmente. Aparece la familia como bastión inquebrantable de unión y amor entre los seres humanos. En este instante el individuo da y recibe amor. Ahora, si el ser humano opta por cerrar sus emociones, de seguro se aislará.

6.   Generatividad versus estancamiento

Esta etapa del desarrollo de la personalidad abarca desde los 40 hasta los 60 años. Los individuos pueden sentir frustración por cuanto ya no pueden hacer tareas cotidianas de su vida debido a su edad. Pueden verse como seres no productivos y por ello deben dedicarse a cuidar su vida y a buscar distracción.

7.   Integridad versus desesperación

Se enmarca desde los 60 años hasta la muerte. Según Erikson los seres humanos llegan al extremo de no ser productivos y esperan la hora de su muerte. Se vive de los gratos recuerdos. De los momentos hermosos que se generaron debido experiencias que dieron alegrías y tristezas al individuo.

Sigmund Freud: etapas de desarrollo psicosexual de la personalidad

Este médico, padre del psicoanálisis, estableció 5 etapas del desarrollo de la personalidad del ser humano, pero desde el punto de vista psicosexual. Estas etapas fueron concebidas a lo largo de su extensa carrera en la medicina como aporte fundamental al psicoanálisis.

  • Comienza con la etapa oral. Dice Freud que este ciclo abarca hasta los 18 meses de vida. La boca es la principal zona que busca placer. Por allí se alimenta de su madre. Los niños intentan llevarlo todo a la boca. Comienzan a esbozar las primeras palabras. No debe impedirse este reflejo pues traería problemas.
  • Prosigue la etapa anal. Se ubica desde el fin de la etapa oral y hasta los 3 años. Se llama anal porque el niño comienza a regular sus esfínteres. Freud plasma que esta acción se vincula a la sexualidad y al placer. Estos términos los usa desde el punto de vista médico ya que el niño siente el placer de orinar o defecar.
  • La tercera de las etapas la denominó fálica. Comprende desde los 3 a los 6 años. Este período está relacionado con los genitales. A los niños les gusta orinar. Les da placer. Comienzan a descubrir su aparato genital. Observan su forma y para qué les sirve. Relaciona esta fase con el complejo de Edipo.
  • La etapa de latencia. Con relación a la latencia manifiesta que arranca desde los 7 años hasta la pubertad. Se estanca la experimentación sexual del niño. Esta etapa se le asocia al nacimiento del pudor y a la vergüenza en el campo sexual.
  • La etapa genital. Inicia con la pubertad en adelante. Aparecen los cambios físicos del ser humano. Aparece el deseo sexual que no puede reprimirse. Con esta fase habla del nacimiento de la sexualidad adulta. Es compleja y todo gira en torno al sexo.

¿Hemos tenido un verdadero desarrollo de la personalidad?

Cada ser humano, diverso como es, tiene un carácter diferente y especial. Por ello, el individuo va adaptándose poco a poco a las circunstancias que la vida va poniendo en su camino. Todos no pensamos ni actuamos igual. Somos diversos y en esa diversidad nos respetamos unos a los otros.

El ser humano ha entendido el rol que tiene que desempeñar en la sociedad a la que pertenece. No puede aislarse en un mundo global. La personalidad es parte fundamental de su intimidad, pero debe entender que la misa no debe ser instrumento para avasallar al otro. Debemos compenetrarnos y vivir nuestra vida.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores