trastornos mentales

Conoce el mundo de los trastornos mentales

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Los trastornos mentales afectan en gran medida a las personas que los padecen, deteriorando su calidad de vida. Esta tenderá a estar mejor o peor dependiendo de la gravedad de la enfermedad mental que se padezca. Pero no solo repercute negativamente en la vida de la persona que lo padece, sino también en su entorno familiar.   

Y, aún más allá, pudiendo perjudicar al entorno que le rodea si no cumple con el tratamiento necesario. Los trastornos mentales han estado rodeados de un halo de vergüenza, miedo e incertidumbre al no ser entendidos como enfermedades mentales.  

Esto debido a que el órgano enfermo en este caso es el cerebro y este no puede verse a simple vista. La concepción de una pierna o un ojo enfermos es un tanto más fácil de procesar que cuando se trata de un cerebro enfermo.

Estadísticas y prevalencia de los trastornos mentales

A nivel mundial no hay estadísticas precisas relacionadas con cuantas personas sufren trastornos mentales. Se estima que alrededor de 1.1 mil millones de personas en el mundo sufren de algún tipo de trastorno mental.  Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud establece que 1 de cada 4 personas vive con algún trastorno mental.

Eso significa que un notable 25% de las personas a nivel mundial posee algún trastorno o enfermedad mental. Estos no ocupan la importancia que se merecen en la salud pública por los mitos injustificados creados alrededor del tema; así como a que se le resta la debida importancia a la salud mental.

La estructura de salud pública no ha sido capaz de atender a cabalidad las enfermedades o trastornos mentales. A nivel mundial hay una gran diferencia entre aquellos que requieren medicina y terapia y lo que el sistema puede proveer.

Historia de los trastornos mentales

Hoy en día, pese a los avances tecnológicos, no resulta fácil explicar ni entender un comportamiento tildado de raro o anormal. Mucho más difícil era hacerlo en la antigüedad; generalmente estos trastornos eran explicados por medio de la religión y las supersticiones.

En el pasado, las creencias en la existencia de demonios y espíritus malignos, fueron la explicación aceptada para entender los trastornos de la mente. A los enfermos se les aplicaban procedimientos de tortura como el potro o la trepanación. Esta consistía en abrir un hoyo en el cráneo de un enfermo para que salieran los demonios.  

Aproximadamente desde el Renacimiento se comenzaron a poner en duda los orígenes mágico-religiosos de estos trastornos, buscando explicaciones fundamentadas en la argumentación científica. Es a partir de esa época en la cual se empezó a tomar en consideración que la base de las enfermedades mentales podría ser fisiológica.

No fue sino hasta el año 1790 que Philippe Pinel, un galeno de nacionalidad francesa, identificó a la psiquiatría como una especialidad; y a las enfermedades mentales como un producto de factores biopsicosociales.

Concepto

Así pues, un trastorno resulta ser la alteración de naturaleza funcional que modifica las condiciones generales de un sistema. Por lo tanto, los trastornos de la mente son alteraciones que perturban o modifican la forma de pensar, los estados de ánimo, las emociones y, por ende, el comportamiento. 

Causas

La causa de las enfermedades de la mente es multifactorial. Estas se originan por complicadas interacciones entre elementos de carácter psicológico, biológico, social, cultural, físico y hereditario en una persona.

Todos estos elementos inciden no solo en la descripción y apariencia de los trastornos mentales en sí mismos. Sino también en su relación e influencia con el medio ambiente, su evolución, el tratamiento necesario y la viabilidad o no de rehabilitación.

trastorno mental0

Factores desencadenantes de estos trastornos

Se considera que la causa de estos se debe a la interrelación entre una variedad de factores como los siguientes:  

  • Agentes hereditarios: Genes e historia familiar, exposición a virus o a sustancias químicas en la gestación.
  • Agentes sociales: abuso infantil, estrés, etc.
  • Agentes biológicos: desordenes químicos en el cerebro, lesión cerebral, padecer una enfermedad muy grave.
  • Agentes culturales: tener pocos amigos, sentirse solo y aislado, consumo de sustancias adictivas permitidas socialmente o no.

Tipologías de trastornos mentales

Según la Organización Mundial de la Salud, existen al menos unos 400 tipos de trastornos mentales. Dado a que era imperativo efectuar una categorización de estos, se desarrolló el “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales” (DSM). En paralelo se cuenta con la “Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud” la cual contiene una sección trastornos mentales. Las más frecuentes son las siguientes:

Trastornos de Ansiedad

Este trastorno se caracteriza por una sensación de angustia muy intensa. Las crisis de ansiedad se inician de manera súbita y alcanzan su mayor nivel en unos diez minutos. Suele estar asociada a un presentimiento de riesgo y amenaza a su vida, así como una intensa necesidad de salir huyendo.

Quienes han vivido estas crisis la describen como un miedo profundo, con una falta de contención. Asimismo, una de las alteraciones más frecuentes es sentir que no se puede respirar.

Dentro de los trastornos de ansiedad más frecuentes se encuentran:  trastorno por estrés postraumático, ataque de pánico, trastorno obsesivo/compulsivo, así como trastorno fóbico y trastorno de ansiedad generalizada. Dentro de esta última se ubican la fobia social y la agorafobia.

Trastornos de estado de ánimo

Estos también son llamados trastornos afectivos y se distinguen por una alteración del humor. Estos trastornos se subdividen en episodios afectivos y del estado de ánimo. Dentro de esta categoría, los más comunes son el trastorno bipolar y el trastorno depresivo.

Trastornos de la conducta alimentaria

Se caracterizan por alteraciones fuertes del comportamiento alimentario. Un síntoma básico es la deformación en la percepción del cuerpo. Los más frecuentes son anorexia y bulimia nerviosa.

Trastornos psicóticos

Los trastornos psicóticos se refieren al siguiente conjunto de síntomas, los cuales se evidenciarán de acuerdo con la enfermedad diagnosticada: ideas delirantes, alucinaciones y lenguaje desorganizado. Así como también, comportamiento catatónico Las alucinaciones deben presentarse en ausencia de conciencia de su naturaleza patológica.

Los trastornos psicóticos más frecuentes son: trastorno delirante y esquizofrenia.

Trastornos de la personalidad

Cuando hablamos de estos, nos referimos a pautas de comportamientos fijos e inalterables. Los mismos se desvían notoriamente de lo que se considera adecuado de un sujeto según sus determinantes sociales e históricos. Estos suelen iniciarse en la etapa juvenil o temprana adultez. Acompañan toda la vida al sujeto y conllevan una sensación de molestia y desazón.

  • En el grupo A se encuentran los de tipo esquizotípico, paranoide y esquizoide. A menudo las personas con estas condiciones se notan un tanto excéntricas.
  • En el grupo B encontramos los trastornos del tipo narcisistas, límite, antisocial e histriónico. Repetidamente las personas con estas condiciones parecen impulsivas, dramáticas e inestables.
  • En el grupo C se encuentran los trastornos por dependencia, obsesivo/compulsivo y por evitación. Estas personas se notan ansiosos o temerosos.

Trastornos sexuales y de identidad sexual

Los trastornos sexuales están determinados por una alteración de los procesos relacionados con el ciclo de respuesta sexual o por dolor asociado al acto sexual. Estos pueden presentarse en cualquiera de las fases del ciclo, a saber: deseo, excitación, orgasmo y resolución.

Es importante señalar la naturaleza de origen del trastorno sexual, la cual puede ser adquirida o de toda la vida. Para indicar el contexto de inicio del trastorno sexual se refiere a general y situacional. Y para indicar los factores etiológicos se habla de factores psicológicos o combinados. Entre los más comunes se encuentran las parafilias y los trastornos de la identidad sexual.

Trastornos del sueño

Los trastornos del sueño están determinados por alteraciones en la cantidad, calidad, horario o conductas anormales asociados al sueño. Se presume que estos trastornos aparecen por alteraciones internas en la estructura del ciclo sueño – vigilia. Las cuales generalmente tienden a empeorar por ciertos estímulos en determinadas circunstancias.

Dentro de esta categoría los más habituales son los trastornos primarios del sueño y el trastorno del sueño inducido por sustancias.

Trastornos mentales y sociedad

Cada 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. Existe una gran desinformación y abundan los clichés cuando de enfermedades mentales se trata. Esta desinformación se basa en el recelo hacia lo distinto. Esto sucede porque el ser humano tiene una tendencia primitiva a rehuir aquello que es diferente.

Debido a este mandato cognitivo, la sociedad ha levantado grandes barreras en torno a los trastornos mentales. Y esto origina un sufrimiento muy grande en los que sufren alguna enfermedad mental. Con frecuencia, el rechazo que sienten conlleva problemas de índole laboral, sanitario, en sus relaciones sociales e incluso de vivienda.

Entre los enfermos mentales y la sociedad se sucede un círculo vicioso en el cual aquella es rechazada por la sociedad. Y a causa de este rechazo su dolencia se agrava. De igual modo, el enfermo al saberse víctima de prejuicios puede llegar a sentir culpa por su condición mental y perder confianza en su recuperación.

Trastornos mentales y familia

Hacer frente a la enfermedad mental de algún miembro de una familia no es algo que afecte solo a la persona que la padece.  Es esta una situación que compromete a toda la familia poniendo a prueba la resistencia, el amor y la tolerancia en el seno familiar.

El ámbito emocional de las familias suele enrarecerse y tornarse muy difícil. El rechazo de las familias provoca el retraso del diagnóstico y del consiguiente tratamiento, por lo tanto, el enfermo llega al médico muchas veces gravemente deteriorado.

Al día de hoy no se habla explícitamente de los trastornos mentales y es por ello que el tema del impacto sobre las familias es prácticamente desconocido.  Se hace necesario puntualizar que la familia juega un papel fundamental y puede implicar la mejoría o no del paciente.

Cuidado de la salud mental

El cuidado de la salud mental es muy importante ya que esta contribuye a hacerle frente al estrés diario y a mantener buenas relaciones interpersonales. Igualmente, ayuda a estar en buena forma física y a trabajar productivamente.

El mejor cuidado de la salud mental es la prevención. Algunos consejos para mantener en óptimas condiciones la salud mental son:

  • Dormir entre 7 y 8 horas diarias.
  • Llevar una dieta saludable y equilibrada.
  • Practicar algún deporte varias veces a la semana o pasear una hora al día.
  • Salir y divertirse con amigos/as, familia, vecinos/as.
  • Ayudar a otras personas.
  • Reducir al máximo el consumo de alcohol, tabaco, café y fármacos.
  • Realizar pasatiempos como ir al cine, leer un libro, ir a un concierto, etc.
  • Dedicarse tiempo a si mismo/a.
  • Reconocer la sobrecarga de tareas diarias y pedir ayuda.
  • Educarse para enfrentar los problemas como desafíos a sortear y como oportunidades para progresar.
  • Aprender a detectar los síntomas del estrés y trabajar en disminuir sus efectos.
  • Reconocer cuando se necesita apoyo de un/a profesional de la salud mental.

Una última consideración

La magnitud de los casos de personas que sufren trastornos mentales aumenta considerablemente día tras día. Esta problemática ocasiona severos inconvenientes a las personas que las padecen. Igualmente, ocasiona considerables pérdidas tanto sociales como económicas.

Se hace necesario tomar conciencia social sobre las enfermedades de la mente. Estas no discriminan y consiguen afectar a todas las personas en cualquier etapa de vida. Es importante tomar en cuenta al individuo por sus principios y dejar de lado las etiquetas.

Se ha evitado por mucho tiempo hablar abiertamente en la sociedad sobre las enfermedades mentales; así como de quienes las padecen. Ha llegado el momento de atribuirle en la práctica los derechos humanos a los que viven con una condición mental.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores