Exclusion de la clase de deportes

Exclusión en la clase de deportes

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 20 de mayo de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

A estas alturas del desarrollo social y cultural, suena raro que haya algún tipo de exclusión en la clase de deportes. La práctica deportiva siempre viene acompañada de muchas acciones físicas adquiridas o aprendidas. En este ámbito es común la exclusión en clase a quienes demuestren alguna diferencia como sufrir de sobrepeso, baja capacidad física, o simplemente tener mala coordinación.

Esto genera grupos más adaptados para realizar determinados juegos o deportes, que en si alejan y separan a los que no se adaptan completamente, y no les permiten formar parte del verdadero espíritu de equipo. Lo hacen segregándolos y no los toman en cuenta, especialmente en la adolescencia.

Dicha exclusión lo sufren en silencio muchos adolescentes, donde la práctica deportiva va acompañada de patrones de virilidad y actos machistas errados en los deportes de equipos. Se muestra con una evolución que recorre desde la primaria hasta los estudios universitarios.

Hay estudiantes que se ven obligados a tomar la clase deportiva como parte curricular de sus estudios, y al mismo tiempo se sientan excluidos socialmente. Están sometido a mucha tensión que no solo los hace sentir no aptos y disminuidos, sino que afecta su interrelación con el resto del grupo.

Exclusion de la clase de deportes

Exclusión sociocultural en el deporte

Los deportes de mayor demanda física suelen dejar a muchos jóvenes de lado debido a no cumplir con su estándar cultural. La exclusión en la clase de deportes se puede notar cuando algún estudiante prefiere realizar una actividad que, culturalmente, no forma parte de su género.

De acuerdo con los parámetros culturales, los niños suelen jugar deportes de contacto como el futbol o el basquetbol, mientras que las niñas participan en voleibol, danza o gimnasia.

Cuando alguno de ellos no participa en uno de los deportes de su género sino en el otro, ocurre la exclusión en clase de forma muy notoria.

Incluso se ha manifestado desde el punto de vista sexual, excluyéndose a deportistas y atletas por cualquier otro tipo de inclinación que no se considera ortodoxa o bien vista por la sociedad.

A medida que el deporte obtiene mayor trascendencia territorial e internacional, como en el caso del béisbol, futbol y basquetbol, acciones como el racismo o exclusión por alguna inclinación sexual tienden a ser de mayor relevancia.

El ámbito escolar no se escapa de la exclusión en la clase. La diversidad de gustos sexuales que existen en la actualidad y que socialmente comienzan a ser aceptadas, encuentran una enorme resistencia en el deporte escolar.  

Sin embargo, un adolescente transgénero u homosexual tempranamente declarado es automáticamente excluido. Esto generalmente se debe a una sociedad que muestra una imagen débil o despreciada a dichas preferencias.

Mientras más liberal y expuesta es dicha inclinación a nivel de grupos de adolescentes, de manera más rápida encuentran en el deporte la primera línea de exclusión y rechazo.

Exclusión desde el deporte hasta las escuelas

El 12 de septiembre de 1913 nace un hombre que protagonizaría una de las historias de exclusión social y racismo en el deporte más populares, Jesse Owens.

Este deportista conoció el racismo y la exclusión social en los juegos olímpicos de Berlín en 1936. Allí, no solamente se excluía a la gente por su color de piel, sino también por su religión como el judaísmo y todo lo que representaba cualquier diferencia de raza o procedencia.

Owens luchó con este tipo de exclusión social internacional, ganando 4 medallas en esas olimpiadas, y previamente tuvo que luchar con el mismo fenómeno en su país. Eso hace la exclusión social en el deporte algo histórico en esta época moderna.

Siendo el deporte y los deportistas los blancos de este abuso por la vía del racismo, religión, inclinaciones políticas y otras diferencias, se ha inculcado ese pensamiento en el desarrollo de los más jóvenes.

Estas barreras han trascendido la nobleza de lo que el deporte debe transmitir para apoderarse de la segregación y exclusión dentro de sus prácticas. Al llegar a la exclusión en clase de deportes, se demuestra que el racismo sigue presente.

Ha llegado a ser practicado en entornos universitarios como la puesta de rodilla en tierra como parte de la lucha contra el racismo. Lejos de creerse extinto, está más presente que nunca.

Exclusion de la clase de deportes

Exclusión por etnia

La exclusión de la clase en un sentido étnico dentro del ámbito deportivo escolar es mucho más común de lo que se piensa. La forma como determinados tipos de deporte selecciona a sus atletas conlleva a una lógica exclusión de estos grupos por su etnia diferente.

Esta brecha se ha cerrado en algunos deportes como el basquetbol, béisbol y futbol, cuyos campos de entrenamiento solían estar enfocados en un solo grupo étnico. Al estar en los estudios de preparatoria, se ha logrado generar una inclusión que rompe con la separación étnica que otros deportes no ofrecen.

Existen deportes que comienzan a realizar las prácticas a temprana edad como el zumo, el cual es muy étnico en el continente asiático. Este deporte ha permitido trascender fuera del grupo autóctono japonés.

De esa misma manera, el karate a nivel universitario tiene mucha más apertura y no presenta ningún tipo de segregación o exclusión en la clase dentro del ámbito deportivo.

El docente deportivo ante la exclusión

La importancia del docente deportivo dentro de la exclusión en las clases es vital como pieza fundamental de la solución o del problema. Ellos son quienes pueden detectar directamente la exclusión que exista en un grupo determinado.

El rol del docente deportivo puede ser bascular, es decir, inclinar la delicada balanza de poder manejar la inclusión o exclusión fuera o dentro del lugar deportivo.

La necesidad de triunfar y de obtener logros tempranos tiene un peso muy grande en los estudiantes de muchas instituciones educativas. Esta no debería ser la meta final en la práctica atlética.

No obstante, ciertos deportes conllevan a la exclusión de la clase y al mal manejo del fracaso, debido a las exigencias de las actividades que permiten lograr los objetivos en ellas.

Es pertinente que los docentes en disciplinas deportivas estén preparados en la detección y el manejo de este tipo de exclusión generado por los mismos alumnos.

Cuando los docentes deportivos no tienen la preparación necesaria para el manejo de la exclusión en la clase, pueden apoyarse de los departamentos de psicología de sus instituciones educativas.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores