Serpientes cientifiko.com

Las Serpientes: No temas, están aquí para apoyarnos

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Las serpientes forman parte del gran grupo de reptiles que a través de la historia se han adaptado a las distintas condiciones terrestres para poder sobrevivir. De las 11.000 especies distintas de reptiles que habitan el planeta, 3.700 son serpientes, y de ellas te vamos a hablar.

Viven fácilmente en cualquier sitio de la tierra, menos en los polos, y pueden sobrepasar los 10 metros de largo. La mayoría de ellas tienen como longitud promedio 1,5 metros, aunque también las hay de sólo unos 10 cm.

Para poder calentar su cuerpo captan el calor del medio ambiente, por eso se las llama ‘ectotermos’. Por esta misma razón son también ‘poiquilotermas’, ya que son incapaces de regular su temperatura corporal.

Disminuyen intensamente su actividad cuando bajan las temperaturas, por lo cual ciertas especies hibernan y otras se quedan inmóviles por mucho tiempo, pero despiertas.

Las serpientes y sus tipos

A pesar del temor que infunden y el debido respeto que se les tiene, de todas las serpientes, el grupo de las venenosas no llega al 10%. Se les llama también ofidios, son del orden de las Squamata, el cual también comparten con las iguanas y los camaleones.

Una de sus principales características es que su mandíbula superior está fusionada o ‘pegada’ al cráneo, mientras que el maxilar inferior se mueve muy fácilmente. Al igual que otros reptiles su cuerpo tiene escamas. Estas se solapan y están unidas por una especie de ‘bisagra’, lo cual les permite moverse.

Para respirar, lo hacen por medio de un orificio en la parte posterior de la boca que recibe el nombre de glotis. Este deja entrar el aire a la tráquea y así es como respiran. Ese aire llega al pulmón derecho, pues el izquierdo es demasiado pequeño o no existe.

Serpientes cientifiko

Las venenosas

Como es sabido, los venenos o se inhalan o se ingieren, en el caso de las serpientes, estas lo inoculan a través de sus colmillos. Para lograrlo, dichos colmillos son huecos en algunas especies, como las víboras, en otras tienen una especie de canal posterior por donde corre el veneno.

Este ‘veneno’ no es más que una saliva modificada con proteínas que le confieren su letal característica. Lo almacenan en la parte de atrás de sus cabezas en una especie de bolsas, y es un coctel de neurotoxinas, citotoxinas y hemotoxinas.

Las neurotoxinas son las que afectan directamente al sistema nervioso, las citotoxinas destrozan las células y las hemotoxinas el sistema circulatorio.

Estas son las especies más venenosas:

  • Taipán
  • Mamba Negra
  • Marina
  • Cobra Real
  • Terciopelo
  • Cascabel

Las no venenosas

Contrario a lo que comúnmente se cree, casi el 90% de todas las serpientes conocidas no son venenosas, aunque ello no implica tratarlas a la ligera. Las no venenosas se tragan vivas a sus víctimas, y su especialidad son los pequeños animales, como algunas aves, insectos o roedores.

Para poder identificarlas, conviene que conozcas algunas características:

  • Son de hábito diurno, contrario a las venenosas, que son nocturnas.
  • No tienen colmillos, por eso no inoculan veneno.
  • Su cabeza es redondeada, mientras que la de la venenosa tiene forma triangular.
  • Sus pupilas son redondas, mientras que en las venenosas son elípticas.

Estos detalles no son exclusivos, así que, la mejor manera de identificarlas es aprendiendo todas las características de cada una. Recuerda, son más de 3.000 especies.

¿Cómo se subdividen?

Recordemos que de todas las serpientes, casi en su totalidad (90%) no son venenosas. Es por ello que algunas personas las tienen como mascotas, lo cual no es recomendable, sencillamente porque no son animales domésticos.

En el mundo de la Biología se subdividen de diferentes maneras.

Culebras

Los biólogos les llaman así porque pertenecen a la familia de las Colubridae, y la forma llana de llamarlas en gran parte del mundo es culebra. Se conocen porque generalmente son de pequeño tamaño, y sus escamas tienen forma circular al igual que sus pupilas.

El color de su piel está entre el marrón y la oliva, coloración de la que están dotadas para camuflarse. No poseen colmillos, por lo tanto, no inoculan veneno y son de hábitos diurnos, aunque hay algunas excepciones en el mundo natural.

Boas

Se les llama boidos y son de la familia de las Boidae. No tienen veneno porque no lo necesitan, para matar a sus presas sólo las estrangulan. Es esta singularidad la que les permite comer presas más grandes, que pueden incluso igualar su longitud. Algunas se especializan en comer ciervos y felinos grandes.

La más conocida de las serpientes boidas es la Boa Constrictor, presente en casi toda América y que puede alcanzar los cuatro metros de largo. Es una de las más grandes del planeta y su piel puede ser verdosa, amarilla o parda, dependiendo del lugar que elijan para esconderse.

Serpientes

Lamprophis

Pertenecen a la familia de las Lamprophiidae y se encuentran mayormente en el África Subsahariana y la Isla de Madagascar. De estas, la que más se conoce es la llamada Culebra Bastarda, muy común en España.

Para cazar a sus presas les inocula un veneno, el cual no hace efecto en los humanos, pero sí se pone agresiva cuando es molestada. Es bastante grande y se alimenta de pequeños topos que estropean los cultivos, por lo que los agricultores le tienen respeto.

Marinas

De los ofidios, las serpientes marinas vienen a formar parte de las Hydrophiinae, que es una subfamilia. Casi todo su ciclo vital lo pasan en el agua salada, y son incapaces de desplazarse (reptar) sobre superficies sólidas.

De arena

Se les llama así a aquellas serpientes cuyo hábitat son los desiertos, la mayoría de las cuales son del tipo cascabel. Entre ellas están la Víbora Cornuda, la Serpiente de Mojave, la Coral de Arizona y la Culebra Brillante.

Víboras

De la familia de las Viperidae, son las serpientes con el veneno más mortal de las venenosas ya conocidas. Sus colmillos son largos y huecos y, para atacar, los proyectan hacia delante de un solo golpe, no como las demás que, para agredir, muerden.

Viven mayormente en el África y en gran parte del mundo por la facilidad con la que se adaptan al medio circundante. En América sólo está presente la Víbora de Cascabel, aunque eso es suficiente para ser extremadamente cuidadoso con ellas.

¿Qué comen?

Las serpientes son animales primordialmente carnívoros y su menú lo componen pequeños animales como roedores, ranas, peces e insectos, además de huevos. Ya que no tienen la capacidad de despedazar lo que se comen, porque sus dientes no sirven para eso, se tragan a su presa completa.

Otras inoculan el veneno a sus víctimas para esperar a que mueran y así poder comerlas, o las estrangulan hasta que se asfixien para tragárselas completamente. Para hacer su digestión, entran en inactividad ya que este proceso les demanda mucha energía y les toma hasta 48 horas.

Como una de sus particularidades es ser de sangre fría, necesitan de una temperatura ideal para poder hacer la digestión. Esta ronda los 30 °C, si es molestada expulsa a su presa y huye o ataca, si no, desecha garras o pelos y el proceso finaliza.

¿Cómo se reproducen?

Las serpientes se fertilizan internamente por medio de sus hemipenes, los cuales son bifurcados y los machos los tienen en la cola. Tienen forma de gancho para así poder aparearse a la hembra.

En cada especie los hábitos son muy parecidos, casi todas ponen sus huevos y luego abandonan el nido. En algunos tipos de Cobra, estas se quedan cerca del nido luego de incubarlos.

En el caso de las víboras, ellas se enrollan sobre sus huevos y empiezan a temblar, para darles calor hasta que llegue el momento de la eclosión. Las pitones, por otro lado, siempre están con sus huevos, salen del nido sólo para beber agua y tomar algo de sol.

En muy raros casos las serpientes son ovovivíparas, dejando los huevos dentro de su organismo hasta que ya les llega el tiempo de eclosionar. Sólo la Anaconda y la Boa Constrictor son vivíparas, nutren a sus crías por medio de la placenta, y así las mantienen calientes.

¿Cómo se mueven?

Las serpientes para desplazarse por una superficie lo hacen dependiendo del tipo de suelo en que se encuentren. Sus escamas se fijan como una especie de ventosas y sus músculos hacen que se impulsen hacia adelante.

Ondulan lateralmente

Es como se desplazan por el agua y en superficies terrestres, haciendo un movimiento de izquierda a derecha, como si fuese una onda que va hacia atrás. Estas ondas son las que hacen que la serpiente se mueva, ya que generan fricción con las irregularidades del terreno, piedras, ramas, etc.

Bobinado lado a lado

Cuando no consigue puntos de apoyo, como un pantano o donde hay arena fina o dunas, las serpientes se mueven embobinándose de lado a lado. De esta manera la parte del cuerpo que va en una misma dirección permanece adherida al suelo, mientras la otra se eleva, balanceando toda su estructura.

La concertina

Cuando no existe ninguna de las dos condiciones arriba descritas, la serpiente emplea un movimiento llamado de concertina. Lo usa para desplazarse por túneles o huecos que tengan esta forma, apoyando su cola a la pared del hueco.

Mientras lo hace, los laterales de su cuerpo se extienden, su zona frontal hace una flexión y entonces la cola impulsa hacia adelante. Es un movimiento lento que le demanda mucha energía.

Desplazamiento arbóreo

Las serpientes que frecuentan árboles se desplazan por ellos dependiendo de la textura de las ramas y del mismo árbol. Se valen del movimiento concertino cuando las ramas son lisas, pero si encuentran puntos de apoyo se mueven lateralmente, mejor si las ramas son pequeñas.

Movimiento rectilíneo

Con este movimiento la serpiente no necesita moverse de lado a lado, pero de todo su menú de movimientos, este es el más lento. La parte ventral de su cuerpo se alza y empuja hacia delante antes de volver al suelo, en un movimiento similar al del ciempiés.

Lo usan cuando van a acercarse a su presa de forma sigilosa en los espacios abiertos para no ser detectadas.

El veneno

Es el arma que usan las serpientes para poder inmovilizar o aniquilar a sus presas antes de tragárselas, de lo contrario no podrían. Lo inoculan a través de sus colmillos huecos por donde circula la sustancia, otras, por canales en la parte posterior de estos.

Este veneno con el que cuentan las serpientes es en realidad una saliva llena de proteínas tóxicas, que son las que producen el efecto paralizante o letal. Para que el veneno circule rápidamente por el torrente sanguíneo de la presa, este contiene una enzima conocida como hialuronidasa.

Las serpientes que se valen de hemotoxinas como arma, las inoculan por sus colmillos frontales, las que tienen neurotoxinas, con sus colmillos posteriores. Los colmillos de las cobras no pueden moverse hacia adelante para apuñalar a la presa, de manera que tienen que morder.

¿Qué las amenaza?

La actividad humana indetenible trae progreso, pero también degradación del ambiente como efecto colateral. Grandes extensiones de hábitats han sido devastadas para dar paso a construcciones y obras que muchas veces son necesarias, pero que dejan un impacto irreversible.

Las serpientes no escapan de esto, y poblaciones enteras han desaparecido con el consiguiente desequilibrio ecológico.

A continuación, te mostramos algunas actividades que las amenazan:

  • Destrucción del hábitat: producido por actividades como la ganadería intensiva, la agricultura, construcción de represas, urbanismos, puentes, etc., que alteran los ciclos propios del área en cuestión.
  • Sobreexplotación: La cacería de estos reptiles sin ningún control para vender como mascotas o para comercializar sus pieles contribuye a la reducción de las poblaciones.
  • Nuevas especies: Cuando se traen otras especies al territorio, las serpientes se vuelven presa fácil de éstas; bien sea especies domésticas o salvajes, tales como felinos, caninos u otros.
  • Contaminación: La agricultura extensiva requiere de insecticidas o pesticidas clorados que van a las corrientes de agua. Estos se transmiten a las serpientes por medio de las presas que ellos capturan, intoxicándolas y diezmando las poblaciones.

Enemigos naturales

Según su tamaño y el lugar donde habitan, las serpientes tienen unos cuantos enemigos naturales, siendo los ejemplares más jóvenes los más vulnerables. Generalmente son presa fácil cuando aún están en el huevo o inmediatamente al salir de este.

Su cazador más común es el ave de rapiña, ya que la puede avistar desde arriba y, lanzándose en picada, capturarla y llevársela. Esto es independiente de si está en campo abierto, en los árboles o en ríos y lagunas.

Cuando son ejemplares grandes, son los jabalíes sus depredadores naturales, los cuales las cazan sin ningún tipo de temor. Pueden detectar cuáles son las serpientes venenosas y las que no, y atacan en manadas, al igual que los coyotes.

Pero, tal vez, su mayor enemigo es el hombre, que irracionalmente las mata por temor, porque les causa repulsión o en las carreteras donde las aplastan sin querer.

¿Qué hacer al encontrarse una serpiente?

Si te consigues con una, sigue estos pasos:

  • Trata de asegurarte si es venenosa o no.
  • No interactúes con ella, a menos que la consigas en el interior de tu casa.
  • Si tienes que capturarla, debes saber, por lo menos, cómo hacerlo. Ten cerca un gancho y un recipiente donde meterla.
  • Si no es así, llama a alguien más capacitado.
  • Pon una señal en el lugar donde sepas que está una.
  • Libérala en un sitio seguro donde no haya personas alrededor y deja una señal.

¿Cómo prevenir el ofidismo?

Se conoce como ofidismo al percance sufrido al ser mordido por las serpientes, bien sea emponzoñamiento o envenenamiento. Para prevenirlo haz esto:

  • Usa botas de corte alto, las serpientes muerden en los pies en el 55% de los casos.
  • No metas tus manos en sitios que puedan ser madrigueras de serpientes, escombros o montones de leña. Para eso usa guantes de cuero, el 30% de las mordeduras son en las manos.
  • Evita que crezca maleza alrededor de la casa, caminos, vías de tren, etc.
  • Revisa siempre rincones, sitios oscuros, calzados, gallineros, sobre todo en época de lluvias.
  • Si vas a acampar, no duermas nunca a la intemperie estando en el suelo.
  • No dejes acumular escombros ni basura, esto llama a los roedores, y estos a las serpientes.
  • Inspecciona bien las casas de campo luego de algún tiempo sin habitarlas.
  • Elaborar campañas de información y prevención, difundiéndolas en escuelas y a todo nivel a través de los medios masivos y redes sociales.

Un buen control es suficiente

Eliminar a estos reptiles no es lo recomendable, ya que son un mecanismo de control ecológico de poblaciones potencialmente dañinas para la agricultura. Es mejor disponer de las serpientes pacíficamente, controlando su reproducción y su espacio físico para que no sean un problema para nosotros ni nosotros para ellas.

Referencias:

https://es.wikipedia.org/wiki/Serpentes

www.expertoanimal.com/tipos-de-serpientes-24385.html

https://definicion.de/serpiente/

https://stoppestinfo.com/es/215-como-repeler-serpientes.html


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores