Abejas

Las abejas: amigas del hombre

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Las abejas son animales pertenecientes a los himenópteros, es decir, aquellos insectos que se desarrollan por metamorfosis y poseen dos pares de alas membranosas. Estos insectos viven en colonias llamadas colmenas y no tienen clasificación en la taxonomía. Su color es marrón con anillos amarillos y pequeños pelos.

En la generalidad de los casos, estos insectos se alojan en una formación elaborada de cera que recibe el nombre de panal. Allí vive una abeja reina que se encarga de la fecundación. Además, en esta familia también conviven las hembras obreras (que laboran para la colonia sin reproducirse) y los zánganos.

Las abejas se caracterizan por elaborar miel y por ser factor primordial en la polinización. Este tipo de insectos son vitales para el ciclo de producción de las plantas. Según los científicos existen miles de especies que viven en todos los continentes del planeta, excepto en los sitios donde el frío sea extremo.

Comportamiento de las abejas en la colmena

Es preciso señalar que las abejas mantienen una excelente organización en su medio natural. Cada una de ellas cumple una función específica y determinada en su colmena.

Conforman una sociedad bastante bien estructurada en la cual todos los miembros aportan trabajo y alimento a la colonia. Se halla dividida de la forma siguiente:

Abejas

Comportamiento de las reinas

Las reinas son las reproductoras del panal. No existe otra que se dedique a la procreación dentro de ese ambiente, ella es la única en cumplir esta función. Aun siendo larva, esta es seleccionada y criada en un tipo de celda más grande o amplia ubicada en el mismo panal.

Su hábitat natural es mucho más amplio que el de las obreras. A medida que se desarrolla, rompe su celda. Cuando sale de allí, pelea contra las otras reinas por ser la dominante en la reproducción. Tiene una larga vida que suele alcanzar hasta los 5 años.

Tiene ciertas características particulares, como por ejemplo su gran tamaño. Además, posee ovarios y su cola no tiene aguijón.

Comportamiento de los zánganos

Son los machos reproductores. Solamente ellos fertilizan a la reina para garantizar así la reproducción. Estos provienen de huevos que no han sido fecundados. Son losque menos trabajan, pero son veloces.

De ellos se derivan lasobreras. Tienen la característica principal de comenzar a reproducirse rápidamente luego de algunos días de haber nacido. No viven en una colmena estrictamente, sino que durante su vida pueden ser vistos en varias colmenas.

Su forma es larga y rectangular. Tienen ojos más grandes de lo normal y su cola carece de aguijón. Realizan varias funciones en la colonia, entre ellas, agitar sus alas para brindar calor a las crías, ayudan a producir la miel y mueren al aparearse.

Comportamiento de las obreras

Se hallan en grandes cantidades en los panales. En algunos casos pueden sobrepasar las mil abejas. Son hembras infértiles que nacen luego de ser fecundadas por la abeja reina. No tienen gran tamaño y su aparato reproductor es atrofiado ya que no lo utilizan sino en determinados casos.

De manera excepcional cuando muere la reina, lasobreras llegan a ser capaces de poner huevos para que nazcan los zánganos. Estas viven alrededor de 120 días. Se dedican a producir miel, limpiar las celdas, dar de comer a las larvas y hacer la jalea real, alimento solo para la reina.

Las abejas y su reproducción

Este proceso se inicia con la salida de la reina del panal en busca de apareamiento. El insecto comienza un ritual para lograr seducir a los machos. En este viaje procede a luchar con reinas vecinas que pudieran ser obstáculo para su cometido. Es la única ocasión en la que abandona su colmena.

En esta gran travesía se apareará con los zánganos que se le unan. Luego de su encuentro sexual conserva el esperma de estos en un depósito corporal que le ha dotado la naturaleza.

Puede llegar a acumular miles o incluso millones de espermatozoides que usará paulatinamente durante toda su vida como reproductora.

Las reinas, al dar por concluido su periplo de apareamiento, regresan a su respectiva colmena a poner los huevos. Unos serán fecundados para dar nacimiento a obreras y los que no lo lograron darán lugar al nacimiento de los zánganos.

Abejas

¡Nacieron las abejas!

Es preciso señalar que no a todas las abejas se les da el mismo proceso en su nacimiento. Todo depende del tipo de abeja del que se trate. Por tal razón no sucede de igual forma para las obreras, las reinas y los zánganos. Cada una tiene una particularidad que le diferencia de la otra. Veamos más sobre esto:

Inicio de las reinas

Cuando lasobreras alimentan a una larva con jalea real por unos 3 días consecutivos se convertirá en una reina. Se le construirá una celda alargada especialmente confeccionada para este tipo de insecto.

Este huevo, comúnmente llamado así por los apicultores, se convertirá en larva al tercer día y desde este instante estará recubierta en su capullo. El día 16 nacerá una nueva reina joven, quien se encargará de romper la capa que le cubre para finalmente salir. Después de haber cumplido 25 días comenzará a fecundar.

Nacimiento de los zánganos

Las abejas construyen dos tipos de celdas. Unas pequeñas para que vivan las obreras que fueron fecundadas por la reina y otras más grandes que serán para los zánganos que no recibieron la fecundación. Una de aspectos destacados más importantes de las abejas reinas es que observan el tamaño de la cámara y así saben dónde fecundar.

Los machos reciben el mismo tipo de comida de las larvas obreras. Las abejas zánganos poseen el ciclo de metamorfosis más largo de la colmena. Los huevos nacen al día 24. Este tipo de reproducción se lleva a cabo al formarse sin necesidad de ser fecundado.

Origen de las obreras

Una vez que las reinas han fecundado y puesto los huevos en las cámaras de la colmena, estos comienzan a ser alimentados por las obreras. Usan jalea real en los primeros días. Luego los alimentan con una sustancia hecha a base de miel y polen. Pasados 21 días nacen las obreras jóvenes.

Al tercer día el huevo se transforma en larva y se mantendrá así por un corto período. En su capullo se produce una metamorfosis que termina de convertirla en una abeja adulta y dispuesta al trabajo.

¡A trabajar que llegaron las abejas!

Desde el momento en que nacen las abejas estas vienen a desarrollar y cumplir una función especial en la colmena. Cada una de ellas tiene una actividad que llevar adelante en favor de la colonia. Por tal razón pueden indicarse las de mayor relevancia. Estas son:

Funciones de las reinas

Las abejas reinas cumplen una variedad de tareas. Por una parte, son las encargadas de la fecundación de las demás integrantes del panal. En este orden de ideas, ponen los huevos y aseguran el aumento de la población. De igual manera, distribuyen un olor particular para mantenerlas unidas.

Es preciso indicar que existe solo una reina en cada colmena. Se procederá a criar una nueva reina al momento de ocurrir alguna de las siguientes situaciones:

  • La muerte de la abeja reina actual
  • Cuando nace un nuevo enjambre
  • Cuando la abeja reina llega a la vida adulta y se requiere de colocar una nueva al servicio de la colonia

Funciones de los zánganos

Las abejas zánganos tienen como función primordial fecundar a las reinas cuando estas salen de las colmenas a buscar su apareamiento. Tienen un tamaño más grande que las abejas obreras, el cual les sirve para ventilar con sus alas a las larvas cuando sube la temperatura en la colmena.

Obreras

Las abejas obreras cumplen funciones de acuerdo a su edad y a las necesidades propias de la comunidad. Si muere la reina disminuirá el olor que han dejado en la colmena. Así pues, las obreras desarrollarán ovarios poniendo huevos no fecundados que darán origen a los zánganos.

La importancia de las abejas

Si bien es cierto que la producción de la miel es una de las más importantes funciones de las abejas, la polinización es su mayor logro.

Si nos detenemos a puntualizar estas actividades, por demás resaltantes, es menester que se tengan definidos los aspectos siguientes:

La producción de miel

Para producir este exquisito elixir, las abejas recogen con sus lenguas el néctar que extraen de las flores. Este líquido es una solución acuosa que contiene azúcares y otros compuestos nutritivos.

Una vez recolectado, el néctar es conducido hacia la colmena y entregado a las abejas obreras. Esta acción es constante y repetida.

El trabajo se activa inmediatamente en la colonia y la tarea principal es bajar la humedad del néctar hasta llegar a la concentración que tiene la miel. Para lograrlo, las abejas obreras lo inyectan en las celdas hexagonales. Este tratamiento puede tardar varios días dependiendo de la humedad y la temperatura.

Abejas

Un grupo de abejas obreras jóvenes se encarga de ir enriqueciendo ese néctar con una serie de sustancias desconocidas hasta la fecha. Cuando todas se reúnen en la colmena reducen la humedad de este líquido para llevarlo hasta una pureza muy alta. Le colocan una película en la celda, la sellan y luego estará lista.

La polinización

El traslado y conducción del polen de los órganos masculinos a los órganos femeninos de las plantas se conoce con el nombre de polinización. Esta es una de las funciones de mayor relevancia de las abejas en la naturaleza para el bien del mundo. Sin esta actividad la humanidad no tendría su completa alimentación.

Estudios recientes han establecido que las abejas a través de la polinización son las creadoras de más del 25% de los alimentos que consumen los seres humanos. La función polinizadora la llevan adelante varios animales vertebrados e insectos, pero ninguno de ellos como las abejas.

Ahora bien, la polinización la desarrollan solamente un reducido grupo de la totalidad de las abejas que existen en la naturaleza. Estos insectos son esenciales para la producción de los insumos que requiere la humanidad para subsistir. Sin la polinización no habría especies vegetales al servicio del hombre.

¡A conservar las abejas!

El hombre debe emprender desde ya campañas que lleven a la conservación y preservación de las abejas. Esta concientización viene dándose en algunas poblaciones rurales que se han dedicado desde hace mucho tiempo a la producción apícola. También se ha puesto en práctica en varios países del planeta.

Es pertinente que se promueva su protección en los lugares en los que comúnmente se desenvuelve el ser humano. Entre estas actuaciones pueden señalarse como inicio de una gran cruzada mundial las que se citan a continuación:

  1. Es precisa la siembra en las casas de plantas con abundante floración.
  2. En parques y jardines se hace necesaria la siembra de diversidad de plantas que produzcan flores en distintas épocas del año. Esto con la intención de mantener la presencia de estos insectos por bastante tiempo.
  3. Debe tenerse en cuenta la habilitación de pequeños contenedores de madera con reservas de agua para que allí puedan elaborar sus colmenas las abejas. Al pintarlos es recomendable hacerlo con pinturas ecológicas de origen vegetal.
  4. Evitar la utilización de pesticidas o venenos en las plantas que han sido sembradas. Este tipo de aditivos industriales son un peligro inminente para la vida de las abejas. Si una de ellas logra intoxicarse es lógico que al regresar a la colonia dañará a las otras integrantes.
  5. El uso de herbicidas naturales es recomendable para la conservación del medio ambiente y por supuesto para la preservación de estos insectos polinizadores.
  6. Si se logra que las abejas hagan su colmena en el jardín es imperioso que a la hora de recolectar la miel no se cree un impacto ecológico. Esta acción pondría en peligro a la colonia.

Si desaparecen las abejas habría menos frutos, pues los árboles que los producen requieren de estos insectos. La alimentación mundial se vería seriamente afectada y además se produciría una disminución significativa en la generación de oxígeno, trayendo como consecuencia problemas de respiración.


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores