Ballenas

La Ballena: el mamífero más grande de la tierra

Por: Mou D. Khamlichi
Actualizado el 24 de mayo de 2021
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Es asombroso constatar que aún hoy hay quienes consideran a la ballena el pez más grande del mar. Es un error que tiene sus precedentes en la antigüedad y en el medioevo.

Este animal de dimensiones enormes ha sido motivo de asombro y admiración por muchas personas a lo largo de la historia. Conozcamos un poco más acerca de sus características y veamos por qué son considerados mamíferos majestuosos.

“Ballena”: una denominación incluyente

En sentido estricto, la palabra ballena describe la barbada, es decir, significa “carente de dientes”. Sin embargo, por extensión el término se refiere a la totalidad de los cetáceos de gran dimensión. Inclusive los del orden Odontoceti (dentados).

El término proviene del latín “ballaenam”. Es un cetáceo que tiene la dentadura sustituida por unas láminas córneas o barbas(misticeto). Es de envergadura grande, pertenece a la familia Balénidos (Balaenidae) y se agrupa en los géneros Eubalaena y Balaena, así como en las especies siguientes:

  • Balaena Mysticetus. También denominada Ballena de Groenlandia, es muy apreciada y su caza sin límite la ha llevado al límite de la extinción.
  • Eubalaena Japónica. Denominada Ballena franca (Pacífico Norte), en serio peligro de extinción.
  • Eubalaena Australis. Denominada Ballena franca Austral, muy abundante en Chile donde la declararon monumento natural. Su caza está prohibida desde 2008.
  • Eubalaena Glacialis. También denominada Ballena franca Glacial.
Ballenas

Características generales de la ballena

La ballena posee una serie de características que la hacen única, tanto en su morfología, como en otros aspectos, como sus hábitos alimenticios. Veamos algunas de las características que la identifican:

  • Su cabeza ocupa 1/3 de su longitud corporal.
  • El cráneo está compuesto por dos maxilares estrechos y arqueados.
  • Como se mencionó anteriormente, carece de dientes. En su lugar posee un conjunto de largas láminas córneas (barbas) insertas en la mandíbula superior. Estas le permiten filtrar o retener en la boca pequeños animales que le sirven de alimento.
  • Posee dos aletas dorsales. La aleta posterior está dispuesta horizontalmente.
  • Arriba de la cabeza posee dos orificios nasales llamados espiráculos por los cuales exhala vapor de agua.
  • Realiza respiración pulmonar.
  • Duermen en la superficie. La mitad de su cerebro permanece activa para mantenerse a flote.
  • Su piel no tiene pelos.
  • Poseen una enorme cantidad de grasa subcutánea que sirve como aislante térmico para mantener su temperatura corporal.
  • Son animales migratorios. Se mueven de las aguas frías a las cálidas para aparearse y reproducirse.
  • El proceso de gestación dura aproximadamente un año, teniendo una sola cría. Al nacer tienen un peso que oscila entre 2.500 kg y tres toneladas, con una longitud promedio de seis metros.

Grandes cetáceos, otras familias

Ya nos hemos referido a los balénidos (familia Balaenidae), la ballena por antonomasia. Veamos ahora otras familias de cetáceos de gran volumen:

Familia Balaenopteridae

También conocidos como Rorcuales, debido a que tienen la piel de la garganta y del pecho en forma de pliegues. Son como especies de surcos que les permiten expandir la zona del pecho y la garganta para tomar más agua y capturar más alimento. Este es el signo distintivo de esta ballena.

Esta familia comprende dos géneros: Balaenoptera y Megaptera, este último solamente con una especie, que es la legendaria ballena jorobada (llamada Yubarta).

Por su parte, en el primero encontramos las siguientes especies: Edeni, Physalus, Bridey, Musculus, Borealis, Acurostrata, Bonaerensis y Omurai.

Familia Cetotheriidae

De esta familia existe solamente una especie. Una ballena chica, de pequeñas dimensiones (de 6 a 7 metros). Es de apariencia análoga a los balénidos (ballena franca pigmea), conocida con la denominación de caperea marginata

Familia Eschrichtiidae

Esta familia solamente tiene una especie, la eschrichtius robustus o ballena gris. Su característica primordial es no poseer aletas dorsales, a cambio posee jorobas.

La caza indiscriminada de la ballena

La captura de ballenastuvo su origen con los vascos en el golfo de Viscaya en el siglo XI. Ellos capturaban únicamente a la ballena franca, nombre originado por la facilidad de su captura. Un animal de movimientos lentos que ya muerto permanecía a flote debido a la gran cantidad de grasa que posee.

Este orden de cosas permaneció así hasta el siglo XIX. Luego las técnicas de caza se optimizaron con la creación del arpón explosivo y la mejora de barcos balleneros. Esto dio como resultado la caza indiscriminada, de la cual no se salvó ninguna especie.

El primer país que se unió a la caza masiva de ejemplares fue Islandia, en el siglo XIX. Después se incorporaron a esta empresa las islas Terranova, y Feroe. Ya en el siglo XX lo hicieron Spitsbergen y las Islas Georgias.

Por ejemplo, en 1925 con los buques factoría la disminución de ballenas azules fue alarmante. Sólo en la Antártica en menos de un año cazaron 29.400 ejemplares en la década de los treinta. Una cifra impresionante.

Ballenas

¿Qué medidas se han tomado?

La caza indiscriminada ha conducido a algunas especies al límite de la extinción. Desde la invención del arpón explosivo y la fabricación de barcos balleneros, estos estupendos mamíferos no han tenido tregua. Ni siquiera con el acuerdo suscrito en Washington en 1948 entre los países involucrados en dicha actividad.

Sin duda que la toma de conciencia respecto al problema de la caza desbordada e ilegal ha propiciado una actitud de preservación de estos cetáceos. La vigilancia de algunas ONG ayuda, pero es insuficiente. La recuperación de las poblaciones es lenta y no ha llegado siquiera a un porcentaje medio. Se estima la recuperación debajo de 1%.

Iniciativas como las de Chile, que en 2008 prohibió expresamente la captura de ballenas en sus mares, son loables y coadyuvan en el propósito de conservación. También otros países han limitado la caza a un número determinado de ejemplares por año. Una actitud más conservadora pero que aporta beneficios incuestionables a la preservación.

Son diversas las amenazas que exponen a estos animales. La actividad humana los afecta y urge continuar actuando en pro de ellos y de toda la fauna marina en general.

Comisión ballenera internacional

Esta comisión fue creada en 1948 con la finalidad de regular la captura de ballenas y establecer una normativa en el comercio ballenero. Estuvo integrada en sus inicios por 14 países y ha logrado sus objetivos medianamente, entre ellos podemos mencionar los siguientes:

  • Conservar y preservar pequeños y grandes cetáceos mediante la creación de políticas destinadas a tal fin
  • Regular la pesca
  • Minimizar la pesca accidental
  • Cuidar los ecosistemas submarinos de estos animales

Las dificultades para la acción eficaz del organismo se encuentran en su mismo seno. Noruega, Islandia y Japón tienen industria ballenera, y este último boicotea todas las posibles acciones que puedan reducir sus beneficios; comprando el voto de otros países miembros.

Esto ha conducido a la organización a una forma de inoperancia práctica

Especies a punto de extinguirse

La consecuencia directa de la captura sin límite de la ballena ha sido una dramática disminución de estos animales en su diversidad de especies. Disminución que en algunos casos pone a punto de extinción a algunas especies.

Si consideramos que la gestación es de diez a doce meses y el número de crías producto de este proceso es sólo una, podemos formarnos la idea del daño ocasionado. Lo lento del proceso no garantiza la reposición.

La causa principal de este deterioro es la caza, sin embargo, otros hechos de la actividad humana terminan de conformar el cuadro.

En la tabla siguiente mostramos las especies a punto de extinguirse y sus nombres comunes:

EspecieNombre común
MusculusBallena azul
EdeniRorcual del trópico
 Músculo IntermediaRorcual Antártico
 Borealis (Boreal)Rorcual del norte
GlacialisBallena franca glacial
 JapónicaBallena franca (Pacífico)
 AustralisBallena franca austral
Eschrichtius: RobustusBallena gris
Megaptera novaeangliaeYurbata (Oceanía)

Otras causas de disminución en poblaciones de ballenas

La causa principal de la disminución de ballenas en sus diversas especies es la caza. Pero existen otras causas no menos letales que son un factor negativo. Estas son:

  • Atrapamiento en redes pesqueras
  • Contaminación de los océanos con plásticos y químicos que las afectan
  • Choques contra buques de gran calado
  • El deshielo polar que afecta principalmente al Krill. Este es el nombre dado al conjunto de pequeños crustáceos marinos que forman parte del plancton y sirven de alimento a las ballenas.
  • Contaminación sónica que afecta a determinados grupos desviándolos de sus rutas habituales o impidiendo la comunicación entre ellas. Esto ocurre por interferencia de ondas ultrasonoras de aparatos militares.
  • El cambio climático
  • El calentamiento global

Como podemos observar son muchas las aristas del problema relacionado a la drástica disminución poblacional de las ballenas. Aunque es bueno señalar que también hay muchas nuevas iniciativas enfocadas en la preservación y conservación de las diversas especies.

La ballena azul, el mayor tamaño entre los grandes cetáceos

La Balaenoptera musculus, denominada ballena azul, es el animal con mayor masa corporal y mayor tamaño entre los que habitan y han habitado la tierra. También es conocida como rorcual azul ororcual blue.

De la familia balenópteridos, es un cetáceo misticeto cuya longitud puede alcanzar entre los 27 y los 30 metros. Su peso oscila entre 120 y 130 toneladas.

Tres subespecies diferentes conforman esta especie:

  • Balenóptera músculo musculus (Pacífico, Atlántico norte)
  • Balenóptera músculo intermedia (Océano Antártico)
  • Balenóptera músculo bravicauda (Ballena Azul Pigmea, Océano Índico, Pacífico sur)

Características más destacadas

Entre algunos datos asombrosos acerca de este animal encontramos la imposibilidad de pesarlo completo, debido a su gran tamaño. En el pasado se pesaba por partes, pero era imposible obtener el peso exacto. La pérdida de los fluidos corporales no era tomada en cuenta.

Su lengua solamente puede pesar tres toneladas y su boca es tan grande que alberga un poco más de noventa toneladas entre alimento y agua. Otro dato curioso es que su corazón puede llegar a pesar más de 600 kg.

Sin duda alguna la ballena azul es un animal de dimensiones descomunales.

La ballena, un mamífero del infraorden Cetacea

Los ancestros de las ballenas provienen de tierra firme y son del orden Artiodactyla (unos ungulados cuyos dedos de las patas van en número par). Entre ellos el pariente más cercano en la actualidad es el hipopótamo.

El término cetáceo proviene del latín “celus” y éste del griego “ketos”, cuya acepción era monstruo del mar. El vocablo fue usado por Aristóteles de Estagira para designar a las ballenas, además de otros animales acuáticos de respiración pulmonar.

Los cetáceos se clasifican en parvórdenes, los Misticetos (donde están incluidas las ballenas barbadas) y los Odontocetos (donde figuran todos los cetáceos dentados). Los cetáceos debieron adaptarse al medio acuático transformando significativamente su morfología.

Sus patas delanteras se transformaron en aletas, de las traseras no queda vestigio alguno. Un largo proceso evolutivo que dista unos cuarenta millones de años de su primer ancestro acuático, el basilosaurio.

Ballenas

¿Cómo se comunican las ballenas?

La emisión de sonidos es el medio por excelencia mediante el cual se comunican las ballenas. Comúnmente a este conjunto de emisiones sonoras se les conoce como el canto de las ballenas.

En realidad, es una particularidad de los cetáceos. Poseen un oído muy desarrollado que les permite determinar con exactitud de dónde proceden los sonidos. Mediante el rebote de las ondas sonoras conocen la distancia y forma del contexto circundante (ecolocalización).

Este desarrollado sentido auditivo es de gran importancia debido a la escasa luminosidad de las profundidades marinas. Además, el medio acuático permite que el sonido se desplace a mayor velocidad, esto es, 1500 metros por segundo aproximadamente.

En una investigación de Cornell University se determinó que estos sonidos pueden viajar hasta 3000 km.

¿Cuál es la finalidad de estos sonidos?

Si bien nos damos cuenta que la finalidad última de estos sonidos es la comunicación, los científicos han puntualizado otros fines específicos de los mismos. He aquí algunos de ellos:

  • Sonidos emitidos durante el cortejo, que operan como expresión del juego amoroso
  • Emisión de sonidos que llaman a alimentarse
  • Las ballenas barbadas emiten sonidos fuertes para determinar la profundidad de las aguas e incluso los objetos que tienen delante de sí
  • En período de celo, muchos de estos sonidos operan en la escogencia sexual
  • Se utilizan para delimitar territorio.
  • En situaciones de riesgo, algunos sonidos son llamados de auxilio

Estos son algunos casos específicos de usos de los sonidos emitidos por ballenas. Las investigaciones aún no están concluidas y por supuesto no se ha develado en su totalidad este complejo código de comunicación.

La ballena un ser dotado de inteligencia

Son muchos los estudiosos y científicos que postulan que el canto de las ballenas es más que un simple chillido de apareamiento. Algunos lo catalogan como un lenguaje que les permite comunicarse a grandes distancias. La ballena es uno de los animales de mayor desarrollo cerebral en el planeta tierra.

Según la Paleontología, la corteza es la parte más nueva del cerebro y se desarrolló hace muchos millones de años atrás. Tuvo un crecimiento notable tanto en ballenas como en humanos. Ambos comparten funciones cognitivas similares.

El cerebro de las ballenas es diez veces más pesado y de mayor tamaño que el cerebro humano. Ya este dato nos permite suponer que usan la inteligencia que les proporciona esta masa cerebral tan grande.

Pero no es cuestión de tamaño solamente. Estos cetáceos han desarrollado la zona silenciosa del cerebro muy por encima del desarrollo del cerebro humano.

Trabajos para descifrar el lenguaje de las ballenas

La cuestión del lenguaje de las ballenas no está en entredicho, lo tienen y se comunican. Lo que no sabemos es cómo funciona y qué dicen.

Es evidente que no es con palabras. Las señales con las cuales se comunican son otras: chasquidos a diferentes intervalos de tiempo y repeticiones. Quizás estas señales tengan un nivel de abstracción que nos sorprenderá cuando lo decodifiquemos.

Por esa razón, hay diferentes organizaciones que intentan descifrarlo, como las que mencionamos a continuación:

La ciencia ciudadana es consultada acerca del lenguaje de las ballenas

Se trata de un proyecto científico en el cual participan los Estados Unidos de América y el Reino Unido. Estos han establecido un sitio en la red (whale.fm) para que el ciudadano común (científico ciudadano) ayude a entender el lenguaje de las ballenas.

El trabajo consiste en la visualización de un espectrograma relacionado a sonidos de ballenas de una misma familia y de otras. La tarea es identificar dentro de una pequeña muestra cuál sonido se parece más a otro. Esto servirá para identificar los distintos dialectos de diversos grupos de ballenas.

El programa está basado en la potente capacidad del cerebro humano para encontrar pequeñas analogías en imágenes y sonidos. Un atributo que supera con creces el de cualquier programa o algoritmo diseñado para tal fin. Por eso no necesitas ninguna especialización para participar en él.

Los investigadores adscritos a este proyecto han descubierto, mediante sus voluminosos registros sonoros, que los sonidos de las ballenasno son sólo para la comunicación colectiva. Funcionan también en el intercambio individual a modo de conversación.

Ian Boyd es el líder de este proyecto. Es profesor en Saint Andrews University en Escocia y es parte del grupo de investigadores de mamíferos marinos de esta institución.

Equipos interdisciplinarios investigan lo que dicen las ballenas

El biólogo marino Shane Gero lleva más de una década estudiando el lenguaje de las ballenas. Su base de operaciones está situada en las aguas de Dominica e investiga a diversas familias de cachalotes de la zona.

Su trabajo ha cautivado a los miembros del proyecto CETI y el equipo de campo incluye expertos en varias disciplinas. La lingüística, el aprendizaje automático, la ingeniería fotográfica y la robótica son algunas de ellas.

El objetivo específico de este proyecto es decodificar las conversaciones de los cachalotes para tener un criterio más próximo a lo que dicen. La vida cotidiana de estos cetáceos está llena de un sentido lúdico y de respeto profundo por el otro. Quizás nos llevemos grandes sorpresas al saber el contenido de sus diálogos.

Ballenas y literatura

Sin duda que las ballenas han sido un gran tema en la literatura, tanto en la ficción como en el ensayo. Quizás la extraordinaria presencia de estos animales sea la pulsión que ha motivado tales narrativas.

Hay una obra del siglo XIX que se hizo de una asombrosa popularidad en el siglo XX por ser llevada al cine. Nos referimos a la novela de Herman Melville, Moby Dick. Una obra que no fue el bestselleresperado por su autor pero que ha tenido con el tiempo la demanda y el elogio de lectores de diversas lenguas.

En esta novela la ballena pasa de víctima a victimario. La trama va hilvanándose alrededor de la venganza del capitán de un ballenero que perdió su barco y su pierna tras un ataque del animal. La novela retrata la actividad de los barcos balleneros de aquel entonces.

La ballena y el imaginario

Debido a su tamaño y condición de animal acuático la ballena ha sido en la mitología y en las tradiciones antiguas el monstruo por excelencia. No el monstruo devorador, pero sí el engullidor típico. Tema de leyendas y relatos asociados con el mar.

Hasta la Edad Media la visión que se tuvo de la ballena fue imaginaria. Letrados y comunes siguieron considerándola un pez gigante, ignorando que ya Aristóteles había hecho el señalamiento que se trataba de un mamífero marino.

Los viajes de Alejandro en el Oriente hicieron popular el conocimiento de la ballena entre los griegos clásicos y helenísticos. En los relatos de sus viajes las ballenas tienen una gran importancia, asociadas casi siempre al imaginario.

Plinio en su Historia Natural describe a la ballena de forma muy objetiva y científica. Sin embargo, el mundo europeo medieval conoció a la ballena de forma parcial, libresca y mítica; sin tomar lo suficiente de la cultura grecorromana que tanta información recopiló al respecto.

Jonás y la leyenda bíblica

Un caso muy particular que ilustra lo dicho anteriormente con respecto al mundo europeo y su conocimiento de la ballena, es el relato de Jonás. Éste encomendado por Yahveh a predicar a los ninivitas, teme e incumple el mandato, huyendo en un barco con destino a Tarsis.

Yahveh desata una enorme tormenta mientras Jonás duerme tranquilo. Los marinos lo culpan de la tormenta y Jonás es arrojado al mar sin oponerse. La tormenta se calma y Jonás es engullido por un enorme monstruo marino generalmente identificado como una ballena.

Tras permanecer tres días en las entrañas del animal es vomitado por este no lejos de la costa de Nínive. Entonces Jonás cumple la misión que Yahveh le había encomendado, predicando el arrepentimiento en la ciudad.

Esta historia nos muestra a la ballena como típico monstruo engullidor sin importar la verdad de fondo; y es que las ballenas no pueden sino ingerir pequeños crustáceos que filtran a través de sus barbas.

El Leviatán monstruo marino asociado a la ballena

En el libro de Job, el Leviatán es descrito como un monstruo marino de piel gruesa e impenetrable, dentado, con colmillos, que arroja fuego por la boca.

Confundido a veces con la ballena, es un híbrido de ballena, cocodrilo y serpiente. Imaginado con proporciones sin límite pasó al mundo y a la literatura cristiana medieval. No como monstruo engullidor sino como devorador cósmico, imagen de la boca abierta y pestilente del infierno.

Pero aparte de la imagen precedente, el Leviatán en su sentido de monstruo engullidor quedó asociado a la ballena en el cristianismo medieval. También denominada por fisiólogos y bestiarios con los nombres de lacovia, cetus o aspidoquelonio.

Narrativas del Medioevo: La ballena isla

La “ballena isla” es una de las narrativas de la Edad Media respecto a las ballenas. Es justamente uno de los caracteres que señalan los fisiólogos griegos y latinos. El otro carácter es el de monstruo engullidor.

Se trata de un animal enorme que parece una isla. Los navegantes desprevenidos e ignorantes los confunden con una isla, atan a él sus naves, encienden fuego y cocinan en su lomo. Pero el cetáceo al sentir el calor se hunde repentinamente en el mar, sumergiendo consigo a naves y a navegantes.

Para el cristianismo medieval este animal era la clara representación del demonio, que arrastra a los creyentes confiados a lo profundo del infierno. Pero el monstruo marino posee otra cualidad: al sentir hambre abre la boca.

De ella emana un exquisito aroma que atrae a los peces pequeños y cuando estos acuden son devorados por la bestia. De esta forma la ballena isla conforma una parte de ese proceso imaginario con el cual se describían entonces los animales más extraños.

Mito y realidad en Fisiólogos, Bestiarios y Enciclopedias

Buena parte del conocimiento acumulado en el medioevo y dado a conocer mediante escritura fue hecho sin rigor científico; obviamente a partir de la observación, pero boicoteado por la imaginación. Basta dar un vistazo al Líber Monstrorum para percibir que el imaginario inundó lo que pretendió ser ciencia.

En dicho libro la ballena tiene una escueta descripción sin adjetivos. Sólo informa que son abundantes en la India y que en uno de sus pueblos hacen vestidos con su piel.

El bestiario anglosajón la denomina “fastitocalón” y la describe con los dos mismos caracteres que lo hizo el fisiólogo; ballena isla y animal que abre la boca cuando tiene hambre y exhala un aroma que atrae a los pececillos. Los bestiarios posteriores toman también estos dos atributos y los enriquecen.

El bestiario de Cambridge la denomina “aspidodelonio” y la identifica con “cetus”, refiriendo además la historia de Jonás. Entre los bestiarios que adoptan estos mismos criterios encontramos los siguientes:

  • Bestiario de Philippe de Thaon (Donde aparece el nombre de “lacovia”).
  • Bestiario de Pierre de Beauvais
  • Bestiario de Guillaume le Clerc

En toda esta literatura pseudocientífica la ballena es presentada, en última instancia, como un monstruo gigante capaz de llevar a los cristianos desprevenidos hasta los mismos confines del infierno.

Un detalle curioso: el musculus

Un dato asombroso en estos bestiarios es la descripción del musculus, el cual hace referencia al macho de la ballena. Los bestiarios suelen diferenciar cetus (ballena macho) de balena (ballena hembra); pero también señalan a un pez pequeño llamado musculus que consideran el verdadero macho de la ballena.

No dan una explicación de si hay relación sexual entre el enorme cetáceo y el pequeño pez. Esta idea parece haberse formado por la observación de los estudiosos clásicos, quienes vieron que las ballenas nadaban precedidas de uno o varios peces pequeños.

Estos parecían como peces pilotos y les dieron el nombre de musculi. Así lo registra Plinio, pero se piensa que realmente es una confusión que nació de la pobre lectura de este naturalista clásico por ciertos autores medievales; aderezada por copistas ignaros e imaginativos que hicieron que el musculus pasara de compañero de la ballena a ser el macho de ésta.

Conclusión

La ballena es un ser único en sus dimensiones, volumen y características. Su extraordinario tamaño la hizo objeto de supersticiones, mitos y leyendas, muchas de ellas relacionadas con cualidades de monstruo marino o ser maligno. Esto produjo hacia ella un respeto emanado del temor y de la ignorancia, no un respeto proveniente del conocimiento de sus cualidades sobresalientes.

Así, estigmatizada a través de la historia, con calificativos impropios de animal hostil, ha sufrido una persecución contumaz; causando tal disminución en sus poblaciones que debieron surgir voces en el concierto internacional para señalar los hechos y tratar de detener la matanza indiscriminada.

Los logros no son los esperados, pero ha surgido desde hace décadas una valoración y respeto profundo por la ballena. La ciencia se ha consagrado al estudio e investigación de las diversas familias y especies que conforman el infraorden Cetacea.

Los resultados de estas investigaciones nos revelan el encuentro con seres extraordinarios, capaces de inteligencia, comunicación y lenguaje. Características que rozan el umbral de lo humano. Es aquí donde la ciencia con sus causas y efectos ha logrado la valoración y sensibilización necesarias para la protección y preservación de estos animales.

De la antigua imagen de la ballena asociada al mal, hemos adoptado una imagen totalmente diferente. Ahora la vemos como un ser extraordinario, que tiene un rol muy importante en el equilibrio de los ecosistemas marinos.

Referencias:


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores