Oso marron

Un grandioso mundo de osos

Por: Mou D. Khamlichi
Si te gusta este post, compártelo con tu amigos

Los osos o úrsidos son una familia perteneciente al reino de animalia. Se trata de uno de los mayores carnívoros de la tierra, a pesar de ser animales omnívoros. Su tamaño puede abarcar desde los 1,4 m hasta los 3 m de alto, dependiendo de la especie de oso.

Son una familia animal sumamente diversa, conteniendo actualmente ocho especies aún vivas de osos. Estos se dividen a través de tres subfamilias: la Ailuropodinae, donde está el panda gigante; la Tremarctinae, como el oso de anteojos. Finalmente, la Ursinae, donde se encuentra el oso negro americano, el asiático, así como el oso gris, el polar, bezudo y malayo.

A pesar de contener una diversidad taxonómica obvia, físicamente son idénticos, y es necesario aprender de ellos para fomentar su protección. Cada vez hay menos osos en el planeta, por lo que es necesario conocerlos y las razones por las que están en peligro.

Historia evolutiva de los osos

La historia evolutiva de los osos está llena de datos e información que resulta sumamente interesante. Así como uno de los tantos misterios que posee la naturaleza, pues no se sabe con exactitud el tiempo que este mamífero tiene en la Tierra. Además, se descubrieron ancestros que marcan diferencias mucho más obvias entre las especies que forman esta familia.

De hecho, se conoce que los primeros miembros de la familia Ursidae, es decir, los primeros osos, pertenecieron a una subfamilia, ahora extinta, llamada Amphicynodontinae. Donde los extintos Parictis (hace 38-18 millones de años) y los más actuales, los Allocyon (28.5-29.5 millones de años), venían de Norteamérica.

En realidad, es difícil saber en qué momento del Eoceno (56 millones de años- 34 millones de años) estas especies lograron viajar, hasta ubicarse en Eurasia. Pero se presume que sucedió durante un descenso en el nivel del mar, durante el Eoceno tardío. 

Estos osos eran bastante pequeños y su apariencia emulaba, más bien, a un mapache. En lugar de tener características que los identificaran o conectaran con los osos actuales, incluso, su dieta era igual a la de los tejones.

Los antepasados en Eurasia

En Eurasia, los antepasados de los osos eran otro tipo de criaturas, como un cánido (Celphalogale), que aparecieron a mediados del Oligoceno (34 millones de años- 23 millones de años). Estas criaturas pertenecieron a la subfamilia Hemicyoninae, donde también se incluían los Phoberocyon y los Plithocyon, ambos también antepasados de los osos.

Se cree que una especie parecida a la Cephalogale fue la que le dio origen a los Ursavus, de la cual devinieron varias especies de Asia. Después de una gran investigación, se presume como el ancestro de los osos actuales.

Los Ursavus un ancestro en común

Todos los linajes de hoy día divergieron de los Ursavus, y se cree que fue a través del Ursavus elmensis: un oso que poseía las tallas de un perro, pero que desarrolló características de los osos en la constitución de sus dientes. Sus carnasiales se redujeron y, así, se volvieron más parecidos a los dientes de los osos actuales, aunque aún tenía algunas características dentales de los cánidos.

A partir de los Ursavus las familias de osos empiezan a bifurcarse, siendo los Ailuropodinae, mejor conocidos como pandas, los primeros en diferenciarse del resto hacen 19 millones de años. Los Tremarctinae, u osos de hocico corto, también se diferenciaron de los ursinaes durante el Mioceno, siendo su antecesor más antiguo el Plionarctos de Norteamérica.

Hace 5,3-4,5 millones de años, la subfamilia Ursinae experimentó una gran multiplicación entre sus taxones, apareciendo por primera vez los miembros del género Ursus.

Otros hallazgos que validan este ancestro son:

  • Gracias al registro fósil, se sabe que de esta proliferación llegaron los ancestros directos del oso perezoso. Así como que estos desarrollaron o, más bien, adquirieron, en el Pleistoceno, la morfología que les permite tener la dieta de hormigas y termitas. 
  • También, el registro fósil de Europa evidenció la aparición del Ursus minimus en esas tierras hace 3-4 millones de años. Siendo este fósil un posible ancestro para todos los osos que pertenecen al Ursinae, con excepción del perezoso.
  • De este linaje evolucionaron dos más, el de los osos negros y el de los pardos. Además, los osos pardos evolucionaron a través del Ursus etruscus, ancestro de los osos polares.
  • Cabe destacar que las especies Ursinae migraron desde Eurasia hasta Norteamérica, durante el Plioceno inferior, hace más o menos 4 millones de años.

Por suerte, el registro fósil que se tiene de los osos es bueno, por no decir excelente. Resulta sencillo establecer las relaciones entre ancestros y descendientes individuales, así como se conocen las suficientes formas intermedias para precisar el límite entre ancestro y especie actual.

Tipos de Osos

A pesar de tener un largo linaje, y que varios tipos de osos lograron convivir al mismo tiempo, hoy día solo existen ocho especies distintas. Esto, debido a la deforestación y la invasión de los humanos a su territorio. Los tipos de osos que han sobrevivido son:

1.  Oso Perezoso

También conocido como oso labiado, y siendo su nombre científico Melursus ursinus, son un tipo de oso que goza de un largo y liso pelo negro, que lo diferencia de las otras especies de oso. Además, posee el un hocico alargado, con labios móviles y prominentes. Pueden distinguirse por la «V» blanca que adorna su pelaje, justo en el pecho. 

Estos osos pueden encontrarse en la India, Sri Lanka y Nepal. Su hábitat puede variar considerablemente: pueden vivir en bosques tropicales, sabanas, pastizales, etc. Evitan, por supuesto, los lugares donde la vida humana haya dejado su huella.

Son omnívoros, predominando en su dieta los insectos y las frutas. Las termitas y hormigas, así como distintos tipos de insectos, ocupan un gran porcentaje en su alimentación fuera de la temporada. Pero cuando es tiempo de fructificación, las frutas pueden ocupar entre un 70 y un 90% de su dieta.

Su tiempo de celo sucede entre mayo y julio, y los nuevos cachorros nacen entre noviembre y enero. El cachorro de oso estará con su madre máximo dos años y medio. Un dato curioso sobre esto, es que las crías del perezoso se transportan sobre la espalda de su madre, durante sus primeros nueve meses de vida.

2.  Oso negro asiático

El Ursus thibetanus posee una media luna blanca en su pecho. Los pelos de su cuello son mucho más largos que los del resto de su cuerpo, para emular una melena. Asimismo, la piel de su cuello es mucho más gruesa.

Tal y como su nombre se indica, oso negro asiático, se encuentra en Asia, específicamente en Pakistán, Afganistán, al sur del Himalaya -gracias a la India, Nepal y Bután-, y en el sudeste asiático.  Así como también en Myanmar y Tailandia.

Oso negro

Su hábitat es muy variado, pues puede sobrevivir en los distintos tipos de boques. Su reproducción sucede durante junio y julio, y las crías nacen entre noviembre y marzo, dependiendo de las condiciones que le rodeen. Pueden tener dos cachorros que estarán con la osa durante dos años.

Llegando a pesar entre 65 y 150 kilogramos, este oso goza de una dieta muy diversa, que varía por estación. En primavera, se alimenta de brotes, tallos, etc., mientras que en verano consume insectos y abejas, así como frutas. En otoño, su preferencia son las nueces y bellotas, y también comen ganado.

3.  Oso panda

Siendo el oso panda gigante la única especie de oso que queda de este tipo, el Ailuropoda melanoleuca se ubica solo a los extremos occidentales de China, específicamente, en las provincias de Sichuan, Shaanxi y Gansu.

Viven en los bosques de las montañas templadas de China, donde abunda el principal alimento de los osos panda: el bambú. Estos bosques se ubican a una altitud de entre 1.200 y 3.300 metros sobre el nivel del mar. Los pandas constantemente migran de un lado a otro, siguiendo el ritmo de crecimiento del bambú.

Oso Panda

Su reproducción sucede de marzo a mayo, y los embarazos pueden durar entre 95 y 160 días. Al nacer las crías, van a permanecer junto a su madre hasta dos años.

A pesar que este oso continúa en la lista de animales en peligro -siendo, tal vez, uno de los casos más conocidos-, los esfuerzos por lograr el crecimiento de esta especie están dando frutos.

4.  Oso negro americano

La mayor población de este oso se encuentra en Canadá y Alaska, donde se están haciendo esfuerzos para que continúe en crecimiento poblacional. Anteriormente, se ubicaba en toda Norteamérica, pero poco a poco se ha ido extinguiendo en Estados Unidos y México.

Algunos osos aún se encuentran en las áreas subtropicales de Florida y México, pero viven principalmente en los bosques templados y boreales. Con esto, es fácil suponer -y confirmar- que pueden vivir a la altura, y cerca, del mar o a más de 3.500 metros.

Algunas características de esta especie son:

  • El Ursus americanus es un conocido omnívoro, que hace honor a la palabra alimentándose de cualquier cosa. Es, por eso, un tipo de oso oportunista, ya que come lo primero que encuentre frente a sí. Dependiendo de la estación comerá hierbas, tallos, frutas, ganado, nueces, castañas, basura, huevos, etc. Su menú es muy variado.
  • El oso negro tiene otro tipo de coloración en su pelaje, ya que este puede llegar a ser más parduzco e incluso puede llegar a tener manchas blancas.
  • Su peso varía dependiendo del sexo, pues las hembras pueden pesar 40 kilogramos y los machos hasta 250 kilogramos.
  • Su época reproductiva da inicio a finales de la primavera, pero sus hijos no nacerán hasta que la madre esté hibernando.

5.  Oso pardo

El Ursus arctos u oso pardo, es un tipo de oso que se encuentra en gran parte del hemisferio norte de Europa y Asia, así como al oeste de Norteamérica, exceptuando México.

Esto le ha permitido tener poblaciones de subespecies. Se pueden nombrar al menos doce, por decir alguno, el oso grizzli es parte de esta subespecie, así como el oso Kodiak. También los Ursus arctos arctos, que son la especie europea, son parte de este grupo.

Debido a la gran variedad de subespecies que tiene, sus características varían considerablemente

  • Físicas. Su peso, por ejemplo, varía entre los 90 y los 550 kilogramos, siendo el oso Kodiak quien goza del récord en peso. También, pueden de color negro o crema.
  • Al tener un rango tan amplio en sus dominios, su hábitat es muy distinto de un espacio a otro. Puede estar en las estepas asiáticas secas y en los bosques húmedos templados o en los matorrales árticos.
  • Por eso, su alimentación es sumamente amplia y variada, siendo el salmón el alimento favorito de los osos pardos que se encuentran en Estados Unidos. En Europa y Asia, a diferencia de su hermano americano, la dieta es mucho más omnívora que carnívora.
  • Las crías nacen durante la hibernación, y estará con la madre durante un período de dos a cuatro años. A pesar de ser animales independientes, de hecho, se ha comprobado que los ósenos y las madres se reúnen a comer de vez en cuando, sobre todo a cenar.

Un dato curioso acerca de su reproducción es que, a pesar de ocurrir durante abril hasta julio, el óvulo no se implanta sino hasta otoño. 

6.  Oso de anteojos

Los Tremarctos ornatus son una especie de osos que se caracteriza por las manchas blancas que tiene alrededor de sus ojos, que emulan anteojos. Por supuesto, estas manchas no solo se ubican en esa zona, pues se extienden por parte del hocico y el cuello.

Entre las particularidades de estos osos se mencionan:

  • Estos osos son los únicos endémicos de América del Sur, específicamente de los Andes tropicales, es decir, de Venezuela, Colombia, Perú, Bolivia y Ecuador. Debido a esto, su piel es fina, para soportar el calor.
  • Al igual que sus primos, los osos pardos, pueden vivir sin problema en una gran variedad de escenarios. Por ejemplo, pueden estar en bosques tropicales secos, así como en zonas arbustivas tropicales secas y húmedas.
  • Son omnívoros, ávidos consumidores de vegetación dura y fibrosa, como las ramas. Asimismo, pueden comer conejos y todo tipo de animales de corral. Al igual que el resto de osos, exceptuando al polar y el panda, complementa su dieta con frutas en temporada.
  • No se sabe cómo es el ciclo de reproducción de estos osos fuera del cautiverio, pues dentro, las hembras presentan varios ciclos de celo, de forma estacionaria. Sin embargo, desde marzo hasta octubre es más común que se reproduzcan, obteniendo camadas de uno a cuatro cachorros.

7.  Oso polar

Este tipo de oso es descendiente de los osos pardos, pues evolucionó a partir de un grupo de pardos que se separó del resto, hace unos 35 millones de años. Este ejemplar cuenta con interesantes características:

Osos polares
  • Se encuentra en las regiones árticas, y goza de un pelaje que permite que se camufle entre la nieve. Asimismo, sus pelos son traslúcidos, ya que es hueco, y funciona como aislante. Su piel, por otro lado, es color negro, ya que este color permite una mejor absorción del calor.
  • El Ursus maritimus es uno de los osos más carnívoros que existen. Su dieta se basa en el consumo de animales que le den gran cantidad de grasa, como las focas. También, se alimenta de morsas, belugas, delfines de hocico blanco y, a veces, de presas terrestres.
  • Son, además, carroñeros ocasionales, no les importa comer una presa en estado de descomposición. Asimismo, pueden tener tendencias caníbales, y se presume que el calentamiento global ha aumentado este fenómeno.
  • Su reproducción es menor en comparación con el resto de su especie. Su primer encuentro con la reproducción llega a una edad entre los 5 y los 8 años, donde puede tener a sus primeras crías.
  • En cuanto a cantidad de ósenos, suelen ser solo dos, y al igual que el resto pasan dos años con su madre. Estos osos suelen hibernar.

Hipótesis de supervivencia al frío

Con respecto a su soporte del frío, existen varias teorías sobre cómo los osos polares sobreviven a esto. Muchas de estas utilizan el pelaje como explicación, enfocándose en la captación del calor y la retención del mismo. Se cree que el pelaje capta los rayos del sol y los transmite a la piel, claro, todavía se desconoce cómo.

Otra de las teorías considera que el pelaje atrapa las burbujas de aire y las convierte en capas protectoras. También hay teorías que creen que es la piel del oso la que libera ondas electromagnéticas que se encargan de calentar al animal.

A pesar de ello, aún no hay información certera sobre este tema. Lo que sí se puede confirmar es que al oso polar le afecta más el sobrecalentamiento, no por nada está en peligro de extinción.

8.  Oso malayo

El Helarctos malayanus u oso malayo, la menor especie de oso, se encuentra ubicado en el centro-oeste de Indochina, Malaca, Borneo, Birmania y Sumatra. En Borneo, de hecho, posee una subespecie que resulta ser endémica de esa región.

Solo puede llegar a medir 1,2 m, siendo la altura máxima de los machos, las hembras, en realidad, pueden ser mucho más pequeñas. Su peso también puede variar entre los 20 y los 60 kilogramos, dependiendo su sexo.

Es la única especie de su género. Realmente, se encuentra muy poco emparentada con respecto al resto de osos, haciendo esto obvio por su delgadez, orejas pequeñas y sus patas y cuellos largos.

Tiene una mancha en forma de «U» en el pecho, así como una coloración en el rostro. Su visión es pobre, por eso se guía por el olfato. Se alimenta de frutos, sobre todo de cocos, pues tiene facilidad para trepar los árboles debido a sus grandes uñas.

Hibernación de los osos

La hibernación es un estado de letargo al que varios animales entran durante los meses más fríos del año. Durante este tiempo, el metabolismo de las especies decrece para mantener el calor corporal, así como los latidos de su corazón.

Los osos, a diferencia del resto de animales, no tienen necesidad de hibernar siempre. Si, por ejemplo, encuentran alimento suficiente y el frío no resulta abrasador para ellos, pueden decidir no entrar en el letargo.

Sin embargo, esto es muy raro, pues la mayoría de las presas de los osos hibernan y los árboles pierden sus hojas y frutos durante esta época. Con alimento escaso, la hibernación es un método para sobrevivir la temporada más dura.

Osos Alaska

¿Cómo ocurre este proceso?

Para entrar en este estado letárgico, los osos deben acumular grasa durante todo el año. Así, al disminuir su temperatura y palpitaciones durante la hibernación, solo perderán el 40% de su peso.

Durante este período los osos no despiertan para llevar a cabo sus necesidades fisiológicas. Su cuerpo, en realidad, posee microorganismos que utilizan los nutrientes de la orina y las heces, con el objetivo de crear aminoácidos para el cuerpo.

Por supuesto, hay que recordar que es muy fácil despertar a los osos que se encuentren hibernando, ya que estos animales son muy sensibles a los estímulos del exterior. Es decir, cualquier sonido o contacto puede despertarlo.

¿Todos los osos hibernan?

No todas las especies de osos ven la hibernación como una necesidad, y su ambiente les permite prescindir de este estado. Por ejemplo, tanto el oso de anteojos como el labiado no lo hacen, ¿por qué? Simple: encuentran alimento durante todo el año. Por otro lado, el oso panda no hiberna porque el bambú no le aporta la energía suficiente para ello.

El oso negro americano y el oso pardo entran en el estado de letargo, sin embargo, es muy fácil despertarles. El oso negro asiático, por otro lado, elegirá hibernar o no dependiendo de la cantidad de alimento a su alrededor.

El único que sí necesita hibernar es el oso polar, ya que necesitan mantener el calor durante los meses más fríos. Si bien puede ser raro, es una forma en la que se protegen a sí mismo y a sus crías.

Por cierto, ¡muchas crías de osos nacen durante la hibernación! Y sobreviven por instinto, ya que gracias a este pueden acceder a la leche materna.

Oso marron

Extinción de los osos

A pesar de que no todas las especies están en peligro de extinción, los osos se encuentran en una constante amenaza. Específicamente, por la pérdida de su hábitat, la deforestación, la caza descontrolada y el uso de sus partes como medicina y alimento.

En Asia, el oso negro asiático está en un estado de vulnerabilidad, debido a la caza por sus vesículas biliares, así como el panda por deforestación. En Estados Unidos, la subespecie de oso pardo, el oso grizzli, ha perdido al menos el 98% de su hábitat, por lo que está amenazado también.

El oso polar, por otro lado, es amenazado por la caza y por el calentamiento global, así como su baja reproducción. Estos son solos algunos ejemplos del peligro de perder a todas las especies de osos.

Es por ello, que se ha optado por mantener a ejemplares de las especies en cautiverio o bajo supervisión; con el objetivo de monitorear su reproducción y garantizar la supervivencia de los tipos que aún existen en la Tierra. Sin embargo, si la caza, deforestación y el calentamiento global continúan, es poco probable que puedan salvarse.

¿Se puede sobrevivir a un encuentro con un oso?

A pesar de que puede parecer un tema, o más bien, una pregunta fuera de lugar; la invasión al hábitat de los osos ha hecho muy común los encuentros entre ellos y los turistas o locales de una comunidad. Por eso, debes saber que: ¡sí puede sobrevivirse a un ataque de oso!

¿Cómo actuar ante un ataque de oso?

Si un oso aparece, no hay que demostrar nuestro temor, sino enfrentarlo con valentía, siempre intentando evadirlo. Algunos consejos serían:

  • Hay que intentar hacernos más grandes, aunque suene extraño, sin mirar al animal a los ojos.
  • Correr no servirá de nada, pues el oso es mucho más rápido que un humano común. Si se posee spray de protección personal, o gas pimienta, hay que utilizarlo contra este, claro, si están muy cerca, un ataque a su rostro y se alejarán.
  • Hay que darles una fuerte patada en el plexo solar o el estómago, o si se puede un buen puñetazo al hocico, pues son sus zonas sensibles y provocará que se alejen un poco.
  • De no servir, puedes hacerte el muerto, buscando una posición que te permita mantener el torso, nuca y cabeza protegidos. Este truco suele servir con todos los osos exceptuando al carroñero oso polar.
  • Si logras detener al oso, evítalo caminando hacia atrás sin dejar de verle. Si tienes en tu poder un arma de fuego, de cualquier tipo, puedes utilizarla para disparar al aire: esta acción, en los osos adultos, hará que retrocedan. Si no funciona, y te ves en la obligación de dispararle al oso, recuerda que debes comunicarlo.
  • Es recomendable andar siempre con otras personas en los campos donde puedan encontrarse osos, pues la colaboración entre todos hará más fácil evitar un ataque. Además, si estás de campamento, mantén siempre el fuego vivo, a los osos les aterra.

Conclusión

Los osos son una de las especies tan antiguas como el planeta mismo. Pueden encontrarse en casi todo el planeta y, a pesar de haber disminuido en comparación a sus inicios como especie, continúan siendo sumamente ricos en historia, curiosidades y ciencia.

Es necesario conocer más sobre la especie, para protegerla y fomentar su preservación. Con la deforestación los osos han perdido gran parte de su terreno, llegando a estar en peligro de extinción o de ser especies amenazadas y vulneradas, en casi todo el mundo.

Pronto, no existirán osos a los que proteger, estudiar o admirar. Una criatura con tan rica historia se perderá si no tenemos cuidado y no protegemos sus espacios. Además, debemos apoyar los proyectos donde se ayude a las especies en cautiverio en su reproducción.

Referencias:

https://wwf.panda.org/es/?360115/diaproteccionosos

https://es.wikipedia.org/wiki/Ursidae

www.scielo.org.mx/pdf/therya/v2n1/v2n1a4.pdf

www.expertoanimal.com/los-osos-hibernan-24352.html#anchor_0

www.expertoanimal.com/tipos-de-osos-especies-y-sus-caracteristicas-24112.html#anchor_5


Si te gusta este post, compártelo con tu amigos
Mou D. Khamlichi

Mou D. Khamlichi

Autor

Contenido Relacionado

Más contenido creado por nuestros autores