Cucarachas

¿Qué sabemos de las cucarachas?

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Las cucarachas son, seguramente, el grupo de insectos más denigrado y perseguido, por el que la mayoría de personas sienten repugnancia y hasta miedo. En realidad, solo el 1% de las especies de este grupo comparte hábitat con el ser humano. Y unas 4, de las 4.600 especies de cucarachas clasificadas por los científicos, son consideradas plagas.

De este grupo de insectos, cuya evolución se remonta al periodo Carbonífero, hace 355 a 295 millones de años, se puede decir mucho, tanto mitos como verdades. Pero en este artículo vamos a mostrar la información exacta que la etimología ha podido documentar sobre las cucarachas.

Cucarachas

Clasificación y taxonomía de las cucarachas

El Blattodea es un orden en el reino animal más conocido como blatodeos o cucarachas y se clasifica de la siguiente manera:

Superfamilia/Suborden Blaberoidea

  • Familia Blaberidae
  • Familia Blattellidae
  • Familia Ectobiidae

Superfamilia/Suborden Corydioidea

  • Familia Nocticolidae
  • Familia Polyphagidae

Suborden Blattoidea

  • Género Cryptocercus
  • Familia Blattidae
  • Infraorden Isoptera

Infraorden Isoptera

  • Familia Hodotermitidae
  • Familia Kalotermitidae
  • Familia Mastotermitidae
  • Familia Rhinotermitidae
  • Familia Serritermitidae
  • Familia Termitidae
  • Familia Termopsidae

Características de las cucarachas

Los blatodeos comúnmente conocidos como cucarachas, son insectos cuya morfología consiste en una cabeza que, en proporción a su cuerpo, es muy pequeña. Tienen un tórax de donde nacen sus seis patas largas y espinosas. Y en el abdomen se encuentra la mayor parte de sus órganos vitales, entre ellos el aparato reproductor y el aparato digestivo.

También posee dos antenas filiformes, pequeños ojos compuestos, piezas bucales masticadoras y dos pares de alas, un par de alas anteriores esclerotizadas, que cubren y protegen las grandes y membranosas alas posteriores.

Su cuerpo aplanado y ovalado cuyo tamaño puede variar de entre 3 y 5 centímetros. Aunque la cucaracha rinoceronte (Macropanesthia rhinoceros), proveniente de Australia, puede llegar a crecer hasta los 9 centímetros y pesar 30 gramos.

Se pueden encontrar cucarachas de distintos colores, hay desde marrón claro hasta negro, y algunas especies tienen colores llamativos y múltiples formas. La parte externa es un exoesqueleto duro compuesto por carbonato de calcio, que proporciona protección a los órganos internos y adhesión a los músculos. Para repeler el agua, el exoesqueleto está recubierto con cera.

Cucarachas

Aparato respiratorio de las cucarachas

Como el resto de los artrópodos, la cucaracha posee un sistema traqueal. Para poder respirar los blatodeos poseen unos espiráculos por todas sus tagmas, a excepción de la cabeza. Estos espiráculos están unidos a las tráqueas donde se hace el intercambio entre el oxígeno y el dióxido de carbono.

Cuando el nivel de CO2 es alto, este se difunde fuera de las tráqueas y entra el aire oxigenado. Gracias a este sistema traqueal el aire llega directamente a las células a través de ramificaciones llamadas traqueolas.

Aparato digestivo de las cucarachas

Las cucarachas tienen un aparato digestivo completo. Este consiste en piezas bucales, esófago y una válvula que regula el paso de alimentos al estómago. Esta parte constituiría el estomodeo. Seguido se encuentra el mesodeo donde está el estómago y gran parte del intestino que absorbe los nutrientes. Finalmente, los alimentos sin nutrientes se expulsan por el recto y el ano que sería el proctodeo.

Aparato circulatorio de las cucarachas

Se trata de un sistema circulatorio abierto en el que un fluido nutritivo bombeado por el corazón de la cucaracha, llamado hemolinfa, entra en contacto con las células al verterse en lagunas, dando paso al intercambio de nutrientes.

Sistema nervioso de las cucarachas

El sistema nervioso de las cucarachas es ganglionar. Tiene un cerebro ubicado en la cabeza de donde se origina un cordón nervioso que se ramifica en ganglios para conectar el cerebro con el resto del cuerpo.

El cerebro está formado por tres secciones: deutrocerebro, proctocerebro y tritocerebro. Cada sección se ocupa de un apéndice diferente.

Cucarachas

Reproducción y alimentación de las cucarachas

Reproducción y ciclo de vida

Las parejas se atraen a través de feromonas y rituales de apareamiento, el macho lo hace por medio de posturas y chirridos. La fecundación es interna, el macho debe copular a la hembra para que este pueda transmitir los espermatóforos. Son pocas las especies de cucarachas que son partenogenéticas, es decir, que no necesiten de machos para reproducirse.

La hembra de cucaracha fecundada lleva a cabo la puesta de los huevos en una ooteca que en la mayoría de los casos los lleva adherido al extremo del abdomen. Esto hace que los blatodeos en animales ovíparos, aunque la especie Diploptera punctata, es vivípara. Estos huevos son largos y delgados y, por ejemplo, la cucaracha alemana puede tener de 30 a 40 huevos en la ooteca.

Los estuches de huevos pueden tardar un poco más de cinco horas en desprenderse del abdomen de la cucaracha. La presión que genera la toma de aire de las crías desarrolla el proceso de eclosión.

A la cría que emerge se le llama ninfa, inicialmente es de aspecto blanquecino, pero en cuestión de solo cuatro horas, adquiere un color mucho más característico de las cucarachas y se vuelven oscuras.

Pasarán de tres a cuatro meses desde la puesta del huevo hasta que la cucaracha alcance su madurez sexual. Los blatodeos pueden llegar a vivir un año y la hembra puede, en condiciones propicias, llegar a producir unas ocho ootecas durante su etapa reproductora. Lo que puede traducirse en 300 o 400 huevos.

Este ciclo de reproducción tan rápido y prolífico explica cómo, en un ambiente favorable, las cucarachas se multiplican fácilmente y se convierten en una temida plaga.

Alimentación de los blatodeos

Estos animales son omnívoros con excepción de los que pertenecen al género Cryptocercus cuyas especies son xilófaga. Lo que quiere decir que se alimentan principalmente de madera. Las cucarachas pueden alimentarse de prácticamente de cualquier cosa que pudiera aportarle nutrientes.

En un hábitat natural, las cucarachas suelen alimentarse de frutas, hojas y carroña. Pero si comparten el hábitat con el ser humano llegan a comer insectos muertos, desperdicios alimenticios, pelo y hasta productos inorgánicos como jabón y pegamento. Algunas especies también pueden digerir materiales que se componen de celulosa gracias a la simbiosis que hacen con protozoos.

Hábitat y distribución de las cucarachas

El hábitat de las cucarachas puede ser muy extenso y variado. Prefieren lugares cálidos y húmedos. Por eso suelen encontrarse en alacenas, armarios y sótanos, lugares que pueden proporcionales agua y alimento. Aun así, son solo unas 30 especies de cucarachas las que llegan a compartir espacio con los humanos.

El resto de las 4.600 especies de blatodeos habitan entre las hojarascas, los tallos de vegetación, debajo de rocas o en la grieta de los árboles. Se las puede hallar en lugares tan variados como los bosques, prados, humedales, sabanas, pantanos y desiertos.

A estos animales se les pueden encontrar prácticamente en todos los continentes, pero su preferencia son las regiones tropicales y subtropicales. Aunque cabe resaltar la resistencia que tienen las cucarachas a climas extremos. Gracias a la capacidad de producir un anticongelante natural, algunas especies sobreviven a -80°C.

Comportamiento de las cucarachas

Son insectos nocturnos que suelen huir de la luz. También son animales sociales. Muchas especies son gregarias y tienen comportamientos organizados para el cuidado de las crías, la elección de fuentes de alimentos o la cantidad de individuos que pueden vivir en un refugio.

Se ha comprobado que algunas especies de cucarachas segregan feromonas en su excremento con simbiontes microbianos. Otras usan unas glándulas situadas en sus mandíbulas. Y se empieza a creer que estas feromonas cumplen la función de ayudar, a través del olor, a distinguir entre diferentes grupos de cucarachas, identificar sus parientes y seguir las rutas para encontrar fuentes de alimento y agua. (1)

Las cucarachas y su relación con el ser humano

Como ya se ha dicho, son solo 30 especies de cucarachas las que comparten hábitat con el ser humano y solo 4 son consideradas plagas. Estas son: la cucaracha americana (Periplaneta americana), la cucaracha australiana (Periplaneta australiasea), la cucaracha alemana (Blattella germanica) y la cucaracha oriental (Blatta orientalis).

Las heces de las cucarachas suelen ser muy fétidas por lo que es normal que su presencia nos genere repulsión. Estas especies de insectos también están relacionados a la contaminación debido a los microorganismos patógenos que pueden transportar en su cuerpo y, a través de sus heces, con los que pueden provocar enfermedades en las personas.

Las cucarachas generalmente portan una proteína llamada tropomiosina relacionada con las alergias en los seres humanos. Investigaciones hechas en los Estados Unidos (2005) mostraron que de las cucarachas provienen alérgenos que llegan a empeorar los síntomas del asma en la población infantil.

Control de plagas

Se pueden tener medidas preventivas como el debido almacenamiento de los alimentos, la limpieza frecuente y escrupulosa del hogar, en especial de la cocina. Es donde las cucarachas pueden frecuentar como fuente de alimentación.

Por tanto, es recomendable usar contenedores de basura con tapa hermética, y ubicar y sellar posibles puntos de acceso de los insectos: agujeros en armarios, en tuberías o en ventanas.

Aunque existen muchas formulas caseras que se han usado como control de plagas, la realidad es que las cucarachas son de naturaleza resistente y su ciclo de reproductor es muy rápido, por lo que resultan poco efectivos.

Teniendo en cuenta esto, en caso de infestación, es mejor tratar el problema con agentes químicos. En este caso se usan insecticidas con deltametrina o piretrina, y cebos envenenados con biocidas como el hidrametilnón, el fipronil o el ácido bórico.

Curiosidades sobre las cucarachas

  • Como su sistema respiratorio es traqueal y posee un sistema circulatorio abierto no depende de la boca para respirar. Por eso es capaz de sobrevivir por una semana sin cabeza. En este caso, la cucaracha termina muriendo de inanición por no poder comer y beber agua.
  • En ocasiones las cucarachas sostienen la respiración para ayudar a su sistema a regular la perdida de agua. Es por eso que son capaces de sostener la respiración hasta por 40 minutos y soportar estar bajo el agua durante media hora.
  • Se ha comprobado la atracción de la cucaracha americana por la mezcla de alcohol, lúpulo y azúcar. Por ello, un buen cebo para controlar una plaga puede ser la cerveza.
  • Aunque las cucarachas soportan 10 veces más radiación que el ser humano, la realidad es que este hecho no las salvaría de un evento nuclear. Es falsa la creencia general de que son capaces de sobrevivir a una explosión nuclear.
  • No todas las cucarachas vuelan. La verdad son pocas las especias que lo hacen y otras en realidad planean, ya que, aunque tienen alas, el peso de su cuerpo las hacen poco funcionales.

Es innegable que este insecto posee características impresionantes que lo hacen sumamente resistente y adaptable a diversas condiciones.  Por lo que no es tan fácil deshacerse de ellas. Por otro lado, vimos también que existen muchos más tipos de los que estamos acostumbrados a ver. Lo cierto es que la cucaracha, es mucho más de lo que parece.

Referencias:

www.cucarachapedia.com/

https://es.wikipedia.org/wiki/Blattodea

www.todoservivo.com/artropodos/hexapodos/insectos/blattodea/


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores