Caimanes

Caimanes: unos aligátores muy familiares

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Los caimanes son reptiles semiacuáticos que a menudo las personas confunden con los famosos cocodrilos. A pesar de ello, el caimán es una subfamilia de los aligátores, la cual es independiente de los cocodrilos. Existen también muchas diferencias entre ambas familias y sus subfamilias.

Estos reptiles se caracterizan por ser veloces depredadores en las aguas dulces donde habitan. Sus características anatómicas acompañan su comportamiento particular el cual es variado y diferente al de otros animales semiacuáticos. Estos animales son depredadores y muy buenos acechadores.

Los caimanes cuentan con grandes habilidades y rasgos que los vuelven únicos. La existencia de esta subfamilia se remonta a hace decenas de millones de años, incluso pudieron convivir con los dinosaurios. A pesar de su antigüedad, no son muy longevos comparados con otros reptiles.

La relación de estos animales con los humanos también es muy antigua, pues se remonta a hace milenios. Desde entonces han sido parte importante de las culturas antiguas de los pueblos indígenas de Latinoamérica. Sin embargo, fue en las últimas décadas que se ha estudiado a fondo a estos animales.

Caimanes

Clasificación de los caimanes

Los caimanes como subfamilia de los cocodrilos pertenecen al orden Crocodilia, por lo que guardan cierto parentesco con los depredadores antes mencionados.

Las especies de caimán que de las que se tiene registro que han existido y existen son solo unas pocas, las cuales son:

  • Caimán brevirostris.
  • Caimán crocodilus.
  • Caimán latirostris.
  • Caimán venezuelensis.
  • Caimán wannlangstoni.
  • Caimán yacaré.

Estas especies son muy inferiores en cantidad en comparación con los cocodrilos comunes. Las mismas no están dispersas por varios continentes, pues pertenecen solo a las Américas.

Anatomía general

Los rasgos físicos de las pocas especies de caimanes son similares entre sí. Esto se debe a su escasa dispersión, y a que sus pocos hábitats se parecen bastante. Además, sus dietas y comportamientos permiten que la semejanza entre especies sea aún mayor.

Por esto, es fácil distinguir características que las pocas especies que componen a esta subfamilia posean en común. Las características van desde la forma y tamaño del cuerpo hasta los órganos y sus funciones.

Longitudes

La longitud promedio de un caimán no supera los 4 metros, pues suele rondar los 1,5 y 2 metros. Los caimanes poseen una diferencia significativa de tamaño entre hembras y machos, pues los segundos siempre crecen más.

Un tercio del tamaño de un caimán es perteneciente a su gran cola, la cual es ancha en su inicio y delgada en la punta. Por otro lado, la altura de estos animales suele ser baja, pues no alcanzan nunca un metro de alto cuando están acostados.

Sin embargo, cuando estiran sus patas y se paran erguidos (lo más que pueden), pueden llegar a acercarse a dicha altura. Incluso, suelen ser mucho más pequeños y delgados que sus parientes los cocodrilos. También suelen pesar alrededor de 80 kg y no más de 100 kg.

Caimanes

Estilos de movimiento

Los caimanes se desplazan de 3 formas diferentes, de las cuales dos son terrestres y una es acuática; la forma de desplazamiento acuático es juntando sus patas con su torso y nadando con la cola. Este movimiento es de lado a lado y se logra por el gran tamaño de su extremidad trasera.

También se pueden desplazar por tierra, pues son cuadrúpedos y respiran oxígeno. Normalmente arrastran su vientre y usan sus patas traseras para empujar su parte lateral (similar a como lo hace una tortuga). Las patas frontales se levantan un poco más y arrastran el torso.

Dicho estilo de movimiento es realizado por los caimanes cuando deben migrar o guardar energías. Esto se debe a que es una caminata lenta que no gasta mucha energía. Sin embargo, cuando desean perseguir a una presa o tomar una actitud hostil, pueden esprintar.

Esto lo logran levantando sus patas a una gran altitud y corriendo con el vientre en el aire. El peso ligero que suelen tener les beneficia a ser más rápidos al correr, pues solo lo pueden hacer por un corto tiempo antes de cansarse.

Cráneos, dentaduras y mandíbulas

Los cráneos de los caimanes suelen tener una forma bastante similar a la de los cocodrilos. También poseen algunas escamas que están fusionadas con el cráneo y su composición. En cuanto a las mandíbulas, se les puede diferenciar por unas pocas características siempre visibles en las dos familias de crocodilios:

  • Forma del hocico: Un caimán promedio posee una mandíbula arqueada, pero, el cocodrilo la posee puntiaguda. La forma de la mandíbula de un caimán le permite morder mejor a los moluscos.
  • Ancho mandibular: Es muy notable que el ancho sea significativamente mayor en estos reptiles, pues no la tienen puntiaguda sino ancha. La mandíbula de la parte superior es incluso más ancha y la de abajo más estrecha.
  • Posición de los colmillos: La posición de los colmillos de los caimanes suele ser más desordenada que la de un cocodrilo. Poseen alrededor de 80 dientes y solo se pueden ver los superiores cuando tienen la boca cerrada.
  • Forma de los colmillos: Los dientes de estos suelen ser más afilados que los de otros crocodilios, pues deben penetrar moluscos. Suelen ser más puntiagudos, pero también se les rompen y los reemplazan varias veces al año.

Las mandíbulas de estos animales son fuertes y tienen una mordedura muy poderosa. En cambio, no poseen gran fuerza para abrir sus bocas, por lo que los cazadores amarran sus hocicos y estos quedan inutilizados.

Pieles

Las pieles de los caimanes son sumamente parecidas a las presentes en los cocodrilos, pues también son escamosas y gruesas. Sin embargo, también poseen diferencias, pues las manchas de color en la piel de un caimán son menores (a excepción del caimán colorado).

Las escamas recubren menos espacio en el cuerpo del animal que otras subfamilias. Las escamas están presentes principalmente en los maxilares, mientras que son menos frecuentes en las demás partes del cuerpo.

La piel de muchos aligátores es resistente y dura, además de que poseen partes puntiagudas como costras. Esta misma piel es la causa de que muchos cazadores maten y despellejen caimanes para venderlas.

Comportamientos comunes

Estos depredadores poseen comportamientos muy similares, ya que son tan solo unas pocas especies. Dichos comportamientos se asemejan también a los de los cocodrilos, pero no tanto en hostilidad y dieta.

Hábitats locales y mundiales

Estos animales solo habitan en zonas húmedas tales como selvas tropicales, pantanos y ríos lentos. También habitan lagos y ríos masivos como el Orinoco, pero siempre en zonas tropicales.

Los hábitats mundiales de estos reptiles comprenden principalmente a Latinoamérica, pero también están en Florida (Norte América). Solo pueden permanecer en aguas dulces ya que no son capaces de filtrar el agua salada muy bien.

Alimentación y presas

Las presas de los caimanes son más pequeñas que las de los cocodrilos, pues se alimentan principalmente de:

  • Moluscos.
  • Tortugas.
  • Peces.
  • Mamíferos pequeños.
  • Aves.
  • Reptiles más pequeños.

Son muy versátiles en cuanto a presas, pero son estrictamente carnívoros. Comen casi cualquier carne, pero no comen en exceso. Pueden pasar hasta meses sin comer, siempre y cuando no gasten mucha energía o realicen tareas agotadoras.

Métodos de caza y presas

Los métodos que utilizan para cazar son de acecho y ataque sorpresa desde el agua. En este aspecto son muy similares a los cocodrilos, pues atacan mayormente desde el agua. En un principio se ocultan en la superficie del agua y esperan a que una presa se acerque para saltar del agua mordiendo.

Los caimanes son excelentes cazadores acuáticos, pues esperan a que la presa se acerque a la orilla del río para beber. Los atrapan y los revuelcan o arrastran al lecho fluvial, esto según el tamaño del caimán y de la presa.

No suelen cazar animales tan grandes como lo hacen los cocodrilos, pues estos aligátores son más pequeños.

Caimanes

Reproducción y crianza

Estos reptiles suelen ser sociables, pero no mucho cuando es época de apareamiento. Suelen ser competitivos pero a menudo conviven en grupos, sobre todo en los zoológicos donde los crían desde pequeños.

Los caimanes macho se pelean para ganar el derecho de aparearse con muchas hembras. Después de esto, los machos se van y las hembras embarazadas se encargan de parir y cuidar a las crías.

En un principio, las hembras cavan nidos para enterrar los huevos y luego los cubren de tierra y ramas. Estos huevos se ven en peligro constante ya que muchos depredadores buscan alimentarse de ellos.

Muy pocos erosionan, para luego enfrentarse a los peligros de ser una cría en la selva. Para esto, las madres los cuidan hasta que puedan cazar y defenderse por sí solos.

Curiosidades de los caimanes

Los estudios realizados a caimanes han revelado mucha información en las últimas décadas. Esta información es de gran utilidad para la correcta interpretación de los comportamientos de los mismos y sus razones. Algunos de los datos más curiosos acerca de estos depredadores son:

  • Se termorregulan: Cuando están acalorados suelen nadar para refrescarse, pero cuando hace frío toman el sol con la boca abierta.
  • Son sociables: A diferencia de los cocodrilos, estos depredadores suelen pasar mucho tiempo con otros miembros de sus especies. Esto es muy común en los ríos y pantanos, aunque mucho más en zoológicos.
  • Ponen muchos huevos: Los caimanes hembras son capaces de poner hasta 50 huevos en una sola vez. Esto se debe a que es necesario aumentar la probabilidad de que nazcan algunos. Entre menos huevos hay, menos tienen posibilidad de erosionar.
  • Parecen troncos: Cuando acechan en la superficie del agua su torso luce como un tronco flotando en el agua. Esto les ayuda a que las presas se acerquen al agua sin prestarles atención, por lo que ellos pueden hacer un ataque sorpresa.
  • Solo nadan con la cola: Poseen patas cortas y por eso usan su gran cola para impulsarse en el agua. Esto lo logran pegando sus patas al torso y desplazándose de lado a lado continuamente.
  • Tardan mucho para respirar: Los caimanes pueden pasar mucho tiempo bajo el agua debido a que poseen pulmones grandes y fuertes. Esto les permite almacenar suficiente oxígeno para permanecer bajo el agua mucho tiempo.
  • Son ligeros y rápidos: Estos depredadores no suelen llegar a los 100 kg de peso, a diferencia de los cocodrilos, que pueden alcanzar los 700 kg. Esta ligereza les permite desplazarse más rápido en agua y tierra.
  • Están por extinguirse: La mayoría de las especies de caimán están en peligro de extinción. Esto se debe a la caza furtiva y a la destrucción de sus hábitats, por medio de la deforestación o las sequías por el calentamiento global.

Su relación con los humanos

Los caimanes han existido desde hace mucho tiempo y han tenido una relación con los humanos también extensa. Los pueblos indígenas de Latinoamérica solían darles valor cultural y religioso a dichos reptiles.

En los últimos 2 siglos, la cacería de los mismos ha incrementado y con esto ha disminuido su población. Igualmente, la profanación y destrucción de sus hábitats los ha obligado a buscar comida en algunos urbanismos.

Dichos urbanismos comprenden principalmente a pueblos y tribus repartidas en la selva y sus cercanías. Por esto, también han atacado a los humanos, aunque los caimanes son notablemente más pacíficos que los cocodrilos.

Caza furtiva

La caza de estos reptiles se debe a que sus pieles son valiosas para la fabricación de botas y carteras de alta calidad. Por esto, grupos de cazadores se adentran en las selvas de Latinoamérica para cazar a estos reptiles semiacuáticos y despellejarlos.

La caza furtiva también tiene por objetivo secuestrar y traficar a las crías como mascotas exóticas. Sin embargo, tener en posesión a uno de estos animales suele ser ilegal en muchos países.

Ataques a los pueblerinos

A causa de la destrucción y la profanación de sus escasos hábitats, los caimanes han tenido que emigrar. Sus desplazamientos han alcanzado zonas urbanizadas y pueblos cercanos a sus antiguos hábitats.

Esto ha provocado que los ataques de caimán sean más frecuentes, aunque no tanto como los ocasionados por cocodrilos. Aun así, atacan humanos y las posibilidades de sobrevivir a un ataque son bajas.

Los caimanes y sus características

Estos reptiles (al igual que muchos otros) tuvieron origen hace decenas de millones de años. Desde entonces, se han estado adaptando a sus diferentes hábitats en las regiones tropicales de Latinoamérica. Esta adaptación conllevó una serie de cambios entre las pocas especies de caimanes.

A pesar de que son muy confundidos con los cocodrilos, en realidad son 2 conjuntos de especies con serias diferencias. Las diferencias más notables se pueden apreciar en sus mandíbulas, así como también en sus longitudes y pesos. También en hostilidad y hábitats poco esparcidos mundialmente.

En lo relativo a los comportamientos, son bastante similares ambos conjuntos de especies. Igualmente, desde hace mucho estos reptiles han convivido con los humanos, pero esta convivencia resulta peligrosa para ambas especies. Esto se debe a que son cazados para vender sus pieles y ellos atacan a los campesinos.

A pesar de esto, los caimanes no siempre han sido vistos como feroces depredadores de los que se debe temer. En culturas antiguas se reverenciaba a estos animales por su aspecto y fuerza. Suelen habitar zonas húmedas tales como ríos, pantanos, lagos, estanques y otros lugares cálidos con agua dulce.

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Caiman

https://es.wikipedia.org/wiki/Alligatoridae

www.nationalgeographic.es/animales/caimanes-y-cocodrilos


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores