destete

El Destete o Cómo dejar de amamantar sin sufrimiento

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

El destete, como se conoce científicamente a este proceso, es el hecho de “Quitar la teta o hacer que deje de mamar un niño”; es una decisión necesaria y muy importante en la vida de la madre y del niño lactante. Dejar de amamantar es un acontecimiento en la vida familiar con consecuencias tanto físicas como emocionales, que van depender de cómo esté preparada la madre lactante.

El destete que pareciera tan natural puede ser causante de traumas, tanto en la madre como en el niño. Vamos a establecer las diferentes circunstancias en las que pudieran presentarse y su debido manejo.

Dejar de amamantar

Dejar de amamantar pone término a un hermoso proceso natural que es la máxima demostración de un conmovedor acto de amor; la lactancia materna vincula estrechamente a nivel físico y emocional a una madre con su recién nacido.

De acuerdo a las circunstancias, el dejar de amamantar puede ser:

  • De manera voluntaria. Es decir, la madre escoge el momento en el cual considera que el bebe está preparado para ingerir alimentos de otra naturaleza. O el bebe espontáneamente y de manera natural comienza a rechazar paulatinamente la cantidad y frecuencia del amamantamiento.

Cuando sucede de esta manera, el proceso suele ser fácil, placentero y rápido para ambos.

  • De manera forzosa. Es cuando se presentan circunstancias personales o externas que obliguen a la madre a suspender el amamantamiento. Esto generalmente lleva a la madre a sentirse angustiada y culpable por considerar que está desatendiendo su principal obligación para con su hijo.

El trauma o sufrimiento emocional que produce el destete a la madre se reduce considerablemente tomando la decisión con madurez y de manera paulatina. En algunos casos se hace inmanejable y se recomienda recurrir al apoyo psicológico, para que este proceso no genere estrés al bebe.

En muchos casos existen circunstancias externas que pueden ser de tipo cultural, laboral, económico y hasta religioso que obligan a la madre a dejar de amamantar aun cuando no se siente preparada ni física ni emocionalmente para hacerlo.

Es la lucha entre lo que considera su principal deber para con su hijo y las exigencias de su entorno.

Cuándo dejar de amamantar

No podemos hablar de una edad determinada para dejar de amamantar; ya que la experiencia establece un amplio rango que va desde los 2 años hasta los 7 inclusive.

Está científicamente probado que la lactancia materna provee al bebe además de los nutrientes necesarios, también las defensas naturales o anticuerpos que lo ayudan a inmunizarlo contra enfermedades; este hecho compromete emocionalmente a la madre haciéndole más difícil tomar la decisión de cuál es el mejor momento dejar de amamantar.

Cómo dejar de amamantar sin sufrimiento

La forma ideal es el destete voluntario, ya que no genera traumas ni sufrimientos; y por la interrelación que existe entre madre e hijo, suele ser una decisión respetuosa.

Cuando nos referimos al sufrimiento físico que ocasiona a la madre el dejar de amamantar, existen múltiples alternativas que alivian y ayudan a la madre a reducir la producción de leche de manera paulatina. La menor producción de leche evita una posible mastitis, que pudiera convertirse en una enfermedad de riesgo.

La prolactina es una hormona producida en la hipófisis, y su función principal es la de estimular la producción de leche en las glándulas mamarias. Además del trabajo realizado por esta hormona, el aumento en la producción de leche está íntimamente relacionado con la estimulación del seno materno mediante la succión del bebe.

Trucos para el destete efectivo

El contacto físico entre madre e hijo en el momento de la lactancia los vincula estrechamente, estimulando a la madre a producir más y más leche. Existen diversos trucos o procedimientos que facilitan a la madre el proceso para dejar de amamantar sin sufrimiento:

  • Comenzar el proceso debe ser de manera gradual, lo cual permite a la madre adaptar nuevamente su cuerpo para que sus glándulas, poco a poco, disminuyan la secreción de lecha materna.
destete
El destete, como se conoce científicamente a este proceso, es el hecho de “quitar la teta o hacer que deje de mamar un niño

Es importante hacer énfasis en esto, ya que el destete de manera abrupta es lo que ocasiona el congestionamiento y obstrucción de los conductos mamarios, produciendo la incómoda y dolorosa mastitis.

  • De la misma manera se deben ir incorporando en la dieta del bebé otro tipo de alimentos; esto es para que la experiencia de nuevos sabores y texturas impulse al lactante a requerir cada vez menos la leche materna.

Es importante tener siempre presente que cada familia ha vivido experiencias distintas y que el día a día, nos dará las señales necesarias para avanzar. En este caso, el bebe, expresará, a su manera, el ritmo a seguir y establecerá sus particularidades.

  • La madre debe ayudar a su cuerpo al proceso de producir cada vez menos leche materna, evitando la estimulación de los pezones, masajeando los senos para evitar la formación de durezas o bultos, colocando compresas. También debe prevenir la mastitis extrayendo la leche que pueda ocasionar la obstrucción de los canales mamarios.

Está claro que el proceso de dejar de amamantar para que sea lo menos traumático posible debe estar concientizado y madurado por la madre. Este proceso debe darse sin presiones de tiempo ni circunstancias; cuando este se realiza obligado por factores externos va a ser traumático y doloroso tanto para la madre como para el niño.

Es importante saber que, cuando hablamos de sufrimiento durante el destete, nos estamos refiriendo al sufrimiento de ambos, ya que el bebé debido a la estrecha relación que existe entre ellos percibe todos estos cambios.

En conclusión, el tema abre un abanico de posibilidades y casos interminables que solo pueden servir de guía para las madres que enfrentan esta decisión.

Cualquier ayuda, consejo y recomendación es válida; sin embargo, la propia experiencia complementará el éxito de esta hermosa misión, la cual debe ser madurada, premeditada y decidida con responsabilidad.

Muchas veces el sufrimiento emocional tanto en la madre como en el niño perdura por mucho tiempo, mientras que el sufrimiento físico en la mayoría de los casos cesa con un buen analgésico.

Referencias:

www.es.wikihow.com/dejar-de-amamntar-sin-dolor

www.bebesymas.com


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores