Trastornos Personalidad

¿Qué son los Trastornos de personalidad?

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 1 de mayo de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Los trastornos de personalidad son una serie de derivaciones conductuales y afecciones mentales manifestadas en una persona. Estas se presentan en comportamientos, pensamientos y emociones que divergen de las estructuras sociales que la rodean.

Son comportamientos que se relacionan con perturbaciones o alteraciones de la conducta individual. Estas conductas pueden trastocar los procesos cognitivos, motivacionales, emotivos y el desarrollo interpersonal en general. Las mismas toman importancia cuando estas alteraciones se extienden a nivel social.

Dichos patrones conductuales se pueden ampliar a varios escenarios por la consideración anormal que presentan. Estos comportamientos, pensamientos, actitudes, impulsos o maneras se encierran en una percepción individual y personal que se justifica a sí misma.

Las complicaciones de los trastornos de personalidad se manifiestan en el proceso o la manera de afrontar estas actitudes. Por ser conductas que no se adaptan a nivel social; estas pueden derivar en problemas personales y trastornos severos como eventos depresivos o de ansiedad.

Clasificación de los trastornos de personalidad

Los trastornos de personalidad encierran tendencias individuales en procesos que se relacionan con factores emocionales. La fundamentación teórica de la misma ha sido cuestionada por la subjetividad que esta condición ejerce. Además, de que generalmente intervienen de manera importante elementos culturales y sociales.

Por otro lado, el diagnóstico de los trastornos de personalidad carece de criterios definidos para diferenciarlos de otras condiciones mentales. Sin embargo, es un análisis que debe realizarse de manera individual. Pero, en términos generales, los profesionales en materia de salud mental los clasifican de la siguiente manera.

Grupo A

En este primer grupo, los trastornos guardan un componente cognoscitivo, en los que se resaltan los impulsos de sospecha. Así como los comportamientos considerados extraños o irracionales. Y otros factores como el aislamiento, la conducta fría y retraída.

Trastornos Personalidad cientifiko.com

Trastornos de personalidad paranoica

En esta derivación de afección mental, la persona desarrolla un patrón de desconfianza prolongada. Los trastornos de personalidad paranoica son una expresión leve de recelo. Esto la diferencia del trastorno psicótico de la esquizofrenia.

¿Cuáles son sus causas?

Esta clase de trastorno tiene un enlace común con las familias que poseen trastornos psicóticos. Esto quiere decir que dicha afección mental puede ser adquirida por genética. Incluso, en ambientes en donde se desarrolla la esquizofrenia y el delirio. Además de otros factores particulares.

¿Cómo son sus síntomas?

Los trastornos de personalidad paranoica se manifiestan en un recelo enfático hacia las demás personas. Dicha conducta los conduce a sentirse en constante peligro. Esto los condiciona a limitar su vida social en un determinado extremo. Además, carecen de la capacidad de controlar lo desproporcionado de su desconfianza.

Análisis o evaluación

Para su diagnóstico se evalúan la duración y la severidad de los síntomas que se presentan en las personas. En la misma es necesario un estudio psiquiátrico por parte de un experto en materia de salud mental.

¿Tiene complicaciones?

La paranoia es uno de los trastornos de personalidad que lleva al aislamiento por cómo se manifiestan sus síntomas. Estos dificultan distintas áreas de la vida personal que requieren compromisos, como el trabajo y la escuela.

¿Existe tratamiento?

Los síntomas propios del trastorno de personalidad paranoica hacen complicado su tratamiento. La desconfianza que esta conducta encierra dificulta cualquier ayuda que algún profesional médico pueda prestar. En los casos en el que existe tratamiento de manera voluntaria, se asiste con psicoterapia y algunos medicamentos.

Trastorno esquizoide de la personalidad

En este punto de los trastornos de personalidad, nos encontramos frente a una afección mental que se distingue por el aislamiento. Este es un comportamiento que se adquiere de por vida. Además, se suele presentar en indiferencia hacia la vida social y una preferencia extremista por permanecer solos.

Causas

Hasta el momento no se ha conocido una razón específica que dé origen a este padecimiento. Solo se han establecido algunos elementos similares a la esquizofrenia, como los factores de riesgo. Pero se diferencia de la misma por la ausencia de delirios y alucinaciones.

Síntomas

Entre los trastornos de personalidad, esta afección mental conduce a la desconexión drástica de la vida social. Estas personas pueden parecer distantes y carentes de interés por establecer relaciones a nivel íntimo o emocional.

Así como la conducta para evitar las actividades sociales, prefiriendo labores que no requieran de ninguna interacción. De la misma manera, en la que no disfrutan de la vida familiar.

Análisis o evaluación

El diagnóstico del trastorno esquizoide de la personalidad se concluye en base a una evaluación psiquiátrica. En esta se toman en cuenta el énfasis que puedan tener los síntomas, la duración y la influencia sobre la persona.

Tratamiento

Los casos clínicos registrados con respecto a este tipo de trastornos de personalidad son muy escasos. Las personas con este padecimiento no suelen buscar ayuda. Es por esta razón que se desconoce de algún tratamiento efectivo para manejar dicha afección mental.

Trastorno esquizotípico de la personalidad

El trastorno esquizotípico de la personalidad es una de las afecciones mentales que trastoca el pensamiento. Estas alteraciones suelen dificultar las relaciones interpersonales de los individuos que la padecen.

Dichos trastornos de personalidad tienen consecuencias palpables en la apariencia y el comportamiento del afectado. Siendo estas de una tendencia descuidada y una conducta que se suele considerar como extraña.

Causas del trastorno

No se ha determinado un elemento o un factor específico acerca de las razones o el origen del trastorno esquizotípico de la personalidad. Sin embargo, estudios han dado a conocer ciertos factores genéticos. No obstante, se han evidenciado genes defectuosos en personas diagnosticadas con dicha condición.

En este sentido, se le puede atribuir a una conducta que tiende a ser heredada entre parientes con estas afecciones. En otros casos, la vivencia de traumas emocionales y la presencia de estrés crónico durante la infancia pueden contribuir a este trastorno.

Síntomas comunes

Existe una línea muy delgada entre el trastorno esquizotípico de la personalidad y la esquizofrenia. Estas se diferencian porque en el primer caso no se presentan alucinaciones ni delirios; características típicas de la esquizofrenia.

De forma más objetiva, en este trastorno se presentan perturbaciones y preocupaciones muy inusuales. Tienden a tener creencias fuera de lo común, como por ejemplo, miedo a ser vigilados por el gobierno o por los extraterrestres.

Estos comportamientos suelen ser considerados como extraños. Sus creencias pueden ser tan arraigadas que suelen influir en la capacidad de establecer relaciones sociales. Aunque no suelen desconectarse totalmente de la realidad.

Análisis o evaluación

Estos trastornos de personalidad se estudian bajo un análisis directo con respecto a los síntomas existentes. En este proceso se evalúan la duración y la gravedad o afectación que se manifieste en la persona que lo sufre.

Complicaciones del trastorno

Las dificultades que puedan derivar de esta afección mental, suelen reflejarse en factores sociales. Ya que debido a su comportamiento, suele complicarse la capacidad de desempeñarse en ambientes de socialización. Del mismo modo, se dificulta la facultad de establecer relaciones interpersonales.

Tratamientos

Esta afección metal es uno de los trastornos de personalidad en el que es útil la psicoterapia. En la misma, se desarrollan orientaciones que ayuden a sobrellevar algunas situaciones de la vida cotidiana. Por otro lado, se suele acompañar con medicamentos cuando existen otros trastornos como la ansiedad.

Grupo B

En este grupo, los trastornos de personalidad se pueden manifestar en malestar o en deterioro social. En el que se evidencian actos de violencia o delictivos. Altas dosis de impulsividad o escenas emotivas. También predominan los cambios bruscos de estados de ánimo, así como la necesidad de atención.

Trastornos Personalidad

Trastornos de personalidad antisocial

Esta clase de trastornos de personalidad es una condición mental que tiende a la manipulación, violación y explotación de los derechos comunes. Es un comportamiento prolongado que se exterioriza, por lo general, en actos delictivos y reprensibles.

Esta conducta antisocial genera inconvenientes en las relaciones interpersonales y en escenarios que requieren interacción como el trabajo. Del mismo modo, causa prejuicio y un rechazo social cuando esta conducta es manifestada de manera frecuente.

Causas

Las razones por las que se desarrolla este trastorno aún no se ha determinado con objetividad. Sin embargo, hay profesionales de la salud mental que la asocian a factores medioambientales, estratos sociales y socioeconómicos. Del mismo modo, a ciertas conductas durante la infancia.

Partiendo de este último argumento, la presencia de crueldad y agresión durante los primeros años de la niñez tiende a desarrollar estas conductas. Por otro lado, el maltrato infantil es otro escenario muy común en las personas con este tipo de trastornos de personalidad.

Finalmente, se atribuye a una conducta heredada por la existencia de padres o tutores con comportamientos antisociales. También la presencia del alcoholismo o sustancias psicotrópicas. Este es un trastorno con más afección en la población masculina.

Síntomas

Los síntomas de esta clase de trastornos son muy variables de una persona a otra. Además, hay profesionales médicos que la relacionan con la personalidad psicopática. Pese a esto, se han determinado ciertas conductas genéricas que manifiestan las personas con estos trastornos de personalidad.

  • La manipulación emocional sobre otras personas.
  • Tener una tendencia muy resaltante para adular.
  • Desarrollar una conducta jovial y encantadora.
  • Acciones de insubordinación.
  • Violar las leyes o normas de manera frecuente.
  • Robos, contiendas constantes o agresión.
  • Problemas con sustancias como drogas o alcohol.
  • Incapacidad de sentir remordimiento o culpabilidad.

Análisis o evaluación

Los trastornos de personalidad antisocial se determinan posteriormente a un análisis o estudio psicológico. El diagnóstico para este tipo de trastorno se da luego de una evaluación de los eventos emocionales y conductuales presentados durante la infancia. De igual manera, se consideran la gravedad y frecuencia de la sintomatología.

Complicaciones

Este tipo de trastorno deriva en muchas complicaciones por su naturaleza conductual. La más presentada son los problemas judiciales cuando existen comportamientos delictivos.

Por otro lado, también se presentan problemas con abusos de sustancias psicotrópicas. Así como drogadicción, alcoholismo, eventos de violencia y emocionales que pueden terminar en suicidio.

Tratamiento

Los tratamientos para los trastornos de personalidad antisocial se basan en tratamientos conductuales. Es decir, se crea una dinámica de recompensa cuando la persona presenta una conducta apropiada. Del mismo modo, se realiza la psicoterapia como ayuda.

Las complicaciones para el tratamiento de este tipo de conducta, se dan porque las personas afectadas no buscan terapia de manera voluntaria. Este se da solo cuando existe un procedimiento judicial de por medio.

Otros tipos de afecciones que comúnmente se relacionan con esta conducta, son los problemas con sustancias. Cuyos trastornos se tratan de manera simultánea a las conductas antisociales.

Trastornos de personalidad narcisista

Los trastornos de personalidad narcisista se centran en la preocupación extremista por sí mismos. Esta afección mental desarrolla un tipo de comportamiento que exacerba el sentido del egocentrismo. Del mismo modo, las personas con este particular trastorno, carecen de empatía y tolerancia para con las demás personas.

Causas

No existe una atribución objetiva sobre las causas o los posibles orígenes del desarrollo de este trastorno. Pero existen muchos casos en los que se relacionan con ciertos eventos experimentados durante los primeros años de formación. Dentro de estos, destaca una cultura de insensibilidad hacia los semejantes.

Síntomas

Los síntomas de los trastornos de personalidad se evidencian en una serie de comportamientos, en su mayoría radicales. En el caso del narcisismo, estas actitudes van desde el menosprecio hacia otros por carecer de capacidad de empatía. Así como la atención excesiva hacia su misma persona y el énfasis exagerado de sus logros.

En este sentido, pueden existir preocupaciones de éxito, belleza, poder e inteligencia basadas en fantasías. También, se suele evidenciar una insaciable necesidad de atención y admiración de los demás. Por último, trazarse metas y proyectos que tienden a ser materialistas y egoístas.

Análisis o evaluación

Este trastorno se diagnostica bajo un estudio detallado del comportamiento o los síntomas que pueda presentar la persona. De estos, se evalúan los antecedentes de dichas conductas y la gravedad que las mismas puedan mostrar.

Posibles complicaciones

Esta afección mental se puede complicar cuando se relaciona con otros problemas o trastornos. Dentro de las complicaciones, pueden existir inconvenientes con el consumo de alcohol o de drogas.

Estos, a su vez, pueden repercutir en problemas en otros escenarios como las relaciones interpersonales, familiares o laborales. En última instancia, desarrollar trastornos severos de bajas de ánimo o depresión.

¿Se puede tratar?

Cuando se trata este tipo de trastornos de personalidad, se recurre a la psicoterapia como un tratamiento ideal. Es este se crean actividades que ayuden a estas personas a desarrollar una mejor relación con los demás. Las mismas se enfocan a producir sentimientos de compasión y afectividad.

Trastorno límite de la personalidad

Esta afección mental se determina con la presencia de emociones agitadas de manera prolongada. El trastorno de personalidad límite está comúnmente asociado con algún evento traumático o de peso emocional.

Estos eventos o experiencias crean conflictos internos que se expresan en acciones impulsivas o inconscientes. Y cuyas reacciones desarrollan relaciones tóxicas o problemáticas con las personas con las que interactúa.

Posibles causas

Los problemas que puedan causar el trastorno límite de la personalidad no se puede determinar con completa exactitud. Sin embargo, en algunas ocasiones este puede estar relacionado con algunos factores familiares o sociales. Así como a eventos de gran relevancia emocional. Estos son:

  • Abuso sexual.
  • Abandono durante la niñez.
  • Carencia de comunicación familiar.
  • Agresión verbal, física o emocional.
  • Vida familiar inestable.

Sintomatología

Esta clase de trastornos de personalidad la caracteriza la presencia de inseguridad en quien lo padece. Prestar excesiva atención a cómo son juzgadas por otras personas deriva en una inestabilidad emocional. Esto también se evidencia cuando sus puntos de vista tienden a evolucionar con rapidez.

Otro factor influyente es la posición extremista frente a determinadas situaciones. Esto se traduce en que todo lo consideran muy bueno o, por el contrario, muy malo. La presencia de estos picos emocionales suele crear problemas en las relaciones de estas personas, ya que suelen ser intensas e inestables.

Análisis o evaluación

Esta, como en la mayoría de los trastornos de personalidad, se diagnostica a través de una evaluación psiquiátrica. Para ello se toman en cuenta la gravedad de los síntomas y su afección en el desarrollo de la persona en cuestión.

¿Existen complicaciones?

Este tipo de trastorno presenta complicaciones, en primera instancia, con problemas en el desarrollo de la vida cotidiana del afectado. Es decir, dificultad para desenvolverse en el trabajo, la vida familiar y lo complejo que puede ser establecer relaciones sociales.

Sin embargo, con relación al tiempo y el nivel de afección que esta condición pueda tener en los diferentes aspectos de la vida del afectado; las complicaciones se pueden presentar en problemas más agravados. Como depresión, abusos de sustancias o drogadicción, y hasta suicidio.

Tratamiento

En esta clase de trastornos de personalidad los tratamientos que llevan a cabo los profesionales de la salud mental se basan en psicoterapia individual. Por otro lado, se pueden efectuar terapias de grupo. Las medicaciones tienen un papel secundario en su tratamiento. Pero pueden ayudar en las variaciones del ánimo y estados de depresión.

Trastorno histórico de la personalidad

Dentro de este grupo de trastornos de personalidad, el trastorno histórico se diferencia por una conducta en particular. Las personas afectadas tienden a presentar episodios sobreactuados en circunstancias emocionales o dramáticas. Dichos eventos se llevan a cabo por la necesidad intrínseca de estos individuos para atraer o recibir atención de las demás personas.

Causas del trastorno

Las posibles causas que puedan dar origen a esta conducta aún no son conocidas. Sin embargo, expertos han coincidido en la atribución de esta conducta a acontecimientos que se pueden presentar durante la niñez. Del mismo modo, se puede adjudicar a conductas heredadas.

Otra particularidad del trastorno histórico de la personalidad, es que se suele presentar en los últimos años de la adolescencia. Por otro lado, es una condición que se ha diagnosticado más en la población femenina, en comparación a los hombres.

Sintomatologías

En este punto se puede destacar una singularidad de este tipo de comportamiento, siendo uno de los trastornos de personalidad. Esta característica es que estas personas tienden a tener una vida social y laboral exitosa.

La misma se debe a que este trastorno los dota de una capacidad de desenvolverse más abiertamente con un alto nivel. Asimismo, del hecho de presentarse o actuar en un sentido exagerado de seducción. No obstante, se pueden enumerar una serie de síntomas que pueden ser indicios de una afección mental.

  • Eventos emocionales frecuentes, dramáticos o exagerados.
  • Ser propensos a la manipulación.
  • Preocuparse demasiado por su apariencia física.
  • Darle mucha importancia a las relaciones íntimas.
  • La necesidad constante de aprobación.
  • Culpar a otras personas por sus fracasos.
  • Necesidad insaciable de ser en centro de atención.
  • Ser poco tolerante a las críticas.
  • Presentar cambios emocionales bruscos y habituales.
  • La necesidad constante de crear confianza o aceptación.

Análisis o evaluación

El trastorno histórico de la personalidad se diagnostica a través de un estudio directo de los síntomas que se puedan evidenciar. Durante la valoración psicológica, el proveedor de atención médica presta cuidado a la gravedad y duración de los mismos.

Sin embargo, se hace énfasis en tres factores en particular. Se evalúan el comportamiento, la apariencia en general, y los posibles resultados de una evaluación psicológica especial.

Complicaciones

Las complicaciones latentes en estos trastornos de personalidad suelen ser leves. Estas se evidencian cuando esta clase de comportamiento afecta directamente a las relaciones sociales o sentimentales. Así, cuando se presentan síntomas de inconformidad, por lo general deriva en inestabilidad laboral.

Esa tendencia insaciable, puede llevar a la persona a buscar experiencias excitantes que pueden guardar situaciones peligrosas. Por otro lado, puede existir una incapacidad de hacer frente a pérdidas o eventos de fracaso. Llevándolos así a una mayor exposición de sufrir otros trastornos como la depresión.

Posible tratamiento

Los profesionales en salud mental apuestan por la psicoterapia como el mejor método para tratar este tipo de afección. Dicho argumento se basa en el hecho de que la mayoría de las personas buscan ayuda cuando han vivido alguna pérdida o conflicto sentimental. En el cual se presentan trastornos de ansiedad y de depresión.

Grupo C

Estos trastornos se componen por la presencia de temores exagerados o fuera de lo normal. Este comportamiento también se extiende a las relaciones interpersonales. Asimismo se evidencia en la necesidad de control en puntos de extremismo y conductas de mucha ansiedad.

Trastornos de personalidad por evitación

Los trastornos de personalidad por evitación, son una condición mental que se caracteriza por la incapacidad de adaptación. Las personas afectadas por este estado suelen presentar timidez.

Igualmente se tiende a presenciar una sensación inadaptación a todo tipo de circunstancias y ambientes. También son personas que se predisponen al prejuicio y al rechazo.

¿Qué lo causa?

Los orígenes de este tipo de trastornos no se han podido asociar a algún factor en concreto. Hasta el día de hoy los profesionales de la salud mental desconocen su causa. Solo se han determinado algunas condiciones genéticas o cambios en el cuerpo desfavorables en algunas de las personas que lo padecen.

Posibles síntomas

Los trastornos de personalidad por evitación se evidencian cuando se crean autolimitaciones en las relaciones interpersonales. Estas relaciones son estrictamente selectivas y solo se establecen cuando la persona ve poco probable que exista rechazo.

Otra característica de esta condición es la preferencia a permanecer solos. Esto se debe a que un evento de pérdida o rechazo puede llegar a ser un factor de mucha importancia y difícil de manejar. Otros síntomas son los siguientes:

  • Evitar actividades sociales como trabajo o que requieran de contacto.
  • La susceptibilidad a la crítica.
  • La carencia de la capacidad para integrarse.
  • Conductas tímidas en escenarios sociales.
  • Constante miedo a hacer algo mal.
  • Inseguridad con su cuerpo o aspecto físico.
  • Argumentar frecuentemente que no son buenos socialmente.

Análisis o evaluación

El diagnóstico de estos trastornos de personalidad se da a través de una evaluación psicológica. La conclusión del mismo se efectúa de acuerdo a la estimación de la frecuencia de los síntomas y a la gravedad que estos puedan presentar.

Posibles complicaciones

Las complicaciones en esta clase de trastornos se presentan cuando no existe un tratamiento adecuado. Esto se debe a que las personas que lo padecen suelen mantenerse solas o aisladas.

Esta condición de soledad puede repercutir en otros tipos de trastornos de personalidad. Uno de los más latentes puede ser la depresión. Y a su vez, derivar en dependencia o abusos de sustancias. Y en caso extremo, puede terminar en suicidio.

¿Tiene tratamiento?

Los trastornos de personalidad por evitación suelen tratarse mediante la terapia conversacional. Según los expertos en salud mental, la consideran como el tratamiento con más efectividad para este tipo de trastorno. En algunas ocasiones, puede ser acompañado por antidepresivos.

Trastorno de la personalidad dependiente

Es un tipo de trastornos de personalidad que se caracteriza por presentar dependencia de otras personas en el individuo que lo padece. Estas dependencias pueden abarcar muchos aspectos de la vida individual.

En este estado mental se crea una especie de sumisión emocional y la incapacidad de autodeterminación. En síntesis, necesitan invariablemente de otras personas para satisfacer sus necesidades físicas y emotivas.

Causas

Se desconoce si esta clase de trastorno tiene alguna causa u origen en específico. Hasta el momento, solo se ha conocido que son conductas que se han de evidenciar desde los primeros años de la infancia.

Dentro de todas las afecciones mentales estudiadas y tratadas, el trastorno de personalidad dependiente se considera una de las más frecuentes. Y su padecimiento es similar en hombres y mujeres.

Síntomas presentados

Una de las conductas más evidenciadas en esta afección mental, es cuando el individuo carece de la capacidad de tomar decisiones. Es un evento que resalta por presentarse frustración cuando las mismas se enfrentan a este tipo de situaciones.

Otro de los síntomas dentro de estos trastornos de personalidad es la incapacidad de afrontar alguna pérdida. Por otro lado, existen comportamientos de masoquismo frente a escenas de violencia o maltrato, al precio de no renunciar a una persona o relación.

Análisis o evaluación

Los estudios para un posterior diagnóstico del trastorno de la personalidad dependiente; se realizan mediante una evaluación por un experto en la salud mental. Para ello, se lleva a cabo un análisis del tiempo de los síntomas y gravedad en que los mismos se evidencian.

Complicaciones presentadas

Las complicaciones que se pueden presentar dentro de estos trastornos de personalidad son diversas. En primer lugar se puede crear dependencia o adicción al alcoholismo u otras sustancias psicotrópicas.

Por otro lado, por la particularidad que caracteriza esta conducta; hace susceptible a sufrir de abusos, tanto sexual como emocional y físico, a las personas que la sufren. En este sentido, es un factor que puede derivar en episodios de depresión y hasta en pensamientos de suicidio.

Cómo se trata

En el tratamiento para el trastorno de la personalidad dependiente se desarrollan una serie de actividades que funcionan como terapia. Las mismas se basan en incentivar a las personas tratadas a tomar decisiones que se consideren importantes.

Dichas actividades se ejecutan mediante la psicoterapia, y se considera, hasta ahora, la más efectiva para esta afección. El uso de medicamentos solo se efectúa cuando existen otros trastornos como la ansiedad y la depresión.

Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva

Los trastornos de personalidad obsesivo-compulsiva, se presentan en una preocupación extrema por algunos factores. Esta clase de afección mental altera la atención que las personas prestan a las reglas o el orden. Así como a la necesidad de tener el control de la mayoría de las situaciones.

Sus causas

Se cree que los trastornos de personalidad obsesivo-compulsiva se adquieren dentro del ambiente o la cultura familiar. Por ello, se puede atribuir a que es una conducta obtenida por herencia.

La misma puede ser adoptada durante la etapa de aprendizaje o formación de la infancia. Y es una conducta que se ha diagnosticado con más frecuencia en los hombres.

Sus síntomas

Las personas con trastornos de personalidad obsesivo-compulsiva tienden a ser exitosos por su rígida atención a sus actividades. Por este motivo, suele existir frustración cuando sus rutinas inflexibles son interrumpidas por otras personas o factores. Aunque pueden hallarse en una incapacidad de expresar ese tipo de emociones.

Otras características en este tipo de trastorno, es que suelen justificar las alteraciones como la frustración o la ansiedad; al considerarlas como propias o adecuadas. Por último, la tendencia a presentar síntomas de perfeccionismo. Estas son particularidades que pueden ser expresadas al final de la adolescencia o a inicios de la edad adulta.

Análisis o evaluación

Estos trastornos de personalidad se diagnostican de acuerdo a la intensidad de los síntomas y su relación con otros factores. El mismo se determina mediante una valoración por parte de un profesional de la salud mental.

Sus complicaciones

Las dificultades que esta afección mental presenta se relacionan con algunos de sus síntomas más latentes. La tendencia al perfeccionismo se puede convertir en un obstáculo en el desarrollo de la vida personal y profesional.

Del mismo modo, este comportamiento es un factor común que interfiere y complica las relaciones interpersonales. Estos eventos, cuando ocurren con frecuencia, terminan en otras afecciones mentales más severas como en estados depresivos o de ansiedad.

Su tratamiento

Los trastornos de personalidad obsesivo-compulsiva, generalmente terminan en episodios de ansiedad y depresión. En estos casos, se acude a la psicoterapia en combinación con medicamentos.

Fundamentación

El fin único de la clasificación de los trastornos de personalidad es asignar una categoría a las afecciones comunes aceptadas. Es importante destacar que, al tratarse de personalidad, intervienen factores individuales de cada persona. Entre ellos procesos emocionales, biológicos y medioambientales.

Esto quiere decir que, algunas causas se pueden manifestar en síntomas diferentes o en sentido contrario. Al igual que el ambiente en los que el mismo se desarrolla, ya que estos condicionan la consideración de desajuste.

Es por ello que el diagnóstico y el tratamiento de los trastornos de personalidad deben manejarse de manera individual. En los que se tomen en cuenta los factores étnicos, sociales, familiares y culturales de la persona.

Referencias:

https://es.m.wikipedia.org/wiki/Trastorno_de_personalidad

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000921.htm

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000940.htm

https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000935.htm


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores