Señales de auxilio en el adolescente

Señales de auxilio en el adolescente

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Es innegable que saber detectar las señales de auxilio en el adolescente es necesario para el bienestar de los hijos. Se trata de un momento de la vida en donde las personas experimentan una serie de cambios físicos y emocionales; una de las más difíciles considerando los constantes cambios que se atraviesan.

Por lo tanto, es normal que cuando se atraviesa la adolescencia los padres suelan recurrir a la sobreprotección. Aunque, no es la conducta más sana a tomar es comprensible teniendo en cuenta los riesgos que se presentan a esa edad.

Sin embargo, ofrecer confianza y otorgar el espacio necesario a los adolescentes es favorable para su correcta formación. Esto permite desarrollar la responsabilidad y la autoestima progresivamente, así como fortalecerla. Siendo pertinente para el desenvolvimiento diario y en su futura vida de adulto.

Por otro lado, es muy importante que los padres o responsables siempre estén atentos al comportamiento del adolescente. Se debe tener en cuenta que es normal que se presenten varias diferencias en la personalidad. Nuevos hábitos, gustos, estilos y opiniones se pueden formar en esa etapa, ya sea pasajero o permanente.

Hay que recordar que en la adolescencia los cambios son naturales y están bien, siempre que no atenten contra el bienestar de la persona. Debido a que se trata de una etapa donde hay una búsqueda de la identidad personal y el propósito de la vida a futuro.

Pero, que suceda esto de forma repentina, continua o con patrones conductuales pocos saludables pueden ser señales de auxilio en el adolescente. Por eso, los padres o responsables deben estar atentos a todos esos cambios y verificar que no se trate de algo más que una experiencia usual de la adolescencia.

Señales de auxilio en el adolescente

Algunas señales de alerta y su posible origen

Cuando algo va mal, el adolescente va a reflejarlo a través de un cambio en el patrón de conducta y/o aspecto físico. Muchas veces se muestran claramente las señales, pero hay tantas distracciones de por medio que en ocasiones los padres no lo observan.

Por eso, se debe estar atento sin irrespetar el espacio personal del adolescente o señalarlo, el cómo es su dinámica en el día a día. Esto permitirá notar cualquier cambio inusual que pueda ser negativo.

Ahora, estas nuevas actitudes pueden tener diversas razones y las causas a su vez originan ciertas diferencias especificas en cada caso. Porque hay numerosos riesgos sociales y motivos que pueden conducir a que se muestren señales de auxilio en el adolescente.

Síntomas de un posible abuso sexual

Lamentablemente, entre los problemas que se pueden llegar a presentar durante la adolescencia son los casos de abuso sexual. Ya sea, dentro de la comunidad donde se habita, en el recinto escolar u otros grupos sociales que frecuente la persona.

No hay que restringir al adolescente de salir o conocer nuevos amigos, pero si educarlo al respecto. Desde pequeños se debe enseñar al infante sobre este tema, adecuado por supuesto a su edad, para evitar cualquier problema de esta índole o que lo comuniquen en caso de que suceda.

No obstante, en ocasiones los jóvenes prefieren abstener de hacer comentarios, pero pueden emitir señales de alerta. Uno de los cambios más evidentes es la incomodidad repentina a asistir a cierto lugar o interactuar con alguien con quién antes no se tenía inconvenientes.

Un comportamiento nervioso, el notar que la persona recibe regalos o tiene interacciones inusuales por internet se deben tener en cuenta. Aunado a la presencia de moretones o malestares físicos sin explicación alguna son señales de auxilio en el adolescente.

Si se tiene sospechas de que el joven ha experimentado un evento de ese tipo, se debe conversar con él o ella. Sin embargo, se debe hacer con suavidad y cautela, ya que, muchas veces se sienten avergonzados y culpables de lo sucedido.

Cuando hay sospechas del consumo de drogas

Otro problema común durante la adolescencia es la exposición a sustancias peligrosas como lo son las drogas. Motivos como la aceptación social y la curiosidad son parte de las causas que conducen al consumo de las mismas.

Los adolescentes suelen creer que probar un par de veces no es un problema, porque tienen el control. Pero, se ha demostrado que no es cierto y que hay una alta probabilidad de que a partir de allí se comienza a convertir en adicción. En esta etapa es más probable caer en la mencionada situación por ese sentimiento de rebeldía a practicar aquello que se sabe es indebido.

Cuando los adolescentes se encuentran activos en el consumo de drogas suelen decaer en las notas académicas. También, se involucran en nuevos entornos sociales y se detecta comportamientos nerviosos, mentiras e incluso pueden llegar a robar.

En cuanto señales de auxilio en el adolescente a nivel físico pueden variar dependiendo del tipo de droga consumida. Desde la hiperactividad hasta la somnolencia pueden presentarse en la vida diaria. Ojos rojos, tos persistente, cambios en el habla, pupilas dilatas y dificultad para caminar.

El abuso de drogas es un problema que lamentablemente puede afectar el desarrollo de los adolescentes. Además, resulta ser algo que puede pasar de ser transitorio a volverse una enfermedad crónica. Por lo tanto, es vital estar atentos ante el comportamiento de los hijos y sus cambios repentinos.

Señales de auxilio en el adolescente

Señales de problemas en la salud mental

Durante la adolescencia se presentan muchos cambios a nivel mental. Esto se debe a los ajustes hormonales y también a las experiencias que se viven durante la etapa. Por eso, no es de extrañar que algunas personas comiencen a presentar problemas de este tipo o incluso se muestren síntomas de alguna patología más profunda.

Las señales pueden variar, pero es mucho más común que se manifiesten a través del horario y hábitos al dormir. Los adolescentes pueden empezar a descansar más tiempo de lo usual, aunque no haya un mayor cansancio. También, puede ser el caso contrario y presentar insomnio u otros malestares que afectan el sueño.

Por otro lado, los hábitos alimenticios también se pueden ver perjudicados. Dándose un incremento en el apetito que genera una mayor cantidad de aperitivos entre comidas. Por el contrario, hay casos donde se disminuyen notablemente las ganas de comer; causando desórdenes alimenticios graves.

Presentar un estado de ánimo decaído continuamente es una de las más claras señales de auxilio en el adolescente. Ya que, suelen ser rasgos que acompañan la depresión y otros malestares emocionales; también, una autoestima baja e inseguridad son parte de ello.

El cambio en las actitudes es de gran relevancia como los arranques de ira repentinos. También, en ocasiones esas acciones en conjunto con el aislamiento y la ansiedad, suelen ser señales de pensamientos suicidas en los jóvenes.

¿Qué hacer si hay señales de auxilio?

Reconocer las señales de ayuda son imprescindibles para dar paso a una serie de acciones positivas para su recuperación. Los padres y demás familiares que habitan con el adolescente son parte importante del proceso. Sus decisiones y actuaciones influyen notablemente en la evolución del joven y cómo afronta la problemática.

Los padres, aunque lleguen a detectar algunas de estas señales de auxilio en el adolescente, deben mantener la calma. Es necesario tener presente que el apoyo es primordial para atravesar momentos difíciles que incluso el joven no se ha percatado que vive.

Ya que, muchas veces las personas no se dan cuenta de la magnitud del problema que se presenta o se encuentran en la negación. Hay que ser empático y colocarse en el lugar del adolescente para tratar de comprender su situación. Es una herramienta que facilita abordar la vivencia del hijo y conseguir una nueva perspectiva.

En la etapa de la adolescencia, el querer tener la razón, la independencia o necesidad de demostrar que pueden hacer todo por su cuenta, dificulta la situación. Siendo vital que los padres siguen mostrándose como figuras de autoridad, pero con amor y compresión.

Por eso, se debe abordar el adolescente con sutileza y mucho cuidado. Darle a entender que no se está presente para juzgar sino apoyar, de hecho, es un vínculo que se debe fomentar desde la niñez. Si se enseña a los niños a que los padres son un apoyo y que están allí incluso en malas circunstancias, se hará más fácil superar los problemas juntos en la adolescencia.

Siendo primordial mostrarse dispuesto a la escucha, a una comunicación asertiva que le brinde confort al adolescente. Si se muestra avergonzado o se le dificulta conversar con el padre, se puede pedir ayuda a un ser querido de confianza o un profesional.

Lo importante es abordar el problema para evitar que se amplíe y empeore. Es probable que en un primer momento que se trate de conversar la situación con el adolescente, se muestre a la defensiva o negado a hablar. La tristeza, la rabia y la confusión se presentan con frecuencia en esos momentos.

Hay que darle tiempo para reflexionar y sentirse cómodo para poder expresarse. Siempre desde la firmeza y el amor se podrá llegar a buenos términos para solventar la problemática existente. Los padres no deben olvidar la paciencia al momento de detectar las señales de auxilio en el adolescente.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores