emociones cientifiko.com

Las emociones: cuando los sentimientos influyen en nuestro comportamiento

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Todos presentamos rasgos especiales que nos diferencian. Es por ello que las emociones funcionan como indicadores que nos permiten expresar cómo nos sentimos respecto a algo que pasó o pasará. Esto determinará la conducta que tomaremos ante una situación similar que se presente en el futuro. Aquí te mostraremos la importancia de conocer y saber manejar estas sensaciones.  

¿Cómo pueden definirse las emociones?

Las emociones comprenden estados de ánimo que se manifiestan cuando reaccionamos a algo; por lo que podemos experimentar: melancolía, pánico, molestia, bienestar, entre otros. Estas se vinculan con transiciones fisiológicas, hormonales y orgánicas que pertenecen a nosotros, al momento de nacer; expresándose en diversas formas en cada ser humano.

La emoción es una palabra que se origina del latín emotio, que se puede traducir como «lo que mueve» o sencillamente «estímulo». Por lo que las emociones son consideradas como el empuje que hace que la persona reaccione y se mueva en una dirección. Incluso, los griegos afirmaban que las emociones eran intervenciones hechas por una deidad que poseían en sus corazones.

Los animales supremos también se ven influenciados por las emociones; dándose un proceso evolutivo que se relaciona con la supervivencia de la especie y las motivaciones primarias; a través de factores como el sentido del resguardo (temor), seguridad (ira), entre otros.

Las emociones están en nosotros, desde el momento que nacemos y se vuelven más complejas a medida que crecemos. Por ello, cada vez que vamos madurando, nuestro intelecto emocional se va desarrollando.  

Cuando sentimos ansiedad o miedo en algún momento; quizá no todos podamos gestionar adecuadamente estas emociones; convirtiéndose en algo nocivo para nuestra salud o bloquearnos al momento de experimentarlas.

¿Qué producen las emociones en las personas?

A continuación, mencionamos algunos ejemplos comunes de lo que puede producir las emociones en las personas:

  • Miedo a la muerte o sentirse amenazado en situaciones de riesgo. Podemos enfrentarnos a la situación, escapar, mantenernos en estado de advertencia o paralizarnos.
  • Discutir por asuntos de interés. A lo que recurrimos a la ira o molestia.
  • Alegrarnos. Cuando logramos una meta o al enamorarnos de alguien. Aquí entramos en un estado de euforia.
  • Ponemos afán ante un reto. Por lo que sentimos felicidad cuando logramos superar dicha dificultad
  • Bondad. Cuando sentimos la necesidad de socorrer a alguien, tratamos de ayudarlo lo más pronto posible y sin esperar nada a cambio. Aun cuando podemos arriesgar nuestra vida

Estas ocasiones presentadas, nos permiten tomar acciones ante cualquier eventualidad. Por ello, para exponer mejor estas emociones; nos enfocaremos en el temor que experimentamos cuando nos encontramos en peligro, arriesgando nuestra vida.

Las emociones y sus ciclos

Nuestras emociones pasan por diferentes ciclos a medida que nos vamos desarrollando, enumerándolas de la siguiente manera:

  • Bebés. En los primeros meses de nuestra vida, tenemos la capacidad de captar emociones positivas o negativas, pero sin tener aún la disposición de manifestarlas.
  • Niños. Desde los 2 a los 4 años, somos capaces de identificar y entender los sentimientos primarios. También comprendemos que estas pueden dar origen a distintos estímulos.
  • Adolescentes. En esta etapa se presenta toda una avalancha de emociones que hacen a las personas emotivas, complicadas, experimentando sus sentimientos sin límites. Esto se debe a que las hormonas empiezan a sufrir una serie de cambios en su cuerpo y se manifiestan en su entorno social.   
  • Adultos. Pueden manejar sus sentimientos de forma más calmada y sensata, debido a que ya pueden identificarlos y manifestarlos por medio de las palabras. Aunque, en algunas ocasiones, sus emociones puedan dominarlos.

Las emociones por niveles

Las emociones manifestadas en cada individuo las podemos clasificar en los siguientes niveles:

A nivel consciente

Refiriéndonos al momento de emitir un juicio, entendimiento o recordar algo; el temor puede llevarnos a perder la compostura; reaccionando como lo hacen algunos animales, como el reptil. Dicho de otra manera, escogemos entre enfrentarnos a la circunstancia, escapamos, nos mantenernos en estado de advertencia o paralizarnos.

Esta reacción se produce cuando la amígdala cerebral envía una señal al hipotálamo. Esta se encargará de extraer la vasopresina; que será distribuida en la sangre y activar todas las funciones de emergencia. En ese momento, el cerebro registrará acontecimientos vividos o percepciones que pasaron; permitiendo recordarlos en el futuro y así evitar que vuelvan a suceder.

emociones cientifiko.com

A nivel subjetivo

Algo que depende totalmente de la persona; vamos a percibir un conjunto de percepciones físicas de gran intensidad, incómodas y sin control; que al unirlos con recuerdos pasados de situaciones peligrosas y estados de consciencia; producirán episodios de horror inolvidables.

A nivel fisiológico

El cual va sujeto al comportamiento que manifestemos en esa ocasión particular; se producirá una secuencia de reacciones que se originan en diversos órganos, como: presión arterial, contracciones musculares; respiración irregular, aumento de la temperatura corporal, resequedad en los labios, entre otros.

Esto hará que exterioricemos diversos estímulos y manifestemos alguna respuesta. También podemos reaccionar emotivamente a sucesos que no hayamos experimentado antes; imaginándolas o adelantándonos a dichos acontecimientos. Por ejemplo, cuando vemos una película de horror, leemos un libro o recordamos algo que nos asustó.

Comprendiendo cada uno de los diferentes estímulos mencionados; estos nos llevarán a una conducta específica: podemos escapar de la situación, enfrentarnos a ella o quedarnos paralizados. Todo ello con el fin de preservar nuestra vida y no volver a repetir dicho suceso en el futuro.

Características de las emociones

Los rasgos fundamentales de las emociones en las personas son variables y espontáneas en algunas ocasiones, de estas podemos mencionar:

  • Son reconocidas a través de una manifestación precisa (rostro-cuerpo).
  • Impulsan a predisponer de una acción específica (función de adaptación).
  • Estas ejercen un rol fundamental para que el individuo pueda adaptarse eficazmente al ambiente (Poder sobrevivir, relacionarse, procrear,).
  • Son muy comunes, pues se dan en todas las culturas existentes.
  • Son innatas, iniciando desde que el individuo nace.
  • Se mantienen a través del tiempo.
  • Son contagiosas (Cuando nos comunicamos con una persona y esta se ríe, puede hacer que nos contagie su regocijo).
  • Producen un estímulo biológico involuntario en la persona o ser vivo.
  • Según expertos en la materia, son consideradas estructuras de motivación primarias.

¿En qué parte de nuestro organismo se originan y se controlan todas las emociones?

A pesar de la vieja creencia que muchos tienen sobre el corazón como el lugar donde residen las emociones de tristeza, enamoramiento o desilusión; en realidad es el cerebro el que dirige y controla nuestros sentimientos. Si bien es cierto que ambos se relacionan, ya que el corazón es que realiza sus latidos de acuerdo a la emoción que puedas sentir; el cerebro es el encargado de controlarlos.

Pero, no todo el cerebro tiene esta función, sino específicamente radica en el sistema límbico. Este se divide en tres partes, las cuales alojan los recuerdos, los estímulos emocionales y las enseñanzas. Se encuentra en la parte inferior de la corteza del cerebro y está compuesta por el complejo amigdalino, el hipocampo, el tálamo y el hipotálamo.

La estructura límbica es una región del cerebro que se encarga de dirigir nuestros sentimientos y sentidos más primitivos; los cuales se vinculan con los sentimientos de subsistencia (la rabia o el temor). También se relacionan con las percepciones que derivan nuestra conducta sexual, ya que se enfoca en dirigir nuestros impulsos más esenciales.

De hecho, la ciencia ha determinado que este es el lugar del cerebro más antiguo; puesto que data de hace 2.000.000 de años y todavía tiene la capacidad para mantener el control de algunas conductas e impulsos emocionales que actualmente nos resultan de lo más racional: el proceso de conquista, el emparejamiento o la estabilidad emocional      

El cuerpo amigdalino: un defensor para las emociones

Es la organización estructural más valiosa que posee el lóbulo límbico, debido a que se encarga de resguardar y controlar nuestros sentimientos irracionales. Esta región actúa como un «protector» contra aquellos sentimientos «negativos» que poseemos los humanos (el temor, la rabia, melancolía,). Su rol principal es moderar estas emociones y mantenernos seguros cuando se manifiesten.

Gracias al complejo amigdalino podemos evitar momentos que pueden poner en riesgo nuestra vida. Sin embargo, también es la responsable de proyectar nuestros temores más agudos y complejos de la infancia.

Este grupo de núcleos neuronales nos permite encontrar el plan más adecuado para solucionar un momento de tensión, de riesgo o terror; haciendo un análisis de nuestro entorno y enviando una respuesta. En otras palabras, es la estructura del cerebro que actúa para evitar que nos paralicemos del miedo o la angustia.    

¿Cómo las emociones se relacionan con la adicción a los narcóticos?  

En nuestro cerebro, aparte de los estímulos de subsistencia y reproducción; también hay cabida para algo tan arbitral y complejo como el amor. Cuando nos enamoramos de alguien, nuestro cerebro manda una señal para activar lo que se conoce como médula acanalada. Este lugar se vincula con una región del cerebro que produce el apetito sexual, aunque estas se encuentren divididas.

Un estudio científico que se llevó a cabo para determinar los síntomas del afecto en el cerebro; determinó que la parte donde es activado el sentimiento de afecto es, a su vez; el encargado de contribuir con la adicción a los estupefacientes.

Aunque puede que no resulte tan extraño, ya que cuando nos enamoramos; se produce el interés, siendo el amor el que lo estimula. De esta forma, se produce el mismo efecto cuando un individuo se dispone a consumir algún alucinógeno.  

Las emociones como experiencia vital

La experiencia de sentimientos incómodos o agradables son algo fundamental; debido al vínculo que poseen con nuestros recuerdos, toma de decisiones o la comprensión, influyendo directamente en nuestra conducta, entorno social o nuestra felicidad porque:

  • Los recuerdos están íntimamente relacionados a las emociones.
  • Requerimos de presión emocional para poder decidir.
  • Nuestras decisiones dependen muchas veces de las emociones.
  • Las emociones incitan a motivarnos, prepararnos y a guiarnos.

Hay una variedad de temas que están relacionados directamente con las emociones, como son los sentimientos; los cuales se extienden más que las emociones, son menos duraderas y están unidas al razonamiento. Los sentimientos tampoco se vinculan con percepciones de gran intensidad; sino que son leves y no ejercen influencia alguna en el comportamiento de forma precipitada.

El estado anímico

Otro elemento es nuestro estado anímico. Los sentimientos pueden ser más potentes y extensos que las emociones y en ocasiones; cuando nos referimos a alguien que perdió a una persona querida y esté triste; el estado de ánimo opuesto sería feliz. La efusividad enlaza todas las citadas, agregando a las emociones; siendo la más común de todas.

Es importante saber distinguir entre un estado emotivo y el rasgo propio de una persona. No podemos comparar el hecho de que una persona se pone nerviosa ante la presencia de otra que le gusta; a que el individuo sea de naturaleza nerviosa.

En el primer ejemplo, se trata de una ocasión pasajera; porque finaliza cuando el individuo deja de ver a la persona de la que está enamorada. Ahora, en el otro ejemplo, se trata de una característica que acompañará a la persona en cualquier momento; el resto de su vida.   

Tipos de emociones

Emociones hay muchas, por lo que es importante conocerlas para saber identificarlas cuando las experimentemos. De esta forma, podremos anticiparlas y saber cómo actuar. Por ello, mencionaremos las más generalizadas y las que se producen en la primera ocasión:

Básicas            

Son las que se manifiestan desde el momento en que nacemos. Estas son fundamentales porque juegan un papel importante para el ciclo de adaptación y están presentes en todos nosotros; sin distinción de raza. Las también conocidas como emociones primarias se gestan rápidamente, con una duración corta. Estas son las siguientes:

  • Felicidad. Sentimiento de bienestar y gozo.
  • Disgusto. Sensación de fuerte rechazo hacia algo desagradable.
  • Rabia. Sensación de cólera, enojo y molestia.
  • Temor. Sentimiento provocado por la existencia de algo o alguien que provoca pavor, cobardía y pánico.
  • Asombro. Rechazo o impresión sobre algo que ocurre de manera imprevista.
  • Melancolía. Ausencia de alegría o sentimiento de pena.

Aprendidas

Estas se producen como resultado de la interacción con otras personas y el avance de facultades basadas en el conocimiento. Se manifiestan a muy temprana edad y se expresan a partir de una emoción básica. En este caso podemos citar al temor que surge antes para que posteriormente se produzca la sensación de peligro, molestia, etc.

Aquí podríamos hacer mención de algunas sensaciones como: El recelo, cargo de conciencia, arrogancia, deshonra, bienestar, distracción o rechazo.

Éticas

Se basan en fundamentos que son reconocidos por todas las personas, cuyo objetivo es lograr el equilibrio, la calma en todos los individuos; poder satisfacer sus exigencias y que se respeten sus leyes principales. Las normativas éticas se basan en respetar a sus semejantes, previniendo episodios de dolor y perjuicio.     

Los sentimientos éticos se manifiestan cuando se rompen o no las normas de buena convivencia y justicia. En este caso, son fundamentales los sentimientos de falta, deshonor, enojo y desasosiego.

Atractivas

Son estímulos que se producenante las cosas hermosas, por lo que tienen implicaciones didácticas relacionadas con las artes y las expresiones culturales; por lo que resulta conveniente saber degustar las emociones atractivas para poder conducirnos hacia la satisfacción.

De hecho, todo lo relativo a las manifestaciones artísticas tienen como fin estimular las sensaciones por lo estético, produciéndonos sentimientos de éxtasis, sorpresa o ternura. 

emociones cientifiko

Función de las emociones

Al tratarse de las emociones como algo que sentimos, cuando captamos algo o a alguien; sus expresiones presentan modelos de conducta parecidos en todas las personas. Por lo que las emociones tienen 3 funciones esenciales:

  • Función de adaptación. Condiciona al organismo para actuar, siendo una de las fundamentales. De esta forma, nuestras acciones son más efectivas.
  • Función comunitaria. Manifiesta el estado de ánimo, permitiendo la interacción y así expresar la conducta. Juega un rol importante en la comunicación; tanto verbal como gestual, haciendo que se produzca de forma involuntaria.
  • Función estimulante. Entre estímulo y emoción se produce una relación; ya que se retroalimentan. Por lo que cualquier comportamiento motivado genera una respuesta emotiva; al mismo tiempo la emoción incentiva el estímulo a lograr algo. Particularmente, si nos sentimos contentos al pautar una cita con alguien que nos atrae; nuestro estímulo hará que la invitemos de nuevo.

Algunos ejemplos

Un ejemplo del rol que cumplen las emociones en nosotros, podría ser el siguiente:

  • Temor. Nos pondrá en estado de alerta para prevenir algún peligro o protegernos de él.
  • Asombro. Permitirá orientarnos cuando se presente alguna novedad.
  • Disgusto. Produce en nosotros la sensación de rechazo hacia algo que veamos.
  • Rabia. Instigará nuestra propia destrucción.
  • Felicidad. Producirá la sensación del deseo, para repetir ese momento que nos causó bienestar.
  • Melancolía. Permitirá reponernos de una situación dolorosa.

Reconocer nuestras emociones y la de otras personas; así como denominarlas no es nada sencillo; más cuando se expresan al mismo tiempo. A esto se le conoce como percepción emocional. Esta se vincula con el conocimiento emocional, siendo el primer paso para que se desenvuelva eficazmente.

¿De qué se trata el conocimiento de las emociones?

Se refiere a la comprensión de las emociones y sensaciones; identificándolas y comprobándolas, estimulándonos al logro de objetivos, identificando las emociones de otras personas para poder manejar la comunicación entre dos o más individuos.

El conocimiento emocional es algo que se puede poner en práctica; y para lograrlo debemos empezar a identificar las emociones que expresamos.

Desafiando las viejas creencias: son 20 las emociones que experimenta el ser humano

Si bien hemos analizado más arriba las 6 emociones básicas y aprendidas que puede sentir un ser humano ante algún acontecimiento o algo novedoso; recientemente la ciencia ha querido romper con este viejo mito. De acuerdo a una investigación científica, se determinó que no sólo existen esas 6 emociones, sino que también hay otras 20.

Para llegar a esta deducción; la Universidad de Berkeley realizó un estudio que involucró a más de 3000 personas; entre hombres y mujeres. Cada uno observaría una serie de vídeos y, a través de una entrevista; darían su testimonio respecto a qué les hicieron sentir aquellas imágenes.

De igual manera, otros participantes de este estudio; cualificaría cuán intensas fueron esas emociones que experimentaron. Finalmente, en otro grupo se les hizo una prueba donde clasificarían del 1-9 si la sensación que tuvieron fue agradable o pésima.

emociones cientifiko.com

Resultados de la investigación

Estas fueron las emociones que se registraron en la investigación explicada anteriormente:

  • Fascinación. Sensación de maravilla hacía algo que resulta increíble o imprevisible.
  • Veneración. Acto de alabar a algo o alguien.
  • Evaluación artística. Elaborar un juicio luego de estudiar diversas alternativas que involucran belleza y arte.
  • Entretenimiento. Momento grato que vive una persona durante un tiempo determinado.
  • Incompetencia. Sensación de letargo o falta de razonamiento que experimenta una persona.
  • Apatía. Falta de motivación o estímulo hacia algo.
  • Serenidad. Cuando una persona se encuentra en un estado de sosiego o reposo.
  • Desconcierto. Dificultad que siente una persona para identificar algo o actuar en un momento de complicación.
  • Ansiedad. Incomodidad o agitación fuerte que siente una persona.
  • Repulsión. Sentimiento de repugnancia.

Otros resultados

  • Pena cercana. Cuando una persona se identifica con el pesar de otra.
  • Deleite. Sentimiento de placer y conmoción.
  • Pasión. Estado anímico impactante que dura poco.
  • Terror. Sensación de espanto por algo escalofriante.
  • Provecho. Cuando una persona se muestra interesada hacia algo o alguien.
  • Añoranza. Sentimiento de tristeza por la pérdida de un ser querido o anhelo por recuerdos de tiempos pasados.
  • Consuelo. Sensación de paz luego de vivir una situación dolorosa.
  • Idilio. Sensación de intriga y felicidad que está vinculada a la pasión.
  • Decepción. Sentimiento de desilusión y fracaso causada por alguien o algo.
  • Apetito sexual. Sensación de lujuria y ganas de llenar esa necesidad.

¿Cuáles son las 10 emociones positivas que experimenta una persona?

Como hemos podido ver, nuestro organismo es un componente de elementos tan complicados y numerosos, como pueden ser las emociones. De ellas, se desprenden sensaciones tanto positivas como negativas; que no deben ser interpretadas como algo bueno o malo.

Las emociones son sumamente importantes para el ser humano, porque ellas contribuirán a nuestro progreso como personas y permitir desenvolvernos eficazmente en nuestro entorno. Sin embargo, por lógica; optaremos por las emociones positivas.

Pero qué hacen y cuáles son esas emociones positivas, seguramente te estarás preguntando. Pues bien; las emociones positivas son aquellas que nos impulsan a actuar con perseverancia para poder alcanzar nuestras metas, resolver cualquier inconveniente, confiar en nosotros mismos e instruirnos para mejorar nuestras capacidades.

Las 10 emociones positivas del ser humano

Nosotros poseemos 10 emociones positivas que nos permitirán sobrellevar cualquier situación, fortalecernos a pesar de las circunstancias y vivir momentos agradables. Estos sentimientos son los siguientes:

Fe

La fe se presenta para que enfrentemos momentos duros y adversos. El optimismo es esencial cuando las cosas no salen como esperamos; otorgando la claridad que necesitamos para no perder el enfoque.

Alegría

Estar contentos es una sensación que se manifiesta cuando pasamos un rato espléndido; junto a esas personas por las que sentimos afecto. Esta emoción es importante para que estemos animados y estimulados.

Placer

El placer es el motivo para que la alegría aparezca y ambos son primordiales para sentirnos bien. El placer también nos ayuda a sonreír para vencer la apatía, la melancolía y tener una visión optimista de las cosas.

Cariño

Esta emoción reúne una variedad de sensaciones positivas que incentiva la aparición de numerosas hormonas; las cuales incrementan nuestro bienestar, experimentar momentos de dicha y hacernos sentir invencibles.   

Vanidad

Aunque muchas veces está vinculada a conductas negativas, como la arrogancia y altanería; la vanidad es un sentimiento positivo que nos permite ver todo lo que hemos alcanzado con sacrificio; aumentando la seguridad en nosotros mismos.  

Interés

Una de las emociones positivas más importantes. Esta nos impulsa a sentir curiosidad por lo que nos atrae; motivándonos al aprendizaje por aquello que captó nuestra atención. Además, nos inspira estimulando nuestra creatividad y nuestra mente se mantenga receptiva.

Afecto

Con seguridad, el amor y la alegría son los sentimientos que más rápido llegan a nuestra mente a la hora de hablar de emociones positivas. El afecto o el amor, conjuga todas las demás emociones, haciendo que el organismo aumente las escalas de oxitocina y otras hormonas que nos brindan satisfacción.

Esto para que podamos liberarnos de la apatía y la tensión. Por lo que resulta fundamental el sentimiento de afecto en nuestra salud para mejorar poder mejorar nuestra vitalidad.  

Gratitud

Es el sentimiento que nos lleva a darnos cuenta de lo inmensamente afortunados de poder disfrutar de nuestro entorno, de nuestra vida y de nuestros seres queridos. Es aceptar y agradecer nuestra existencia como una ofrenda que se nos ha dado. En las noches, cuando estés a punto de irte a dormir; piensa en tres de las cosas más importantes que te hayan pasado y agradece por ellas.

Calma

Probablemente una de las emociones positivas más vigorizantes, más que la sensación de felicidad. Cuando en nuestra vida reina la calma y la dirigimos de esa manera, también puedes experimentar equilibrio y tranquilidad. Por lo que eres consciente de la vida que llevas y estás a gusto con ella y contigo mismo.

Iluminación

Representa el comienzo, el centro de cualquier plan o meta. La iluminación es la emoción positiva que nos ofrece la idea para llevar a cabo la planificación de un proyecto, haciendo uso de nuestros talentos y virtudes. ¿Qué te estimula a ser creativo?, ¿Qué podrías hacer durante horas, disfrutando del proceso, y sin apenas darte cuenta? De eso se trata la Iluminación.

¿Cómo se pueden expresar las emociones en nuestro cuerpo?

Para nosotros, comprobar una emoción implica integrar una serie de razonamientos, conductas y convicciones sobre el entorno en el que nos encontremos. Estos elementos, solemos emplearlos para evaluar una circunstancia específica que influirá directamente en la percepción de dicha circunstancia.

De esta manera, la mente reaccionará frente al estímulo y enviará una señal al cuerpo para que se encargue de exteriorizar nuestras emociones. Un ejemplo de ello sería cuando vemos una escena triste en una película y sentimos la necesidad de llorar.

Las expresiones en nuestro rostro juegan un papel fundamental en esta parte; ya que gracias a los movimientos de la cara; nos permitirá manifestar cualquier emoción; ya sea a través de una sonrisa para mostrar alegría o fruncir el ceño para indicar enojo.

Factores de comportamiento

Los factores de comportamiento son esenciales para que podamos exteriorizar nuestras emociones (como las expresiones faciales) y sean fáciles de identificar. Si bien hay factores de comportamiento que pueden dominarse, como las acciones o señas particulares; existen otros que se manifiestan de forma inconsciente, a través de:

  • La transpiración.
  • El sonrojo.
  • Los escalofríos.
  • La respiración acelerada.
  • Las pupilas dilatadas.
  • El ritmo cardíaco acelerado.

Consecuencias a la salud

Particularmente estos factores inconscientes; pueden ocasionarnos daños en nuestra salud que pueden provocar:

  • Enfermedades hepáticas producidas por la ira.
  • Daños pulmonares causados por la tristeza.
  • Afecciones estomacales que se relacionan con la angustia.
  • Enfermedades cardiacas vinculadas al estrés.
  • Insuficiencias renales causados por el temor.

¿Cómo ocurren las emociones?

Las emociones si bien se producen de forma súbita; también se desvanecen de la misma manera vertiginosa. Aunque para que el sentimiento sea más duradero depende de cuán fuerte sea para que se mantenga vivo.

Sin embargo, es muy común que las sensaciones se debiliten al momento de manifestarse; por lo que se aconseja ser paciente antes de generar un impulso ante cualquier acontecimiento.

¿Qué quiere decir la sanidad de las emociones?

Es una expresión que hace referencia al momento en que se dan las emociones en el contexto social en el que nos encontramos. Mayormente, nuestros padres nos obligan a suprimir nuestros sentimientos en vez de manifestarlos; debido a que, al hacerlo, nos muestra como personas débiles.

Comúnmente, a los niños se les prohíbe mostrarse llorosos o melancólicos, pues esto «es algo que hacen sólo las niñas». Sin embargo, todos esos sentimientos reprimidos de manera consciente, buscarán algún modo de expresarse; haciendo más difícil aceptar la emoción. Por lo que, en el transcurso de esa emoción inicial; se desviará hacia otra que será la que finalmente la sustituya y se manifieste.

Somatizar las emociones, ¿a qué se refiere?

Estas acciones que nos llevan a reprimir nuestras emociones pueden jugar en nuestra contra, haciendo que las somaticemos. Ahora bien, ¿qué es somatizar? Es el transcurso mediante el cual los sentimientos que se reprimen por mucho tiempo; se manifiestan en nuestro cuerpo en forma de dolencias físicas.

Esto se vuelve un medio para que esa emoción negativa que guardamos, pueda salir. La ira acumulada que puede convertirse en un dolor de cabeza o el sentimiento de pena en inapetencia, estos son algunos ejemplos de somatizar un sentimiento.   

¿Cómo logramos manejar las emociones?

El manejo de las emociones puede parecer algo difícil de controlar, peropor suerteestas reacciones las podrás dirigir adecuadamente con estas recomendaciones:

  • Presta atención a aquellos indicios emocionales, al primer momento que empiecen a manifestarse. Detente y reflexiona lo que está sucediendo en ese instante.
  • Observa en qué parte de tu cuerpo se manifiesta la emoción (En el tórax, en el cuello, otros).
  • Define o ponles un apelativo a esos sentimientos. Reconoce todas esas emociones que, en alguna oportunidad, se puedan presentar juntas.
  • Trata de aceptar tus emociones.
  • Observa cómo se producen estas emociones y qué las motiva.
  • Tómalas en consideración cuando se presenten. No es lógico que te quedes con ese sentimiento; más allá de que aquello que lo produjo haya pasado.

Ten en cuenta que se trata de nuestras emociones y que estas, como elementos importantes de nuestro ser; nos mantendrán a salvo de cualquier situación complicada, señalando el camino correcto que debemos tomar hacia nuestra felicidad. Identificarlas y expresarlas nos permite mejorarnos como personas y avanzar hacia la vida que queremos. 

El poder de nuestras emociones

Nosotros los humanos somos emocionales por naturaleza. También es cierto que somos los únicos con la capacidad de reflexionar y poder profundizar en nuestros sentimientos. Algo que podría resultar de manera positiva o negativa.

Nuestras emociones, producto de la liberación de hormonas y las principales influencias en nuestro comportamiento; son la causa de un conjunto de elementos que se relacionan. Esto ocurre por el desarrollo que ha experimentado nuestra estructura mental a lo largo del tiempo; desde el momento en que nacemos hasta llegar a la etapa de madurez.

Esta evolución ha permitido que seamos capaces de manejar nuestras emociones, a pesar de que el sistema límbico intervenga para hacerlas más sólidas; como resultado de lo que percibimos en nuestro entorno. Y es justamente allí donde radica el valor y potencialidad de nuestras emociones.

Las emociones forman parte de nuestra personalidad

Porque a través de nuestras emociones somos capaces de demostrar lo que sentimos en determinado momento o situación y crear una reacción. Es algo que forma parte de nuestra personalidad y nos define como personas. Nuestros miedos, alegrías, rabia o tristezas; representan tanto una respuesta como nuestro mecanismo de defensa más primitivo.

Es importante saber canalizar nuestras emociones para evitar que estas jueguen en contra de nosotros. De no poder hacerlo, siempre está la opinión de terapeutas, expertos o recomendaciones, como las que mencionamos arriba, para ayudarnos.

Logrando el control de nuestras propias emociones; seremos capaces de aceptar quienes somos, crear una armonía mental y física que nos evite caer en la somatización y encaminarnos hacia el bienestar personal.

Referencias:

www.psicoactiva.com/blog/que-son-las-emociones/

https://es.wikipedia.org/wiki/Emoci%C3%B3n

https://medicoplus.com/psicologia/tipos-de-emociones

https://bemocion.sanidad.gob.es/emocionEstres/emociones/aspectosEsenciales/queSon/home.htm


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores